NFL Power Rankings, Semana 8

power rankings
Big Ben explicándole a Andrew Luck lo que es tener línea ofensiva. «¿Y protegen de verdad?» pregunta Luck, pasmado.

Semana mala, horrorosa y nefasta como ninguna desde la jornada 2. ¿Que lo digo porque perdieron los Colts? Va, hombre, como si yo fuese tan inmaduro. PUES SÍ, ES POR LOS COLTS. Aquí van los Power Rankings de la jornada 8.

1- Denver Broncos (6-1) (Posición de la semana anterior: 1)

Nueva sesión de baño y masaje para los Broncos en su feudo, aproximadamente cinco kilómetros y medio por encima del nivel del mar. San Diego era un rival duro a priori y en el pasado ya han dado varios sustos a Manning, pero el jueves se vieron superados en todo momento, tanto en ataque como en defensa. Nada nuevo, todos los equipos que pasan por Denver salen caminando con dificultad y con la mirada gacha. Ya no es sólo una ofensiva de récord, es que la defensa está jugando a un nivel excepcional. Tienen talento y están en un estado de forma espectacular: combinación terrible. Lástima que aún queden varios meses para la Super Bowl.

2- New England Patriots (6-2) (Posición de la semana anterior: 8)

Confieso ante las tres personas que leen estos Rankings (las dos que quedan tras ver quien ocupa el número uno) para decir que pensaba que el domingo los Patriots lo tendrían complicado. No digo perder, porque apostar contra estos cabrones es tirar el dinero, pero sí sufrir. La defensa de los Bears es tan temible como Mickey Mouse con sobredosis de azúcar, sí, aunque la ofensiva de los Patriots, dejando de lado al Acabado y a Gronko, tampoco es nada del otro mundo. Empezando por la línea ofensiva. Pues bien, esa línea ofensiva menos sólida que el hidrógeno se zampó a la línea defensiva de los Bears. No penséis que fue una victoria pequeñita, no. Se los comieron literalmente. Y no en ese aspecto únicamente, sino en todos. ¡31 puntos en el segundo cuarto! ¡Los Patriots! En fin, no tengo más remedio que colocarlos aquí, y más ahora que parece que Brandon LaFell se ha convertido en un receptor elite con Brady, aunque ya te digo que tú o yo nos ponemos el casco y hacemos quinientas o seiscientas yardas en recepciones con la defensa de los Bears. Son el segundo mejor equipo de la AFC después de lo demostrado por Ravens y Colts y pinta a que Foxborough va a acoger un partido de playoff este año. Mínimo. Nota: el Acabado acabó con 30/35 para 354 yardas y 5 TD. A ver si se retira ya y deja de tocar los huevos.

3- Arizona Cardinals (6-1) (Posición de la semana anterior: 5)

Nanananana, Bruce Arians, nanananana, Bruce Ariaaaans. Donde dice Bruce Arians es Batman, por si alguien se había perdido. Qué gran entrenador es. Tiene a los Cardinals 6-1 en la NFC West y con Palmer de QB titular, con mil remiendos en defensa… No son el equipo más cargado de talento de la Liga, ni siquiera los pondría en el top 10 (a su defensa sí, claro, pero no en conjunto), y ahí están, en la división más dura y sólo con una derrota (contra Denver, se les disculpa). El domingo se cargaron a Philadelphia en un partido lógico en su desarrollo: distancias cortas, nada de exhibiciones ofensivas y resuelto en los últimos instantes con un pase de Palmer de 76 yardas que fue llevado a TD. Con Bruce Arians, lanzar la pelota a un par de quilómetros de distancia de la línea de scrimmage es casi lo normal en cada down. Les quedan aún unas semanas duras, pero compiten como pocos equipos en la Liga. Mucho ojo. Les quedan nueve partidos: con cuatro victorias, ganan la división. O no. Normalmente me equivoco. Pero alguna vez tendré que acertar.

4- Detroit Lions (6-2) (Posición de la semana anterior: 10)

21-0 abajo al final de la primera parte en Londres contra Atlanta no es la clase de resultado que te hace subir cinco posiciones en el ránking, y menos en uno de tanta tradición y reputación. El 22-0 de la segunda parte, sí. Vale, son los Falcons, pero dejar a cero a un equipo en la segunda mitad y remontar mientras tanto tres anotaciones de diferencia no es algo que pueda pasarse por alto. Detroit es una defensa de miedo con un ataque normalito tirando a malo que eleva a muy peligroso el bueno de Megatron. En estas semanas que no está, Golden Tate es el encargado de los milagros. Bueno, eso y la defensa de los Falcons. Los Lions tenían un 2&35, avanzan unas yardas en el segundo intento y les queda un tercer down y el infinito, sin posibilidad de field goal. ¿Qué hace la defensa de los Falcons? Se pone en cobertura y deja que Golden Tate corra como si estuviese perseguido por JJ Watt. Eso te puede servir si tienes algo de pass rush, pero Stafford pudo llamar a su madre para contarle el tiempo de mierda que hacía en Londres y luego enviar una bomba que fue, cómo no, TD. La vuelta de Megatron una de estas semanas va a poner muy difícil ganar a estos Lions. Aunque, al ser Detroit, lo que no será tan difícil es que se ganen ellos mismos.

5- Dallas Cowboys (6-2) (Posición de la semana anterior: 2)

Llegó la derrota para los Cowboys. Lo hizo en un partido raro en el que estuvieron a punto de perder más que un mero encuentro. Romo acabó tocado tras un buen golpe en la espalda y muchos se temieron una recaída de la lesión de la temporada pasada. Por suerte, no fue así. Los problemas de Dallas no fueron solo en la posición de QB (Weeden es el suplente de Romo… ya le pueden poner velas a la Virgen), tampoco lucieron en defensa, Dez Bryant estuvo apagado toda la noche y la línea ofensiva no mantuvo el monstruoso nivel de ocasiones anteriores. Y ante los Redskins de McCoy. Está claro que los rivales divisionales suelen ser los peores. La derrota de los Eagles les vendrá bien para mantener el liderato de la división, aunque la clave para los Cowboys está en ver cómo reaccionan a esta derrota: de forma madura o como han hecho estos últimos año. Sigo sin verlos como el mejor equipo de la NFC (ese es el que gana el campeonato de la NFC, no el que tenga mejor registro), pero si salen de esta derrota con una mentalidad reforzada me los empezaré a creer un poco más.

6- San Diego Chargers (5-3) (Posición de la semana anterior: 4)

Pasar por el Mile High es el dentista versión NFL, sin anestesia. Manning te perfora la encía cuando estás dando los buenos días y antes de que te llegues a sentar ya has perdido más sangre que Jay Cutler. No fue un partido bueno para ninguna unidad de San Diego: Rivers lleva un par de semanas sin esa química con sus compañeros que lo hacía candidato claro a MVP y la defensa no pudo contener al GOAT (haters, venid a mí). Esta derrota, más que poner en peligro la aparición en playoffs de los Chargers, los aleja de descansar una semanita en enero, con la estufa al lado, y los enviará a jugar a algún desapacible lugar. Yo voto por Indianápolis o Baltimore. Mal menor, porque, en principio, son superiores a esos dos equipos. Eso si logran superar un calendario apretado en las últimas jornadas (se verán las caras con Baltimore, Patriots, Broncos, Niners y Chiefs). Apuesto por ellos, hecho que seguramente acabe con ellos perdiendo los siguiente ocho partidos. Me vale.

7- Philadelphia Eagles (5-2) (Posición de la semana anterior: 6)

Uno sabe que ha madurado cuando las derrotas de equipos como los Eagles no lo alegran tanto como deberían. No tengo nada personal contra ellos -bueno, un poco sí-, pero me parecían el equipo más sobrevalorado de toda la NFC y posiblemente del universo (sin exagerar). Después de verlos el domingo ante Arizona, me reafirmo: no son tan buenos como algunos dicen, pero tampoco son tan malos como yo creía y deseo. Es un buen equipo, extremadamente competitivo (han podido perder casi todos sus partidos y han podido ganar también casi todos, no es casualidad) y bien entrenado, aunque eso no quite que Chip sea un cansino, que lo es. Tienen dos problemas: el primero es que su secundaria es decente como mucho -maquillada por un efectivo pass rush– y el segundo es que Nick Foles podría tener a un receptor de ciento veinte metros cuadrados abierto y seguiría sin verlo. Como mínimo ya no tenemos que aguantar la matraca de que si Foles va a ser Hall of Famer y demás mandangas. Con el registro que tienen, les debería bastar de sobras para llegar a playoff. Y poco más.

8- Indianapolis Colts (5-3) (Posición de la semana anterior: 3)

No, no estoy llorando, se me ha metido algo en el ojo. Puede que sea un balón lanzado por Roethlisberger, que podía haber lanzado cohetes al espacio también la noche del domingo si hubiese querido. El pass rush de los Colts entró por derecho propio a formar parte de un selecto grupo formado por Santa Claus, los Reyes Magos y todos los personajes de Disney, menos Dumbo, que sí que existía. Quizá algún defensa de los Colts cree en alguna religión que le impide traspasar la línea ofensiva de Pittsburgh, yo qué sé. Lo cierto es que si no presionas a un tío como Big Ben vas a sufrir. Y más cuando Vontae Davis, el mejor cornerback que tienes (y uno de los mejores de la Liga) se lesiona a las primeras de cambio. ¿Habría cambiado mucho el panorama? Seguramente no, pero me gusta pensar que con Davis jugando habríamos ganado 0-791. Y eso que Luck hizo su faena: 34 puntos fuera de casa, conectó de maravilla con Hilton y el rookie Moncrief, Bradshaw estuvo bien… Pero la ausencia de Wayne se notó, sobre todo porque su recambio fue Nicks, con el que Luck tiene 0 química: a él fue una interceptación que acabó en TD. Siguen octavos por división y porque venían jugando muy bien (y qué coño, son mi equipo y son los mejores, mejor que Denver incluso, aunque perdiésemos con ellos), pero me temo que el pass rush real de los Colts es más parecido a lo visto en Pittsburgh que al festival de sacks de las semanas previas. Bendita AFC South.

9- Seattle Seahawks (4-3) (Posición de la semana anterior: 11)

Partido absolutamente abominable de los Seahawks en Carolina. La defensa de Carolina, más accesible que el oxígeno, bloqueó una y otra vez a la ofensiva (?) de los de Seattle. Ya hace semanas que el ataque de los de Pete Carroll luce poco engrasado, pero lo del domingo fue de documental. Vale que era fuera de casa, que no tienen a Harvin y tal; aún así, la defensa de los Panthers había sido arrollada semana tras semana y venían encajando de media casi treinta puntos. Ayer los Seahawks se quedaron en 13. Y, con todo, ganaron, porque su defensa dejó en nueve puntos a un ataque que aún tiene menos talento que el de ellos. Suben posiciones porque yo los sigo considerando candidatos a todo, aunque llevan una racha que hace que empiece a desconfiar de ellos. Con el ataque que tienen actualmente, o su defensa deja a los rivales en 14 o 15 puntos cada partido o los Hawks van a sufrir mucho. Y los Cardinals ya están con 6-1…

10- Green Bay Packers (5-3) (Posición de la semana anterior: 7)

Perder en Nueva Orleans es lo normal, allí perdería hasta un equipo con 22 JJ Wats. Contra estos Saints ya no es tan normal. Sin embargo, quien tuvo, retuvo y los Saints dieron un recital ofensivo ante su público. ¿O los Packers fueron los que dieron el espectáculo con su defensa? Difícil decirlo. Brees tuvo una buena noche y eso es mala señal para cualquier defensa que se enfrente a él, pero es que Ingram corrió para 172 yardas, cosa que no hacía desde el año 1754 o algo así. Con los Packers pasa algo similar a lo que sucede con los Colts: dos equipos mediocres salvados por grandes QBs. En el caso de Rodgers, el mejor de la Liga. Cuando se lesionó en Nueva Orleans, todo se vino abajo. Sin embargo, mientras que los Colts navegan con tranquilidad por la pésima AFC South y pueden permitirse una, dos o quince derrotas y seguir ganándola, los Packers este año tienen a un gran rival por delante. No está todo perdido, pero esta derrota ayudará a saber mejor quién es quién.

11- Cincinnati Bengals (4-2-1) (Posición de la semana anterior: 13)

Naranjito puede correr. Yo dejaría ahí la descripción de la semana para Cincinnati, pero tengo que cubrir mi cuota de doscientas palabras y tres insultos. Así que no sé qué decir. Desde luego que los Bengals eligieron un buen partido para regresar: de haber perdido ante Baltimore la división se habría puesto en chino. Ahora, con un 2-0 frente a sus rivales más directos (bueno, quizá hablo demasiado después de la exhibición de los Steelers), respiran más tranquilos. Fue el típico partido feo AFC North y en esos los Bengals son expertos, siempre que no sean en playoffs. Los Bengals siguen sin ser el equipo que aspiraban a ser, pero también son uno de esos a los que quieres evitar por su inconsistencia. Si tienen el día bueno, te la lían. El problema es que en enero hay pocos días buenos. Y Naranjito. Andy Dalton siempre es el problema.

12- San Francisco 49ers (4-3) (Posición de la semana anterior: 12)

Bye week para San Francisco, con lo cual se quedan en la misma posición por no ser ni los Eagles ni los Bengals, a los cuales no sólo se puede, sino que se debe bajar de posición siempre que descansen (y también cuando no). En realidad, esta posición doce pende de un hilo por las victorias tanto de Seattle (que tiene el mismo registro) como de los Cardinals. La división está en manos de los Cardinals: si explotan, los Niners tienen alguna posibilidad. Si los de Arizona se van a diez victorias, no veo a San Francisco llegando a playoffs, sobre todo porque tendría que jugársela con Seattle y, hoy por hoy, son inferiores.

13- Baltimore Ravens (5-3) (Posición de la semana anterior: 10)

El problema o la virtud de los Ravens está en que si el partido del domingo llega a ser de playoffs, lo ganan seguro. No son un equipo de temporada regular, aunque fuera de ella puedan vencer a cualquiera. El tema está, Ravens, en que si no os ponéis las pilas, no vais a llegar a la última parte de la temporada. Hay que tener en cuenta también que la AFC North tiene cuatro equipos y los cuatro por encima de .500, cuatro equipos cuya consistencia es opuesta a su talento. En mi opinión, los más fuertes son los Ravens, pero los que tienen más posibilidades de alzarse con la división son los Bengals. En el país de los ciegos, el tuerto es el rey. Por lo que respecta al juego de Baltimore, estaría bien que para la semana que viene, ante Pittsburgh, los receptores no dejaran caer la pelota como si ardiese. Porque entonces sí que arderá John Harbaugh. Aunque me temo que toda la mala leche se la quedó Jim.

14- Kansas City Chiefs (4-3) (Posición de la semana anterior: 14)

Kansas hizo lo que los Hawks no pudieron y aniquiló a los Rams a base de defensa y eficiencia ofensiva. Nada que Seattle no pueda hacer, por otro lado (y eso es lo preocupante). Los Chiefs, dejando al margen el disparate de la primera semana (perdieron 26-10 en casa ante los Titans), son un equipo muy sólido, tal como lo eran el año pasado. La división está prácticamente imposible, pero no así la lucha por el Wild Card, en la que muy probablemente los acompañarán San Diego, Miami y el segundo superviviente de la AFC North. Habiendo dos plazas, puede que la AFC West envíe a tres representantes a playoffs. Otra cosa es que los Chiefs sean un equipo con poco guión y menos cintura que la torre de Pisa, pero eso es tema para otro día. También es curioso, porque Andy Reid sí tiene cintura. Bastante.

15- Pittsburgh Steelers (5-3) (Posición de la semana anterior: 17)

Los Steelers ganaron y tal. ¿Cómo? ¿Que no os vale? No tengo más que comentar de ese puto partido. ¿Que Big Ben lanzó para 500 yardas? ¿Y qué? Tiene el brazo grande. Es que no sé qué queréis que diga. Vale, los Steelers abusaron de un equipo sin pass rush y sin su mejor jugador defensivo. Antonio Brown (qué buenísimo que llega a ser el cabrón) no estuvo solo esta vez y otros receptores se unieron a su causa de destrozar al equipo más adorable de la Liga. Algún día pagarán por ello. Mientras tanto, hay que felicitar a la línea ofensiva de Pittsburgh, fenomenal, y especialmente a Roethlisberger. No han sido semanas fáciles para él (años, de hecho), pero demostró que con la protección adecuada él hace todo lo demás. Es un grande de la Liga. ¿Recordáis cuando decía que los Steelers iban 4-3 sin jugar bien? ¿Y lo peligroso que eso era? Pues ya van 5-3 y están al acecho de los Bengals. No los coloco más arriba porque quiero verlos un par de semanas más rindiendo a un buen nivel, pero echadles un ojo. Yo no se lo voy a quitar de encima.

16- Miami Dolphins (4-3) (Posición de la semana anterior: 15)

La maldita victoria de los Steelers empuja un escalón hacia abajo a los Dolphins. Me duele, pero tengo que hacerlo. Me duele porque es a causa de la victoria de los Steelers y la derrota de los Colts, no por Miami. A Miami que le den. Tampoco es que me caigan mal, pero vaya, que me dan bastante igual. Les cogeré cariño si ganan a los Patriots la división algún día (allá por 2038), antes no. El domingo ganaron en Jacksonville, que es como comer pavo en Acción de Gracias. Lo normal, vaya. Con los errores de Bortles (2 INT retornadas para TD) tuvieron bastante para llevarse la W y apuntarse a la lucha por la Wild Card. Todavía es pronto y son poco fiables ofensivamente, pero no me puedo imaginar un escenario en el que no queden por encima de los Bills. Por cierto, ya debería ser hora de que los equipos tomaran nota de un detalle: Ryan Tannehill sabe correr. Y rápido.

17- Buffalo Bills (5-3) (Posición de la semana anterior: 18)

Buffalo demostró que a los Jets les gana hasta un equipo con Kyle Orton de QB. Así de triste está el tema. 10 pases completos de 17 para Orton y 4 TDs. Sale a 1 pase de TD por cada 4 pases o casi un pase de TD por cada dos completos. Números de genio absoluto, lo que es él. No vayáis tan rápido, que el verdadero protagonista del partido fue Geno Smith, pero de eso hablamos luego. Sammy Watkins, que es un mero secundario en el show de Orton, acabó con 157 yardas en tres recepciones. Tenía espacio para correr, el angelito. En fin, fue el partido que todos los aficionados de los Bills sueñan: que Orton la toque poco y, si lo hace, que la envíe a Sammy. 5-3 de registro. Aún no me lo puedo creer. ¡Larga vida a Kyle! (Y ganad a los Pats, porfa).

18- New Orleans Saints (3-4) (Posición de la semana anterior: 19)

Una victoria era todo lo que necesitaban los Saints. Vino, además, ante un buen equipo como Green Bay. Siguiendo la tradición del SuperDome, el visitante hincó la rodilla. Eso sí, hay trampa: a pesar de que Brees lanzara sin piedad a una defensa también sospechosa y de que Mark Ingram pareciera el mejor running back de la historia, el partido estuvo muy igualado hasta que Rodgers se lesionó en una carrera. Pudo seguir jugando, pero vio muy limitada su movilidad por las molestias. La defensa de los Saints se aprovechó y lo interceptó dos veces. El marcador final (44-23 para Saints) fue demasiado abultado para lo visto en el partido y la defensa de los de Nueva Orleans sigue en su línea: casi quinientas yardas totales concedidas (491 y los Saints hicieron 495 en ataque). Aún así, seguramente les valga viendo cómo están los Panthers, por no hablar ya de Falcons o Buccaneers…

19- Cleveland Browns (4-3) (Posición de la semana anterior: 22)

En otra victoria pírrica (306 yardas totales por 387 de Oakland), los Browns ganaron a los pobres Raiders en casa y se apuntan a la moda de su división de estar por encima del 0.500. A pesar de la W, los Browns tienen una pinta a equipo con registro negativo que no se la podrían sacudir ni en Corporación Dermoestética (no hacemos publicidad gratuita. Casi gratuita, sí. Llamadnos. Por favor) un quirófano. Sólo 39 yardas en carrera y dependiendo de un QB que, incluso en sus mejores días, no puede hacer demasiado porque no tiene a quien lanzar. Ni tiene la habilidad playmaker de nuestro profeta Johnny Manziel. Una semana en la que no juegue es una semana perdida. Sigo confiando en vosotros, Cleveland. Quiero ver a Johnny esta temporada. Va, sed Browns.

20- Carolina Panthers (3-4-1) (Posición de la semana anterior: 16)

Seattle está mal, pero Carolina peor. Y el talento de los dos equipos decantó lo que bien podría haber acabado con un 0-0 por las nulas ofensivas de ambos conjuntos. Hay que decir, sin embargo, que los Panthers ganaban 9-6 (marcador de baloncesto nivel Globetrotters) hasta que a falta de menos de un minuto Wilson encontró a Willson (no me digáis que no existe el destino después de esto) y el tight end de nombre mal escrito en el registro civil anotó el único TD del partido. Carolina sigue líder de la división, pero o cambian mucho las cosas en ataque (se podrían traer algún receptor antes del trade deadline) o están condenados a palmar ante los Saints. Que bueno, palmar con santos debe tener premio o algo. A Dios le gusta seguro. A los aficionados de los Panthers supongo que no tanto.

21- Houston Texans (4-4) (Posición de la semana anterior: 24)

Los Texans se impusieron en el duelo divisional a los Titans, cumpliendo lo esperado. Volvió Clowney, que es lo importante para Houston. Por lo demás, se veía venir algo así: primero porque Tennessee tiene menos peligro que un tenedor de plástico y segundo porque ponían por primera vez al QB novato de titular, Mettenberger, pariente lejano de Roethlisberger y de Ronald McDonald. El QB rookie fue interceptado un par de veces (aunque jugó bien, es un novato al fin y al cabo) y Arian Foster aprovechó para correr como si tuviese un reto personal con Usain Bolt. No los acabo de ver en la Wildcard por la competencia que se está despertando, pero si Clowney coge buena forma, cuidado. Competitivos son. Otra cosa es que Fitzpatrick sea su QB titular.

22- Chicago Bears (3-5) (Posición de la semana anterior: 20)

Me rindo con Chicago. Visitar Foxborough es un mal trago para cualquiera, aunque los Bears tenían ocasión para redimirse. No fue el caso. Más bien al contrario: derrota de las que duelen. Derrota de las que te dejan fuera de playoffs. Alguno se estará arrepintiendo de darle el billete del trillón de dólares a Jay Cutler, un tipo que cuando acudió a donar sangre lo tuvieron que internar para ponerle un poco a él. Ya se le ha agotado. Evidentemente, cuando te meten 51 puntos el problema no es tu QB (normalmente, a pesar de que Geno Smith lo intente por todos sus medios), más bien tu defensa. Los Patriots anotaban con más facilidad que en el Madden y la defensa de los Bears estaba a otra cosa, aplaudiendo al Acabado supongo. Algo similar harían los líneas ofensivas que tenían que proteger a Cutler. Chicago tiene talento, pero le faltan un par de piezas (especialmente en la secundaria) para ser algo más que un juguete roto.

23- New York Giants (3-4) (Posición de la semana anterior: 23)

Descanso para Giants, que habrán recibido con los brazos abiertos (tranquilo Eli, no es un sack, es un abrazo) las derrotas de Eagles y Cowboys. La división la tienen más perdida que la juventud de Tom Coughlin, pero esto es NFL y nunca se puede saber con certeza cuando un equipo está fuera o no hasta que matemáticamente lo está.

24- Washington Redskins (3-5) (Posición de la semana anterior: 27)

Colt McCoy es la respuesta. O Cousins. O RGIII. O Gruden. El caso es que los Redskins ganaron en un muy buen partido a los Cowboys, en el que se dio la curiosa situación en un momento del partido de ver a dos QBs descartados por los Browns frente a frente (Weeden substituyó a Romo). Washington consiguió lo que nadie había hecho hasta ahora: llegar consistentemente a Romo, cruzando esa barrera de hormigón armado que es la línea ofensiva de Dallas. La secundaria cerró bien a Williams y a Bryant (sobre todo a este) y luego McCoy se despachó a gusto con la defensa de los Boys y acabó con un 25/30 y 299 yardas por solo una interceptación. Será que le motivaba jugar en Texas, que es donde creció y jugó toda la vida. Como la división está perdida, espero que mantengan en el banquillo a RGIII hasta 2015. Aunque con Washington nunca se sabe.

25- Atlanta Falcons (2-6) (Posición de la semana anterior: 25)

Durante 30 minutos, Londres curó todos los males de los Falcons: la línea ofensiva protegió a Ryan de una paliza ante un front seven brutal, White y Julio Jones recibían balones con comodidad, Steven Jackson corría como en sus mejores tiempos, la defensa no tenía problemas ante unos Lions con más lesiones que Goku después de luchar contra Freezer y, bueno, 21-0 en la media parte. Después, volvieron a ser los Falcons de esta temporada: los Lions ponían presión a cada snap, no había ritmo ni en carrera ni por aire y la defensa permitió a los de Detroit enchufarse al partido en todo momento. La horrorosa interceptación que lanza Ryan (no había nadie en esa zona) no ayudó para nada a los de Atlanta, que vieron como un delay of game denegaba un field goal fallado por Prater a dos segundos del final. Cómo no, en la repetición Prater anotó y los Falcons se descuelgan del todo con un 2-6. Y va a ir a peor.

26- Saint Louis Rams (2-5)  (Posición de la semana anterior: 21)

Después del oasis ante los Seahawks, todo volvió a la normalidad para los Rams. Derrota contundente en Kansas City, donde la defensa de los Chiefs se comió viva a una ofensiva malilla de por sí. Saint Louis será un equipo enigmático en el draft: ¿irán a por un QB? ¿Reforzar la secundaria? ¿OL? Esa debería ser su única lucha, aunque hace un rato ha salido la noticia de que han enviado una cuarta y una sexta ronda a Tampa por el safety Mark Barron, un joven jugador. Habrá que esperar al año que viene para saber si es una elección adecuada, ya que ahora por ahora todo lo que sea dar rondas de draft parece un lujo excesivo para los Rams.

28- Minnesota Vikings (3-4) (Posición de la semana anterior: 28)

Necesitaron la prórroga, pero ganaron a los Buccaneers en Tampa con una buena actuación de nuestro amigo Teddy, al que tampoco protegieron bien sus hombres en la OL, pero ya nos hemos habituado a ello. Minnesota va encontrando su identidad en un año en el que pueden sacar en claro algunas cosas, principalmente si tienen QB sobre el que construir (que parece que sí). 3-4 para un equipo que tiene a un novato dirigiendo el ataque, un entrenador de primer año, poco talento en ambos lados de la pelota y con su jugador estrella fuera de los campos por temas judiciales, está más que bien. ¿Verán los aficionados en el nuevo estadio un equipo de playoffs? Quizá para 2016 Bridgewater ya no tenga piernas de tantos sacks que sufre el pobre.

29- Tennessee Titans (2-6) (Posición de la semana anterior: 29)

Es tiempo de reconstrucción para los Titans. Acabado el experimento Whitehurst y dada por concluida la era Locker (con más lesiones que victorias), Mettenberger tiene una oportunidad. En Tennessee necesitan paciencia con el chaval, ya que probablemente en esta temporada no pasen de las cinco victorias (con suerte, yo sólo les veo favoritos ante los Jaguars). Como mínimo tendrán una buena posición de draft para reforzarse. Les hace mucha falta.

30- New York Jets (1-7) (Posición de la semana anterior: 26)

Los Jets implosionaron de nuevo el domingo en casa. Les ayudó mucho Geno Smith, con más interceptaciones (tres seguidas, genio) que pases completos (2/8). Salió Vick a intentar poner orden a una ofensiva que tiene buenos receptores y acabó con una interceptación y cuatro fumbles, dos perdidos. Al pobre no le habrá dado tiempo a estudiar mucho el playbook, vista la seguridad del trabajo de Geno. Este, por cierto, puede dar por finiquitada su época en los Jets a no ser que cambien mucho las cosas y el nuevo head coach que llegue lo considere un buen activo (que ahora mismo, sea por él, por la línea ofensiva o por el estado del equipo en general, no es ni de largo). Vick tampoco está para muchos trotes, así que será interesante ver cómo acaban la temporada los Jets. Y ver si consiguen meter a Harvin en el ataque. La defensa, sin estar al nivel que parecía antes de empezar la temporada, no puede ser culpada de una derrota en la cual el ataque regala la pelota 193842 veces, más o menos.

30- Jacksonville Jaguars (1-7) (Posición de la semana anterior: 30)

Bortles, al que cabe suponer que cuando va a por cerveza hace un pick six, es joven y tiene mucho por mejorar. Como él, media plantilla del equipo más joven de la Liga. Es un año de transición para los Jaguars, más para evaluar qué tienen en cada posición que las presiones de los playoffs, y como tal se lo están tomando en el equipo. Los aficionados tienen piscina en el campo y, los que no, viven en Florida, con sol permanente. No creo que estén muy preocupados. Quizá en 2015 los Jaguars cuajen y hagan de manera consistente lo que hoy sólo consiguen por minutos. Por ahora, es un equipo competitivo -cuando puede- y poco más.

31- Oakland Raiders (0-7) (Posición de la semana anterior: 31)

Los Raiders iban a Cleveland esperando que los Browns hiciesen lo mismo que con los Jaguars y les diesen su primera victoria. No fue el caso, aunque no se quedaron lejos. En un partido feo, no fue hasta el último cuarto que los Browns sentenciaron el partido. En la parte positiva, Carr parece QB para años y Mack es un fenómeno. No está mal para dos novatos. Habrá que esperar a ver quién será el nuevo head coach en 2015, ya sea en Oakland o en otro lugar. Tener un buen QB ya es mucho más de lo que tienen una buena parte de franquicias.

32- Tampa Bay Buccaneers (1-6) (Posición de la semana anterior: 32)

Después de la derrota en la prórroga ante los Vikings en casa, Tampa Bay acabó oficialmente la temporada 2014. Bueno, oficialmente no, pero casi. Han puesto a 189 jugadores de la plantilla en el trade block y a pescar de equipos desesperados. Los Rams ya han entregado una cuarta y una sexta ronda por Barron. Seguramente no será el último que abandone el equipo. Los próximos rivales de Tampa se frotan las manos ante la posibilidad de sacar una victoria casi gratis.

Comparte este artículo

Artículos relacionados

Artículos recientes

Síguenos