Víctor Valdés se despide por carta

Víctor Valdés dice adiós por carta. A través de la página web oficial del FC Barcelona, el portero ha difundido un comunicado en el que, tras lamentar no poder despedirse jugando al fútbol, agradece a técnicos, compañeros y a sus “fieles seguidores” el apoyo que ha recibido de ellos en todos sus años como barcelonista.

Se trata de una carta que dice mucho, tanto por lo que dice como por lo que omite. Valdés recuerda a los técnicos del fútbol base que le ayudaron a crecer, a los futbolistas con los que ha compartido vestuario y también a todos los entrenadores (salvo Martino) que le han dirigido en el primer equipo: Van Gaal, Rijkaard, Guardiola y Tito Vilanova. No hay ni una mención a los directivos.

La opción elegida por Víctor Valdés es el papel, la palabra escrita, la ausencia de voz, la falta de imágenes. Seguramente, la que ningún barcelonista querría. Y tampoco la que merece el mejor portero de la historia del club y uno de sus capitanes.

Valdés deja el Barça lesionado y sin poder decir adiós vestido de corto como le habría gustado. Se marcha, como hicieron otros cracks del equipo, por la puerta de atrás. La diferencia es que, en esta ocasión, ha sido él quien lo ha querido así; sin despedidas, sin homenajes y, salvo cambio de planes, sin acompañar a sus compañeros en el partido decisivo de la temporada. Una triste forma de cerrar un brillante capítulo en su carrera.

Este es el texto íntegro de su carta:

Llega el momento de decir adiós, de despedirme de todos vosotros.

Por desgracia, no he podido despedirme jugando al fútbol como me hubiese gustado, pero así es la vida a veces y este año ha sido cruel conmigo en ese sentido.

He tenido tiempo para repasar de dónde vengo y en qué me he convertido. Solo aparece en mis pensamientos nostalgia hacia las personas que me han ayudado a llegar hasta aquí. A ellos quiero dedicarles esta carta.

A Oriol Tort, a José Antonio Pozanco, a Juan Manuel Asensi, a Ursicinio López, a Albert Benaiges, a Antonio Olmo, a Juan Carlos Pérez Rojo, a Pep Segura, a Quique Costas, a Joan Vilà, a Jordi Castel… Los maestros deportivos que hicieron de mí, el deportista que siempre soñé ser. Personas que consiguieron formar un niño de diez años en un portero que defendiera la portería del Camp Nou, diez años después. ¡Gracias a todos!

Gracias a Louis Van Gaal, por demostrar tener el valor necesario para apostar por el talento que solo sus ojos saben ver. Él inició la construcción de un Barça histórico, del que he tenido el privilegio de formar parte. Gracias de corazón.

Gracias a Frank Rijkaard, por darme la confianza necesaria y permitirme alcanzar la gloria, tocando la Copa de Europa en París con mis propias manos. Allí donde estés, te repito, mi vida estará siempre en deuda contigo, Míster.

Gràcies Pep, por haberme abierto la puerta para jugar a un juego que desconocía, por haber sido mi guía durante el camino que uno debe seguir buscando el éxito, y lo encontramos juntos, ¿verdad? Sempre ens quedarà això Míster, i creu-me, será etern!

Gràcies Tito! Allí donde estés, te doy las gracias por habernos enseñado no solo el camino para seguir ganando como equipo, sino también la fuerza y el carácter necesarios para afrontar la vida.

Gracias a todos aquellos compañeros con los que he tenido el placer de compartir el trabajo que supone llevar ese escudo en el pecho día tras día, por haberme hecho sentir importante dentro de este grupo que hemos formado durante todos estos años. Porque todo se reduce a ello, somos nosotros, aquí y ahora. ¡Gracias Señores!

Y por supuesto no quiero olvidarme de las personas más importantes para mí, de estos doce años como profesional vistiendo esta camiseta, mis fieles seguidores. Aquellas personas que pasara lo que pasara, estabais ahí siempre para darme el aliento que un luchador necesita en todo momento, estabais ahí orgullosos de verme en cada celebración, apoyando en cada partido, enviando esa energía positiva que nunca deje de notar, la que me llevó en volandas durante todo este tiempo, porque sin eso, yo no hubiese sido capaz de hacerlo solo.

Gracias, gracias y mil veces gracias. Y os pido por favor que no dejéis de apoyarme.

Per sempre, FORÇA BARÇA!

Víctor Valdés Arribas

Foto: fcbarcelona.com

Comparte este artículo

Share on whatsapp
Share on facebook
Share on twitter
Share on linkedin
Share on email
Share on pinterest

Artículos relacionados

Artículos recientes

Síguenos