Rajoy se moviliza por el caso Neymar

Publica ‘La Vanguardia’, que Mariano Rajoy está inquieto por la deriva que está tomando el caso Neymar. Ya sabemos que el presidente no es ni mucho menos del Barça, pero hace un tiempo que todo se está midiendo en clave electoral y cada encuesta que se da a conocer, que no sea de los medios de la cuerda pepera, supone un nuevo disgusto para el Gabinete de Rajoy.

En la última, publicada hoy por el diario ‘El País’, Podemos ganaría las elecciones con un 27,7 de los votos y un 20,4 de intención directa de voto, y aventajaría al PP en casi siete puntos (20,9/12.2 intención de voto). El PSOE (18,3/11,2) se hundiría en la tercera plaza y emergería C’S (12,2 y 6,8). Vistos los resultados, lo menos que Rajoy quiere es abrir más brechas en Cataluña y con el Barça como si no tuviera suficiente con el proceso catalán.

Por todo, según ‘La Vanguardia‘,  desde La Moncloa se está siguiendo «con aprensión» el caso Neymar, la investigación por el fichaje del brasileño y que en su último capítulo ha supuesto la imputación del presidente barcelonista Josep Maria Bartomeu, que deberá declarar el próximo 13 de febrero. La lectura que desde el gobierno español se hace de la cuestión es que «una batalla política de las relaciones entre Cataluña y España» podría perjudicar los intereses partidistas del PP en Cataluña, donde también va en caída libre en todas las encuestas publicadas.

Así que desde el gabinete de la Presidencia se empezaron a mover los hilos para recabar toda la información del asunto. Todo empezó por intentar aplacar los ánimos de Bartomeu, quien denunció una conspiración de Estado en el caso para perjudicar los intereses del Barça y relacionar el caso Neymar con el proceso nacionalista. Según la citada información, La Moncloa pidió información al ministro de Justicia, quien se dirigió a la Fiscalía General del Estado. ¿Resultado? la posición del Fiscal del caso, José Perals, se apoyaba en un informe de la Agencia Tributaria y que por lo tanto la imputación de Bartomeu estaba justificada técnicamente.

Tras el primer movimiento, desde el gabinete de Rajoy se solicitó que el asunto debía tratarse «con cuidado y sensibilidad» y para ello también se realizó un contacto con el Secretario de Estado de Hacienda, Miguel Ferre.  Al parecer la imputación de Bartomeu ha podido dejar «en vía muerta» las conversaciones iniciadas hace un tiempo «por algún destacado miembro de la junta directiva del club para negociar un acuerdo que salvara la imagen del club y permitiera que las consecuencias penales decayeran«.

El vicepresidente económico Javier Faus había mantenido encuentros con Ferre con el objetivo de que «la Agencia Tributaria aceptara que el Barça se había equivocado al realizar algunas retenciones a las sociedades brasileñas que recibían el dinero por el traspaso de Neymar a cambio de descartar la existencia de responsabilidades penales tanto del club como de sus directivos«. En el trasfondo, existe un informe de la misma Agencia en el que admite que el club había incluido ese impago en una declaración complementaria presentada en febrero de 2014 por 13,5 millones de euros.

Pero la imputación lo ha acelerado todo. Bartomeu disparó con bala el pasado martes por la noche acusando al Estado de un complot contra el el Barça. Horas antes, desde La Moncloa se había enviado un mensaje al presidente del Barça advirtiendole que el Gobierno «no tiene nada que ver» en el asunto. Tres días después Faus y otro vicepresidente barcelonista, Carles Vilarrubí, se desmarcaron de la teoría del complot. El próximo viernes declara Bartomeu en la audiencia, desde el Gobierno se asegura que aunque con la imputación «se complican las cosas» aún hay posibilidades de buscar una salida negociada. Mientras tanto en La Moncloa y en Arístides Maillol, los votos se escapan por todas las rendijas. Seguramente ya nada podrá parar la hemorragia.

Comparte este artículo

Share on whatsapp
Share on facebook
Share on twitter
Share on linkedin
Share on email
Share on pinterest

Artículos relacionados

Artículos recientes

Síguenos