Correr por sensaciones

¡Qué suerte tener la oportunidad de poder salir a correr junto con cientos de personas todos los fines de semana! Y es que hoy en día no hace falta ser ningún atleta profesional para poder correr una carrera popular de 5, 10, 21 o 42 kilómetros. Cualquiera puede apuntarse y hacer running, término anglosajón que ha sustituido al de footing o al de jogging, incluso al de correr.

En cuanto a las personas, se les identifica como runners. Los hay de todo tipo, ¡los hay preparadísimos!, a éstos no les falta ningún complemento. Lo más importante, el calzado, que podemos obtener en tiendas especializadas de runners. Lo hay para ciudad, para montaña y mixto; seguimos subiendo y llegamos a los calcetines, podemos ir desde los más sencillos a los destinados para la actividad en cuestión. Calcetines de caña corta o tobilleros, calcetines compresivos, con refuerzos en distintas partes del pie, refuerzos en las zonas más delicadas e implicadas en lo que concierne a la pisada. Calcetines hasta la rodilla, también con compresión en la musculatura de los gemelos y el sóleo. Los pantalones tienen un tejido fantástico, las telas son suaves y pesan poco, algunos llevan incluido una malla para sujetar la musculatura del muslo, aductores, isquiotibiales y cuádriceps. La camiseta del runner, al igual que el pantalón, no pesa. La llaman “técnica”, pues es transpirable en su tejido y la podemos encontrar de manga corta, de manga larga o de tirantes. Hasta ahora parece que tenemos un vestuario completo y suficiente para poder practicar running, sin hacer hincapié en la ropa interior, que también existe en el mundo del deporte. Los sujetadores deportivos, por ejemplo, son una prenda muy útil y cómoda para las mujeres deportistas, también para las runners.

Todo con los colores y dibujos que podamos imaginar, pues para eso las marcas punteras tienen unos maravilloso departamentos de I+D en la última moda a lo que se refiere en “lo que entra por el ojo”.

Pero no nos detenemos solo aquí, para ser runner hoy en día se necesita más. Tenemos gafas ultraligeras para poder combatir posibles rayos de sol y evitar que mosquitos u otros insectos voladores penetren en nuestros ojos; también el brazalete para poder llevar el móvil o mp4 conectado a unos auriculares para poder escuchar nuestra música preferida. Existen, además, cinturones que tienen departamentos con cremalleras para las llaves de casa o del coche, para la documentación y para una botella pequeña de agua o de nuestra bebida isotónica preferida. Aparte de las muñequeras para secar el sudor o las cintas del pelo clásicas, el producto estrella de los runners más especializados es el reloj. No es un reloj cualquiera. Este lleva incorporado un GPS que calcula la distancia que queda, la que has recorrido, el tiempo que llevas y el que te queda al ritmo que mantienes, el que vas a necesitar para recuperarte del esfuerzo que estas realizando; el desnivel del circuito, el ritmo cardíaco que sostienes y el que deberías mantener según tu edad y peso, la velocidad que llevas y la que deberías llevar si quisieras escrutar el tiempo que pensabas hacer… pues los runners mas especializados siempre miran el tiempo. Ellos necesitan mirar el tiempo constantemente. Impresionante, ¿verdad?

Ser runner no es fácil, ni mucho menos. De todas formas hay personas que salen a correr sin reloj, con un calzado cómodo y a disfrutar de una jornada de deporte con el único objetivo de hacer ejercicio. Buscan que el cuerpo se sienta cómodo y sude para eliminar tensión y lo que se conoce como toxinas. Hay días que se encuentran cómodos corriendo y el cuerpo les permite ir más ligeros en su carrera, otros días el cuerpo no tiene tanta alegría y reducen el ritmo hasta el punto para que el organismo vaya cómodo, sin pensar si eso les va a hacer rebajar el tiempo de la carrera, puesto que no llevan reloj. Finalmente, como todo el mundo cuando pasa por la meta, se toma el refresco isotónico correspondiente, ingiere los alimentos necesarios para rehabilitar al cuerpo en su pérdida de calorías y se van contentos para casa después de haber compartido una jornada con cientos de personas más practicando un ejercicio saludable como es hacer running. Estas personas corren por sensaciones. Como se suele decir… para gustos, colores.

Foto: Joseph Tame

Comparte este artículo

Artículos relacionados

Artículos recientes

Síguenos