Orlandi’s Monday: Impotencia

 

CLICK HERE TO READ THE ENGLISH VERSION

Menudo cabreo llevo amigos. Primero entrenas toda la semana cruzando los dedos para que el pie te responda, llegas al sábado y te ves suplente. Lo aceptas, cabreado desde luego… Pero piensas que vale, que lo primero es el equipo, que había ganado el partido contra el Cardiff, que si tal y que si cual… Y cuando aún estás dándole la vuelta a tus pensamientos, en un cuarto de hora ¡nos han metido tres goles!

Joder. No. No soy un tipo malhablado, pero es que a veces hay que sacar la rabia de dentro. Estaba el sábado ahí en el banquillo y no sabía donde mirar. Nos acompañaron un montón de hinchas como si estuviéramos acabando la travesía del desierto, felices y optimistas… ¡Y nos habían metido tres goles en un abrir y cerrar de ojos!

La lectura buena del partido es que se reaccionó y en la segunda parte estuvimos hasta cerca de empatar. Joe Lewis nos mantuvo con vida con sus paradas, pero hubo varios minutos en que llevamos peligro y pude ver el miedo en el banquillo del Huddersfield. Pero nada, volvimos a perder y me llevé un enfado monumental porque encima no pude hacer nada por ayudar al equipo.

El sábado por la noche hablé por whatsapp con un amigo de Barcelona. Es el que me animó a escribir este diario semanal para la página web que gestiona con sus colegas catalanes. Digamos que fue entre su poder de convicción y mi responsabilidad en frío la que me ha convencido de escribir esta semana porque a veces… Bueno, supongo que podéis entender cómo estaba. Antes de que se me olvide, am14.net cumple un año en la red y va desde aquí mi felicitación para todos los que lo hacen posible a diario.

Espero volver al equipo mañana contra el Derby County, que va a ser un partido muy complicado. Lleva nueve partidos sin perder y ha ganado los últimos tres que ha jugado fuera de casa. Es el equipo que me eliminó en el play-off con el Brighton la pasada temporada y le considero un rival durísimo. Tiene jugadores muy buenos y corren como si fueran malos… Vendría a ser el Atlético de Madrid de nuestra Liga por su personalidad. Una prueba muy fuerte para ver de lo que somos capaces.

Por cierto, voy escribiendo desde el túnel de vestuarios de Bloomfield Road… Porque me he quedado encerrado. Edu Oriol, Jeffrey Reintmenster y nuestro nuevo compañero Jonathan Legear están aquí conmigo. Estábamos charlando, intentando arreglar el mundo, y al salir ya no quedaba nadie y nos encontramos las puertas cerradas… Siempre hay algo nuevo en este club.

En el plano personal, Norah ha empezado a ir a la guardería. La cosa se solucionó a la que le encontramos un nombre alternativo (cole guay) porque si no la cosa no prometía. Y la verdad es que estamos encantados. Disfruta. Pinta, baila, canta y cuando la vamos a recoger se nota que se lo ha pasado en grande. Eso sí, no hay mañana que no llore y nos pida desconsolada que no la llevemos.

Para quién no lo sepa mi familia es italiana, por lo que yo le hablo a Norah en italiano, Laura lo hace en catalán, y entre nosotros hablamos castellano. Diréis, vaya lío lleva la pobre niña. Pues no, entiende todos los idiomas y cada vez los habla mejor. Y ahora se ha sumado el inglés. Ya veía los dibujos en inglés y cantaba alguna canción, pero ver que después de dos días en la guardería, perdón el cole guay, te diga que está ‘hungry‘ te enorgullece. Es una de las cosas que tenía claras, que mis hijas salieran de Inglaterra hablando perfecto el idioma. Tengo 30 años, Emma tiene 6 meses… ¡No me salen las cuentas! Pero bueno, intentaré que las piernas sigan tirando unos años más.

Ha venido a visitarnos mi hermana Chiara. Este lunes es su cumpleaños y lo celebraremos aquí juntos. ¡Ya le caen 34 pero parece una niña! Emma y Norah la adoran, y me encanta que venga a vernos. Por cierto, cumple el mismo día que mi ahijada Sol, ¡la niña más guapa de Swansea sin ninguna duda!

Por cierto, ¡ya nos han liberado! Han sido 25 minutos entretenidos. La foto que veis encabezando el artículo es de este ‘encierro’ que hemos sufrido. Al menos nos lo hemos tomado con filosofía…

¿Os acordáis que jugábamos la Fantasy Premier League entre nosotros? Aprovechando que no teníamos habitaciones en el hotel y estaba aburrido en un sofá en Huddersfield, decidí centrarme en mejorar mi equipo. Hice un fichaje que me salió muy rentable, aunque la felicidad no puede ser completa. Graziano Pellé. Venía metiendo goles, debut con la selección italiana y gol también… Lo que no tenía previsto era que jugaba contra el Sunderland de mi cuñado. Madre mía 8-0 en Southampton. De esos días que preferirías no haberte levantado. Pero si hay alguien que tiene el carácter suficiente para sacar al equipo adelante, ese es Poyet. Además, después de un resultado así, siempre hay una reacción positiva. Es fundamental el siguiente partido. Será una semana larga para ellos y por desgracia sé bien de lo que hablo.

Hace poco comenté que Cubero estaba desesperado porque su peluquero, que también es el mío, se había ido y no sabía que hacer. Pues ese problema ya no existe. ¡Lo hemos encontrado! Bueno, más bien nos ha encontrado él a nosotros. Tuvo la amabilidad de contactar a través de Facebook y Twitter y estuvimos con él el jueves. Desde aquí le envío un abrazo grande por la enfermedad de su padre, y os digo que si pasáis por Manchester, no hay mejores manos que las de Mark Reynolds. ¡Cubero vuelve a sonreír!

Ahora lo que necesitamos es sonreír todos un poco más. La terapia de los tres puntos sería la mejor forma de hacerlo y lo bueno de esta Liga es que después de un mal partido a los tres días tienes otro para remendarlo. Derby County y Reading asoman en el horizonte. Primero una prueba de fuego en casa y después al lado de Londres. Ojalá el lunes que viene esté de mejor humor.

Un abrazo a todos.
¡¡Vamooooooossss!!

Comparte este artículo

Share on whatsapp
Share on facebook
Share on twitter
Share on linkedin
Share on email
Share on pinterest

Artículos relacionados

Artículos recientes

Síguenos