Un Arsenal firme lidera la Premier

La afición del Emirates sueña con un título que lleva lejos ya demasiado.
La afición del Emirates sueña con un título que lleva lejos ya demasiado.

Tras el empate a dos del Liverpool en Newcastle y la brillante victoria de los gunners ante el Norwich (4-1), los londinenses lideran en solitario una Premier League en la que los principales, a priori, candidatos al título se están dejando atrás puntos y posibilidades. Arsène Wenger celebra este año su reciente revisión de contrato desplegando sobre el tablero unas piezas tan bien engrasadas como la del último año que logró un título —la FA Cup de 2005—. Los Lehmann, Cole, Vieira, Pirès, Bergkham, Henry o Cesc Fàbregas han sido sustituidos año a año por jugadores como Vermaelen, Podolski, Wilshere, Özil, Giroud, Ramsey o Walcott, y conforman a estas alturas una de las plantillas con más talento y más futuro de las islas sin haber tenido que hacer trizas su talonario.

Aún es demasiado pronto para jugar a los adivinos y afirmar que el título liguero viajará al Emirates Stadium por primera vez —fue el Highbury Stadium el que celebró el último del club en 2004—, pero se advierten este año señales de que el Arsenal no se limitará esta temporada a ejercer de comparsa en una lucha entre los equipos de Manchester y el Chelsea. Los de David Moyes deambulan por la parte media de la tabla y los de Mourinho están en una lucha tácita por ver si triunfará el carácter rocoso que el portugués desea imprimir al equipo o el evidente talento de jugadores como Óscar, Mata, Torres o Hazard. Además, el Liverpool parece destinado a desinflarse como hiciera en otras ocasiones.

El Arsenal, mientras, saca tajada de la situación. El fichaje del alemán Özil es la guinda que adorna un pastel que cada jornada sabe mejor, llegando el centrocampista a regalar tantas asistencias como en el Madrid y a marcar más goles. De su llegada se benefician sobre todo Giroud —que gana enteros en la selección gala sobre Benzema—, y Wilshere, cuyo gol el sábado culminó una de las mejores jugadas que recuerda la afición gunner. Por si fuera poco, Wenger ha dejado de echar de menos a Cesc, siendo Aaron Ramsey la columna maestra sobre la que basar el juego. La bisoñez que caracterizaba a la escuadra londinense otras veces se ha tornado oficio y fortaleza mental, y ya no parece descabellado que logren un título con el que su afición sueña desde hace una década.

Comparte este artículo

Share on whatsapp
Share on facebook
Share on twitter
Share on linkedin
Share on email
Share on pinterest

Artículos relacionados

Artículos recientes

Síguenos