Tenzing Norgay, el guía a la cima del mundo

El 29 de mayo de 1953, una expedición británica consiguió colocar a dos hombres en la cumbre del Everest. Ninguno de los dos era británico. Edmund Hillary, neozelandés y Tenzing Norgay, nepalés, se convirtieron en las primeras personas en llegar al punto más elevado del planeta. Una fotografía constató dicha hazaña. La tomó Hillary y la persona que se escondía detrás de la mascara de oxígeno era un sherpa de origen humilde nacido en una tienda en el Tibet. Podía haber sido cualquier sherpa –en aquella expedición se utilizaron cuarenta guías sherpas–, pero el destino quiso que fuera Norgay el primero en pisar una cima de un ochomil.

[amazon_link asins=’8498254523′ template=’ProductAd’ store=’ocusido-21′ marketplace=’ES’ link_id=’25c9b4a3-ebc5-11e7-b195-c747d32ddb2d’]

A principios de los años 50, las expediciones se solapaban en casi todas las montañas del Himalaya. Un sherpa destacaba de entre todas las cordadas: Ang Tharkey. Su fama como mejor himalayista del momento se desató después de ser el jefe de los sherpas de la expedición francesa –liderada por Maurice Herzog y Louis Lachenal– que logró hacer cumbre por primera vez en un ochomil, el Annapurna. Sin embargo, por creencias religiosas rechazó pisar la cumbre por considerar que “el Annapurna es una montaña sagrada, es la diosa de la fecundidad”.

Tharkey era un sherpa muy experimentado. Había liderado a los porteadores de la mayoría de expediciones previas a la Segunda Guerra Mundial, incluida la cara norte del Everest. Durante estas expediciones acompañó a Hillary en la primera expedición de reconocimiento de la cara sur del techo del mundo. Mientras tanto, Norgay formaba parte de las expediciones suizas de la misma ruta.

El 28 de mayo de 1952, el alpinista suizo Raymond Lambert y Norgay consiguieron llegar hasta los 8.600 metros. En el último ataque a la cima tardaron 5 horas en recorrer 200 metros. Las inclemencias metereológicas les obligaron a retroceder hasta al campo situado a 7.900 metros. Completamente exhaustos, abandonaron la cordada que justo un año después permitió al propio sherpa y a Hillary alcanzar la cumbre.

tenzing-summit

La primera expedición que intentó subir el Everest fue la capitaneada por el alpinista británico, nacido en Sri Lanka –llamada Ceylon durante la ocupación británica–, Eric Shipton en 1936. El alpinista fue el primero en incluir al joven Norgay en una expedición. Este hecho y la cordada que le dejó a puertas de la cumbre hicieron que fuera incluido en el grupo dirigido por el coronel John Hunt en detrimento del experimentado Tharkey. “Estoy realmente encantado de que haya sido Ed Hillary quien lo haya conseguido; es un montañero magnífico y una persona estupenda. Y es uno de los pocos que conozco que poseen la fortaleza de carácter necesaria para soportar el alud de aclamación pública que se le viene encima. Y no se me ocurre nada más adecuado que la presencia de Tenzing a su lado, en representación de los sherpas”, confesó Shipton después de la conquista de la mayor obsesión de la corona británica.

[amazon_link asins=’B005LMWAIM’ template=’ProductAd’ store=’ocusido-21′ marketplace=’ES’ link_id=’60e4ee7f-ebc5-11e7-bf0b-89c50e27ea84′]

A diferencia de la mayoría de sherpas, Norgay estaba obsesionado con alcanzar la cumbre del Everest. “Era muy experimentado a grandes alturas, aunque su preparación técnica no podía compararse con la de cualquiera de los europeos con los que escalaba. Y, cosa insólita, deseaba llegar hasta la cima del Everest, una ambición sumamente infrecuente entre los sherpas, pese a que poseen la capacidad física para lograrlo”,  explica el alpinista británico Michael Ward.

Tenzing Norgay describe el momento en que pisó la cumbre tras los pasos de Hillary en el libro Tenzing Norgay: héroe del Everest.

Cuando llego a la cima no pienso nada. Luego miro a Hillary. Me extiende la mano para encajarla. La encajo y luego lanzo brazos alrededor y nos golpeamos uno a otro en la espalda. Muy feliz. Miro a todas partes. Buen día, no mucho viento. Todas las montañas de abajo parecen dioses Buda. Veo hasta muy lejos. Hacia el norte, en el Tíbet, veo gompa de Rongbuk y el Collado Norte donde vienen viejas expediciones. Se ve muy difícil el camino. Hacia el oeste veo Tyangboche y pienso en los lamas ahí rezando. Pongo una pequeña ofrenda en la nieve. Me siento muy bien. He hecho adoración cerca del dios Buda, como cuando era pequeño en la sierra sobre Nangpa La.

6a00d8341bfb1653ef017ee8ff9295970d

Gracias a que los nepaleses desestimaron pisar la cima del Annapurna, Norgay se convirtió en el primer sherpa en pisar la cima de un ochomil. Como premio de consolación, Tharkey es el sherpa que acompaña a Tintín en el cómic ‘Tintín en el Tíbet’ del dibujante belga Georges Remi, Hergé, publicado por primera vez en 1957.

Comparte este artículo

Share on whatsapp
Share on facebook
Share on twitter
Share on linkedin
Share on email
Share on pinterest

Artículos relacionados

Artículos recientes

Síguenos