Jordi

Fins sempre, amic

Con más frecuencia de la debida tendemos a sobrevalorar las tonterías que nos rodean, a dramatizar cualquier trivialidad, a olvidarnos

En esta sección: