Piqué y el precio de la fama

Perdonen mi ignorancia, admito que lo desconocía. Resulta que las multas son proporcionales al nivel salarial y no vale lo mismo el insulto de un famoso futbolista si éste procede de la boca de un plebeyo. Cosas de la justicia.

Leo que una juez de Barcelona ha condenado a Gerard Piqué a pagar 10.500 euros por “increpar de manera aireada, despectiva y agresiva” a dos agentes de la Guardia Urbana que habían multado a su hermano por dejar el coche mal estacionado.

Sentencia la “actitud despectiva y de agresividad verbal y gestual» hacia los agentes y opta la juez por la cantidad propuesta por la acusación particular –ejercida por los dos urbanos– que pidió 10.500 euros frente a los 900 que reclamó el fiscal. ¿El motivo? Tomar en consideración la magnífica situación económica del futbolista, a quien impone una cuota de 300 euros durante 35 días en una correlación curiosa, porque si la multa se hubiera impuesto a un mileurista, ésta supondría 60 céntimos diarios.

En la sentencia, recurrible en la Audiencia de Barcelona, la juez adquiere que si el jugador no hace efectiva la multa voluntariamente en el plazo de siete días desde que el fallo sea firme, le podría imponer un día de privación de libertad por cada dos cuotas que deje abonar, sin que sea necesario un requerimiento previo.

El incidente se produjo de madrugada, cuando la Guardia Urbana le dio el alto por «llevar 15 minutos parado con un automóvil en el carril bus que hay en la calle Trias Fargas, entorpeciendo la circulación de los taxis que tienen parada en esa misma zona«, según figura en la diligencia de la Guardia Urbana.

Según publicó La Vanguardia, citando el informe policial, el jugador profirió frases como “me tenéis envidia porque soy famoso«, «me estáis multando porque vais a comisión, porque no tenéis dinero y os tenéis que llevar comisión«, «esta denuncia va a quedar en nada porque llamo a tu capo y me la quita«, «voy a hablar con tus jefes y se te va a caer el pelo«, «sois unos chulos y os creéis los amos del mundo por llevar ese uniforme y multar a la gente«, «esta multa la va a pagar tu padre» o «sois una vergüenza, me da asco vuestro trabajo y la Guardia Urbana es una puta vergüenza«, según consta en el informe policial.

Poco después de los hechos, el jugador se disculpó en twitter:

Se ha exagerado mucho lo que dije pero, en cualquier caso, lo siento, me he equivocado y no volverá a ocurrir

Durante la vista, el abogado del jugador admitió que Piqué había utilizado expresiones “desafortunadas”, pero que no está de acuerdo con las frases atribuidas a su persona por los urbanos en el atestado. Además, recuerda que el incidente congregó a varios curiosos en la zona y que en ningún de los vídeos publicados en los diferentes canales en Internet se aprecian las expresiones vejatorias que le atribuyen en el atestado policial.

Así que cuidado. Antes de abrir la boca piensen en su situación económica, si son o no mileuristas o si puede demostrar que no dijo lo que los urbanos dicen que dijo. En cualquier caso, cierre siempre la boca y pague. Mejor, primero pague y después proteste. Bueno, a no ser que sea famoso, en ese caso, no sé, pague, algo mal habrá hecho.

Comparte este artículo

Artículos relacionados

Artículos recientes

Síguenos