Van Gaal: Una falta de respeto que dura 16 años

1404571291_909446_1404602749_album_grande (620 x 413)

Cuando la manopla de Tim Krul saca el disparo del costarricense Umana, los puños de Louis van Gaal (62 años) se cierran y sus pulmones exhalan un grito contenido. La Oranje llega a la final four de Brasil y, en ese instante, quién sabe si la vida del holandés no pasa ante sus ojos, dividida en etapas…

1. Antes de 1997, se le consideraba como uno de los mejores entrenadores jóvenes del continente. Su vistoso juego de posesión, iniciativa del juego y extremos pegados a la cal, amén del caracter ganador que trataba de inculcar en sus jugadores, no estaba tan lejos del cruiffismo como luego se nos intentó hacer creer. Pura escuela holandesa (de la que mamó como canterano del Ajax en los ’70 viendo ganar tres Copas de Europa seguidas a Johan y a Neeskens). En 1995 ganó la Champions con un Ajax cuya media de edad era de poco más de 20 años.

2. Ficha por un Barça que acaba de perder a Ronaldo (el bueno, pero no tan guapo ni tan rico). El primer año gana el doblete Liga y Copa, pero como no le baila el agua a la prensa, se granjea enemigos a ambos lados del puente aéreo. En Barcelona, por ser leal a un Núñez que osó humillar a Cruyff. En Madrid, por ganar. Al año siguiente vuelve a llevarse la Liga, pero alguien considera que la mano dura que tanto se le reclamó al Tata en 2013 no se le podía consentir a él en 1999. Además… ¿sistema de «triángulos»? ¿Eso qué es? A mediados del tercer año dimite Núñez y Van Gaal, en un último acto de lealtad, no encuentra motivos para ser positifo y se marcha del club. Siempre se le recuerda por fichajes como Bogarde, Reiziger o Zenden, pero tendemos a olvidar dos cosas: con ellos, él sí ganó títulos, y también fue responsable de Cocu, Xavi o Puyol, entre otros.

3. En 2000 coge las riendas de la selección holandesa, pero como no logra clasificarla para el Mundial de Corea y Japón, dimite en contra del consejo de su propia federación.

4. Segunda etapa blaugrana. Una vez que el triángulo mágico Gaspar-Serra Ferrer-Rexach ha dilapidado los 10.000 millones de pesetas + IVA del traspaso de Luis Figo al Real Madrid, a Van Gaal solo le traen a Mendieta, a un portero suplente (Enke) y a un lateral en el mercado de invierno (Sorín). Ello obliga a Van Gaal a apoyarse en un plan a medio plazo: la cantera. Como es lógico, en la liga hace un papel discreto, pero bate todos los récords de victorias de la Champions League, haciendo debutar a campeones del mundo a posteriori, como Valdés o Iniesta. La prensa no le pasa ni una al «cabeza de ladrillo» y la presión sobre el presidente Gaspart obliga a este a sustituir a Louis con el exmadridista Radomir Antic, quien logra nivelar las cosas para que toda la campaña sea igual de mediocre: se carga el record de Champions y clasifica al equipo… para la Copa de la UEFA.

5. Conseguido en España el objetivo de enterrar su prestigio, Europa se olvida un poco de él mientras asesora al Ajax, pero coge las riendas del modesto AZ Alkmaar y gana la liga en 2009.

6. Ficha por un Bayern de Munich que daba pena verlo tras el paso de Klinsmann, y lo pone a jugar a fútbol de verdad. Monta una gran plantilla, saca gente de la cantera, gana el doblete Liga-Copa y se planta en la final de la Champions del Bernabeu ante el Inter de Mourinho. El shock de perder dicha final ante la rácana propuesta del portugués lo arrastra hasta una temporada siguiente irregular, a mitad de la cual es despedido pero dejando unos conceptos futbolísticos y un grupo de jugadores excepcional. Llegó entonces Heynckes a llevarse el mérito, pero como su posterior sustituto fue Pep Guardiola, pues había que decir que el bueno era Jupp.

7. Recoge entonces el testigo de Van Marwijk al frente de Holanda y clasifica a la Oranje para el Mundial de Brasil sin perder ni un partido (9 victorias y 1 empate). El destino quiso entonces emparejar a los neerlandeses con España en el grupo B, y lo que sigue ya lo saben ustedes porque no ha pasado ni un mes todavía de ciertas portadas de periódico: que Van Gaal se acobardaba y jugaría con 5 defensas ante la Roja, que sus métodos son anticuados y criticados, que la plantilla estaba todo el día en la playa, que era el nuevo Clemente amarrategui… Pero España hace miau y es aplastada, humillada y sonrojada por el equipo de Van Gaal.

8. ¿Y ahora? ¿Qué hace este loco? ¿Se guarda un cambio en la prórroga de cuartos para sustituir al portero para los penaltis? Ataque de vangalitis, señores. Se le ha subido a la cabeza… ¡Masacrémosle a base de tweets!

Holanda está en semifinales. Le ha costado llegar, pero su propuesta futbolística es tan atractiva como la de Alemania, tiene figuras con más talento que Brasil y su camino hasta la penúltima ronda no ha sido tan sencillo como el de Argentina. A partir de ahora, todo puede pasar. La reedición de la final de Argentina ’78 está servida. Tendría guasa que fuese él quien vengase a Johan Cruyff. Quién sabe si, después de 16 años faltándole el respeto, no será 2014 el año en que tengamos que devolvérselo. Y con intereses.

Comparte este artículo

Share on whatsapp
Share on facebook
Share on twitter
Share on linkedin
Share on email
Share on pinterest

Artículos relacionados

Artículos recientes

Síguenos