Periodismo y acción de responsabilidad

El juicio por la acción de responsabilidad social que se está celebrando estos días contra Joan Laporta y dieciséis de sus directivos va tomando velocidad de crucero. Tras empezar con las declaraciones más mediáticas a priori (las de Bartomeu, Rosell, Faus y Oliver, básicamente), los dos últimos días han tenido como protagonistas a quienes realmente pueden hacer que el juez se incline por una u otra decisión: los peritos.

Queda aún mucha tela que cortar en un tema farragoso que para quienes no dominamos el asunto y duro, muy duro, para quienes deben explicarlo en los medios de comunicación: los periodistas deportivos. Profesionales que están haciendo un esfuerzo enorme no solo para entender todo el lenguaje económico y legal del juicio, sino para traducirlo después a un texto inteligible para el público. Hablo de gente como Joan Domènech, Àlex Santos, Albert Llimós o Sònia Gelmà, entre otros.

Pero como nada en este gremio es normal, resulta que hay quienes se sitúan por encima del bien y del mal, miran por encima del hombro a sus compañeros y escriben con mala prosa y peor intención sobre sus compañeros, calificándoles como “neófito periodismo deportivo que pasea estos días por la Ciutat de la Justícia” y mostrando un mal gusto que muchos ya intuían.

El sujeto en cuestión, auto-erigido en adalid de la lucha anti-Laporta desde tiempo inmemorial. orgulloso portador del pendón del antiguo régimen del barcelonismo, azote inmisericorde de Guardiola y todo lo que huela el ex-entrenador y portavoz en la sombra de las juntas directivas de Rosell y Bartomeu, se permite el lujo de dar lecciones a sus colegas de profesión. Bravo por él, que ha caído más bajo de lo que jamás haya volado nunca un pelícano.

El juicio seguirá, acabará y los periodistas volverán a su día a día. Unos a cubrir los entrenamientos, partidos y ruedas de prensa; otros a investigar temas ocultos para que asuntos como los planes de la grada de animación vean la luz. Y otros, los estómagos agradecidos que viven de las filtraciones interesadas del poder, a verter un día sí y otro también toda la inquina y la rabia que llevan acumulando desde hace años.

Arrieros somos…

Comparte este artículo

Artículos relacionados

Artículos recientes

Síguenos