NFL Power Rankings, Semana 9

Tom Brady consolando a Peyton Manning. - Peyton, mírame al gorrito, ¿estás bien? - No quiero que me veas llorar, Tomás.  - Quítate el casco, deja que vea esos ojos. - Sólo vas a ver frente. - Guapo
Tom Brady consolando a Peyton Manning.
– Peyton, mírame al gorrito, ¿estás bien?
– No quiero que me veas llorar, Tomás.
Quítate el casco, deja que vea esos ojitos.
– Sólo vas a ver frente.
– You’re beautiful just the way you are. ¿No escuchaste a Bruno Mars la pasada Super Bowl?
– Estaba yo como para escuchar.

La semana 9 de la NFL quedará para muchos como el enésimo duelo Brady vs Manning, pero hubo mucho más. Ganaron los Colts, que eso siempre es positivo y motivo de sobras para que todos los aficionados sean felices (hasta los del equipo rival), los Cardinals ponen en jaque a los 49ers y los Cowboys necesitan como el comer a Tony Romo. Vamos con ello.

1- New England Patriots (7-2) (Posición de la semana anterior: 2)

Los Patriots no empezaron bien el año. Derrotas en Miami y la humillación en Kansas City para un comienzo con 2-2 dejaban tiritando a la mejor franquicia de lo que va de siglo. Incluso se pedía la cabeza de Tom Brady, que no es tan grande como la de Peyton Manning pero también tiene lo suyo, y poner al joven Garoppolo, ídolo de las masas (de pizza, por lo de su nombre). Desde entonces, 5-0 y Brady en modo MVP con unos Patriots desbocados que sólo levantaron el pie del acelerador una noche de jueves ante los Jets. Sin entrar a valorar la famosa lucha entre QBs (esa que nunca se produce en el campo), el trabajo de Tom al frente de la ofensiva de los Patriots es espectacular: ha convertido a gente como LaFell o Edelman en receptores creíbles. Aún no son Wes Welker, aunque sí más que el actual Wes Welker. Esa ofensiva potenciada por Gronko y una defensa que empieza a jugar a gran nivel (tremendo pass rush a Manning, que suele acabar los partidos sin ver a un defensor rival y muy buena secundaria) los sitúan directamente como el mejor equipo de la AFC y el –para mí– mejor de la Liga a estas alturas. Las preguntas de cuándo se acabarán estos Patriots vuelven a aplazarse a la siguiente temporada. Por cierto, no sé si fui el único que notó un especialmente incisivo playcalling ofensivo de los Pats. Con el partido ya resuelto, Brady seguía lanzando a diestro y siniestro. Y lo hacía -casi- siempre bien. Qué jugador es Brady. Un dato para acabar al respecto: 200 partidos como titular del número 12, 155 victorias.

2- Denver Broncos (6-2) (Posición de la semana anterior: 1)

Para los que venimos siguiendo a Peyton Manning de cerca desde hace unos cuantos años nos sorprendería comprobar que al final del partido los Broncos no estaban eliminados de algo. Y es que este tipo de derrotas contundentes suelen ser el pan nuestro de cada día de Peyton en los playoffs. Sin ritmo, sin química con sus receptores, agobiado e interceptado. No fue un mal partido de Peyton (lanzó para más de 400 yardas y 2 TD, con 2 INT) ni se le puede culpar de que Tom Brady partiera su defensa en mil trozos en cada snap, pero no se le puede disociar del 7-27 con el que llegaron los Broncos al descanso. Sería el frío, el rival… El caso es que Manning desde los primeros compases del partido no mostraba su mejor cara: sucesivos 3&out –algo a lo que no está acostumbrado desde que llegó a Denver– indicaban que alguna cosa pasaba en esa ofensiva. El lenguaje visual de Peyton y el de Brady estaban a años luz de distancia. Quizá haya sido sólo un mal partido. Nadie le reprochará nada al 18 si hace un par más de estos en temporada regular y luego se viste de superhéroe para los playoffs. Lo que Brady suele hacer, vaya.

3- Arizona Cardinals (7-1) (Posición de la semana anterior: 3)

Por registro los Cardinals tendrían que ir primeros: único equipo con sólo una derrota (menuda liga loca esta, los favoritos caen semana tras semana) y vienen de ganar a los Cowboys sin pasar demasiados apuros en Dallas. Hay una pequeña trampa: los Boys jugaban sin Romo, lesionado ante Washington. Aún así, liderar la NFC West y tener en su haber victorias ante los mismos Cowboys, Eagles y Chargers los coloca como uno de los equipos de referencia de la Liga. ¿Qué les falta? A mí parecer, una ofensiva capaz de llevar el peso del partido y anotar con más facilidad de la que ahora mismo consiguen. Alguien podrá decir que los Seahawks ganaron la pasada Super Bowl exhibiendo músculo defensivo y con una ofensiva discreta, pero aquí fallan dos cosas: la primera es que el talento de esos Seahawks era superior (bastante, además) al de los Cardinals actuales, considerando lesiones; y luego, que Lynch y Wilson ofrecían más recursos en ataque que Palmer y Ellington. No digo que no puedan llegar a la Super Bowl, pero me sorprendería si lo hiciesen. Los considero de los mejores equipos de la Liga desde que esta dio inicio, pero tengo dudas sobre su actuación en playoffs.

4- Detroit Lions (6-2) (Posición de la semana anterior: 4)

Semana de descanso post-Londres para los Lions, que siguen sentándose cómodamente a las puertas del podio. Tienen una oportunidad tremenda para acabar teniendo una semana de descanso en enero. Con la vuelta de Calvin Johnson y si mantienen el nivel defensivo, para mí son ahora mismo el equipo más peligroso de la NFC. Eso sí, Jim Caldwell no parece el tipo adecuado para iniciar una dinastía. Como mínimo de esas que dan anillos, si consideramos dinastía a acabar muchas temporadas seguidas con 10+ victorias, entonces sí.

5- Philadelphia Eagles (6-2) (Posición de la semana anterior: 7)

Estos Power Rankings son bastante divertidos de hacer excepto en ciertas circunstancias: cuando pierden los Colts o cuando tengo que subir de posición a Eagles y/o Bengals. Si alguna vez se dan las tres circunstancias a la vez no puedo prometer que estos rankings salgan a la luz. A ver si os vais a creer que lo de no hacer los Rankings antes de la semana 3 fue de casualidad. Llego a tener que escribir algo después de la derrota absurda de los Colts contra Philadelphia y saco este artículo (con perdón a los artículos de verdad) en blanco. Bueno, que me voy del tema: los Eagles ganaron (sí, hijo, sí, a mí también me jode escribirlo) a los Texans en un partido que se podría resumir en un titular: vuelve Mark Butt Fumble Sánchez. El autor de uno de los momentos más emblemáticos (vedlo o vendrá JJ Watt a placaros) de la historia de este viejo deporte regresó para vencer a Houston. Eso dice mucho de los pobres Texans y también de Nick Foles, un jugador normalito. De hecho, con Sánchez la ofensiva tuvo mejor pinta que con Foles. Incluso Mark encontraba a receptores que estaban solos, algo desconocido para los aficionados de los Eagles desde que Foles tiene el trabajo de QB1. En lo que respecta a la defensa, no puedo alabar a una unidad que permitió 21 puntos a Fitzpatrick. ¿Que a los Colts les metió más puntos? ¿Y eso qué tiene que ver? Eran cosas distintas, además hay que tener en cuenta la posición de la Luna y el horóscopo de Andrew Luck. Si las cosas son como tienen que ser, en los próximos partidos los Eagles empezarán a perder partidos y acabarán con un registro de 6-152, más acorde a su talento. Que una cosa es que Nick Foles no sea Montana y otra que Sánchez sea un buen QB1. Por cierto, un QB que uno de los pocos partidos decentes que tuvo fue en una Wild Card contra los Colts en 2010. Ni olvido ni perdono.

6- Indianapolis Colts (6-3) (Posición de la semana anterior: 8)

Desde el primer cuarto del partido del lunes se intuía qué equipo de los Colts había salido a jugar ante los Giants. No era el que perdió brutalmente ante Pittsburgh, sino el de la buena cara en defensa. Hay que decir que si los receptores de los Giants no fueran de la religión que adora a Saint Drop la cosa podría haber acabado de diferente manera, pero no todas las semanas vas a tener receptores como Antonio Brown en contra (gracias a Dios). Eso y la vuelta de Vontae Davis (creo que permitió sólo un pase completo en todo el partido, una brutalidad) dan otro aire a una unidad que sigue necesitando como el aire un referente para el pass rush. En cuanto a la ofensiva, Andrew Luck completó 25/46 pases para 4 TD, más de 350 yardas (7 partidos consecutivos superando esa cifra, va a por Brees que lidera con 9) y ninguna interceptación. No fue su mejor partido, aún así, y eso da idea de la clase de jugador que es. Recibe una gran ayuda de sus receptores (TY Hilton es un espectáculo) y demasiado poca de su línea ofensiva. ¿En el debe? Hasta el 37-10 con el que se sentencia el encuentro, la ofensiva fue prácticamente todo balones por el aire. Eso, además de permitir que los Giants fuesen creativos con los blitzes, es casi un suicidio en los grandes partidos. Indianapolis tiene talento para no ser unidimensional, a pesar de que Luck sea su mejor arma ofensiva. Tienen mucho que mejorar para unos playoffs que alcanzarán seguro (a no ser que Luck se lesione) debido a una pésima división, que es lo que les mantiene en esta elevada posición. La semana que viene descansan y la próxima reciben a los Patriots, que espero, por el amor de Dios, que se hayan enfriado un poco con la semana de descanso de la que también ellos gozarán. Por favor, que queremos una de las dos primeras seeds. Caridad.

7- Seattle Seahawks (5-3) (Posición de la semana anterior: 9)

Si los Colts están sextos por división, los Seahawks están séptimos porque no puedo ponerlos más arriba por culpa de su registro, de los Cardinals y de que llevan unas semanas sin parecerse nada a lo que fueron la temporada pasada. Motivos más que de sobras para bajarlos, sí, pero a mí me siguen dando pánico. Mucho me temo que se van a colar en playoffs con nocturnidad y alevosía y que será entonces cuando se conectarán. Y enchufados siguen siendo letales. Oakland los puso en apuros (¡¡¡¡Oakland!!!!) si bien es cierto que tenían el partido controlado y que los Raiders no se pliegan fácilmente ante nadie. ¿Pero permitirles 24 puntos y que se pongan a tiro de piedra jugando en Seattle y cuando tienes el cuello cerca de la guillotina por la racha de los Cardinals? Es preocupante. Aún así, sacaron el partido adelante sin que su defensa aguantara los sesenta minutos y sin que su ataque pudiese producir puntos en los momentos finales. Si se cuelan en playoffs, después no quiero lloros. A no ser que lleguen a la Super Bowl junto a los Colts. Entonces lloraré yo.

8- Pittsburgh Steelers (6-3) (Posición de la semana anterior: 15)

Me salto una regla no escrita de los Power Rankings, esa que dice que no puedes situar a un equipo por encima de otro que esté por encima en su división. Pero como no me he leído las reglas y el otro equipo en cuestión son los Bengals, subo siete posiciones a estos Steelers. Quizá sea desmesurado, aunque en esta Liga con tanto altibajo los de Pittsburgh han encontrado su sitio. Vale, Roethlisberger no va a lanzar siempre seis TDs como ha hecho las dos últimas semanas y su defensa es cierto que no está entre las mejores, pero los Steelers tienen una mística que, como los Patriots, los hace siempre un rival a tener en cuenta. Y aunque las rachas van y vienen esta temporada con una facilidad pasmosa, los de Tomlin parecen haber encontrado su identidad cuando la temporada se daba por medio perdida. La paliza a los Ravens sabe fenomenal por el rival y por cómo se produjo, y eso que los de Baltimore empezaron bien. Sin embargo, ceder 14 puntos en turnovers fue demasiado para ellos. Eso y Antonio Brown. ¡Qué tremendo jugador! Espectacular su nivel. En la AFC North nada se puede dar por hecho, pero estos Steelers son, ahora por ahora, el equipo a batir. Falta saber si serán también los más fiables.

9- Green Bay Packers (5-3) (Posición de la semana anterior: 10)

Calendario muy cómodo el que se les viene por delante a los de Rodgers tras la semana de descanso: Bears en Wisconsin (que, con Cutler de QB rival, suele equivaler a victoria segura para los de verde y oro), reciben a los Eagles de Mark Sánchez y luego viajan a Teddysota. Van a depender de lo que hagan los Lions si quieren conseguir descansar la primera ronda, pero lo que sí parece inevitable es ver de nuevo a Rodgers en playoffs este año. Y todo apunta a que no estarán los Niners, así que quizá lo tengan más fácil para pasar de ronda.

10- Dallas Cowboys (6-3) (Posición de la semana anterior: 5)

Romo debería volver para la semana próxima, en la cual jugarán en Londres ante los pésimos Jaguars. Ese partido, sin hacer muchos cuentos de la lechera, los debería situar con 7-3 esté Romo o no. Como parece ya imposible que acaben 8-8, no tendrían que tener demasiados problemas para acabar alzándose con la división cuando los Eagles se hundan (que se hundirán lo sabe hasta Jon Snow). Estas dos semanas han servido para rebajar las expectativas que había con este equipo, con un 6-1 cimentado básicamente en una gran victoria en Seattle y un grandioso juego de carrera complementado por un muy buen QB. Los Cardinals son mejor equipo –a pesar de la baja de Tony– y los Cowboys tendrán oportunidad de demostrar lo contrario en los playoffs. Como dato curioso, tengo que comentar que la racha de partidos con más de cien yardas por tierra se acabó para Murray: la defensa de Arizona contra la carrera y la ausencia de una amenaza real por aire (Weeden es… en fin, dejémoslo en que fue cortado por los Browns) acabaron con ella, aunque muy probablemente la semana que viene ante Jacksonville Murray vuelva a las cien yardas. O a las mil quinientas, que son los Jaguars. En todo caso, quizá alguna luz se haya encendido en Jerry Jones o los que menosprecian a Romo: Murray (como cualquier RB en la NFL) no es nada sin un buen QB al lado.

11- Cincinnati Bengals (5-2-1) (Posición de la semana anterior: 11)

Llega el momento de Naranjito. Los Bengals se mantienen en la misma posición tras la victoria ante los Jaguars porque vencieron a los Jaguars y porque son los Bengals. Y sufrieron al final, pero Bortles los ayudó cuando fue interceptado en la end zone cuando los Jaguars iban diez abajo a falta de cuatro minutos. Poco más hay que añadir: los de Jacksonville son muy malos (me refiero al equipo de fútbol, a la gente no la conozco, supongo que estarán bronceados y no llevarán bufanda en su vida) e hicieron parecer a Jeremy Hill el mejor RB de la historia. Los Jags son especialistas en hacer parecer a los demás más buenos de lo que realmente son. Menos con Cleveland. Respecto a los Bengals, no estarán muy contentos viendo la irrupción de los Steelers. Aún así, siguen siendo el equipo más regular de la división en mi opinión y eso les debería bastar para llegar a playoffs. Aunque claro, luego ves que los Chiefs y los Chargers van a ahostiarse por una plaza y que los Dolphins asoman la cabeza y… ¿Que ojalá se queden fuera? Yo jamás diría eso. Pero sí.

12- Kansas City Chiefs (5-3) (Posición de la semana anterior: 14)

Exceptuando la derrota ante los Titans en la primera semana, un partido digno de Cuarto Milenio, lo cierto es que los Chiefs han jugado bien. Han jugado bien para ser ellos, digo. No esperéis recitales ofensivos más que de Jamaal Charles ni ver a Alex Smith repartir pases como si fuesen caramelos en víspera de los Reyes Magos. Tampoco lo necesitan: austeridad ofensiva y severidad defensiva. Y hamburguesas para Andy Reid. Eso es todo lo que necesitan para ir sacando los partidos adelante y ni más ni menos eso hicieron ante los Jets. También hay que decir que Vick se lesionó (¡¡¡SORPRESA!!!), aunque ni con él sano habían podido hacer mucho. La derrota de los Chargers fue la verdadera victoria del fin de semana para los de Reid, que de pronto ven como todas las esperanzas de playoff están intactas. Es un equipo incómodo. Poco más.

13- Miami Dolphins (5-3) (Posición de la semana anterior: 16)

No sé si serán los consejos de Dan Marino o que el oxígeno de Londres despertó algo en él (quizá sea que aún va al revés del mundo, como los ingleses), pero Tannehill está finísimo. Y a eso le unes una defensa espectacular, cimentada en un pass rush frenético y te sale un muy buen equipo en la ecuación. Los Dolphins tienen un QB mentalmente bien, un juego de carrera más que apañado y una defensa que entiende lo que tiene que hacer hoy en día en esta NFL. La paliza a los Chargers por 37-0 al final es una mera anécdota: no hay tanta diferencia entre los dos conjuntos, pero sí refleja la tendencia de ambos. De no ser por la estupidez cometida ante Green Bay, los Dolphins serían ahora un equipo con un 6-2 y un partido ganado a los Pats en la lucha por la división. El 5-3 sigue siendo un buen registro, pero deberán conseguir como mínimo cinco victorias más si Kansas y los de la AFC North continúan tirando. No es que les falte talento para ello, pero quizá sí consistencia en ataque: el mismo equipo que destrozó a los Chargers tuvo que fiar todo a su defensa ante los Jaguars la semana pasada.

14- San Diego Chargers (5-4) (Posición de la semana anterior: 6)

San Diego desde la inesperada derrota ante Kansas City se ha dejado ir, perdiendo después contra Broncos y ahora con Dolphins y jugando peor a cada partido. El nivel de Rivers ha disminuido notablemente, así como el de su equipo en general, especialmente una defensa de la que se esperaba mucho más. No sería la primera vez que San Diego estropea un gran inicio con una segunda parte de campeonato demencial y si no reaccionan se van a ver de pronto a varios partidos de distancia de sus compañeros de división. Tienen ahora una semana de descanso y luego reciben a Oakland y Saint Louis en dos partidos que deberían sacar con victoria. El final de temporada, sin embargo, con Baltimore fuera de casa, visita de los Pats y Broncos y luego visitas a San Francisco y Kansas tiene mucho peor pronóstico. Ahí se demostrará si son equipo de playoff o no. Hoy por hoy, no lo parecen.

15- New Orleans Saints (4-4) (Posición de la semana anterior: 18)

4-4 y líderes de división. Ventajas de la NFC South. Debe ser cosa del sur, porque la AFC South también es más pobre que el discurso de Rajoy. No hubo partido en Carolina el pasado jueves y la renqueante defensa de los de Nueva Orleans se bastó y abusó de una de las unidades ofensivas más limitadas de la Liga. Luego, Brees en ataque puso las cosas en su sitio, confiando, como siempre, en Graham y entregando la pelota a Ingram que volvió a hacer un buen partido después de su exhibición contra Green Bay, aunque hay que decir que a Carolina le pasarían por encima en carrera hasta un equipo de benjamines. Los Saints lo tienen muy, muy, muy fácil para llevarse la división. Que no se vayan a casa luego en la Bye Week depende de que mejoren en defensa. Y no, dejar en diez puntos a los Panthers no es mejorar en defensa.

16- Cleveland Browns (5-3) (Posición de la semana anterior: 19)

Qué feo ganan los Browns. Jugaban en casa ante uno de los peores equipos de la Liga y llegaron al último cuarto perdiendo. Contra Tampa. Hoyer sigue sumando victorias a su haber como QB1 de Cleveland (8-3) y lanzó para 300 yardas, dos TD y dos INT. No le quitéis mérito alguno a conseguir que entre todos los receptores de Cleveland se lleguen a las 300 yardas. Es un hecho que sólo puede darse con equipos delante como Tampa, en plena descomposición. A pesar de la victoria, a pesar de estar a una victoria de Steelers y acechando a Bengals, a pesar de estar por delante de los Ravens, los Browns no pintan bien. Compiten, sí, pero muchas veces parece que se ponen al nivel de su rival. Han ido a peor con el transcurso de la temporada y, aunque el registro es positivo, lo más normal es que se acaben deshinchando. Si para el año que viene tienen un par de receptores competentes (hoy en día parece que cualquier equipo tiene un buen receptor, menos los Panthers y los Browns) y consiguen armar un buen juego de carrera, quizá la meta sea más alta. Eso y que juegue Manziel. Innegociable.

17- Buffalo Bills (5-3) (Posición de la semana anterior: 17)

Semana de descanso para los Bills. 5-3. Boh. No me lo puedo creer. Me duele en el alma dejarlos en esta posición y más sabiendo los dos equipos que vienen detrás.

18- Baltimore Ravens (5-4) (Posición de la semana anterior: 13)

Qué manera de complicarse la vida la de estos Ravens. Decía hace tres semanas, tras las palizas a Tampa y Falcons, que los Ravens eran más un equipo de playoff que de temporada regular y que veía difícil por tanto su lucha por las dos primeras seed de la AFC. Ahora mismo, dos semanas después, son cuartos de la división y llevan un 2-3 en la AFC North del que se pueden acordar mucho a finales de diciembre. Ante los Steelers comenzaron bien, moviendo bien el balón y llegando a Roethlisberger (tres sacks en tres downs consecutivos), pero dos pérdidas absurdas, primero un fumble de Taliaferro y luego una fea interceptación a Flacco regalaron catorce puntos a los de Pittsburgh cuando tenían el partido controlado. Luego, Big Ben destrozó a una defensa desconocida, que en ningún momento supo frenar a Antonio Brown (tampoco hay antídoto hasta el momento) y que sólo fue efectiva en el juego de carrera. Dos TDs en el último cuarto maquillan las estadísticas de una ofensiva que nunca puso en entredicho la distancia en el marcador. A los Ravens les queda ahora un calendario más sencillo, en el que tendrían mínimo que sacar cuatro victorias (Titans, Texans, Jacksonville y Cleveland), pero en el que necesitarán otra más como mínimo para los playoffs a sacar entre Saints (en el SuperDome, complicado), Chargers y en Miami contra los Dolphins.

19- San Francisco 49ers (4-4) (Posición de la semana anterior: 12)

Ahora mismo que los Niners acaben en playoffs es menos probable que ver a un diputado dirigiéndose al hemiciclo sin leer. Puede pasar, pero es improbable. La derrota ante los Rams no entraba en las quinielas de nadie (tampoco en las de Seattle cuando perdió allí, es un rival incómodo) y lo que pudo haber sido una prórroga se transformó en media sentencia de muerte gracias a un fumble de Kaepernick, al que habría que poner un par de semanas seguidas a jugar contra los Packers para recordar qué coño hace allí. De nuevo 0 puntos, 0 miserables puntos en toda la segunda mitad para los de Jim Harbaugh. No es casualidad ya cuando ha sucedido varias semanas este año. Su defensa hizo un magnífico trabajo conteniendo a los Rams (que lo más peligroso que tienen es el logo, también es verdad), pero esa falta de capacidad para poner puntos en el marcador se está llevando por delante las esperanzas de post-temporada de un equipo que lleva tres años seguidos llegando al partido de campeonato. Kaepernick personalmente sigue sin convencerme: anulada su faceta como corredor por unas defensas ya preparadas (5 intentos para 14 yardas), sigue sin parecer cómodo en el pocket y cumple a la perfección en muchas ocasiones el eslogan de «la potencia sin control no sirve de nada». También es verdad que con una línea ofensiva inconsistente como mucho se lo ponen difícil. Claro, aún pueden ganar dos veces a Seattle, ganar a Baltimore, a Chargers y a Cardinals, incluso pueden ser el primer equipo de muchos en ganar en el SuperDome la próxima semana. Sin embargo, sin mejora en ataque están acabados. Como Brady, pero estos de verdad.

20- Carolina Panthers (3-5-1) (Posición de la semana anterior: 20)

Cómo desperdiciar una ocasión de oro, por los Carolina Panthers. El libro podría ser el resumen de la temporada: en una división penosa con unos Saints medio noqueados, los Panthers han dado vida a los de Nueva Orleans. Quizá algunos diréis que demasiado han aguantado. Con esa ofensiva, llena de anónimos, y una defensa que está a años luz de la del año pasado, los de Carolina van a quedar como mucho segundos de división. Poco consuelo, claro. Como mínimo tienen un buen QB en la figura de Cam Newton, o como mínimo a eso apuntaba. Después de un año sin tener nadie a quien lanzar, quizá si le dan un WR competente no sepa qué hacer con él.

21- Houston Texans (4-5) (Posición de la semana anterior: 21)

El próximo Premio Nobel de la Paz que sea para la defensa de Houston por la paciencia y el aguante que tienen que tener para sostener a un ataque negado. Foster se volvió a lesionar (qué mala suerte tiene con las lesiones) y Fitzpatrick tuvo que cargar con todo el peso del ataque durante el intento de remontada de los Texans. Eso significa que Fitzpatrick muta en Pickspatrick (el copyright es de @Footballspeech, un aficionado sufridor de los Texans, amén de gran amante de los Colts y Peyton Manning), aunque también corrió con criterio en un par de ocasiones, a lo RGFitz. Vale, este era un poco forzado. Nunca os gusta nada de lo que hago. En Houston ya se empieza a hablar de sentar a Ryan para después de la semana de descanso con la que cuentan, hecho lógico si se tiene en cuenta que Mark Sánchez pareció un QB mejor. Si Butt Fumble parece mejor que tu QB, lo menos que puedes hacer es afeitar cambiar al tuyo. Mallett sería el elegido. Diría que no puede ser peor que Fitz, pero me espero un par de semanas por si acaso. Tampoco parece mala opción cuando tus últimos QB han sido Schaub (carrerón el suyo en Oakland, que ni con 0-8 ponen a Matt), Keenum (firmado para la plantilla de práctica de los Rams, ni en el depth chart de un equipo con Austin Davis de QB1) y el bueno de Fitz. A poco que Ryan Mallett se comporte, los Texans pueden dar un buen susto a más de uno. El día que tengan un QB franquicia ganan cinco SB seguidas.

22- Minnesota Vikings (4-5) (Posición de la semana anterior: 27)

En un duelo de equipos con menos esperanza que los habitantes de Sin City (no he visto la película, pero a juzgar por el nombre de la ciudad no puede haber mucha esperanza. Sí, estáis leyendo un análisis de alguien así), se impuso el equipo de Teddy, nuestro amigo de piernas de niño. Fue un partido malo, entre dos equipos malos, que cometieron errores de equipos malos. Mucha maldad en general. Los Vikings tuvieron que remontar al final y Bridgewater por fin pudo ver como era otro QB el que se llevaba los golpes y no él. Poco más se puede decir de un partido en el que un tipo como Asiata corre para tres TDs. Asiata Peterson, no me jodas. A destacar que los Vikings ya llevan cuatro victorias más de las que uno podría esperar de ellos en este año de transición.

23- Chicago Bears (3-5) (Posición de la semana anterior: 22)

Semana de descanso para Chicago. Si hicieron esa semana en casa, la perdieron seguro. Los bajo una posición porque como visitan la semana que viene a Green Bay el cambio después no será tan brusco.

24- New York Giants (3-5) (Posición de la semana anterior: 23)

Los tight ends volvieron a dar quebraderos de cabeza a una defensa que no sabe cómo parar a este tipo de jugadores. Las bajas en defensa tampoco ayudaron a contener a Andrew Luck y su ofensiva casi únicamente de pase. Blitzearon de forma consistente y llegaron en muchas ocasiones al QB, pero les faltó talento en la secundaria para sostener tanto blitz. En ataque, sólo Beckham Jr. consiguió al final del partido poner buenos números. Fue evidente la falta de sincronía de Eli con alguno de sus receptores y el juego de tierra no arrancó en ningún momento. Con 4-4 los playoffs no eran una quimera, pero con 3-5 y los dos equipos que tiene por delante parece que la temporada de fútbol se acabará en diciembre para los habitantes de Nueva York. Quizá un año más en esta nueva ofensiva consiga mejores resultados. El problema: no es sólo el ataque el que tiene que mejorar.

25- Saint Louis Rams (3-5)  (Posición de la semana anterior: 26)

Los Rams arrancaron la segunda victoria en la división después de aprovecharse de un lamentable error de comunicación entre el center y el QB de San Francisco a falta de segundos para el final. 193 yardas de ofensiva total habrían condenado a cualquier equipo a sufrir una derrota, salvo contra estos Niners que prefieren no anotar en las segundas partes, vete tú a saber el por qué. También hay que dar crédito al magnífico trabajo del front seven de los Rams, que por fin estuvo a la altura de lo que se espera de ellos. No los subo más porque visitando en las próximas semanas a Cardinals, recibiendo a los Broncos y viajando luego a San Diego lo más probable es que acaben con un bonito 3-8.

26- Atlanta Falcons (2-6) (Posición de la semana anterior: 25)

Primera semana desde agosto en la que Matt Ryan no ha sido llevado hasta el suelo por un defensor rival. Que aprovechen bien esta bye week, porque no tiene visos de repetirse pronto esta situación. Las dos próximas semanas viajan a Tampa y luego a Carolina y puede que remedien en parte una temporada abismal. Poco más pueden salvar. Bueno, sí. Pueden salvar a Ryan. De los sacks. Lo digo por la película. Bah.

27- Washington Redskins (3-6) (Posición de la semana anterior: 24)

«Como la temporada ya está perdida, saquemos a RG3 a ver si echamos a la mierda la siguiente también» dicen en Washington. Poner a un tipo por el que diste más rondas de las que pagaba Ronaldinho una noche cualquiera cuando ya estás fuera de playoffs y este tiene un historial de lesiones más largo que la versión extendida de Ulises es una temeridad que sólo está al alcance de una franquicia como Washington. Griffin no jugó mal (a pesar de una interceptación horrorosa) y se entendió bien con DeSean Jackson, pero, ¿qué ganan los Redskins con él en el campo? Y más con esa defensa, que no puede parar ni un tren de cartón.

28- Tennessee Titans (2-6) (Posición de la semana anterior: 28)

Los Titans no jugaron esta semana, cosa que es buena noticia porque significa que no perdieron. Habrá que ver cómo luce Mettenberger tras un par de semanas más de prácticas como QB1. No esperamos menos de él que diez pases de TD ante los Ravens. Todo lo demás será un fracaso.

29- New York Jets (1-8) (Posición de la semana anterior: 29)

El problema no era Geno Smith. La solución tampoco, a decir verdad. Ni Vick. No hizo un mal partido, pero al igual que con Geno, su incapacidad para mover el ataque y lograr puntos fue patente. Como mínimo no fue interceptado, que ya es una mejora respecto a Smith. Por lo demás, es muy difícil que consigan ganar partidos si el ataque no arranca, por mucho que tengan una defensa con un buen potencial (a pesar de sus lesiones, especialmente en la secundaria) o a Percy Harvin. Un buen QB adecuado para el sistema podría suponer una gran mejora sobre lo actual: Vick sólo juega a lo suyo y Geno sería un gran QB para este sistema si no implicara pasar la pelota.

30- Jacksonville Jaguars (1-8) (Posición de la semana anterior: 30)

Llegaron a amenazar a los Bengals en Cincinnati, que ya es mucho para un equipo que viene de la nada más absoluta. Y más si se tiene en cuenta la juventud que atesoran. Cualquier mejora es bienvenida y el domingo compitieron bien ante un equipo que los superaba en todos los aspectos. Una interceptación de Bortles (lidera la Liga) acabó con el partido. Es un error que debe pulir, pero si tiene tiempo y confianza (que parece que sí) puede desarrollarse en un buen jugador. Tiene armas para hacerlo. ¿Llegarán a las cinco victorias en 2015? Mientras no sea ninguna contra los Colts, me vale.

31- Oakland Raiders (0-8) (Posición de la semana anterior: 31)

El registro me dice que los ponga últimos, pero me resisto. A parte del problema que puede tener alguien que oye registros, lo cierto es que estos Raiders son duros de pelar. Duros de pelar, oooooh. Gran canción y mejor persona. El domingo estuvieron a punto de dar la campanada en Seattle tras una primera parte más mala que ducharse con agua fría. Como los Jaguars, tienen un joven QB en el que confiar para la remodelación. Si los QB de college acaban bien la temporada, puede que algún equipo llame a su puerta de manera desesperada con un trillón de rondas de draft. Vale que a los Rams no les ha ido muy bien, pero Carr no parece que se lesione con la brisa como Bradford.

32- Tampa Bay Buccaneers (1-7) (Posición de la semana anterior: 32)

Otra semana, otra derrota. Los Browns eran un equipo al que podían meter mano, pero los apáticos Bucs no lograron mantener la ventaja en el último cuarto. En el apartado de buenas noticias, Mike Evans, el genial receptor de Texas A&M y aproximadamente igual de alto que el nuevo One World Trade Center, hizo su mejor partido con 124 yardas en recepciones y dos anotaciones. En el de malas noticias: ni Glennon ni McCoy van a ser soluciones a largo plazo. En el de peores noticias: conceder 300 yardas a Hoyer es para llorar. No porque sea Hoyer, sino porque tendría más éxito lanzándose pases a sí mismo. Y decir eso de una defensa que entraba en la temporada como una de las que había que tener en cuenta es muy preocupante. Para Lovie Smith, claro. A mí no me preocupa.

Comparte este artículo

Share on whatsapp
Share on facebook
Share on twitter
Share on linkedin
Share on email
Share on pinterest

Artículos relacionados

Artículos recientes

Síguenos