Suárez podría recibir la cautelar del TAS en 10 días

El Barça confía en que el Tribunal de Arbitraje del Deporte (TAS) permita a Luis Suárez volver a entrenarse en un plazo aproximado de diez días, lo que permitiría al uruguayo, sancionado por cuatro meses por FIFA, desplazarse con sus compañeros a la concentración de seis días que el equipo de Luis Enrique hará en Inglaterra y que comenzará el 28 de este mismo mes de julio.

Las esperanzas del club azulgrana se centran en que el máximo tribunal deportivo decida la suspensión cautelar de la sanción que recae sobre Suárez en tanto resuelve sobre el recurso de los abogados del futbolista, que tienen la intención de actuar por la vía de urgencia para evitar que la resolución final se demore demasiado.

La postura oficial del FC Barcelona en el asunto Suárez ha sido de extrema prudencia, como el director deportivo Andoni Zubizarreta expresó hace solo unos días. Sin embargo, el club ha ido haciendo pequeños pasos como el encuentro que el presidente Josep Maria Bartomeu mantuvo con el presidente de FIFA, Joseph Blatter, antes de la final del Mundial de Brasil.

El rol protagonista en todo este embrollo legal lo están desempeñando los abogados de Luis Suárez, pero desde Arístides Maillol se tiene la esperanza de que el flamante fichaje pueda comenzar a entrenar con sus compañeros antes de que acabe este mes de julio, aunque también se cree más que factible que el TAS mantenga al charrúa alejado del césped hasta una vez iniciada la Liga.

De hecho, el abanico de posibilidades que se abre para resolver el caso Suárez es amplio, y va desde el mantenimiento de la sanción hasta la reducción de los niveles que sobrepasan el aspecto meramente deportivo y profesional, pasando por una solución acordada que conmute la pena por el compromiso del jugador de someterse a tratamiento psicológico, tal como declaraba un abogado brasileño con experiencia en el TAS al diario Sport.

Mientras tanto, Suárez ya ha firmado su contrato y ha pasado el reconocimiento médico con su nuevo club prácticamente en la clandestinidad, en ese afán del Barça por evitar cualquier fotografía que pudiera soliviantar a FIFA o insinuar el incumplimiento de la sanción todavía vigente. Todo políticamente muy correcto mientras se espera y se confía en que el TAS suspenda cautelarmente la losa que pesa hoy sobre la cabeza del nuevo 9 azulgrana.

Comparte este artículo

Share on whatsapp
Share on facebook
Share on twitter
Share on linkedin
Share on email
Share on pinterest

Artículos relacionados

Artículos recientes

Síguenos