No mires el crono, disfruta. Mi Salomon Run Barcelona

Esta mañana me despertaba la alarma del teléfono móvil y de verdad que tenía muy pocas ganas de levantarme. El viernes, una gastroenteritis me dejaba completamente KO en la cama, con fiebre y otros síntomas que no vienen a cuento explicar.

Además, la indecisión de la organización de la Cursa Bombers en fijar una fecha definitiva, sumado a las lesiones que venía arrastrando estos últimos meses, me habían alejado de la competición de manera momentánea. Desde la Mitja Marató de Barcelona hasta la fecha, tan sólo había disputado una carrera, la BDN Running. Y no se que da más pereza, si madrugar o volver a competir, aunque sea contra uno mismo.

A última hora, el FC Barcelona había decidido substituir Bombers de la Lliga Corrent Fem Barça por la nocturna de L’Hospitalet y, para mi desgracia, se disputaba ayer por la noche. Yo ya me había apuntado en el calendario la Salomon Run Barcelona y como tenía muy complicado mejorar mi novena posición de mi categoría de la clasificación del año pasado, decidí olvidarme del crono e ir a disfrutar. La fiebre tampoco me hubiese dejado correr anoche, todo sea dicho.

Así que, movido únicamente por conocer un circuito insólito, me he calzado las zapatillas, he cogido el coche y me he dirigido a los pies de las fuentes de Montjuic donde me esperaban unas 1.600 personas a las que ni la lluvia de la noche anterior ha amedrentado. Pensándolo bien, si vamos a disputar una carrera por parques mejor si estos están bien embarrados. Más épico.

A ver, no se trata de la Ultra Pirineu, pero los de Salomon se han currado un circuito muy divertido y variado. Hemos pisado barro, charcos y hemos corrido campo a través. No había vacas y si turistas, de esos no te escapas en Barcelona. Y escaleras. Lo que hay más en esta carrera son escaleras. ¡Madre mía, cuántas escaleras! La organización dice 700, pero mis músculos dicen que no menos de 7.000. ¡Que narices, 7 millones!

Escaleras, ¿esas que cuando llegas a casa y te encuentras el cartelito indicando que están arreglando el ascensor, miras y das media vuelta y vas a comprar una barra de pan, a echar la primitiva o decides que ha llegado el momento de empezar a fumar?, esas.

Las escaleras a partir de ahora son las nuevas uphills del trail running urbano. Por suerte también son las downhills, que no se que es peor. Porque muscularmente te destroza mucho más bajar unas escaleras corriendo que subirlas. Subirlas lo puedes hacer al estilo Zahia Dehar, pero para bajarlas, la inercia no te deja mucho margen a la creatividad.

Yo corrí la edición del año pasado y he de decir que este nuevo circuito es mucho mejor. Se nota que se han estrujado el cerebro para aprovechar al máximo las posibilidades que ofrece la montaña de Montjuic. Es un circuito muy técnico y un auténtico rompepiernas. Los cambios de ritmo son constantes. Pasas de hacer un kilómetro subiendo escaleras acompañado de 100 personas a la vez cada cual con su ritmo, incluso algunos andando, a realizar un descenso vertiginoso por la Avinguda de l’Estadi en el que te puedes poner por debajo de los 4′ tranquilamente.

oscar salomon run
Dándolo todo (dórsal 431) en un uphill de escalera de caracol.

Pero olvídate del crono. Aquí no puedes depender de él. Esta carrera tiene otro objetivo. Aquí se trata de disfrutar de un entorno que normalmente resulta invisible en las grandes ciudades. Barcelona, por ejemplo, es una ciudad que puedes cruzarte de punta a punta sin subir una sola cuesta. ¿Quién va a querer subir a Montjuic a meterse por un laberinto de escaleras, parques, aceras o empedrados? Pues os lo recomiendo. El circuito es espectacular. Y en la carrera, como en cualquier otra, del primero al último ha habido como una hora de diferencia. No hay otra historia. La gente corre a su ritmo. Y cuando tu ritmo es más lento que el del primero pues tienes más tiempo para pensar, observar, disfrutar, incluso para escuchar ese disco entero que tanto te apetecía. Aunque seguramente sea uno de los de antes, los de ahora se hacen para sesiones cortas de running.

En definitiva, una carrera que ha mejorado muchísimo el trazado con respecto a su primera edición, con una organización impecable, una camiseta excelente incluida en el precio –se que hay muchos críticos con los diseños de las camisetas de las carreras populares, pues esta es de diez– y si decides probar el año que viene no te dejará indiferente. A tus músculos tampoco.

Os dejo mi Suunto Movie con el recorrido de la carrera. Un auténtico laberinto. Por cierto, los puntos kilométricos o no estaban indicados o no eran visibles. Desconozco cual era la intención de la organización, pero si se trataba de aumentar el grado de aventura lo han conseguido.

Foto principal: Guillem Casanova

Foto interior: David Jiménez (blogmaldito). Si corriste la carrera buscate en su galería de fotos.

Comparte este artículo

Share on whatsapp
Share on facebook
Share on twitter
Share on linkedin
Share on email
Share on pinterest

Artículos relacionados

Artículos recientes

Síguenos