NFL Power Rankings, Semana 7

Leyenda viva. Los haters dirán que los 510 TD le caben en la frente.
Leyenda viva. Los haters dirán que los 510 TD le caben en la frente.

Menuda semana han cerrado los Steelers y los Texans. Dos de los favoritos al título han caído ante rivales inferiores y se complican su futuro.

1- Denver Broncos (5-1) (Posición de la semana anterior: 1)

Peyton Manning ya es el líder en solitario en pases de touchdown. No se podía empezar de otra manera que no fuese esta. Se hablará de que la NFL es una liga pass happy, de lo complicado que es defender con tanto flag, de su registro en playoffs… Todo ello cierto, aunque nada de ello menoscaba a una leyenda que se viste de corto cada domingo. Peyton lleva un ritmo endiablado y no hay QB que esté jugando en la Liga que, a día de hoy, amenace lo que parece que va a ser un registro para muchos años. ¿Sobre el partido? Exhibición del 18 y su aliado más fiel, Demaryius Thomas, en ataque; en defensa, se comieron la línea ofensiva de los Niners y abusaron de Kaepernick. Vale que los de San Francisco están lejos de su mejor forma, pero nadie les había anotado más de cuarenta puntos desde Seattle… En diciembre de 2012. Los Broncos cabalgan -ahí, humor inteligente- firmes hacia la seed número uno de la AFC.

2- Dallas Cowboys (6-1) (Posición de la semana anterior: 3)

Madre mía los Cowboys como sigan así. Cada semana pienso que han llegado a su tope, que desde ahí ya es todo bajada, que acabarán pinchando. Que son los Cowboys, un equipo que ha acabado 8-8 durante los tres últimos años. Aún están a tiempo de acabar la temporada con un 2-7 y ser el primer equipo en la historia que acaba 0.500 durante cuatro años seguidos, aunque parece poco probable. Estos Cowboys son, de verdad, un equipo temible. En ataque hay pocas dudas: Romo, Murray, Witten, Bryant y Williams tienen poca gente a su nivel alrededor de la Liga. Además, con esa línea ofensiva construida de manera fantástica, Romo sólo tiene que preocuparse de escanear el campo y esperar que alguno de sus receptores se abra, aunque tengan que cambiar rutas. Hay tiempo. Y, si no, a Murray, que sale a más de cien yardas por partido. Por si fuese poco, la defensa, el verdadero talón de Aquiles de los Cowboys recientemente, está a buen nivel. ¿Suficiente para conseguir por fin el título? No lo creo, pero…

3- Indianapolis Colts (5-2) (Posición de la semana anterior: 7)

Barro para casa y coloco a los Colts en la tercera posición, porque son mi equipo y punto. ¿Son los Colts el tercer mejor equipo de la Liga? Ya me gustaría. ¿Tiene visos de durar unas semanas esta posición? Ojalá, pero lo dudo. Los Colts son el reflejo de Andrew Luck, como un perro lo es de su amo. A veces parecen imparables y a los cinco minutos te devuelven a la realidad. Llevan cinco victorias seguidas y ante los Bengals ganaron 27-0, generando más de quinientas yardas en ataque y dejando a los de Cincinnati en menos de 150. Sí, los de Ohio tenían bajas sensibles a ambos lados de la pelota. Sin embargo, el 27-0 es un marcador corto. Los Bengals consiguieron su primer first down a un minuto de acabar la primera parte por una infracción de Walden al contactar con un árbitro. La exhibición defensiva fue tan tremenda que, junto a las múltiples armas que tienen en ataque, hacen de los Colts un equipo a tener en cuenta. Aún con todo, lo que les hace merecedores de la tercera posición es que ahora mismo son los más fuertes en la lucha por la seed número dos de la AFC.

4- San Diego Chargers (5-2) (Posición de la semana anterior: 2)

Los rivales divisionales suelen ser los peores rivales para los grandes equipos. Te ves las caras dos veces al año con ellos, hay viejas rencillas y te conocen mejor que nadie. Los Chiefs volvieron a jugar un partido muy serio y se impusieron a los Chargers en San Diego. Tal como está Denver, una derrota es ceder demasiado terreno. Vale que el jueves juegan Broncos contra Chargers y quién sabe lo que puede pasar, pero San Diego lleva un par de semanas bajando el nivel. Ese hecho unido a que tampoco han tenido rivales fuertes en el calendario a excepción de Seattle y Arizona (contra los que perdieron) y que comparten división con la potencia de la conferencia los envía unos puestos para abajo. El jueves, no obstante, pueden ponerse primeros.

5- Arizona Cardinals (5-1) (Posición de la semana anterior: 8)

Llevarse la W en Oakland entraba dentro de lo previsto. La derrota de los Seahawks en Saint Louis no, y coloca a los Cardinals con una cómoda ventaja en la NFC West. Palmer estuvo muy bien y Ellington hizo de todo (160 yardas totales, 88 por tierra y 72 recibiendo pases). La defensa estuvo titubeante en ciertos momentos, pero en los últimos drives de los Raiders se mostró impecable. Sí, el ataque dirigido por Derek Carr no es precisamente la ofensiva de Peyton Manning (que bien conocen también los de Bruce Arians), pero es el mismo ataque que estuvo a punto de dar la sorpresa ante San Diego. En las próximas cinco semanas, los del desierto se van a ver las caras con Philadelphia en casa, luego visitarán el AT&T Stadium de Texas, tomarán un respiro –eso esperan– ante los Rams en Arizona y luego recibirán a Detroit para acabar viajando a Seattle. Si en esas cinco semanas los Cardinals logran llegar a las ocho victorias, ojo. No por ellos en sí, que también, sino porque alguno de los dos equipos que disputaron el campeonato de la NFC el año pasado tendrá que recurrir al GamePass para ver los playoffs 

6- Philadelphia Eagles (5-1) (Posición de la semana anterior: 5)

Me duele la vida al colocar en la sexta posición a los Eagles, pero me veo obligado a ello por su registro y porque se empeñan en caer. También era difícil que perdieran teniendo una semana de descanso, pero los cabrones no dan respiro. Aprovecho de nuevo para llamar cansino a Chip Kelly y recordarle que no por lanzar quince snaps por segundo su equipo es menos malo. En teoría, la semana que viene ante Arizona tendrían que perder, pero con estos bastardos nunca se sabe. Si ganan, demostrarán que estoy equivocado y que van en serio. O no. Es que son malos, de verdad.

7- Green Bay Packers (5-2) (Posición de la semana anterior: 13)

Los Packers no van a ser menos que los Colts –aunque lo sean, que lo son. Lo son– y escalan seis posiciones tras su dominante victoria ante los Panthers. El partido estaba resuelto ya en el segundo cuarto, que acabó con 28-3. Rodgers, el mejor QB de la Liga y al que mejor le queda el bigote en Movember, falló únicamente tres pases en todo el partido. Eso habla mucho, tanto de él como de la secundaria (?) de Carolina. Cobb (121 yd) y Nelson (80) aún están siendo buscados por los corners y los safeties. Qué exhibición y qué penica los Panthers, con lo bien que acabaron 2013. Cuarta victoria seguida del Pack y empiezan a parecer firmes candidatos para la seed 2 de la NFC. Cuidado que en Wisconsin hace fresquito en enero.

8- New England Patriots (5-2) (Posición de la semana anterior: 6)

Tom acabado Brady consiguió con sus tres pases de TD colocar a su equipo en buena posición para ganar a los Jets, pero estuvieron a un FG de perder en casa ante un rival en pleno derrumbe. Los de Nueva Inglaterra volvieron a mostrar su cara poco amable y no estuvieron bien en ningún lado de la pelota. Es por eso que bajan dos posiciones, a pesar de que sé que Brady se va a llevar un disgusto enorme cuando lo lea hoy en su iPad. Tom, no es por ti. Bueno, sí. Aún así, en un partido feo lograron sacar la victoria y ya están con 5-2. La división la tienen más que encarrilada, ahora el objetivo parece ser el mismo que tienen los Colts. Jugarán en unas semanas los dos en Indianápolis y ahí puede decidirse quién descansa en la semana de los wildcards.

9- Baltimore Ravens (5-2) (Posición de la semana anterior: 10)

Los Ravens también se apuntan a la carrera por ser el segundo mejor equipo de la AFC. Si algo los aleja, como mínimo en este ranking de tanta influencia y prestigio, es que los veo más como un equipo de playoffs que de temporada regular. En regular season son capaces de ganar en cualquier plaza y luego perder en el partido más insospechado. Quizá han corregido la tendencia y me obligarán a comerme mis palabras. Un buen inicio sería ganar a los Bengals la próxima semana, contra los que perdieron en casa la primera semana. Luego visitarán a los Steelers, que tendrán ganas de sangre después de lo que pasó un cierto jueves por la noche de hace unas semanas. Del partido contra Atlanta hay poco que comentar: es una victoria que dará prestigio si alguien cree que los Falcons siguen siendo el equipo de 2012. Los que hayan visto el partido del domingo u otros de los Falcons recientemente, intuían lo que acabaría pasando: Matt Ryan más tiempo en el suelo que de pie. Y, si los Falcons conseguían, por azares del destino, llegar a un rango propicio para anotar, la defensa de Baltimore se los comía. Dejar en siete puntos a los Falcons ya no es una proeza.

10- Detroit Lions (5-2) (Posición de la semana anterior: 12)

Los Lions son el equipo más peligroso de la NFC. Vale, también es porque esta conferencia ha dado un par de pasos atrás respecto el último año, pero Detroit ha mejorado, especialmente en defensa. Sin embargo, siguen siendo los Lions y pueden perder cualquier partido que se propongan, viven los Bills. Los Saints estuvieron a punto de llevarse a Nueva Orleans una victoria que les hubiera dado el liderato de la división y al final dejaron ir una ventaja de 13 puntos en el último cuarto. Y sin Calvin Johnson. Golden Tate está jugando a un nivel superlativo (154 yardas el domingo) para suplir a Megatron. Cuando este último vuelva, combinado con una defensa que puede secar a cualquier ataque, los Lions tendrán en su mano lograr algo más que la división. Mientras tanto, se van a tener que conformar con la décima plaza hasta que jueguen consistentemente al nivel que pueden ofrecer. Seguro que esto les motiva. Segurísimo.

11- Seattle Seahawks (3-3) (Posición de la semana anterior: 4)

Sí, los Seahawks en la posición once. Insultadme, vale, lo acepto. Seattle es, de largo, mucho mejor que el undécimo mejor equipo de la Liga. Sin embargo, el potencial no te da los éxitos, te los dan las victorias. Y Seattle lleva dos derrotas seguidas, la última de ellas la más preocupante, contra Saint Louis. Los rivales de división suelen ser los peores rivales y hasta los mejores equipos tienen deslices de estos durante una temporada de 16 partidos. El problema de Seattle, no obstante, va más allá de la derrota ante los Rams o incluso ante los Cowboys, y es que han perdido la identidad que los caracterizaba. Fue una derrota mayúscula de todo el equipo: defensa, ataque y equipos especiales estuvieron mal. Los primeros permitieron a Austin Davis un espectacular 18/21 para 152 yardas y dos TD; los segundos fueron incapaces de anotar hasta que con 21-3 no tuvieron otra que empezar a generar yardas; los terceros se comieron un retorno de 75 yardas nada más empezar el partido y cayeron en un fake ridículo en el retorno de un punt que fue devuelto a TD. Los titulares de la semana eran para Harvin y su trade, se han dedicado páginas y páginas a ello, rectificar es de sabiosPercy podría ser un problema, pero desde luego no el único. Cuidado, porque tal como están los Cardinals y tal como está la NFC (con Cowboys y Eagles en el Este, Packers y Lions en el Norte), si Pete Carroll quiere volver a playoffs necesita una segunda mitad de la temporada inmaculada.

12- San Francisco 49ers (4-3) (Posición de la semana anterior: 10)

La derrota entra dentro de lo cabal cuando visitas Mile High en Denver. ¿42-17 con siete puntos anotados cuando ya nada importa? Eso ya no era tan fácil de ver. No porque los Niners no tengan problemas para anotar, de hecho su ataque es muy económico y conservador. Denver hizo lo lógico en defensa: atacar por el exterior a Kap para cerrar sus salidas y tener algún linebacker atento por si las moscas. Y Kap en el pocket es un jugador normalito y lo es más bajo presión constante. Hasta ahí era un problema que entraba en cualquier previsión. Preocupante fue la defensa, que venía de buenas actuaciones y permitió a Manning un 22/26 para 318 yardas y cuatro TD. Demaryius Thomas, con 171 yardas en ocho recepciones, corría como si estuviese en el campo de prácticas. Es cierto que Denver anota con mucha facilidad (su media estaba en poco más de 29 puntos por partido antes del domingo), pero tu defensa no puede hacer tantas concesiones, y más cuando tu ataque está diseñado para correr el balón. Si vas por detrás y tienes que remontar distancias de más de un TD no puedes dar la pelota a Gore para que vaya sumando yardas y dependes de la habilidad de tu QB. A 42 puntos, San Francisco va a perder el 99.9% de sus partidos. No pinta nada bien la temporada para los de Jim Harbaugh como no logren espabilar.

13- Cincinnati Bengals (3-2-1) (Posición de la semana anterior: 11)

Soy partidario de bajar todo lo que pueda a los Bengals en el ranking. Andy Naranjito Dalton se lo merece. Menuda decepción me he llevado al ver que más allá de la decimotercera posición no tiene sentido situarlos. Los Bengals no son mal equipo, tampoco son tan buenos como nos vendían. Ni en ataque ni, por supuesto, en defensa. El 27-0 es un castigo cruel y, a la par, es el menor de los castigos, pues pudo haber sido mucho peor. La diferencia real entre Indy y Cincinnati no es de 27 puntos o de los 40 que se merecieron encajar, pero este equipo tiene dos problemas muy graves: el primero es circunstancial y el segundo crónico. Me refiero, por orden, a las lesiones y a la incapacidad de ganar ante rivales fuertes. Y eso que los Colts eran un buen equipo para hacer lo que los Bengals disfrutan haciendo: dar pelotas a Bernard y Hill y que arrastren tackles a su paso y luego confiar en la defensa. La defensa no estuvo del todo mal a pesar de las quinientas yardas que concedieron, pero es que el ataque se quedó en 27 yardas (¡¡27!!) en toda la primera parte y sus once primeros third downs acabaron en punts. El play-calling fue horroroso, la baja de Green dolorosa y la actitud de Dalton la habitual cuando las cosas no van bien, una mezcla entre falta de liderazgo y un melasudapollismo que tan bien conocen sus aficionados en partidos de playoffs. La división no está perdida, pero Dalton y el head coach deberían estarlo. Y sí, las estadísticas de Naranjito estas tres años han sido positivas, ha mejorado cada año hasta ahora, pero simplemente no da de sí cuando las cosas se tuercen.

14- Kansas City Chiefs (3-3) (Posición de la semana anterior: 18)

Los Chiefs tienen la mala suerte de estar en una división con estos Broncos y estos Chargers. En la AFC East, AFC South o NFC South podrían ser líderes con comodidad. Es un buen conjunto, notable en ocasiones. En el notable, sin embargo, está su límite. Kansas City no es excelente porque ni su QB ni su head coach lo son, a mi parecer. El único grande de la franquicia es su running back, que ha tenido la desgracia de caer en la época donde estos son menos trascendentes. Aún con todo, los Chiefs se llevaron la victoria en San Diego y aún pueden soñar con post-temporada. Al fin y al cabo, en la wildcard de la AFC sólo parece seguro que vayan a ir Chargers o Broncos, puesto que los demás contendientes (Miami, Cincinnati, Pittsburgh, Texans, Bills) tampoco pintan mucho mejor. Llegando a nueve victorias pueden meterse. Equipo tienen para ello.

15- Miami Dolphins (3-3) (Posición de la semana anterior: 22)

Qué mal está el tema por detrás como para que los Dolphins escalen tantas posiciones. Ganaron a los Bears en Chicago (lo normal esta temporada, 0-3 en el Soldier’s Field) y, junto al buen partido que hicieron contra Green Bay la semana pasada, se merecen ser tenidos en cuenta. Especialmente cuando Tannehill juega al nivel que puede llegar a dar. Más de trescientas yardas totales, sumando 48 en carrera (qué rápido es el cabrón). La defensa no va a ser el problema de este equipo de manera habitual, aunque contra Rodgers hicieran lo que hicieran, sobre todo con el buen pass rush con el que cuentan. No sé si van a poder ganar con asiduidad, pero talento tienen para ello. Y división también.

16- Carolina Panthers (3-3-1) (Posición de la semana anterior: 14)

Los Panthers tienen mucho que agradecer a su división por estar en esta posición. Triturados por la ofensiva dirigida por Rodgers, un equipo que hacía de la defensa su piedra angular no puede conceder tanto, a pesar de que sean Rodgers, Nelson y Cobb los que abusen de ellos. Si la defensa no está a la altura, el partido está perdido de antemano. Lo de que tengas delante a unos Bengals que se autoimmolen y te permitan anotar treinta y siete puntos no va a pasar prácticamente ninguna semana con un ataque tan pobre. Dejando de lado a Newton, no hay nadie. Nadie. Tienen la inmensa fortuna que los Saints están mal, los Falcons no tienen ni OL ni defensa y Tampa Bay es horroroso a secas. Aún así, mucho me sorprendería si los Saints no se acabasen alzando con la división.

17- Pittsburgh Steelers (4-3) (Posición de la semana anterior: 23)

24 puntos en 2:54 minutos de tiempo reglamentario. ¿Orgía ofensiva de los de Big Ben? Más bien debacle ofensiva de los Texans, que regalaron dos posesiones dentro de sus diez yardas de terreno. Los Steelers pasaban del 13-0 al 13-24 cuando la primera parte tocaba a su fin. Esta vez sí supieron contener a la ofensiva rival y administrar su renta, dándole pelotas a Bell tanto por tierra como por aire y recurriendo a Brown otras tantas veces. Estos dos jugadores pueden dar un susto a cualquiera. Pittsburgh, a pesar de la victoria, necesita mejorar mucho si quiere una oportunidad para conseguir una wildcard o, en el mejor de los casos, disputar la división. No tienen una defensa tan buena como para tener tan poco pass rush. Con Fitzpatrick puede servir –y sirvió–, pero la semana que viene les visita Andrew Luck. Estaría bien que en ataque también surgiera una alternativa a Brown o Bell, que no siempre te van a regalar 14 puntos de sopetón. Las risas vienen cuando, estos Steelers, con lo mal que están, porque están peor que muchos head coaches después de correr veinte metros, tienen registro positivo y son segundos de la división. ¿Acojona, eh?

18- Buffalo Bills (4-3) (Posición de la semana anterior: 24)

Por registro y división me veo obligado a meter aquí a los Bills. La victoria del domingo en el último suspiro ante los Vikings da aún esperanzas a Buffalo de no ver acabada la temporada cuando lo hacen la mayoría de los equipos. Por cierto, segundo drive victorioso de Kyle Orton. Cuesta decirlo en voz alta sin que entre la risa, pero es así. Por lo demás, los Bills podrán estar más tranquilos con su elección en el draft, toda vez que Watkins sigue demostrando semana a semana su increíble habilidad. Menudo pedazo de jugador. Podría conseguir separarse de un drone. Están a un buen QB de dar un susto a los Patriots y al resto de la AFC East.

19- New Orleans Saints (2-4) (Posición de la semana anterior: 16)

Qué importante era la victoria que se les escapó en Detroit el domingo. 3-3, liderato de división y todo el momentum para ellos. Incluso jugaron bien en ataque sin Graham, que llegó a jugar, pero no vio un balón por la lesión de su hombro (lo que viene a ser parecido a lo que pasaba con Calvin Johnson, puesto para atraer defensas). Brees hizo un gran partido hasta que fue interceptado en el momento más inoportuno, regalando media victoria a los Lions. Los Saints aún tienen margen de sobras para ganar su división en lo que puede ser una titánica lucha por conseguir un 0.500 y ser el mejor equipo de la NFC South. Un 7-9 también me cuadraría. Qué decepción de división. Un apunte final: 134 yardas en 12 faltas es simplemente intolerable.

20- Chicago Bears (3-4) (Posición de la semana anterior: 15)

Medio adiós a la post-temporada en Chicago. Otro derrumbe de los Bears en casa, el tercero en tres partidos, y dos rivales de división que no tienen ganas de frenar. Los Bears son el equipo más frustrante de la NFL. Tienen talento de sobras, especialmente en ataque, y se encargan, semana a semana, de echarlo todo por la borda. Es alucinante lo mal que pueden llegar a jugar con lo buenos que son. Una mejor línea ofensiva que garantizara tiempo para armar ese brazo que tiene Jay Cutler sería un regalo del cielo para los Bears, pero incluso así cuesta justificar lo mal que funciona ese ataque. La defensa no es ni de lejos de las mejores de la Liga, pero el problema de Chicago, como dijo Brandon Marshall tras el partido, no está ahí. “El ataque necesita jugar mejor“. Se están quedando sin tiempo. También ayudaría que Cutler dejara de dar puntos a los rivales.

21- Saint Louis Rams (2-4)  (Posición de la semana anterior: 26)

Victoria de prestigio de los Rams, mucho mejor equipo de lo que indica su registro. Dudo que un equipo que no fuese 1-4 hubiese intentado el punt fake de los últimos minutos, con sólo dos arriba, pero les salió bien y cerraron el partido. En un calendario duro, han estado a punto de ganar en casi todos los partidos. La W quizá ha llegado en el momento más inesperado, pero hay que reconocer tanto su buen trabajo como el de su QB, Austin Davis. Gran partido el suyo y enorme la defensa hasta el arreón final de los Seahawks. Su lucha está más en ver cuántas victorias pueden obtener que en la post-temporada, pero se merecen estar más arriba de lo que normalmente están por registro. Aunque sólo sea una semana.

22- Cleveland Browns (3-2) (Posición de la semana anterior: 17)

Vuelta a la normalidad para los Browns. Si había algún equipo que podía proporcionar la primera victoria a los Jaguars, era Cleveland. Son los cazafantasmas de la NFL: si tienes problemas, los llamas. Hoyer estuvo infame (16/41) y la defensa acabó sucumbiendo, a pesar de sostener al equipo durante prácticamente todo el partido. Anotar sólo seis puntos a Jacksonville, cuya media de puntos encajados por encuentro es de ∞,5 aproximadamente, tiene delito. Como soy muy de Manziel, abogo por la autodestrucción de Cleveland. Que pongan de titular a Manziel para que anote un TD en carrera, haga su celebración simulando dinero y sea partido en quince trozos en el siguiente snap por algún linebacker. A favor de Hoyer hay que decir que los receptores de los Browns son de nivel preescolar, pero todos sabemos que Johnny Football habría anotado, mínimo, 120 puntos. En el primer cuarto. Sed valientes, Browns. Sed Browns.

23- New York Giants (3-4) (Posición de la semana anterior: 19)

Dallas (6-1) y Chipadelphia (5-1) dejan a los Giants fuera de playoffs sin haber llegado a la mitad de la temporada. Vale, todo puede pasar, es la NFL, where amazing happens. ¿Me he equivocado de deporte? ¿Connecting people? Bah, da lo mismo. Los Giants jugaron bien en Dallas, pero los Cowboys están a otro nivel ahora mismo. El pass rush de Nueva York, que hasta ahora había funcionado más o menos bien, se las vio con una línea ofensiva cuyo símil más certero encontramos en Gundam, la serie anime japonesa donde robots de treinta metros se cargan salvan el mundo o lo destruyen según como se levanten sus pilotos. Pues a Romo le protegen cinco de esos. Hasta que la NFL no regule lo de tener a robots masivos protegiendo a un QB, estos Cowboys van a seguir ganando partidos. Para los Giants comienza a ser momento de planificar el año que viene. Es una pena, porque Eli Manning seguramente no va a envejecer igual de bien que su hermano.

24- Houston Texans (3-4) (Posición de la semana anterior: 20)

Tercera derrota consecutiva de los Texans, que empezaron bien (3-1) como el año anterior (2-0 y acabaron 2-14) y se están viniendo abajo. De momento no transmiten la misma apatía que en 2013, aunque sólo estamos en la semana 7. Los Texans son el gran ejemplo de lo que un QB cambia a un equipo en este deporte. La pasada madrugada se mostraron en control de la situación y, sin fuegos artificiales, dominaban 13-0 en Pittsburgh. Muchos acarreos para Foster, que abusó de los linebackers rivales, la defensa conteniendo correctamente a un ataque bidimensional y JJ Watt a lo suyo, fumble recuperado incluido. Era el partido que necesitaban y que arrojaron en dos jugadas absurdas: primero el fumble de Foster a pocas yardas de la end zone propia. Luego, Fitzpatrick regalando una interceptación, poseído por el espíritu de Santa Claus que debe dar esa maldita barba. Los buenos mimbres ofensivos de los Texans (Foster, Johnson y Hopkins, a pesar de su absurdo fumble cuando Houston buscaba la remontada) se ven limitados por un jugador detrás del center que en la NFL de hoy es vital. Con esto no pongo en duda la elección de Clowney, ya que era el mejor jugador de largo y cuando vuelva va a evitar que pasen cosas como las de ayer, cuando los Steelers en la segunda parte pudieron contener a JJ Watt. Sin embargo, tienen que hacer algo ahí. Y como los equipos con buenos QB no los dejan ir, la respuesta está clara. A pesar de todo esto, estando en la AFC South y viendo la de equipos irregulares que hay en esa conferencia, quién sabe. La temporada aún no está acabada para ellos.

25- Atlanta Falcons (2-5) (Posición de la semana anterior: 21)

Aún habrá sorpresas entre algunos aficionados de la NFL al ver a Atlanta 2-5. Los Falcons tienen dos de los problemas más grandes que se pueden tener en esta época: falta de pass rush y línea ofensiva de mantequilla. Ya puedes tener un buen QB o buenos receptores, que si no proteges al tío que tiene que poner puntos en tu marcador te vas a ir a casa de vacío. Siete puntos en Baltimore y demasiados son. Que se fijen un poco en Dallas y cómo han construido esa maravilla de OL. Están en una división propicia, pero me temo que no van a poder aprovecharse de ella para nada.

26- New York Jets (1-6) (Posición de la semana anterior: 25)

Un field goal que acabó bloqueado pudo haber dado la victoria a los Jets en Foxborough. Vale que Nick Folk tendría que haberlo metido desde 387 yardas, pero tiene una mira de francotirador en su bota. Sorprendentemente competitivos, ya sea por mérito propio o demérito de los Pats (que cada uno opine lo que quiera, para mí los Patriots jugaron mal, pero los Jets ni de largo son tan malos para un 1-6), los Jets firmaron su adiós a esta temporada y lo hicieron con la cabeza bien alta. Da algo de pena, porque es un equipo más acorde a lo que se vio el jueves que a sus repetidos pinchazos. El fichaje de Harvin por una sexta ronda condicional (tela que ningún equipo diera más por él que los Jets, habla bastante mal del receptor) es la historia de esta semana para el hermano pobre de Nueva York. Yo no me compraría su camiseta de momento. Por si acaso.

27- Washington Redskins (2-5) (Posición de la semana anterior: 28)

Redskins y Titans son expertos en proporcionar partidos de mierda aburridos semana tras semana. Este domingo se juntaron los dos, en un Big Bang de bostezos, frustraciones e insultos a la pantalla. 19-17 para los de casa, que acabaron quitando a Cousins y poniendo a McCoy, en otro movimiento estúpido. Cousins no está jugando bien, ¿pero sirve de algo quitarlo? Teniendo la temporada perdida ya, lo lógico sería reservar a RGIII y darle todos los minutos a Cousins para ver si alguien pica y aunque sea les dé una séptima ronda. Cousins tiene talento, le falta trabajo. McCoy no va a proporcionar nada a este equipo, ni rondas de draft ni victorias. Ganaron a los Titans porque son los Titans, pero ante otros rivales McCoy no te salva, porque no cometer errores no es lo único que tiene que evaluarse de un QB. Los Redskins tienen que ser un poco amplios de miras y darse cuenta de las prioridades ahora mismo.

28- Minnesota Vikings (2-4) (Posición de la semana anterior: 27)

Sufro con los Vikings. No porque pierdan, sino por ver a Bridgewater en el suelo una y otra vez. Con sus piernecitas. Y su cuerpecito. Si Minnesota quiere construir un equipo entorno a él, estaría bien que lo hiciera antes de que deconstruyeran al pobre de Teddy como si fuese un plato de Ferran Adrià. Aún así, tuvieron oportunidades para sentenciar el partido a pesar de perderlo en los últimos dos segundos. En el último drive, Buffalo convierte en un 4&20 y en un 3&12. Al final, Watkins fue demasiado para ellos. Tampoco se les puede culpar.

29- Tennessee Titans (2-5) (Posición de la semana anterior: 29)

Partido horroroso, como horroroso es permitir a McCoy pases como los que Tennessee le dejó hacer. Te mereces perder con una actuación defensiva así. Garçon y DeSean Jackson parecía que llevaran estos petos rojos que llevan los QB en las prácticas para impedir que los plaquen. Nadie se atrevía a parar a estos dos receptores que, con algo de espacio, te montan una que ni Jack el Destripador. Los Redskins no dieron tanta ventaja a Whitehurst, que sigue arrastrándose. Pobre hombre. Podría vivir de modelo con su pelazo y en cambio nos da sus mejores años para que los aficionados a la NFL lo disfrutemos. Los Titans no sé si disfrutarán lo de perder, a veces parece que sí. Como mínimo esta temporada les servirá para empaquetar a Locker. En una caja que ponga “muy frágil”, por supuesto.

30- Jacksonville Jaguars (1-6) (Posición de la semana anterior: 31)

¡¡LOS JAGUARS HAN GANADO!! Gracias por tanto, Browns. La verdad es que los Jaguars tenían momentos en que parecían un buen equipo durante las primeras semanas, pero duraban tan poco que se confundía con un espejismo. El domingo permanecieron serios todo el encuentro y el dúo BortlesRobinson lució bien. La defensa, por fin, fue digna de un equipo de NFL. Desconocemos si durará mucho o si se va a confirmar la tendencia, ya que contra Pittsburgh hace dos semanas encajaron 17 puntos y la semana pasada 16 contra Titans. No son, sin duda, ofensivas de alto octanaje, pero habrá que dar algo de crédito a su defensa. El año pasado también terminaron fuertes, veremos si este año es de verdad o volverán a las andadas. De todas formas, lo único en juego para ellos es la posición en el draft.

31- Oakland Raiders (0-6) (Posición de la semana anterior: 30)

Con 0-6 serían el peor equipo de la Liga si no fuese porque compiten en cada partido. Los Cardinals tampoco lo tuvieron fácil en Oakland y hasta el último suspiro no tuvieron el partido sentenciado. Han mejorado desde la debacle en Londres, pero siguen siendo uno de los peores equipos de la Liga. Les falta talento en ambas unidades y tiempo para que Carr se convierta en un buen QB. Mimbres tiene.

32- Tampa Bay Buccaneers (1-5) (Posición de la semana anterior: 32)

Sigo manteniendo aquí a los Buccaneers por el esperpento ante Baltimore de la última semana. Esta semana, como Philadelphia, descansaron. Ante los Vikings el próximo domingo pueden salir del pozo. El rival es propicio para ello.

Comparte este artículo

Share on whatsapp
Share on facebook
Share on twitter
Share on linkedin
Share on email
Share on pinterest

Artículos relacionados

Artículos recientes

Síguenos