Yuki Kawauchi, un popular entre la élite

Funcionario a jornada completa –de 12:45 h a 21:45 h– como administrativo en la Kasukabe High School, a 50 kilómetros de Tokio, y corredor kamikaze, así es Yuki Kawauchi, conocido como citizen runner entre sus compatriotas.

Sin ningún patrocinador que le evite su jornada diaria de 9 horas y el estricto plan de vacaciones de las que no gozan los japoneses, con apenas unas semanas al año sumando los fines de semana, nos visitó este curioso corredor popular para participar en la Cursa dels Nassos el último día del año 2014.

[amazon_link asins=’B00HKQFGTW’ template=’ProductAd’ store=’ocusido-21′ marketplace=’ES’ link_id=’bce6c0f3-43de-11e8-8b6c-811ef68a59cb’]

Kawauchi consume compulsivamente carreras de todo tipo. Es capaz de disputar un maratón al mes además de intercalar medios maratones, carreras de 10 kilómetros como la popular San Silvestre de Barcelona e incluso algún ultra maratón en un mismo año.

Este japonés de 27 años saltó a la fama cuando en 2011 consiguió quedar tercero en el maratón de Tokio con un tiempo de 2 horas, 8 minutos y 37 segundos y ganar así una plaza para el campeonato del mundo. Un tiempo fuera del alcance de un corredor no profesional, teniendo en cuenta que el récord del mundo de esta distancia está en manos del keniano Dennis Kimetto con un tiempo de 2h.02’57», menos de 6 minutos inferior al que consiguiera Kawauchi.

En el Campeonato del Mundo de Maratón de ese mismo año celebrado en Daegu, Corea del Sur, terminó en el puesto 18 con un tiempo de 2h.16’11», detrás de sus compatriotas Hiroyuki Horibata, séptimo (2h.11’52») y Kentaro Nakamoto, décimo (2h.13’10») lo que supuso la medalla de plata para el combinado japonés por delante de Marruecos y por detrás de Kenya.

Pero las 2h.08’37» conseguidas en Tokio no es su mejor marca. En el pasado maratón de Beppu-Oita en 2013, consiguió batir el récord de la prueba con 2 horas, 8 minutos y 15 segundos. En este maratón se concedió la plaza para el representante japonés para la disputa del Campeonato del Mundo de Maratón que se disputaría en Moscú. El funcionario consiguió derrotar en veinte segundos al representante japonés en los Juegos Olímpicos de Londres Kentaro Nakamoto. No contento con ello, seis semanas después disputó el maratón de Seúl donde se superó a si mismo en un segundo para establecer su mejor marca personal en 2 horas, 8 minutos y 14 segundos.

A Moscú como era de esperar acudió entrenando por su cuenta sin seguir el plan que la federación japonesa establecía y mientras Kentaro Nakamoto conseguía terminar quinto con un tiempo de 2h.10’50», Kawauchi repetía la decimoctava posición que consiguiera en 2011, eso sí, mejorando su crono en un campeonato del mundo: 2h.15’35».

Su mejor marca en la distancia de medio maratón es de 1 hora, 2 minutos y 18 segundos conseguida en Marugame semanas antes de la disputa del maratón de Tokio de 2012 que completó en 2 horas, 12 minutos y 15 segundos, finalizando decimocuarto. Esta decepcionante actuación, según él mismo catalogó, le privó de la plaza olímpica de Londres y le llevó a afeitarse la cabeza por haber decepcionado a sus seguidores.

Carles Castillejo i

En la Cursa dels Nassos, disputada ayer por la tarde y que ganó el atleta del FC Barcelona, el marroquí Ilias Fifa, con un tiempo de 28’57», terminó en doceava posición con un extraordinario crono de 30’30», en una de las carreras más rápidas del año en el asfalto de Barcelona. Su mejor marca en la distancia es de 29’28» conseguida en 2006 en Tokio.

Lo que queda claro es que su ritmo vertiginoso de carreras va en detrimento de los objetivos atléticos. Un profesional disputa un máximo de tres maratones en un año. Los periodos de descanso son tan o más importantes que los periodos de carga de entrenamiento y competición. El japonés no para nunca. No me extraña que llegue tan exhausto a la línea de meta.

Pero claro, si eres un corredor popular que te costeas tus propias carreras y sus respectivos viajes y eres capaz de ganar cinco de los nueve maratones que disputas en un año (Kasumigaura, Hokkaido, Sydney, Chiba y Beppu-Oita), un medio maratón (Yaizu), un ultra de 50 kilómetros (Oki), conseguir plaza para disputar los campeonatos del mundo y encima llevarte a casa una medalla de plata es difícil no empezar a plantearte las cosas de otra manera. Ofertas no le faltan. Le sobra libertad.

Entrenar por mi cuenta me da libertad. Asumo toda la responsabilidad. Es mi elección y funciona porque tengo disciplina, me mantiene concentrado.

Foto Cursa dels Nassos: LA SANSI

Comparte este artículo

Artículos relacionados

Artículos recientes

Síguenos