Vitaly Shkel seguramente no sonará de mucho a bote pronto. Apodado “el monstruo”, este inquieto atleta ruso intentó el récord, junto a Kilian Jornet, de ascenso al Monte Elbrus (5.642 m), en Rusia, que acabó de forma fallida debido a las malas condiciones climatológicas. La aventura se recogió en el documental ‘Déjame Vivir’, película dirigida por Sebastian Montaz como parte del proyecto del corredor catalán Summits of My Life.

Jornet y Shkel se conocieron precisamente en la carrera que se celebraba en el Elbrus días antes y que pocas personas se atreven a disputar. La dureza del clima obligó a interrumpirla y posponerla. El corredor catalán aprovechó el tener al experimentado corredor ruso para intentar el récord y aprender algo más sobre las carreras en tan duras condiciones.

Durante la preparación de esta carrera, el corredor ruso se pasó el verano entero viviendo por encima de los 4.000 metros de altitud, en una choza con forma de barril, para prepararse a fondo.

La semana pasada “el monstruo” batió el récord de ascenso al pico Lenin, también conocido como pico Ibn Sina, una elevación montañosa localizada en la cordillera de Pamir, en la frontera de Tayikistán y Kirguistán. Su cumbre alcanza los 7.165 m de altitud sobre el nivel del mar, lo que lo convierte en la segunda montaña más elevada de Tayikistán, después del pico Ismail Samani, y la tercera de la antigua Unión Soviética.

Shkel destinó 5 horas y 6 minutos. Lo hizo disputando la Lenin Race Vertical Skymarathon, una carrera de 14 kilómetros que transcurre desde los 4.400 metros hasta la cumbre del pico con el nombre del líder soviético según informó la Russian Skyrunning Association.

Jornet y Shkel aparcaron en su momento la ascensión al Monte Elbrus, ambos obsesionados en realizar un viejo sueño: la ascensión rápida al Everest.