Un parón y una sonrisa

CLICK HERE TO READ IT IN ENGLISH

Es domingo y le doy la bienvenida al parón internacional con los brazos abiertos. Creo que mi cuerpo no habría soportado jugar otro partido en una semana. Para salir de la cama he tenido serios problemas y no estoy exagerando. Cuando me lesioné contra el Forest creo que estaba en mi mejor momento físico de la temporada. No había hecho pretemporada, los malos resultados no nos permitieron entrenar de forma más pausada y tranquila para poder alcanzar la forma, y la verdad es que me costó encontrarla. La verdad es que me costó encontrarme a mi mismo. Cuando me saqué de encima todos los demonios y empecé a jugar como sé tuve que parar. Cuatro semanas, no parecen demasiado tiempo pero en deporte de élite os puedo asegurar que es una eternidad.

Un entreno y 90 minutos eternos en Bournemouth. Un día de recuperación, otro entreno y partido contra el Charlton el martes. Quien haya visto el resultado dirá: pobre Blackpool, siguen en caída libre. Para mi tendríamos que haber ganado sin problemas. El Charlton fue el equipo que menos problemas nos creó… ¡y nos metieron 3! Describe lo que ha sido esta temporada para nosotros. Después de ese partido estuve dos días intentando reeducar a mis piernas para enseñarles a volver a caminar. No había músculo sin agujeta. Y pensad que 90 minutos en Bloomfield Road son como 180 en un campo normal. Imaginad jugar un partido en la playa, la sensación es muy similar.

El viernes en el entreno logré que mis piernas corrieran y me sentía preparado para jugar el sábado. Siempre me gusta jugar contra el Leeds por la afición que siempre les acompaña y porque es un equipo muy competitivo. Y volví a pasármelo bien en el campo (si me olvido de la playa). Creo que en la primera parte fuimos mucho mejores y merecimos meter algún gol más. Después, otro error nos costó los tres puntos. Es alucinante y me pone de los nervios pensar cómo es posible que cometamos esta clase de errores. Pero el equipo respondió y la afición estuvo como siempre a nuestro lado. Ojalá este sea el nivel que mostremos hasta que acabe la Liga. Sin presión ya, intentar dar algo a nuestra gente.

Me alegró de manera especial ver a mi amigo Cubero de titular. José lo ha pasado realmente mal pero su profesionalidad y trabajo le han premiado con la oportunidad que merecía. Y respondió como esperaba. Nos dio trabajo, colocación, entrega, buena distribución… Yo noté su presencia en el campo porque con él tuvimos más libertad para hacer cosas y demostró que puede y tiene que ser importante para el equipo. Si veis la sonrisa que gasta en la foto podréis entender lo contento que está, por fin.

El gol fue de Gary Madine tras un paradón de Silvestri después de una falta que había lanzado yo. Hacía tiempo que no le pegaba tan bien a una falta. Curiosamente me dio por practicar un par de ellas antes del partido. Fue una pena que no entrase, pero significó el gol que es lo que realmente importa. Además fui elegido ‘Man of the match’ y aunque no ganamos me marché, al menos en ese aspecto, contento. Y así estoy ahora, que no puedo ni mover un músculo sin sentir dolor.

En casa han sido días ‘divertidos’. El jueves celebramos el tercer cumpleaños de mi hija Norah. 3 años ya que han pasado volando. Vinieron mi madre y mi cuñada Berta para estar con ella y Norah se olvidó de que tenía padre. Es de agradecer la compañía de los tuyos, especialmente para quienes vivimos lejos y no tenemos la familia cerca para ayudarte, hacerte de ‘canguro’ alguna vez y poder ir al cine. Creo que la última película que vi en el cine era en blanco y negro. Con eso está todo dicho.

Pero que tu hija pase de ti olímpicamente porque están aquí su ‘nonna‘ y su tieta pues bueno, hace la gracia que hace. Además la sutileza con la que se desmarca de ti es encantadora. Se me ocurrió cantarle el cumpleaños feliz nada más despertarse, a lo que correspondió con un cariñoso: ‘papi, cállate, hablas demasiado alto’ A lo que prosiguió con un menosprecio muy sutil de las zapatillas de estar por casa que había elegido para la ocasión. Así es Norah, o la tomas o la dejas. Yo la tomo y de hecho la amo con locura..

Dicho esto, fuimos a comer todos a Manchester, pasamos un día en familia de lo más agradable y por la tarde abrimos los regalos. Un tutú de bailarina, unos zapatos de bailarina, unas medias de bailarina… Mis peores pesadillas volvieron a mi cabeza. Volví a revivir esos agónicos momentos en los que, obligado a la fuerza, iba a ver las funciones de ballet de mi hermana. Aquellas interminables tres horas de tutús y bailes. Además me era imposible reconocerla entre una multitud de niñas. Un auténtico infierno. Pues bien, creo que con Norah voy a tener que volver a vivir eso. Emma por ahora está más centrada en el tema de la alimentación. Básicamente se lo come todo. Para cuando le entre el tutú igual ya es demasiado mayor para caer en las redes del ballet.

Otro regalo fueron unos patines asesinos de Peppa Pig. Sin casco ni nada. Ya os lo he dicho alguna vez. Para jugar en el Blackpool hay que ser valiente. De momento estamos consiguiendo evitar la tragedia, ha habido caídas pero la mayoría al estilo Jesús Navas, más bien fingidas que reales.

Ahora tenemos dos días libres que aprovecharé para volar a Barcelona. Un ir y volver rápido para firmar la compra de nuestro piso. Un sueño hecho realidad. No sabéis las ganas que tenía de poder tener mi propia casa en el centro de Barcelona. Os he dicho que es domingo… ¡Y hoy toca toca clásico! Llegaré por los pelos a verlo. Como me leéis los lunes, no voy a deciros quien es mi favorito para no quedar mal, o para no meter la pata. Hablaré de ello la semana que viene, con todo sabido.

Por cierto, y antes de acabar. Una cosa que quiero especialmente deciros a quienes seguís estos artículos desde Blackpool: Gaz, del Blackpool FC Gym, organiza un ‘Fitness fun day’ con el objeto de recaudar fondos para el Charity Trinity Hospice. Gaz es un tipo que vale mucho la pena y que está preparando una fiesta por todo lo alto. Será el sábado que viene, día 28, desde las 10 de la mañana y hasta las 4 de la tarde y me encantaría que no faltéis a la cita. ¡Son ocasiones que valen la pena amigos!

Nos vemos la semana que viene.

¡¡¡Vamossssss!!!

Comparte este artículo

Share on whatsapp
Share on facebook
Share on twitter
Share on linkedin
Share on email
Share on pinterest

Artículos relacionados

Artículos recientes

Síguenos