Xavi, el guardián del estilo

xavi

Odia más perder un balón que fallar un gol. Dice que él es fútbol y como futbolista nunca entrará en debates identitarios, porque lo único que le interesa es el balón.

Asegura que Pep Guardiola es una de las personas más importantes en su vida y opina que Jan Laporta es un tío que te hace reír.

Xavi Hernández, que cumplirá 34 años a finales de mes, descubre en una entrevista en ‘Panenka‘ su pasión por el fútbol y mantiene en duda si será capaz de cumplir esa ampliación de contrato firmada hasta 2016.

Estas son algunas de las respuestas de Xavi:


Soy alumno de Can Barça, estoy criado para jugar de una manera y creo que mis cualidades van en esa dirección. Al final, yo soy feliz jugando en el Barça por su filosofía. A lo mejor si hubiera sido feliz jugando en otro club, no lo sé, pero mi prioridad siempre ha sido el Barça.

Antes de la llegada de Pep, a los centrocampistas del Barça se os pedía que fuerais como Lampard o Gerrard…

Nos equivocamos si pensamos que con otro tipo de juego jugaríamos mejor. El mejor camino para ganar se ha demostrado a través de una filosofía muy determinada. Si viniera otro entrenador a implantar otro tipo de fútbol necesitaríamos muchos años para adaptarnos.

¿Tienes la sensación de haber malacostumbrado a la afición tal vez?

(..) Vas por Europa y la gente no entiende que nos critiquen. ‘¿Cómo puede ser eso? ¿De verdad?’, me dicen. Es la exigencia de aquí. Antes no se esperaba nada de nosotros. Del 2000 al 2004 la gente asumía que no ganaríamos nada. Eso era triste. Y ahora se nos exige jugar mejor pues encarémoslo como un reto, vamos a intentarlo. Lo que pasa es que es muy difícil llegar al nivel donde estuvimos.

¿Los que vivisteis aquella época más oscura, como tú o Carles Puyol, apreciáis más los éxitos por venir de donde veníais?

El resultado da tranquilidad. La gente que no entiende tanto de fútbol tiende a ser resultadista. Por ejemplo, si hacemos un gran partido en el que dominamos, creamos ocasiones y encerramos al rival, pero no ganamos, la prensa dice que hemos hecho un mal partido sólo porque no hemos ganado.

Siempre estás en el centro de todo. Tus ‘Viva España’ y ‘Visca Catalunya’ no chirrían, no molestan aquí ni allí.

La gente que me conoce sabe que no he dicho nada político en mi vida. Ni lo voy a decir. Es que no me gusta y ni voy a entrar. Soy futbolista, y lo digo en voz alta y en mayúsculas. Mi ilusión máxima era jugar con la selección española. ¿Qué pasa? Yo soy fútbol. A mí me da igual, si es que cualquier futbolista, sea catalán, vasco o andaluz, lo máximo para su carrera futbolística es ir a la Selección. Jugar un Mundial. Evidentemente, ganar una Champions con tu club; eso es lo máximo a nivel de club. Pero a nivel de selección, jugar una Euro o un Mundial. No me escondo: soy futbolero, fanático del fútbol y a nivel político ni me he pronunciado ni me pronunciaré en la vida porque sé que estamos en medio de una cosa y la otra y va a ser un problema.

En el campo político eres prudente, pero en la defensa del estilo futbolístico has sido siempre más radical. Tu discurso a veces irrita a más de uno…

A veces me pongo pesado sí, con el tema de la posesión, del estilo, pero es que los resultados me han dado la razón. Gracias a ese estilo, la selección española, de la mano de Aragonés, apostó por ser protagonista. Él siempre repetía que las condiciones físicas no las teníamos pero que a nivel técnico estábamos entre los cinco mejores del mundo. Pues vamos por ahí, dijimos. Y el tiempo ha demostrado que no nos equivocamos.

El estilo debe ser innegociable aquí [en Barcelona] y en España. Es que es ridículo. ‘El Barça está cambiando el estilo’, oigo. ¿Pero cómo vamos a cambiar el estilo? Si llevamos cinco años ganándolo todo y somos la referencia europea. ¡Si nos copian! Y aquí nos cuentan que jugamos diferente. Yo lo veo escandaloso. Debatamos, pero de otra cosa. No del estilo, hombre…

Sobre Guardiola: Cuando se marcha una persona importante del club es siempre triste. Pero en los dos casos han sido porque él ha querido… Seguirá siendo una persona importante en mi vida.

En cuanto al final de su carrera:  Se hace difícil terminar la carrera aquí. Yo no sé si voy a acabarla en el Barça. A mí me gustaría. Pero no sé lo que pasará.

¿Visualizas el día en el que ya no tengas que ir a un campo a entrenar?

Me siento bien físicamente. De hecho, me siento mejor incluso que las dos temporadas anteriores. He tenido molestias por acumulación de partidos porque no me he querido perder ni uno y eso me ha pasado factura. Ahora veo que tengo que dosificarme un pelín más. Aquí en España se tiende a exagerar cuando un jugador ya tiene más de 30 años. Y, sinceramente, ahora es cuando mejor me he sentido en mi carrera. Más maduro, mas bien físicamente, cuando he aprendido más… Gané el Mundial con 30. En el podio del Balón de Oro estuve de los 29 a los 31. Mi auge futbolístico ha sido a partir de los 30.

¿Hasta qué punto fue tóxico Mourinho para la selección española?

Mourinho es un personaje polémico. Es un tío que protege mucho a sus futbolistas porque es un líder. Y de alguna manera tensó tanto la cuerda que al final ocurrió lo que se vio en los últimos clásicos. Y luego Iker (Casillas) tuvo que llamarme. ‘Oye tío, estamos perdiendo los estribos. ¿Has visto la imagen que estamos dando?’. “Sí bueno, pero ¿y vosotros qué?”. “Ostias, tío, y ¿vosotros qué con aquello…?”. Es lo que tiene tener una buena relación de amistad, fuimos claros y discutimos como colegas. Y al final pues llegas a una conclusión: ‘Oye, como esto siga así va a salpicar a la selección, ¿eh?‘ Había una tensión insana. No éramos ejemplo de nada, ni para la gente de fútbol, ni para los rivales, ni para los críos… A nivel mundial aquello era muy triste. Así que nada, la cosa funcionó y por aquella llamada incluso nos dieron un premio [Risas].

¿Crees que Mourinho ha cambiado desde que dejó el Barça?

Mourinho es un técnico resultadista. Y él presume de ello. Dice que es el Special One porque ganó esto, lo otro, y en tantos países. Pero a mí no me gusta cómo juegan sus equipos. ¿Quién recuerda al Inter campeón de Europa? Nadie.

¿Y Xavi cómo será como entrenador?

No sé si voy a ser entrenador. Porque estoy compitiendo y no me he parado a pensarlo aún. Me gusta mucho el fútbol y voy a seguir vinculado a él. ¿Qué voy a hacer si no? ¿Economía?

¿Cómo es una juerga con Laporta?

Pues sí que he ido de farra con Laporta, sí. En una de las ligas que ganamos le dije delante de todos: ‘¿Nos vamos a Luz de Gas? ¡Venga, presi!’. Y apareció, claro. Tardísimo pero bueno… Laporta es un gran tipo. Valiente, cercano, una pasada. Yo he tenido mucha sintonía con él, la verdad. Aunque acostumbro a tenerla con todos. Con Sandro, con Gaspart, con Nuñez… Pero la verdad es que Laporta es un tío que te hace reír. Simpático, carismático, un vendaval de alegría.

A ver si en lugar de entrenador vas a acabar de presidente…

No, no, para eso ya está Piqué [risas]. A mí me gusta el fútbol. Temas sociales y políticos me cuestan mucho más.

La foto es de Alberto Estévez (@albertoesar)

Comparte este artículo

Share on whatsapp
Share on facebook
Share on twitter
Share on linkedin
Share on email
Share on pinterest

Artículos relacionados

Artículos recientes

Síguenos