Ayer asistí a un entrenamiento organizado por Salomon y la revista Time Out en Barcelona. Se presentaba el recorrido de la Salomon Barcelona Run, la segunda edición de la Salomon Barcelona City Trail, una carrera muy divertida y exigente que tuve la suerte de correr el año pasado.

Durante el entrenamiento, unos 8 kilómetros con unos 300 metros de desnivel acumulado, tuve la oportunidad de probar las nuevas X-Scream 3D de Salomon, versión mejorada de las X-Scream, pioneras en el concepto City Trail de la marca francesa líder en zapatillas de montaña.

salomon barcelona run

No os voy a engañar, el concepto City Trail me define a la perfección. Soy urbanita, no me queda más remedio. Nací en Barcelona y obviamente, es una ciudad. Pero me apasiona la montaña. Seguramente no soy el mejor montañero que existe. Tengo vértigo pero me sobra valentía. Y no me gusta volver hacia atrás. Si hay que llegar a la cumbre, se llega. Sin mirar hacia abajo si hace falta. Que hace.

Me gusta correr a mi ritmo. No tengo otro. Me gusta correr por Collserola y por Gallecs, un parque natural en las afueras de Mollet del Vallés donde vivo actualmente. Y no me queda más remedio que hacerlo por la Diagonal si estoy en Barcelona o por el Barrio de la Riera Seca o el Barrio de Lourdes cuando salgo a entrenar desde casa. Porque, lamentablemente, tiempo para entrenar no me sobra. En la mayoría de casos, corremos donde podemos, no donde nos gustaría.

Las X-Scream 3D se han creado para cubrir esa necesidad. Esa necesidad de crear montaña donde o no la hay, o está escondida. Se trata básicamente de una zapatilla para ser creativo. Para inventar el camino. Tu camino. Para evitar caer en el aburrimiento de correr siempre sobre el asfalto, la zapatilla tiene agarre suficiente para que puedas atreverte con una fuerte pendiente sobre arena. Y, pese a estar estudiada para superficies duras, notarás que tienen un buen comportamiento sobre barro.

La primera impresión visual es que se trata de una zapatilla robusta, pero he de admitir que es un guante. Además es muy flexible. Pero es una zapatilla pensada para combinar superficies y para durar. No esperemos una zapatilla voladora ni ligera.

salomon x-scream 3d 2

El upper se ha reforzado en esta nueva versión 3D. Los refuerzos en la mayor parte del chasis de la zapatilla y, siendo más que evidentes en la puntera y en los laterales, mantienen el pie completamente sujeto. Se ha mejorado mucho la estabilidad. Evitarán en gran medida que sufras una torcedura a la mínima.

salomon x-scream 3d 3

La suela está diseñada para durar. Está claro que, con el cambio constante de superficie, la zapatilla va a sufrir mayor desgaste y, por eso, la suela tiene distintas zonas con diferentes materiales según donde vaya a recibir mayor impacto y abrasión. Por ejemplo, el talón está reforzado individualmente para ayudar a recibir el impacto después de un salto. La media suela prácticamente no tiene refuerzo pero tiene un triángulo de un material que Salomon llama Profeel Film que ayuda a la estabilidad de la zapatilla. Para terminar, la parte delantera de la suela así como la parte anterior al talón está diseñada a base de pequeños pentágonos que permiten un agarre multidireccional. Recordemos que se trata de una zapatilla que te ha de permitir girar, frenar, arrancar y saltar bruscamente según vayas encontrando obstáculos en tu ciudad.

La gente que vive y trabaja en la ciudad lo tiene más complicado para encontrar trail marrón o verde donde solo hay asfalto gris. Pero si se busca, se encuentra. Existen parques, playas, pequeñas colinas, empedrados, cuestas y escaleras. La ciudad está repleta de obstáculos que, desgraciadamente, hacen la vida del minusválido mucho más complicada. Es así. Los que diseñan las ciudades también rebosan creatividad. Modo ironía off.

En definitiva, tengo claro qué zapatilla me compraría para competir y mucho más claro cual para disfrutar. Y básicamente de eso se trata.

Recorrido del entrenamiento de la Barcelona Run

Recorrido del entrenamiento de la Barcelona Run