Pep Marí: «los valores te hacen ganar»

Esto no lo decimos nosotros, lo dice Pep Marí, jefe del departamento de Psicología del Deporte del Centro de Alto Rendimiento Deportivo de Sant Cugat (Barcelona), licenciado en Psicología y máster en Psicología del Deporte por la Universidad Autónoma de Barcelona. Y es que Marí no solo acompaña a deportistas de élite sino que, además, nos acerca este apartado cada vez más presente en la educación de los jóvenes deportistas a través de sus libros Aprender de los Campeones y La felicidad no es el objetivo, o divulgando su gran pasión: la Psicología.

Asistimos a una de sus pedagógicas conferencias en La Garriga (Barcelona), donde pudimos constatar su entusiasmo, pasión y dedicación por el trabajo que realiza. En esta ocasión la charla estaba organizada por los clubes de baloncesto de La Garriga, Les Franqueses y L’Ametlla del Vallés. Clubes de baloncesto de formación. así que la puesta en escena para acercarnos a los valores mucho tuvo que ver con que la sala estuviera llena de entrenadores, pequeños jugadores y padres.

“Los valores se transmiten, se maman”, se apresuró a explicarnos Marí. Y razón no le falta, como hemos apuntado en artículos anteriores en am14. «Cada vez menos, eso si. He comprobado que en el CAR, donde llegan los deportistas con edades comprendidas entre los 14 y los 18 años, en los últimos dos o tres años la mayoría –por no decir todos– de los jóvenes son incapaces de contestarme a la pregunta: ¿Que valores han intentado transmitirte tus padres?. Llevo 27 años haciendo esta pregunta en cada primera entrevista. Hacemos entrevistas a cada deportista que viene al centro, y habré realizado más de 2.500».

Sin ser conscientes, los padres, entrenadores y otros adultos implicados en la formación de los jóvenes deportistas tienen la inmensa suerte de poder educar a través de los valores porque esta herramienta «es muy importante, no sólo como deportista, también como persona. Os voy a explicar una anécdota: a modo de ejemplo. Soy amigo personal del padre de Àlex Corretja, capitán de la Copa Davis de tenis hasta hace dos días, Lluís Corretja. Es profesor, además de padre de tres hijos, así que es una persona con experiencia en la educación de los jóvenes. Además de Àlex, otro de sus hijos, el mayor, también era tenista y durante un partido en el que no le salía absolutamente nada, tras estampar la pelota contra la red explotó insultando a su rival, otro niño como él entonces. Lluís no lo dudó y bajó a la pista y decidió retirar a su hijo de la competición. Su hijo no estaba perdiendo el partido, ya lo había perdido. Años más tarde, esta vez Àlex, recibiría el Premio Stefan Edberg a la caballerosidad en el tenis. Al fair play. Sin ser conscientes habían recibido una lección vital».

«Los entrenadores viven obsesionados con enseñar la táctica y la técnica del deporte. Una vez acaba un entrenamiento, si no han sido capaces de enseñar los cuatro conceptos que pretendían transmitir, sienten que no ha servido para nada. Y lo que yo creo es que han perdido una ocasión única de incidir en los aspectos que el día de mañana les servirá a los jóvenes para comportarse en la vida». Los valores adquiridos por las personan determinan la manera en la que nos relacionamos con otras personas, la manera en la que nos tratamos a nosotros mismos o cómo miramos el mundo que nos rodea.

Marí también incidió en la importancia de la coherencia entre padres y madres a la hora de educar a sus hijos. Del trabajo en equipo. «En Terrassa pusimos en practica una prueba en la que durante un periodo de tiempo trabajamos ciertos valores, siempre el mismo, tanto profesores, como padres e incluso responsables de las extraescolares de los niños. El resultado fue sorprendente. Los niños interiorizaban los valores de forma completamente espontánea».

El deporte lleva consigo una aportación implícita de valores como pueden ser la competitividad, la disciplina, la constancia… aunque es tan implícita que se nos olvida trabajar con ellos para hacerlos explícitos. Darles la importancia que se merecen y mostrarlos en el momento preciso. Pep Marí nos propuso la utilización de lemas, que no son más que frases cortas donde las palabras utilizadas tienen un potente mensaje con una intención instructiva y de fácil manejo, como por ejemplo el famoso “Be water, my friend”, haciendo referencia a la capacidad de adaptación. “Respeta al rival, tú también eres rival”, nos regaló Marí mientras entre el público se aportaban otros como “Con disciplina, llega todo”, «Si no respetas no te respetaran», “Con miedo te pierdes muchas cosas”. Este último fue una propuesta de un niño de unos 10 años, a quien Marí le dio forma definitiva de valor en la “valentía”.

Y es que honestidad, disciplina, superación, respeto, constancia, creatividad, valentía, pasión, entusiasmo, iniciativa, amistad, humildad, generosidad, tolerancia o solidaridad son ejemplos de valores que podemos transmitir en diferentes formatos, simplemente teniéndolos presentes. Pero para ello, se deben recordar un poco cada día, pues como todo en la vida, se entrena. «Lo bueno que tienen los valores es que no solo sirven en un contexto deportivo, sino que también para la vida familiar, escolar, profesional, en la amistad, en definitiva, para la vida en general”.

Para terminar, Pep Marí, hizo referencia al libro del piloto de aviación francés Antoine de Saint-Exupéry, El Principito, del que se pueden extraer infinidad de pequeñas lecciones. «Si quieres construir un barco, no empieces por buscar madera, cortar tablas o distribuir el trabajo, sino que primero has de evocar en los hombres el anhelo de mar libre y ancho».

Si decís a las personas adultas: he visto una casa muy bonita de ladrillos rosas, con geranios en las ventanas y palomas en el tejado, no pueden imaginarse la casa. Les tenéis que decir: he visto una casa de mil francos, entonces exclaman: ¡que bonita!

Foto: Oscar Cusidó

Comparte este artículo

Compartir en whatsapp
Compartir en facebook
Compartir en twitter
Compartir en linkedin
Compartir en email
Compartir en pinterest

Artículos relacionados

Artículos recientes

Síguenos