Un Barça plano se estrella en Getafe

Sin juego, sin goles y sin ideas, el Barça no ha pasado del empate a cero en su visita al Coliseo Alfonso Pérez de Getafe. Esta vez, ni Messi logró salvar los muebles de un equipo que ha ido salvando sus compromisos a empujones y que ve al gran rival alejarse en la clasificación de la Liga BBVA.

Los días posteriores a la victoria ante el PSG tuvieron como protagonista el interés de Martín Montoya por abandonar el próximo enero la disciplina del Barça. Como era de esperar, el retorno de Dani Alves a la convocatoria supuso, una vez más, el ostracismo del canterano y la esperada ausencia de Douglas, dos decisiones que certifican que para Luis Enrique el flanco derecho de la defensa tiene un dueño: el 22.

Acompañando a Alves, el asturiano alineó a un Piqué en clara línea ascendente, a Mathieu (pese a su empanada frente a los franceses) y a Jordi Alba, esbozando un 4-3-3 tradicional con Busquets de pivote y Xavi con el timón del equipo escoltado por Rakitic. Arriba, los que vienen solucionando la papeleta en los últimos partidos, con Pedro supliendo a Neymar.

Ocurre, sin embargo, que Getafe no es una plaza fácil para jugar al fútbol. Tiene un terreno de juego de medidas reglamentarias, pero no se sabe bien por qué, resulta lo que suele verse allí es cualquier cosa menos espectáculo. En una primera parte tan aburrida que tentaba a cambiar el partido por la siesta, los únicos sobresaltos de la primera parte los pusieron Messi, el árbitro, Lafita, Bravo y Alves.

El argentino porque fue el encargado, apenas rebasado el primer cuarto de hora, de atestiguar que el Getafe jugaba con portero. Bicandi Garrido, seguramente tan asqueado por lo que estaba viendo como los pocos espectadores de la grada, decidió no señalar una flagrante mano de Valera en el área cuando Messi le encaraba para, en la contra azulona inmediatamente posterior, ignorar otra de Dani Alves en la zona de penalti culé. Pese a todo, la ocasión más clara del encuentro la generó Lafita, que se deshizo de Alves con tanta facilidad como lo habría hecho de un alevín y lanzó un gran derechazo al que respondió Claudio Bravo con una gran parada. Y esa fue toda la historia de los primeros cuarenta y cinco minutos. Tan insulsa que cupo en un único párrafo.

Tenía este cronista una ilusión de que el fútbol decidiera aparecer, aunque fuera solamente para acercarse al pronóstico –demasiado optimista– de la porra en la que participaba. Y ahora mismo, al hablar de Barça, decir fútbol es decir Messi. El argentino arrancó con ganas el segundo tiempo y en apenas seis minutos ya había generado peligro y provocado una falta que él mismo estrellaría en la cruceta ante la mirada de un paralizado Guaita.

El Barça, con más ganas que juego, intentaba sitiar al Getafe en su área sin que a los madrileños pareciera importunarles la situación. Tanto fue así que incluso Gerard Piqué decidió abandonar su posición para generar alguna superioridad cerca del área azulona. A empujones trataba el equipo de Luis Enrique de perforar la portería de Guaita y a quienes, aún despiertos, veían el partido se les empezaba a aparecer el fantasma de Busquets y su gol postrero el Mestalla.

El último cuarto de partido, coincidiendo con la entrada de Iniesta por un nulo Rakitic, comenzó a acelerarse. El manchego logró por fin embragar al equipo para que metiera una nueva marcha y se aproximara, ya contrarreloj, con cada vez más peligro. Pero esta vez no hubo milagro porque la suerte te premia en ocasiones arbitrariamente, pero lo hace con más frecuencia cuando la convences trabajando.

El Barça, incapaz de anotar un gol al Getafe de Contra, se descuelga aún más del liderato de la Liga, que ocupa el Real Madrid con cuatro puntos de ventaja y con la posibilidad de hacerse en breve con el Mundialito de Clubes en unas navidades que se presumen blancas.

FICHA TÉCNICA

Coliseo Alfonso Pérez. Pocos espectadores, aunque muchos para lo que acostumbran y demasiados para el espectáculo que sufrieron. Héroes, en cualquier caso.

Árbitro: Iñaki Bicandi Garrido (Comité Vasco). Amonestó a Sarabia (64′)

GETAFE CF: Guaita, Valera, Naldo, Velázquez, Alexis, Michel, Lacen, Yoda (Pedro León, 75′), Sarabia. Sammir (Álvaro, 61′) y Lafita (Castro, 69′).

FC BARCELONA: Bravo, Alves (Adriano, 79′), Piqué, Mathieu, Alba, Busquets, Xavi, Rakitic (Iniesta, 65′), Messi, Suárez y Pedro (Munir, 75′).

Lee el 1×1 del Getafe-Barça

Comparte este artículo

Compartir en whatsapp
Compartir en facebook
Compartir en twitter
Compartir en linkedin
Compartir en email
Compartir en pinterest

Artículos relacionados

Artículos recientes

Síguenos