Tom Brady, el jefe de los Patriots

Un pase completo de tres convertidos en su primera temporada para un total de 6 yardas. Seguramente, cuando aquel rookie de 23 años hizo balance de su estreno en la NFL con los New England Patriots, poco imaginaba lo que iba a ocurrir después. Corría el año 2000 y hoy, catorce temporadas más tarde, Thomas Edward Brady Jr. –Tom Brady para los amigos– es una leyenda viva del fútbol americano.

Un año después de debutar, Brady actuó como quarterback titular a causa de una hemorragia interna que Drew Bledsoe, el mariscal de campo de los Pats, sufrió en un partido como resultado de un tackle. Con el 12 a la espalda y comandando su ofensiva, el equipo de Massachussets realizó una temporada espectacular ya acabarían ganando el Super Bowl XXXVI (20-17 frente a los Rams de Saint Louis) y coronando a Brady no sólo como MVP, sino también como el quarterback más joven en hacerse con el título. A ese anillo seguirían los de los Super Bowl XXXVIII (32-29 a los Panthers) y XXIX (24-21 frente a los Eagles de Philadelphia).

Aquel fue únicamente el primero de una serie de hitos que ayudaron a situar a Brady en el Olimpo de la NFL. Aunque lejos del récord de pases de touchdown de Payton Manning, hay una estadística que poca gente valora y que dice mucho sobre el quarterback de los Patriots. Con él como titular, ninguna franquicia de la liga tiene balance positivo frente a New England. Brady tiene un balance igualado o mejor contra los 31 equipos de la NFL, y se mantiene invicto ante Atlanta, Chicago, Jacksonville, Minnesota, Dallas, Philadelphia y Tampa Bay en los catorce años de carrera. Sólo cinco equipos pueden presumir de un equilibrio entre victorias y derrotas cuando juegan ante Tom Brady y los suyos: Denver, Carolina, Arizona, Seattle y San Francisco.

Tom Brady no es Joe Montana, y probablemente pocos le consideran ahora a la altura del mítico quarterback de San Francisco. Será el tiempo quien le ponga en su sitio y ayude a que la gente valore el papel y la figura de un deportista a quien, erróneamente, ya comienzan a dar por acabado.

Comparte este artículo

Share on whatsapp
Share on facebook
Share on twitter
Share on linkedin
Share on email
Share on pinterest

Artículos relacionados

Artículos recientes

Síguenos