NFL: Tres partidos salvajes y Andy Dalton

indy

La Wild Card Round se disputó el pasado fin de semana y ya ha quedado definida la ronda divisional que se jugará a partir del próximo sábado. El nivel de este año ha sido considerablemente elevado y tres de los cuatro partidos pudieron caer para cualquiera de los dos lados tras finales apretados en el último cuarto. Así queda la ronda divisional:

AFC

  • San Diego Chargers (#6) en Denver (#1). Manning a por su primera victoria de playoff en Mile High.
  • Indianapolis Colts (#4) en Nueva Inglaterra (#2). El renacimiento de una de las más crudas rivalidades de la primera década de siglo.

NFC

  • New Orleans Saints (#6) en Seattle (#1). El 3-5 de los Saints fuera de casa ante el estadio más temible de la NFL.
  • San Francisco 49ers (#5) en Carolina (#2). Los dos equipos más en forma de la Liga se miden en el duelo más incierto.

Pasamos ahora a un breve comentario de los partidos de la ronda Wildcard.

KANSAS CHIEFS 44 – INDIANAPOLIS COLTS 45

Dos semanas atrás, Indianapolis había salido victoriosa del Arrowhead Stadium de Kansas con un contundente 23-7. Los Colts se las prometían felices, dado que esta vez les tocaba jugar en casa y venían en una espectacular forma. La lesión en el primer drive del partido de Jamaal Charles, un jugador que representaba un tercio de toda la producción ofensiva de Kansas, sólo hacía que mejorar las perspectivas para los aficionados locales. Sin embargo, Alex Smith (378 yd de pase, 4 TD y 57 yd de carrera) dio un paso al frente y los Colts hicieron la segunda cosa que mejor saben hacer: dejarse ir. Con Smith fundiendo a la secundaria Colt, Trent Richardson perdiendo la pelota en su primera acción y una interceptación a Luck se llegó al descanso con 31-10 para los Chiefs. Nada hacía presagiar una remontada tras el primer pase del segundo tiempo, que fue interceptado de nuevo a Luck y llevó al 38-10. Aún así, hay una cosa que los Colts saben hacer incluso mejor que dejarse ir: remontar. Andrew Luck (443 yardas de pase, 4 TD, 3 INT y 45 yardas en carrera más un touchdown) comenzó a construir su leyenda el pasado sábado con una actuación memorable. Para ello se apoyó en el menudo T.Y. Hilton, que con 224 yardas recibidas quedó en el tercer lugar de todos los tiempos en post-temporada en esta estadística. Si bien errores propios de Luck ayudaron a construir ese tremendo déficit de 28 puntos, es muy difícil pensar que con cualquier otro quarterback esa remontada se hubiese llegado a producir. Estamos aconteciendo al nacimiento de un grande.

NEW ORLEANS SAINTS 26 – PHILADELPHIA EAGLES 24

Si el partido se hubiese disputado en la cálida Luisiana, donde los Saints ostentan un dominante 8-0, no habría habido debate en las horas previas. Los Saints son mejor equipo que los Eagles, siendo este un hecho que admite poca discusión. No obstante, cuando el conjunto de Brees tiene que coger las maletas bordean la mediocridad (3-5) y este sábado visitaban la helada Philadelphia. Los Eagles, por otro lado, se hallaban lejos de los números de los Saints en casa y contaban sólo con cuatro victorias y cuatro derrotas. Teniendo estos datos en cuenta y añadiendo el alto grado de impredecibilidad  tan propio de los playoffs, era uno de los duelos más igualados a priori. El partido consistió en un duelo de defensas: la de los Saints, comandada por Mark Ingram, logró bajar el trepidante ritmo de la ofensiva de Chip Kelly y Nick Foles (195 yd, 2 TD); la de los Eagles, remendada durante la temporada regular, consiguió interceptar a Brees (250 yd, 1 TD, 2 INT) dos veces y reducir a Graham a sólo tres recepciones para 44 yardas. Al final, todo se decidió por un field goal en los últimos instantes de Shayne Graham, que apenas tres semanas antes no tenía trabajo y que fue firmado para reemplazar al errático Hartley, cortado tras una horrorosa temporada.

SAN DIEGO CHARGERS 27 – CINCINNATI BENGALS 10

Este era el duelo trampa de la ronda. Cincinnati recibía a la última seed de la AFC, unos Chargers que sólo consiguieron su pase en la prórroga del último partido ante los suplentes de los Chiefs. Los Bengals ostentaban, junto a Saints, el mejor récord en casa con un impecable 8-0. Era su tercera aparición seguida en la primera ronda y parecía que esta vez sí que lograrían salirse con la suya y avanzar hacia la divisional. Los Chargers, por otro lado, eran mejor equipo de lo que su tardía clasificación hacía indicar y prometían batalla. La primera parte acabó 7-10 para Cincinnati en un buen duelo de defensas y los aficionados que habían acudido al Paul Brown Stadium mantenían intactas sus esperanzas. En la segunda parte, para su desgracia, apareció el Andy Dalton (334 yd, 1 TD, 2 INT y un fumble) típico de playoffs. Con un vergonzoso fumble (ver gif) y dos bochornosas interceptaciones derrumbó el ánimo de los locales y confirmó lo que ya muchos intuían: es un buen jugador en temporada regular, pero a partir de la semana diecisiete es tan fiable como jugar con petardos en un pozo de petróleo. Rivers (128 yd, 1 TD) y los Chargers sólo tuvieron que aprovechar los regalos del catorce.

SAN FRANCISCO 49ERS 23 – GREEN BAY PACKERS 20

Los Niners llegaban a la frozen tundra de Wisconsin como el equipo más en forma de la Liga y con la ventaja de contar con Colin Kaepernick, a quien se le dan especialmente bien los Packers. Una defensa hermética contra la carrera dejaba, sobre el papel, al Pack colgando del talento inagotable de Aaron Rodgers. Tras unos primeros drives donde San Francisco avanzaba como un cuchillo por la mantequilla que ha sido toda la temporada la defensa de Green Bay y ningún primer down de los Packers en tres ataques consecutivos, todo parecía encarrilado hacia una cómoda victoria de los de Jim Harbaugh. Pero… ¡qué sería de la NFL sin los cambios drásticos de momentum! Una interceptación a Kap (227 yardas por aire, 1 TD, 1 INT y 98 yardas de carrera) encendió las luces del apagadísimo ataque verde. A partir de ahí, comenzó el espectáculo de Rodgers (177 yardas, 1 TD), secundado por Lacy (81 yardas ante el único equipo que no ha concedido más de cien a ningún jugador en toda la temporada). La defensa californiana era incapaz de frenar al Pack y el ataque de los de la bahía era contenido eficazmente… Si obviamos las carreras de Kap. El siete de los de rojo y oro volvió a sangrar a los de Wisconsin por tierra y apartó las dudas que suscita su juego por aire. Un field goal de Dawson con el tiempo cumplido dio la victoria a los de Harbaugh, pero Green Bay puede respirar tranquila: Aaron Rodgers ha vuelto y está, como mínimo, igual que en sus mejores tiempos.

Comparte este artículo

Share on whatsapp
Share on facebook
Share on twitter
Share on linkedin
Share on email
Share on pinterest

Artículos relacionados

Artículos recientes

Síguenos