Después de convertirse en el deportista con más medallas olímpicas de la historia con 22, 18 de ellas de oro en tres Juegos, Michael Phelps anunció el verano de 2012 que se retiraba porque necesitaba divertirse. Quince meses después ha dado el primer paso para volverse a tirar a la piscina y se ha inscrito en el programa antidopaje de la USADA (Agencia Antidopaje Estadounidense), condición indispensable para volver a competir.

Es tan solo un indicio, pero los medios estadounidenses especulan con la posibilidad de que Phelps se plantea volver a competir y de hecho desde hace semanas ha vuelto a entrenarse en el North Baltimore Aquatic Club a las órdenes de su entrenador de siempre, Bob Bowman.

Phelps se ha inscrito en el programa y en el caso de que supere el protocolo ya podría estar en disposición de competir en el próximo mes marzo y llegar a competir en los Campeonatos nacionales estadounidenses del próximo verano. El ‘tiburón de Baltimore‘ nada un par de días, realiza trabajo de pesas otros tantos y también ejercicios de cardio.

Bowman, en unas declaraciones a AP, ha admitido que Phelps en la actualidad no está para volver a competir y asegura que el nadador simplemente está mejorando su condición física después de un largo periodo de inactividad.

Pero resulta sintomático que se haya inscrito en el programa antidopaje a más de un año vista de la próxima gran cita, el Mundial de 2015 que se nadará en Rusia, y como paso previo a los Juegos de Río de Janeiro de 2016.

Phelps se entrena con Bowman desde que tenía doce años y con 15 se convirtió en el nadador más joven en representar a su país en unos Juegos al competir en Sydney 2000. Empezó a ganar en los Mundiales de Fukuoka 2001 y Barcelona 2003 fue el de su consagración. Desde entonces, no se ha bajado del podio y lo ha ganado todo hasta que en el verano de 2012 anunció que lo dejaba.

Ahora piensa en la vuelta. Igual se ha cansado de divertirse. Phelps se ha pasado los últimos 15 meses viajando por el mundo, jugando a golf, publicitando sus escuelas de natación y acudiendo a las promociones del champú que le patrocina. Tal vez el ‘Tiburón‘ necesita algo de sangre.

Foto: AFP