Rosell y Bartomeu pactan dejar al Barça con el culo al aire

El acuerdo entre el Barça y la Fiscalía para exonerar a Sandro Rosell y Josep Maria Bartomeu por el caso Neymar y dejar como único culpable al club resulta tan incomprensible que hará necesaria una explicación. La información fue adelantada en primicia hace unas semanas por Jordi Martí en la cadena SER.

A falta de explicación oficial y de la ratificación del acuerdo en Junta Directiva, y reconociendo la ignorancia en materia legal de quien escribe, sí es posible cuestionar la ética de algunos de los acontecimientos ocurridos en estos meses de causa en los que se ha pasado de la indignación del club ante su procesamiento a la decisión que se ha confirmado hoy, a falta, insistimos, de la aprobación de la Junta Directiva.

Dejando de un lado el asunto del coste del fichaje de Neymar, surgen unas cuantas preguntas:

  1. ¿Existía conflicto de intereses entre la defensa del Barça y las de Rosell y Bartomeu?
  2. ¿Qué ha pasado para transitar de la indignación y la mano negra a la asunción de culpa?
  3. ¿Por qué se ha pasado del “lo volvería a hacer igual” que Bartomeu pronunció hace dos años a salvar el culo propio y convertir al Barça en un delincuente fiscal?
  4. ¿Con qué legitimidad se quitan las pulgas de encima Rosell y Bartomeu cuando aún tienen en marcha la acción de responsabilidad contra sus antecesores?
  5. ¿Por qué es el Barça quien debe reconocer su culpa y hacerse cargo de la multa por los errores de unas personas concretas?
  6. ¿Es prudente confiar en quienes dejan tirado al club para protegerse para que gestionen un proyecto de 600 millones de euros como el nuevo Espai Barça?
  7. ¿Merece el Barça que sus dirigentes dañen su reputación de este modo?
  8. Y por último, ¿dónde están Vicenç Pla, Robert Blanch, Oriol Giralt y el resto de salvapatrias?

Habrá que explicarlo bien. Clarito, sin ingenierías negociales, conspiraciones ni otras excusas, porque no conviene olvidar que las dos últimas directivas, las de Rosell y Bartomeu, han logrado un hito histórico: conseguir que el FC Barcelona sea la primera gran persona jurídica condenada por delito fiscal.

Y convendría que la explicación llegara pronto, antes de que la caterva de periodistas faquires decida que hay que tragarse otro sable sin tener siquiera a mano “la vaselina del Barça”.

Comparte este artículo

Share on whatsapp
Share on facebook
Share on twitter
Share on linkedin
Share on email
Share on pinterest

Artículos relacionados

Artículos recientes

Síguenos