Tres puntos muy caros

Tras vencer al Almería por 0-2 en un partido tan tranquilo como anodino, el Barcelona ha sumado la séptima victoria consecutiva en la Liga, lo que convierte a Gerardo Martino en el técnico que firma el mejor arranque liguero en la historia del club. Los tres puntos, no obstante, dejan una cierta inquietud por la nueva lesión muscular de Messi.

Para enfrentarse a uno de los colistas del torneo, Gerardo Martino puso sobre el césped un once con tres cambios respecto al que goleó la pasada jornada a la Real Sociedad. A la obligada ausencia de Mascherano, suplida por un Marc Bartra que cumplió sin errores atrás y con una buena presencia en ataque, el Tata optó por dejar a Xavi Hernández en el banquillo, a quien acompañó Neymar, el jugador más desequilibrante del equipo, Messi al margen. El puesto del egarense lo ocupó Cesc Fàbregas -quien dejó claro que no es jugando de organizador donde ofrece sus mejores prestaciones-, mientras que el del brasileño fue para Pedro.

La primera parte comenzó con el Almería presionando la salida del balón azulgrana y obligando a Valdés a despejar un balón aéreo cuando apenas se habían jugado 30 segundos de partido. Rodri y Soriano apretaban a los centrales barcelonistas, lo que obligó a que Busquets retrasara su posición en varias ocasiones para intentar mejorar la circulación en defensa.

Para paliar la falta de fluidez en el movimiento del balón y la distancia que separaba a Busquets de Fàbregas e Iniesta, Messi se descolgó en varias ocasiones hasta el centro del campo, arrastrando a sus defensas e intentando que el equipo aprovechara la incorporación de Cesc y los movimientos de desmarque de Pedro y Alexis.

A los cinco minutos de partido llegó la primera y casi única ocasión del Barcelona, gracias a un disparo de Iniesta desde fuera del área que obligó a Esteban a estirarse para despejar a córner.

La aparente tranquilidad del Almería acabó en el minuto veintiuno, cuando apareció Messi, el desatascador. Él solo se encargó, tras una pared con Pedro, de derrumbar el buen planteamiento defensivo andaluz con un zurdazo desde la corona del área que, tras tocar en el palo, acabó significando el primer gol del Barça. Un gol que demostraba que el argentino no juega de “falso nueve”, sino de “cierto todo”.

Cinco minutos más tarde, Messi abandonaba el campo lesionado, probablemente por un sobre-esfuerzo en la presión. Reemplazado por Xavi, el Barça pareció descolocado durante unos minutos, tiempo que aprovechó el Almería para, liberado del ‘coco’, intentar intimidar a Valdés. De ese período son las dos únicas ocasiones locales, un eslalon de Aleix Vidal bien resuelto por Bartra y un disparo a bocajarro de Rodri que rechazó el portero azulgrana.

La segunda parte se inició con la misma sensación de juego lento, sin demasiados movimientos en ataque y con un ritmo de balón muy bajo, sólo roto por una penetración de Bartra en el minuto 9 que estuvo a punto de dar un susto a Esteban, quien tuvo que emplearse a fondo para evitar una contra de Alexis apenas dos minutos después.

En la primera jugada realmente “marca Barça” llegaría el segundo gol, tras una combinación entre Xavi y Fàbregas, quien centró desde la izquierda para que Adriano apareciera por sorpresa en la posición de 9 -este sí, falso- y anotara el llamado tanto de la tranquilidad.

A partir de ahí, el Barça se dedicó a mover el balón, a hacerse con la famosa posesión y a obligar a los jugadores del Almería a correr en vano tras la pelota. Las incorporaciones de Azeez y Dubarbier no cambiaron gran cosa, por lo que no tuvieron el efecto que buscaba el técnico andaluz, Francisco.

Como si quisiera ahorrar esfuerzos para afrontar mejor el partido del martes en Glasgow, el Barcelona apostó por adueñarse del balón y comenzó a moverlo con más rapidez, aunque sin demasiada profundidad. La pelota pasaba una y otra vez por las botas de los defensas y centrocampistas sin que los desmarques de Pedro y, sobre todo, de Alexis tuvieran recompensa alguna.

Más preocupados por el posible alcance de la lesión en el biceps femoral de Messi que del posible peligro creado por el rival, el equipo del Tata Martino supo manejar los últimos minutos e incluso dispuso de alguna ocasión en las botas de Daniel Alves y de Marc Bartra, que poco a poco fue ganando en confianza, demostrando la clase que atesora y dejando en evidencia el alarmante -por escaso- rendimiento de Piqué, su compañero hoy en el eje de la defensa.

Ficha técnica:

Estadio de los Juegos del Mediterráneo.

UD Almería: Esteban, Nelson, Trujillo, Pellerano, Christian Fernández, Verza (Barbosa, 80′), Tébar, Aleix Vidal (Dubarbier, 65′), Suso, Soriano (Azeez, 62′) y Rodri

FC Barcelona: Valdés, Alves, Piqué, Bartra, Adriano, Sergio, Iniesta (Dos Santos, 90′), Cesc, Alexis (Tello, 80′), Messi (Xavi, 28′) y Pedro.

Árbitro: Ayza Gámez, del Colegio Valenciano. Amonestó a Bartra (26′) y a Verza (28′),

Goles: 0-1, Messi (21′). 0-2, Adriano (55′).

Comparte este artículo

Share on whatsapp
Share on facebook
Share on twitter
Share on linkedin
Share on email
Share on pinterest

Artículos relacionados

Artículos recientes

Síguenos