Siempre es complicado acabar bien la temporada tenística. La mayoría de jugadores inician el curso a la vez que se toman las uvas (de hecho suelen tomárselas en el hotel del primer torneo que deciden disputar) y, cuando llegan los meses de octubre y noviembre, jugados ya los cuatro Grandes, no son pocas las estrellas que se apagan. Fruto del cansancio mental. El físico. De lo poco que queda en juego. O de todo a la vez. Los que tienen opciones de disputar la Copa Masters intentan llegar con la mejor de las condiciones. Parecido es el caso de los que lucharán por la Copa Davis. Pero muchos no lo logran. De ahí las retiradas y los sorprendentes ganadores de los últimos torneos. Que la final del Masters 1000 de París fuese Sock-Krajinovic y la de la Copa Masters Dimitrov-Goffin dan buena prueba de ello.

Los mejores y más regulares de la temporada, los que acaban el curso en lo más alto de la clasificación, también sufren este síntoma. De ahí que, acudiendo al palmarés histórico de la cita parisina, el de la Copa Masters y el de los número uno a final de año, se observa que solo once tenistas ganaron la Copa Masters siendo los mejores del planeta (Nastase, Connors, Borg, McEnroe, Lendl, Sampras, Kuerten, Hewitt, Federer, Djokovic y Murray). Wilander, Edberg, Agassi o Nadal, por ejemplo, nunca lo lograron, aunque el mallorquín todavía sigue en activo y puede optar a lograrlo.

Aún más difícil es ganar la Copa Masters, el Masters 1000 de París y acabar como número uno. Coto de apenas cuatro jugadores, Nastase, Sampras, Djokovic y Murray, lográndolo el serbio en dos ocasiones. Federer, por ejemplo, no aparece en ese selecto club.

Excepto los diez seleccionados para la Copa Davis de este fin de semana, el resto de tenistas anda ya de vacaciones. Intentando descansar y recargar unas pilas muy gastadas. A partir de enero, nuevo curso, a priori con Murray y Djokovic de vuelta. Veremos si dentro de un año uno de esos gladiadores, esos que consiguen disputar unos 75 partidos en 15 países diferentes, logran llegar a los estertores de la temporada con ánimo y físico para ganar cuando más cuesta.