El Villarreal no es el Athletic

Lo demostró en el 3-2 de Liga hace sólo unos días: el Villarreal no es el Athetic. Y a este FC Barcelona de Luis Enrique que corre e intercambia golpes se le atraganta tanto o más que a aquel Barça preciosista de Guardiola un equipo que espera y sale a la contra. Por lo menos hasta la fecha. No en vano, el submarino amarillo ha sido el conjunto que más difícil se lo ha puesto al Barça en esta racha de nueve partidos consecutivos ganando, mientras el Athletic, que intentó el intercambio de golpes presionando arriba al Barça, salió escaldado.

El conjunto de Marcelino García Toral salió ‘reforzado’ del partido de Liga de hace nueve días. El 3-2 sería un excelente resultado en la Copa, y la receta a aplicar la saben a la perfección. Con sólo un 32% de posesión, el Villarreal arrinconó a los azulgrana más que muchos equipos y se adelantó dos veces en el marcador (0-1 y 1-2).

Villarreal
Marcelino ha armado un Villarreal muy aficionado al contragolpe.

Líneas muy juntas esperando atrás, centrocampistas haciendo constantemente la ayuda a los laterales y pocos pero certeros toques para salir a la contra cuando el Barça está abierto aprovechando que los medios culés ya no transitan demasiado por zona central (o se encastan con los jugadores de ataque o bajan a recuperar pelotas a la defensa). Marcelino tiene el plan y los hombres ideales para llevarlo a cabo en la que será la primera semifinal de la historia de los amarillos en Copa del Rey (20:00 horas Camp Nou).

El resultado dependerá seguramente de que sus hombres mantengan la efectividad del encuentro de Liga: dos goles de tres remates entre palos (nueve disparos en total) y sólo 5 intervenciones de su portero. También de la puesta en escena del Barça. Descansados Mascherano e Iniesta, que no jugaron en San Mamés el pasado fin de semana (2-5), todo apunta a que Luis Enrique los hará entrar de nuevo en el 11 por Mathieu y Xavi. Ter Stegen vuelve a la portería por ser Copa y Rakitic, que salió unos minutos contra el Athletic, puede ocupar el puesto de Rafinha en aquel 3-2 contra el Villarreal en Liga. De ser así, saldría el Barça con sólo dos cambios respecto al partido de Liga de la jornada 21: Ter Stegen por Bravo y Rafinha por Rakitic.

Con este escenario se antoja más vital que nunca el primer gol. Para el plan de Luis Enrique dar primero es tener mucho ganado, puesto que le ofrece la oportunidad de esperar con tranquilidad a que el contrario salga un poco para volver a golpear en una contra. Si se adelanta el Villarreal, en cambio, el partido se puede tornar loco desde el inicio. Y más con el valor extra de los goles fuera de casa.

Comparte este artículo

Artículos relacionados

Artículos recientes

Síguenos