NFL: Repaso a la Ronda Divisional

Ya sólo quedan ocho equipos y el lunes estarán definidas las finales de conferencia. Haremos un breve repaso a los partidos que nos depara la ronda divisional por orden de juego.

De esta guisa quedó Brady (12) tras perder en casa el partido de conferencia hace dos años ante Baltimore. Los Ravens dominaron el partido y no dejaron ninguna opción a los Pats. Este año todo apunta a que será distinto.
De esta guisa quedó Brady (12) tras perder en casa el partido de conferencia hace dos años ante Baltimore. Los Ravens dominaron el partido y no dejaron ninguna opción a los Pats. Este año todo apunta a que será distinto.

#6 Baltimore Ravens @ #1 New England Patriots

Conseguir la seed número uno y que te acaben visitando los Ravens en el primer partido no es el regalo que esperarían Brady y compañía de la Navidad. Tres veces se han enfrentado en post-temporada, las tres en Foxborough, y los locales han perdido dos de las tres ocasiones (2009, 2012), ganando con muchos apuros la única ocasión que salieron vencedores (2011, partido de conferencia en el cual el kicker de los Ravens de entonces, Cundiff, falló un field goal de 32 yardas a 10 segundos del final para empatar a 23).

Baltimore es tan peligroso por los fantasmas que lleva consigo como por los emparejamientos con los jugadores de los Patriots. Por ejemplo: ningún tight end ha podido tener un día tranquilo ante los Ravens. Antonio Gates fue el único, con 83 yardas en siete recepciones en aquel loco final de partido que se acabaron llevando los Chargers. Los de Baltimore, ya sea por su cuerpo de linebackers o la ayuda de sus safeties o porque los tight ends rivales deben quedarse a bloquear ante el tremendo pass rush que provoca la defensa, saben anular a este tipo de jugadores. Y esto viene a colación de Gronkowski, el mejor de la Liga y la mejor arma que tienen los Patriots para ganar el sábado. Un buen partido de Gronko resultará seguramente en victoria de los de Belichick; en cambio, si no ve mucha pelota, Brady sufrirá para mover las cadenas.

A pesar de esto, previsto con total seguridad por Belichick, los Patriots deberían llevarse la victoria el sábado. No porque sean la seed 1 y jueguen en casa, sino porque, simple y llanamente, son mejor equipo que los Ravens. Baltimore, a pesar de su buen partido en Pittsburgh y lo que todos recordamos que hicieron hace dos años, es un conjunto con evidentes defectos en todas las fases del juego. No tienen una buena defensa contra el pase (sí en red zone, pero Brady va a encontrar huecos en la cobertura que otros quarterbacks no vieron), Forsett mezcla días buenos con otros discretos y, bueno, Flacco es Flacco. Si Joe está fino puede hacer cosas increíbles, pero va a tener que lidiar con Revis y con el gameplan defensivo de los Patriots, dos miuras muy poco dóciles. Y no sólo Flacco tiene que tener un buen día, sino también el front seven de Baltimore. Brady bajo presión suele ver fantasmas y su movimiento en el pocket y precisión en el pase se ven muy perjudicados.

Clave para Ravens: llegar a Brady con asiduidad.

Clave para Patriots: meter a Gronkowski en el partido.

Resultado: 27-17 para Patriots.

Lynch (24) será esencial para Seattle. En un partido que muy probablemente se dirimirá en pocos puntos, las yardas que es capaz de conseguir de la nada pueden dar medio partido a los suyos.
Lynch (24) será esencial para Seattle. En un partido que muy probablemente se dirimirá en pocos puntos, las yardas que es capaz de conseguir de la nada pueden dar medio partido a los suyos.

#4 Carolina Panthers @ #1 Seattle Seahawks

En principio el partido más desigualado de los cuatro del fin de semana. La victoria de Panthers en Seattle sería la mayor sorpresa en playoffs en mucho tiempo y realmente dudo que pueda pasar. Carolina ha llegado hasta aquí gracias a una división penosa y un partido en casa ante un equipo sin quarterback. Su ataque es prácticamente unidimensional y su defensa necesitaría errores del ataque contrario para mantener vivo el partido. Los Seahawks en ataque no son espectaculares ni nada parecido, pero sí ponen la seguridad del balón por encima de todo (terceros en toda la Liga en balones perdidos, sólo catorce) y sin turnovers los Panthers van a tenerlo crudo.

Los precedentes nos hablan de partidos muy peleados, con marcadores cortos y en los que los touchdowns son leyendas equiparables al Yeti. No debería cambiar demasiado el sábado, ya que a Seattle lo que le gusta es correr el balón, independientemente de que lo haga Wilson o Lynch, y los Panthers son más de lo mismo (aunque con menos talento). Son dos equipos que guardan bastantes paralelismos y que por tanto saben cómo pararse unos a otros. Hay varias diferencias principales: Wilson tiene más cabeza que Newton (no sé si talento, pero yo ante la duda siempre cogería a Russell), Lynch puede destrozar a cualquier defensa y la secundaria de los Seahawks penaliza mucho el pase. Es decir, si los Panthers se ven por detrás cuando quede poco tiempo -algo muy probable-, los cornerbackssafeties de Seattle van a poner las cosas muy complicadas para Newton en cada pase que intente.

Siendo playoffs no puede darse nunca nada por sentado, pero no veo la manera en la que Carolina gane en Seattle. Sólo un partido excepcional de Newton podría darles una semana más de vida. Mientras mantengan el partido en un marcador corto, todo puede pasar.

Clave para Panthers: Cam Newton haciendo el partido de su vida.

Clave para Seahawks: No perder la pelota.

Resultado: 19-9 para Seahawks.

Evitar las excursiones de Aaron Rodgers (12) será tan importante para Dallas como minimizar el daño que les haga por aire.
Evitar las excursiones de Aaron Rodgers (12) será tan importante para Dallas como minimizar el daño que les haga por aire.

#3 Dallas Cowboys @ #2 Green Bay Packers

El de Green Bay promete ser uno de los partidos más vistosos de playoffs, con dos ofensivas tremendamente poderosas y dos secundarias sospechosas. Los de Rodgers son claros favoritos, han estado impecables en casa (8-0, con partidos espectaculares como contra los Patriots) y saben cómo jugar en las duras condiciones del Lambeau en enero, a pesar de que el encuentro empiece al mediodía. Dallas también ha estado perfecto fuera de casa (8-0), ganando en plazas como el CenturyLink de Seattle, pero en playoff el nivel sube. Y, en el caso concreto del domingo, sube mucho.

Hablamos de dos de las mejores ofensivas de la Liga en términos de equilibrio, donde también habría que meter a los Steelers. Rodgers y Romo, Lacy y Murray, Nelson y Bryant, Cobb y Williams… Los Cowboys también tienen a uno de los mejores tight ends de la historia reciente del deporte, un Jason Witten que al igual que su QB necesita victorias en enero y febrero para perpetuar su legado. Como podéis comprobar, hay armas de sobra en los dos ataques para hacer del choque del domingo un verdadero espectáculo ofensivo. Y a ello podrían ayudar las defensas: Bryant podría emular a Julio Jones hace unas semanas en Wisconsin y Nelson y Cobb tampoco lo tendrán complicado para hincharse a yardas ante la secundaria de los Cowboys.

Incomodar al quarterback va a ser la prioridad número uno de las dos defensas para el domingo. Los entrenadores tienen que ser conscientes que si Romo y Rodgers tienen tiempo para pensar van a acabar encontrando a algún receptor abierto. El pass rush de los Cowboys ha sido bastante inconsistente durante la temporada y para llegar a Rodgers no sólo hay que encargarse de los bloqueadores, sino también tener un ojo en su habilidad para escapar del pocket y correr. Romo, en cambio, se mueve bastante dentro del pocket, pero prácticamente nunca sale de él para ganar yardas. Su incapacidad (suya o del coordinador ofensivo) para leer blitzes la semana pasada ante los Lions puede dar pistas a los Packers sobre qué hacer con él, aunque el front seven de los Packers no puede generar tanta presión como el de los Lions ni tampoco tienen una línea defensiva que con cuatro hombres se encargue de la mejor línea ofensiva del campeonato.

Con todo, creo que los Packers van a ganar y van a hacerlo sin pasar demasiados apuros.

Clave para Cowboys: presionar a Rodgers y cerrar vías de escape del pocket.

Clave para Packers: desatar al monstruo de las tres cabezas (Rodgers, Lacy y Nelson).

Resultado: 34-20 para Packers.

Manning no tuvo nadie que le incomodara en el pocket en el partido inaugural de la temporada ante los Colts. Si el domingo se repite la misma situación, los Broncos llegarán a la final de conferencia.
Peyton Manning (18) no tuvo nadie que le incomodara en el pocket en el partido inaugural de la temporada ante los Colts. Si el domingo se repite la misma situación, los Broncos llegarán a la final de conferencia.

#4 Indianapolis Colts @ #2 Denver Broncos

Junto al Panthers-Seahawks, el otro partido desequilibrado del fin de semana. Los Colts no podían desear otra cosa que no fuese enfrentarse a Denver en la ronda divisional, pero es que los Broncos los recibirán con los brazos abiertos. No es para menos: Indianapolis no defiende bien la carrera (CJ Anderson se frota las manos), no tiene pass rush (Manning podrá lanzar con tranquilidad), su secundaria es Vontae Davis y nada más (colgando balones al lado contrario del campo se supera esta barrera), están entre los peores de la Liga defendiendo a tight endsrunning backs recibiendo balones (Julius Thomas se va a hinchar), la línea ofensiva es mediocre y no tienen juego de carrera.

Después de esto, si los Colts logran ganar en Denver no sólo será una sorpresa mayúscula, sino que sería una de las victorias más inesperadas de la franquicia fuera de casa en playoffs (quizá junto al partido que ganaron en Baltimore en los playoffs de 2006). Los Broncos tienen todo a su favor para ganar, incluso si Manning no está bien. Los Colts están llenos de defectos, son un equipo de 4-12 o 6-10 disimulado por un QB de época y una división de risa. Denver no llega en su mejor momento, con Peyton en un bache de juego en el que hay mucho que achacar al gameplan y una defensa que contra el pase no ha demostrado ser tanto como se esperaba, a pesar del fichaje de Talib y Ward y el año magnífico de Harris. Sin embargo, por todas las razones expuestas en el primer párrafo, les debería bastar y sobrar en todos los frentes para vencer a Indy.

Para los Colts, el partido no depende tanto de Andrew Luck como de frenar al ataque de los Broncos. Sí, Luck tendrá que estar perfecto para que su equipo tenga posibilidades de ganar, pero ni así tienen asegurado nada más que no sea una derrota decorosa. Seguramente Denver intentará correr la pelota con asiduidad al principio del partido y esa será la primera tarea de importancia para los Colts: si paran la carrera, los Broncos recurrirán con más frecuencia a Manning. Ahora bien, Peyton es un quarterback que se deshace con facilidad y rapidez de la pelota y que lee bien los movimientos pre-snap de la defensa, por lo que el casi siempre transparente pass rush de Indianapolis tendrá que jugar mejor que nunca. Que Manning lance en grandes cantidades es una espada de doble filo: los puede triturar o puede cometer alguna de sus famosas interceptaciones.

Por lo que respecta a la defensa de los Broncos y su emparejamiento con el ataque de los Colts, el pass rush de Denver se dejó notar en el primer partido de la temporada y es de esperar que lo sea tanto o más el domingo. Tendrán que tener un ojo en los tight ends Allen y Fleener, a los que Luck acudirá con frecuencia si han estudiado partidos de Denver, y luego que haya un safety pendiente en todo momento de TY Hilton. Es un ataque difícil de defender, pero al ser unidimensional (y más si vuelve Trent Richardson) y con el pass rush llegando a Luck con facilidad deberían poder resistir los envites de Indy.

Clave para Colts: llegar a Manning y que Jesucristo pase por la zona.

Clave para Broncos: correr bien la pelota.

Resultado: 38-24 para Broncos.

Comparte este artículo

Share on whatsapp
Share on facebook
Share on twitter
Share on linkedin
Share on email
Share on pinterest

Artículos relacionados

Artículos recientes

Síguenos