Àlex Cubero

Perdedores

No me pregunten la razón, pero toda mi vida he pecado de una irremediable debilidad por los perdedores. Me chiflan

En esta sección: