Orlandi’s monday: Como un animal herido

CLICK HERE TO READ THE ENGLISH VERSION

Sumar un punto en Brighton no es cosa fácil, amigos. Yo he jugado al otro lado y el Amex es un campo complicado. Por mucho que el equipo no esté en un momento dulce, lleva años con la misma filosofía de juego y es difícil quitarles el balón, así que debe darse mérito al punto que sacamos. Más aún teniendo en cuenta todas las circunstancias que tenemos en Blackpool. ¿Es insuficiente? Desde luego que tal y como estamos hay que ganar y empezar a sumar de tres en tres… Pero, joder, este equipo está luchando como un animal herido.

Es frustrante ver que nadie te pasa por encima pero las semanas pasan, pasan los partidos y estás ahí hundido. Nos pasó con el Watford el martes pasado y otra vez el sábado en Brighton. Fallamos un penalti, un gol en el momento final… Es duro de aceptar para un vestuario, pero igualmente motiva de manera especial.

Yo sonrío y prefiero ver la botella medio llena, porque si no debería deprimirme y me niego en redondo. Pero es que estoy histérico por poder jugar y perderme el partido de Brighton, con lo que suponía en el aspecto sentimental. Fue un palo para mi. A todo lo que pasa se junta mi problema en el pie. Os conté la semana pasada que jugué infiltrado y que había un riesgo… Así que pagué por ello. Parece que tampoco es demasiado grave y que podré jugar rápido y de verdad que lo necesito.

Me persigue la etiqueta de que ‘se lesiona mucho’ y me molesta. El año pasado me perdí más de dos meses de competición por culpa del doctor del club. No quiero ni explicar lo que llegué a sufrir y lo que llegó a decirme en Barcelona un médico al que fui a visitar porque ya no vale la pena remover el pasado. Aunque me fastidió que nadie diera la cara por mi, nadie dijera nada y al acabar la temporada decidieran no renovarme. En Swansea, en Brighton y ahora en Blackpool siempre me he comportado igual, me he entregado al equipo en cuerpo y alma y hay situaciones que duelen. Porque, amigos, ¡los futbolistas también somos personas!

Dicho esto, la semana ha sido difícil. Me fui a hacer una resonancia y el martes, el día que jugamos contra el Watford me dice el fisio que tengo dañado el ligamento de la planta del pie. Me pegué un gran susto, pero él mismo me dijo que no era preocupante aunque me quitó de la cabeza jugar ni infiltrado ni de ninguna manera. ¡Y encima estaba mi padre en casa! ¡Ti voglio bene Babbo! Fuimos juntos al partido del martes, pude saludar a Rubén Martínez, el ayudante de Òscar y darle un abrazo. Me supo mal no poder darle otro a mi ex entrenador y más aún por el motivo. ¡¡Desde aquí le mando un abrazo grande!! Y el partido… Como siempre. Lo que he dicho: nadie nos pasa por encima pero tenemos a todos los clubes por encima en la clasificación.

A partir de ahí solo pensaba en Brighton. Me llamaban amigos, ex compañeros, periodistas… Para un futbolista, cualquiera, es especial jugar como visitante en un campo en el que ha sido local y ha recibido el cariño de la afición. No lo viví en Swansea y tenía muchas ganas de hacerlo en Brighton, pero el médico me lo quitó de la cabeza el jueves y cuando el viernes quise insinuar que ‘a lo mejor…’ me gané una buena bronca y me dijeron que ni en broma lo pensase. Así que lo pasé fatal. El sábado apagué el móvil y me marché… a comer pasta.

Fui a ver a mi amigo Salvatore, que tiene un restaurante que se llama Rosanero en Macclesfield y que nadie debería dejar de conocer. Es un 10 como persona y la comida es simplemente espectacular. Fuimos toda la familia y Berta, la hermana de Laura y que no sé si os había contado es la pareja de Jordi Gómez, que juega en el Sunderland y con quien coincidí en el Barça. Buen chaval… Y desde luego, ¡Berta eligió mejor!

El fin de semana al menos me ha dado alguna que otra buena noticia además del punto en Brighton. Becchio volvió a marcar con el Rotherham y el gran Leo Ulloa vuela con el Leicester. Lo de Ulloa os aseguro que es increíble. Es un gran tío y un gran futbolista. Me alegro un montón de que las cosas le salgan tan bien en Leicester y ayer disfruté viendo el partido con el Manchester United. Me parece que nunca en la Premier le habían remontado dos goles al United así que Van Gaal ya tiene otro récord…

Lo que cuenta ahora es pensar en el Norwich, otro candidato al ascenso. Me gustaría tanto decir que le vamos a ganar… Pero al menos lo que sí puedo decir es que vamos a dejarnos los cuernos por conseguirlo. Y hacerlo sería un soplo de confianza tremendo. No voy a pedir a la gente que nos apoye porque sería ridículo. A cada partido veo como están con nosotros y nunca es suficiente el agradecimiento que les damos.

Por cierto. Me caso. En junio… Pero a estas alturas ya veo a Laura nerviosa. Que si el vestido, que si las flores, que si esto y lo otro. ¡¡¡Y estamos en septiembre!!! He intentado dejarme bigote esta última semana y ya he tenido que afeitármelo ¡porque peligraba la relación! No sé quién manda en vuestra casa… Pero no hace falta que os diga quién no manda en la mía.

Quería acabar hablando un poco de Escocia y del paralelismo con la situación en Catalunya y esto y lo otro… Pero creo que mejor no. Si dices tal se enfada uno, si dices cual lo hace otro. Claro que tengo mi opinión, pero, sinceramente, siempre he sido de los de vive y deja vivir.

Si puedes ayudar a quien lo necesite hazlo, seas de donde seas y apoyes a quien apoyes, lee el Orlandi ’s Monday y se feliz…

¡¡¡Vamossss!!!

Comparte este artículo

Share on whatsapp
Share on facebook
Share on twitter
Share on linkedin
Share on email
Share on pinterest

Artículos relacionados

Artículos recientes

Síguenos