Conservación de los recuerdos

Imaginen por un momento que necesitan, que les urge, conservar sus recuerdos antes de que algún desalmado acabe con ellos y decida finiquitarlos. Tremendo problema. Habrá acabado entonces con su vida y no tendría sentido perder el tiempo leyendo estas líneas. El genio de Julio Cortázar divide el mundo entre famas y cronopios, como nosotros, equivocadamente, lo hacíamos entre pellgruixuides y pellfinenetes. Llegado el momento soy más fama que cronopio. ¿Y vosotros?

Los famas para conservar sus recuerdos proceden a embalsamarlos en la siguiente forma: Luego de fijado el recuerdo con pelos y señales, lo envuelven de pies a cabeza en una sábana negra y lo colocan parado contra la pared de la sala, con un cartelito que dice: «Excursión a Quilmes», o: «Frank Sinatra».
Los cronopios, en cambio, esos seres desordenados y tibios, dejan los recuerdos sueltos por la casa, entre alegres gritos, y ellos andan por el medio y cuando pasa corriendo uno, lo acarician con suavidad y le dicen: «No vayas a lastimarte», y también: «Cuidado con los escalones.» Es por eso que las casas de los famas son ordenadas y silenciosas, mientras en las de los cronopios hay una gran bulla y puertas que golpean. Los vecinos se quejan siempre de los cronopios, y los famas mueven la cabeza comprensivamente y van a ver si las etiquetas están todas en su sitio.

Comparte este artículo

Share on whatsapp
Share on facebook
Share on twitter
Share on linkedin
Share on email
Share on pinterest

Artículos relacionados

Artículos recientes

Síguenos