Carles Pérez y Fati desmontan al Inter en Milán

El Barça cerró en San Siro su participación en la fase de grupos de la Liga de Campeones con una victoria (1-2, Carles Pérez y Ansu Fati) ante un Inter de Milán que se jugaba poco menos que la vida en la competición y acabó perdiéndola.

Con los deberes hechos, notables bajas en el once y algunos de los pilares del equipo, como Messi o Piqué, viendo el encuentro desde Barcelona, el equipo blaugrana saltó al césped del Giuseppe Meazza sin más aliciente que ver sobre él a algunos de los jóvenes que Ernesto Valverde llevó hasta Milán y al portero Neto, cuya titularidad había confirmado el técnico extremeño la víspera del partido.

Valverde dibujó un esquema poco habitual y puso sobre el campo a tres centrales y dos laterales con la intención de hacer que Wagué y Júnior apoyaran el juego de ataque de Carles Pérez y Antoine Griezmann.

Arrancó el partido con Umtiti intentando anular a Lautaro Martínez, con Todibo sobre Lukaku y con Lenglet corrigiendo sus constantes lagunas con solvencia, pero pronto se vio que el 23 blaugrana tenía problemas con el delantero belga. La solución llegó con un intercambio de marcajes que permitió al equipo sentirse más seguro y minimizar el efecto de la pareja de delanteros interistas.

Además, el Barça no se conformaba con aguantar las -flojas- acometidas milanesas, sino que fue, gracias a un Griezmann libre y a un incisivo Carles Pérez, quien dispuso de la primera oportunidad. Aleñá filtró un balón a la banda izquierda del ataque culé y Pérez centró con peligro para que Handanovic despejara con alguna dificultad. Era el primer aviso del equipo de Valverde al que respondió el Inter con un remate de Lukaku que Lenglet envió a córner, primero, y con una enorme parada de Neto tras un colosal error de Umtiti que permitió al belga disparar, después.

Tres minutos más tarde, en el 22, Griezmann filtró un balón al interior del área local y Arturo Vidal asistió a Carles Pérez para que el canterano pusiera el 0-1 en el marcador. El Barça ganaba, el Dortmund también y, curiosamente, el Inter no atacaba con la ferocidad que se le presume a quien le va la clasificación en ello. Apenas un remate de D’Ambrosio que salió desviado hasta que apareció Lautaro.

En el minuto 35, el argentino hizo un control magistral y disparó para que Neto respondiera con un buen despeje. Y al filo del descanso, Lautaro se deshizo de Todibo con una facilidad pasmosa, disparó y el rechace cayó en las botas de Lukaku, que batió al portero azulgrana. El Inter había empatado poco antes de que el árbitro indicara el final de la primera parte.

Tras el descanso se presumía una cierta resurrección del Inter, pero solo la clase de Lautaro Martínez y los errores de Umtiti (partido para olvidar el suyo) y Todibo parecieron poner en riesgo el resultado. Aun así, el equipo interista vio cómo se le anulaba un gol por fuera de juego (tan claro como el de la primera parte) sin ser capaz de encontrar la chispa ni el juego que tanto sorprendió a todos en el encuentro de la primera vuelta.

A la hora de partido, Valverde dio entrada a De Jong y a Luis Suárez para intentar tener más el balón y controlar lo que pasaba sobre el césped. Pero fue la entrada de Ansu Fati en los últimos minutos lo que acabó por decidir el encuentro gracias a un disparo colocado que entró por el palo derecho de la portería de Handanovic. Un jarro de agua fría para un Inter que sabía de la victoria del Dortmund, una combinación de resultados que les dejaba finalmente fuera de la Liga de Campeones.

La fría noche de San Siro deja una victoria para un Barça experimental y, sobre todo, la constancia de la clase de un futbolista, Lautaro, por el que pasaron las pocas esperanzas de vida del Inter. Un futbolista para aspirar a metas mayores que se bastó para dejar en evidencia una y otra vez a Todibo y Umtiti. Y eso sí es preocupante.

Comparte este artículo

Share on whatsapp
Share on facebook
Share on twitter
Share on linkedin
Share on email
Share on pinterest

Artículos relacionados

Artículos recientes

Síguenos