Super Bowl XLVIII

Llevo 16 temporadas en este negocio y voy a disputar mi tercera Super Bowl, sé lo que cuesta llegar hasta aquí“. Será el próximo día 2 de Febrero y en el MetLife Stadium de New Jersey -hogar, dulce hogar, para su hermano Eli– cuando Peyton Manning intente igualar los dos anillos de campeón que ya luce el menor de los hijos del gran Archie.

Podemos catalogar la presente temporada de los Denver Broncos como la de su redención y, a su vez, réplica al resultado obtenido en el 2012, donde se vieron superados por los Baltimore Ravens en los playoff. Durante el pasado año, los Broncos han tenido que sobreponerse a la pérdida por lesión de algunos jugadores clave, como Ryan Clady, el linebacker Von Miller o la operación de corazón que dejó fuera de combate a Fox, durante cuatro jornadas. A pesar de todas estas vicisitudes, la franquicia de Denver ha logrado establecer un nuevo récord en puntos conseguidos (606), que se añade a los conseguidos por Manning en pases para touchdown (55) y en yardas por pase (5477).

En la gran final les esperan los Seahawks de Seattle, vencedores de la NFC después de deshacerse de unos combativos 49ers. Los dos finalistas llegan a New Jersey con el mismo bagaje de victorias y derrotas (15-3). Será la segunda vez en las últimas 20 Super Bowls que los dos cabezas de serie de ambas conferencias acaben enfrentándose. Dos estilos contrapuestos: la excelencia ofensiva de los Broncos versus el muro defensivo de los Seahawks.

Si en el duelo de ayer Manning tuvo que despachar a su gran rival generacional, el laureado Tom Brady -3 veces campeón de la NFL-, ahora le espera un rival de nueva generación en la figura de Russell Wilson, quarterback de los Seahawks. Si ya el año pasado y bajo la dirección del entonces “rookie” Wilson, lograron consolidarse como un equipo ascendente (11-5), en la presente tuvieron un arranque demoledor (11-1) que les otorgó el derecho a disputarse el título de conferencia con ventaja de campo.

La defensa de Seattle es la que menos puntos ha encajado, la que menos yardas ha permitido y la que más turnovers -pérdidas- ha generado a sus rivales durante todo el 2013. Una defensa con un buen fondo de armario que permite a su coordinador, Dan Quinn, ejercer una buena rotación en aras a mantener la intensidad y la frescura de la unidad.

Dijo ayer Cooper Manning -el hermano mayor de Peyton- que al acabar el partido bajó al vestuario con Eli y tan sólo le dieron un consejo para el partido final: “diviértete“.

Tendrá que ser en East Rutherford.

Comparte este artículo

Share on whatsapp
Share on facebook
Share on twitter
Share on linkedin
Share on email
Share on pinterest

Artículos relacionados

Artículos recientes

Síguenos