Vuelve Mozart

Cuentan que está fuerte, que tiene hambre y que quiere borrar 2013 de su calendario personal. Dicen que trabajó duro, que volvió a fibrar su cuerpo y que golpea el balón con la rabia del niño a quien se le rompe su juguete favorito, aquel que comenzó a patear cuando apenas levantaba un palmo del suelo.

Aunque sigue midiendo 169 centímetros, afirman que ha crecido, que ya no es aquel chico tímido y huidizo y que se ha curtido a base de escuchar y leer dolorosas críticas más o menos veladas que llegan incluso desde su hogar, el club al que ama desde hace 13 años.

Sostienen quienes le han visto trabajar que regresa con más ganas que nunca de borrar de un plumazo y a base de fútbol la retahíla de puyas recibidas desde que, allá por el mes de abril, su biceps femoral decidió que era hora de dejar descansar por un tiempo la pluma que ha escrito su leyenda.

Acompañado por las viejas técnicas de recuperación de Elvio Paolorosso -el mismo que resucitó tantas veces el cuerpo de ‘El Diego‘-, ha cumplido sin precipitarse el plan diseñado para llegar en plena forma física al nuevo año, un año marcado en rojo y albiceleste en su calendario.

2014 se inicia con el regreso de aquel niño que deslumbraba en los potreros de Rosario del mismo modo en que lo ha hecho desde que, en agosto de 2005, dejara boquiabierto para siempre al planeta fútbol en un trofeo Joan Gamper.

Justo cuando parece que Salieri recibirá el reconocimiento a su gran temporada con el que podría ser su segundo Balón de Oro, el genio retorna en silencio dispuesto a dar el toque que sólo él puede dar a una orquesta azulgrana que ha sobrevivido a su ausencia con más oficio que arte.

Con el nuevo año vuelve Mozart. Vuelve Messi.

Texto publicado originalmente9 en el blog de Juan Ferrando.

Comparte este artículo

Artículos relacionados

Artículos recientes

Síguenos