Sergio Busquets, el arma oculta del Barça

Sergio Busquets está en un estado de forma espectacular. O, mejor dicho, parece haber encontrado la madurez futbolística y ha dado un paso adelante, añadiendo a su repertorio mayor profundidad en el pase y capacidad de dominar el ritmo y sentido del juego desde el pivote, llegando a trasladar el eje del equipo del interior (como en la era Pep con Xavi) al mediocentro.

Es por eso que comparar a cualquiera que ocupe su puesto con él es injusto, porque la diferencia es abismal. Al menos eso es la sensación que da. ¿Qué dicen los números? Pues lo ratifican, siempre y cuando quitemos del medio una excepción. El día del Rayo, que por la excepcionalidad del contexto, desvirtuaría todo. Veamos.

Cuando Busquets no juega en su posición natural, el Barça da menos pases y juega más cerca de su portero, pasando más tiempo en el primer tercio de campo. En estos casos la media de pases en los partidos contabilizados (contra el Athletic Club en San Mamés, contra el Sevilla en el Pizjuán y contra Eibar y Las Palmas en casa) es de 630, mientras que el tiempo pasado en el tercio de campo más cercano al portero alcanza el 27% del total. Contextualizando, el día del Rayo, con Busi en su sitio los pases fueron 443, pasando el 35% cerca de Bravo.

¿Son los datos muy diferentes en los partidos en que Busquets actuó como mediocentro? Miremos también cuatro encuentros: uno perdido, el de Vigo; alguno mal jugado como el del Bayer Leverkusen en casa, otro contra un rival muy duro como el Atlético de Madrid y el último disputado en casa contra el Villareal. La media de pases dados es de 646 y el tiempo pasado cerca del portero es del 21%.

La diferencia de pases no parece muy significativa, pero sí lo es el tiempo que se pasa cerca de la puerta propia. Obviamente, indica que el primer pase, el de ruptura de la línea de presión, se hace mucho más fácilmente con Busquets en su puesto que con otro en su lugar. El rival está más alejado de la portería y ha de recorrer más metros en cada ataque; el Barça recorre menos y eso siempre termina dando buenos resultados para los de Luis Enrique.

El día del Rayo, como se ve, es una anormalidad. Tan anormalidad, que el Barça dio más pases contra el Bayern en casa en las semifinales de la última Liga de Campeones, 485, pasando más tiempo cerca de Neuer (28% del tiempo) que cerca de su portería (24%). Será interesante ver si se mantiene la tendencia si, con la incorporación de Arda Turan, Rakitic juega algún partido en el mediocentro. ¿Cambiarán esos números?

Datos: www.whoscored.com

Comparte este artículo

Share on whatsapp
Share on facebook
Share on twitter
Share on linkedin
Share on email
Share on pinterest

Artículos relacionados

Artículos recientes

Síguenos