Reseteando a Leo Messi

El entrenamiento invisible, el control de los hábitos de alimentación y el descanso activo. Doce lesiones en la carrera deportiva de Leo Messi y ninguna entre 2008 y 2012, periodo en el que el equipo era entrenado por Pep Guardiola y durante buena parte de esos cuatro años, las tareas de prevención iban a cargo de Lorenzo Buenaventura.

El entrenamiento invisible es el equilibrio entre el cuerpo y la mente. Se trata de regular el reposo, los periodos de sueño, los entrenamientos, la dieta, la ingesta de bebidas y hasta las relaciones sexuales. Algunos expertos incluso hablan de tener en cuenta otras cuestiones accesorias, pero que afectan al ánimo del deportista como el vestido o incluso los hábitos de higiene.

Con tantas variables intangibles, resulta imposible determinar en qué momento el ‘setup‘ corporal de Messi se ha desconfigurado, aunque tenemos unas cuantas pistas. Por ejemplo, cómo se recupero de la lesión sufrida en marzo pasado en París y que arrastró hasta finales de temporada o qué tipo de descanso activo realizó en el verano pasado y como con el ‘jet lag‘ a causa de los múltiples viajes, difícilmente se pudo regular el reposo, ni los periodos de sueño, ni seguramente la dieta o la ingesta de bebidas por no hablar de otras cuestiones.

A diferencia de otros años, Messi dispuso de un buen periodo vacacional. Recayó de su problema muscular el 12 de mayo de 2013, la Liga ya estaba decidida, el equipo estaba fuera de la ‘Champions‘ y de la Copa y empezó antes de hora su recuperación y sus vacaciones.

En 47 días, Messi recorrió 91.769 kilómetros (Buenos Aires, Guayaquil, Quito, Rosario, Guatemala, Milán, Dakar, Medellín, Lima, Los Ángeles, Las Vegas, Chicago e Ibiza); con el equipo otros 30.000 más en los 17 días de gira con escalas en Múnich, Oslo, Gdansk, Jerusalén, Tel Aviv, Bangkok y Kuala Lumpur. En total, 122.333 kilómetros en poco más de 64 días.

Esperando la llegada de Luis García, el kinesiólogo de la AFA quien ocupará seguramente el puesto de Juanjo Brau, Messi empezará ya la recuperación. Una parte en Barcelona y otra en Rosario, coincidiendo con la recta final de la misma y la celebración de la fiestas navideñas.

Segun cuenta @avilaxavi el protocolo de la recuperación, una vez confirmado el diagnóstico mediante la realización de una ecografía de alta resolución (48 horas después de la lesión y una vez absorbido el derrame, la imagen es más nítida) es el siguiente:

– 1kg. de hielo sobre la zona (entre 15 y 20 minutos cada hora)

– Paracetamol y no antiinflamatorios.

– Después de la rotura: 10 días por centímetro por cicatrizar, que no para jugar, porque los jugadores deben de readaptar posteriormente con fisioterapia.

– Tratamiento para cicatrizar.

— En las primeras semanas: ultrasonido y tecarterapia.

— En función de la evolución: carrera continua, ejercicios excéntricos, propio y remusculación.

– Dieta: frutas y verduras a diario, ácido fólico.

– Descanso.

El gráfico es de Diario As.

Comparte este artículo

Compartir en whatsapp
Compartir en facebook
Compartir en twitter
Compartir en linkedin
Compartir en email
Compartir en pinterest

Artículos relacionados

Artículos recientes

Síguenos