Te queremos

Era de los nuestros. Es de los nuestros. Un tipo que hacía entrevistas sin necesidad de robar plano al entrevistado, un colega, mayúsculo, que dignificaba su profesión y que solamente era mejor persona que periodista.

A Jorge López le han matado en Sao Paulo. Tal cual. Un cruce maldito, un coche robado, una casualidad cruel quiso que el taxi en el que volvía al hotel fuera arrollado y que sus sueños se detuvieran de golpe. Y que nuestras pesadillas, las de todos quienes tuvimos la suerte de conocerle, asomasen hoy de golpe.

El Topo vivía en Buenos Aires y se dejaba caer con frecuencia por España. Corresponsal de Sport y de As en Argentina, su personalidad arrolladora nos alegraba en cada visita. No hablaba con el director simplemente, tampoco con los ‘jefes’… Jorge era capaz de recorrer toda la redacción saludando y abrazando a todos y cada uno de sus amigos. Unas risas aquí, unos abrazos allá, un secreto para ti, una confidencia para él…

Era especial entre los especiales. Era, también, anárquico, capaz de tenerte en vilo durante horas esperando una noticia, un redactado, para, luego, regalarte una maravilla que ni hacía falta editar. Y al otro lado del teléfono su risa contagiosa te arrollaba.

Fue él, Jorge, el primero que tuvo a mano a Messi en Barcelona cuando nadie sabía de Leo. Lo mimó como solo hacen los grandes y jamás, con el tiempo, aprovechó esa circunstancia. Porque era periodista.

Era un gran periodista. Pero era aún mejor persona. Y se ha marchado con 38 años, de manera tan cruel como inesperada, dejando un sentimiento de impotencia entre su mujer (que está trabajando también como periodista en el Mundial), sus hijos y todos aquellos que le conocieron, le trataron, abrazaron y festejaron sus alegrías o compartieron sus penas.

Descansa en paz Topito. No somos capaces de decirte nada más. Te queremos, por siempre.

Comparte este artículo

Share on whatsapp
Share on facebook
Share on twitter
Share on linkedin
Share on email
Share on pinterest

Artículos relacionados

Artículos recientes

Síguenos