No dejes de hacerlo Rafa

En aquellos días de verano, cuando llegaban las etapas más cruciales, nadie quería perderse a Indurain. Le veíamos sufrir. Gesticular muy poco. Y darlo todo. No conocíamos el desenlace hasta muy pocos metros antes de la meta. Y, aunque siempre intuíamos un final feliz, ahí estábamos. Cada tarde. Sin poder despegarnos de la tele. Ahora ocurre algo muy parecido con Rafa Nadal. En los bares, en las casas o en los móviles, los puntos de Rafa van cayendo entre vítores. Y gritados por gente de todas las edades y de todos los colores. Si no me creen consulten Twitter y vean qué gente más diversa se alegró ayer cuando el mallorquín alzó los brazos.

Esta vez, además, hubo ingredientes que hicieron más heroica si cabe su gesta. Llevaba 30 meses sin llegar a unas semifinales de un Grand Slam. Después de una lesión, después de un ligero cambio en su banquillo y después de que lo jubilasen, por enésima vez. Que sea Federer quien le dispute la sonrisa en la foto final de mañana fue la guinda del mejor pastel tenístico de los últimos años.

Como en las mejores películas de intriga, el majestuoso encuentro de ayer regaló a los espectadores un digno final. Y ahí volvió a aparecer el funambulista de Manacor, que se crece si el partido llega a la extenuación (ha ganado 19 de los 27 partidos en los que peleó hasta el quinto set). Curiosamente hace 12 años Nadal supo por vez primera lo que era disputar la quinta manga de un partido. Fue en Australia. Y sí, la ganó.

No sé lo que pasará mañana. Pero no creo que olvide lo que pasó ayer. Sencillamente porque vi a Nadal volver a hacerlo. Remar. Dominar. Remontar. Vibrar y hacernos vibrar. Parece que nos haya pedido que sigamos confiando en él. Que se lo merece. Y tiene razón si piensas que es de los que no se rinde. De los que sabe perder. Y que es feliz haciendo lo que más le gusta, haciendo realidad sus sueños más repetidos… y los de tantos niños (y no tan niños), que lo único que se preguntan es qué será de ellos cuando Rafa deje de hacerlo.

Comparte este artículo

Share on whatsapp
Share on facebook
Share on twitter
Share on linkedin
Share on email
Share on pinterest

Artículos relacionados

Artículos recientes

Síguenos