NFL Power Rankings, Semana 6

La mascota de España'82
La mascota de España’82

Y así, con el partido que anoche disputaron los Rams contra los Niners, se cierra la semana seis. Un tercio de temporada que se ha esfumado ya. Y ha habido sorpresas.

1- Denver Broncos (4-1) (Posición de la semana anterior: 2)

Victoria cómoda en Nueva York para Denver, cumpliendo el típico guión de la era Manning en las Montañas Rocosas: Peyton repartiendo touchdowns a diestro y siniestro y partido finiquitado antes de tiempo. Los Jets inquietaron un poco en el primer cuarto, pero se vinieron abajo. En los próximos partidos, los Broncos tendrán que hacer frente a los Niners, los Chargers y los Patriots. El calendario, hasta el momento amable, se volverá en contra de ellos y será entonces cuando sabremos si este equipo merece la posición que, por talento y registro, tiene ahora.

2- San Diego Chargers (5-1) (Posición de la semana anterior: 3)

Personalmente esperaba un partido mucho más cómodo para los Chargers en Oakland y no uno que se resolviera en el último minuto. Ni la defensa ni el ataque de San Diego funcionó tal como nos tenían acostumbrados, pero sacaron la victoria ante un rival divisional. En una temporada de dieciséis partidos, vas a tener semanas duras, pero los grandes equipos consiguen sacar esos encuentros adelante. Eso hizo San Diego el domingo. Tal como va avanzando la temporada, es más que probable que la batalla por la seed número uno de la AFC se resuelva en el doble duelo ante los Broncos.

3- Dallas Cowboys (5-1) (Posición de la semana anterior: 11)

Decía la semana pasada que los Cowboys posiblemente estuvieran en su límite cuando los subí a la posición once. No me los creía: victorias ante rivales menores (excepto los Saints, aunque esta temporada están a un nivel bajo) y la derrota ante San Francisco, que tampoco pasa por su mejor momento. Sin embargo, me la envaino gustosamente: partidazo en Seattle de los texanos que se llevaron a Dallas la W. Ganar a los Seahawks es muy complicado, pero encima hacerlo en su estadio es muestra de equipo grande. Magnífica línea ofensiva, espectacular Murray y fabuloso Romo, en uno de esos partidos que habría que poner en bucle a sus detractores. Los dos principales receptores, Bryant y Williams –especialmente el último–, pudieron con la temida Legion of Boom. Por lo que respecta a la defensa, parece que los entrenadores de Dallas han conseguido lo imposible.Y eso que parecía que se iban a disparar en el pie cuando en el tercer cuarto regalaron diez puntos a los de Seattle. Cinco victorias consecutivas para estos Cowboys y ya no me atrevo a pronosticar sobre ellos.

4- Seattle Seahawks (3-2) (Posición de la semana anterior: 1)

A pesar del 3-2, no me cabe duda de que los Seahawks son uno de los cinco mejores equipos de la Liga. Si estuviéramos en playoff, no me la jugaba con otros que no fueran ellos. Tienen más talento en defensa que decibelios en su estadio y en ataque son sólidos. Dicho esto, tienen problemas. No de enjundia, ya que han perdido únicamente contra Chargers y Cowboys que son dos muy buenos equipos y consiguieron ganar a Denver, pero no lucen como el equipo del año pasado. Tampoco el año pasado los tenían tan estudiados ni eran los campeones, hecho que produce una especial motivación en el rival. Aún así, su defensa no es tan dominante como lo fue y su ataque no consigue subir el nivel para compensar. Únicamente nueve primeros downs conseguidos y apenas 200 yardas totales (120 de pase y 80 de carrera) son signos de preocupación. La defensa de Dallas ha mejorado, pero no es de adamantino.

5- Philadelphia Eagles (5-1) (Posición de la semana anterior: 4)

Gran victoria de los Eagles que se ven empujados hacia abajo por la machada de sus rivales de división. 27 a 0 a los Giants en Philly para cerrar una semana en la que se han intercambiado mensajes de amor. No hubo mucha historia: los Eagles, a diferencia de otros partidos, salieron fuertes y apoyados en un espectacular McCoy –¡por fin!– machacaron a unos pobres Giants. Foles volvió a ser el QB que aparentaba ser el año pasado y hasta la defensa de Philadelphia pareció buena. Al menos eso piensa Eli Manning, que fue más veces al suelo que a sus receptores. Sigo pensando que el registro de los Eagles es superior a su talento, pero también lo pensaba de los Cowboys y luego la vida te da sorpresas. Lo que es meridianamente claro es que, con 5-1, no eres mal equipo. Tampoco lo eran los Chiefs el año pasado.

6- New England Patriots (4-2) (Posición de la semana anterior: 5)

361 yardas, 4 TD y 73% de pases completos para el Acabado. Ojo, que en el pasado hizo algún partido por encima del 75%. La decadencia está ahí. Vale que el rival eran los Bills de Kyle Orton, pero su defensa no es tan mala como su QB. Ayer encajaron 37 puntos, pero hasta que llegó Tom Acabado Brady habían permitido 23, 10, 22, 23 y 14. No son números atribuibles a una mala defensa y más teniendo en cuenta el ataque que tienen que sostener. Lo mejor para los Patriots: el bueno de Gronko está pletórico, aunque casi se lesiona en una recepción acrobática. Lo mejor de lo mejor, sin embargo, es que viven en la plácida, plácida, plácida AFC East.

7- Indianapolis Colts (4-2) (Posición de la semana anterior: 6)

El inicio de los Colts el jueves ante Houston fue de manual: 21-0 en el primer cuarto a un equipo que no recibía TD en ese período desde 2013, curiosamente en Indianapolis. Ataque y defensa funcionaron a un nivel nunca visto y desarbolaron a unos Texans que, sin alardes, habían hecho buenos partidos teniendo en cuenta el QB y el talento en la defensa que tienen (Dallas los tuvo que vencer en la prórroga la semana pasada). Lástima para los Colts que el partido no acabara entonces. 33-28 fue el resultado final, haciendo demasiadas concesiones en defensa (André Johnson y Arian Foster tienen debilidad por esta unidad) y mostrándose inoperativos en ataque. Mención especial a T.Y. Hilton: 223 yardas, triturando una vez y otra y otra y después otra a la pobre secundaria de Houston. Los Colts dejan, cada semana, destellos de equipo top 5 y los emborronan con errores infantiles. Más o menos el reflejo de su QB.

8- Arizona Cardinals (4-1) (Posición de la semana anterior: 7)

Los Cardinals tienen un problema y se llama 3% quarterback. Volvió Palmer, que es tanto como decir que un suplente decente entró por un suplente regular (Stanton), en términos de talento. Victoria ante los Redskins, aunque tienen mucho que agradecer a su defensa y a Cousins, y la derrota de los Seahawks les da un respiro en el liderato de la titánica NFC West. El calendario que tienen por delante es para ponerse a temblar y lo tendrán complicado para llegar a playoffs, pero con la defensa que tienen no se les puede descartar. Aún con todo, cuesta creerse a un equipo con Palmer de QB.

9- Baltimore Ravens (4-2) (Posición de la semana anterior: 10)

28-0 en el primer cuarto y 38-0 al finalizar la primera mitad. ¿Difícil, no? Si no fuese porque eran los Buccaneers, los Ravens habrían escalado hasta una de las primeras cinco posiciones del ranking. Aún así, 35 puntos fuera de casa en una mitad no son para despreciarlos, ni ante Tampa Bay. Gran exhibición ofensiva de Flacco y sus cuervos después de la frustración ante la defensa de los Colts. Baltimore tiene toda la pinta de que va a lograr hacerse con una plaza de playoffs y el equipo que tenga el placer de recibirlos se expondrá a que Flacco tenga su día. Y cuando lo tiene… De la defensa, poco que decir: son voraces como pocas. Mucho cuidado con estos Ravens.

10- San Francisco 49ers (4-2) (Posición de la semana anterior: 8)

Los Niners ganaron en el Monday Night Football y van tres seguidas, que se une a la que consiguieron en Dallas ante los Cowboys en la primera semana. Bajan posiciones porque de los de arriba nadie afloja y había que hacer sitio para los Cowboys. Además, el rival, los Rams de Saint Louis, este año están para proporcionar un par de victorias a sus sufridos compañeros de división. Nada más indicativo de esto último que ver lo que hizo Kaepernick: 343 yardas por aire y tres TD. ¿Cuándo fue la última vez que Kap lanzó para más de trescientas yardas? Pues el año pasado, también contra Saint Louis, y en la semana uno de 2013 contra los Packers. Si eso no habla toneladas de la secundaria de tu equipo, no sé yo qué más necesitan. Gore apenas vio la pelota dieciséis veces para acarreos que lo llevaron a las 38 yardas de carrera. Partido plácido para Gore suele equivaler a partido plácido para los Niners. Aún con todo, los de la Bahía se sitúan detrás de los Cardinals y vuelven a entrar de lleno en una lucha que muy probablemente va a dejar a un equipazo fuera, ya sean los Cardinals, los Seahawks o los de Jim Harbaugh.

11- Cincinnati Bengals (3-1-1) (Posición de la semana anterior: 9)

Dos de las mejores defensas de la Liga se enfrentan y el partido acaba en empate a 37. Me cuadra. Era un buen partido para los Bengals para resarcirse de la derrota aplastante ante los Patriots: rival con un buen pedigrí, partido en casa, los Panthers con una defensa contra la carrera bastante dudosa y una ofensiva sin demasiadas referencias. Los de Cincinnati empezaron bien y Bernard –el MVP ofensivo del equipo– corrió como si no hubiese mañana. Luego, Cam Newton empezó a correr y la tan temible defensa de los Bengals no podía contenerlo. Raro, ya que todos sabemos que Newton es un QB muy de estar en el pocket y cuya velocidad no es superior a la de Peyton Manning ni con el viento a favor. Mike Nugent, el kicker de los Bengals, tuvo un field goal de 36 yardas para ganar el partido en la prórroga, pero hizo un Andy Dalton y falló en el momento en el que más se le necesitaba. La próxima semana visitarán a los Colts, otro equipo propicio para ellos.

12- Detroit Lions (4-2) (Posición de la semana anterior: 12)

Decente partido de los Lions sin Megatron en la cálida Minnesota. El pass rush de Detroit fue demasiado para Bridgewater, que fue capturado en ocho ocasiones y fue interceptado en tres. Un partido más amolde a lo que se espera de un novato que lo que hizo ante los Falcons. El ataque sólo tuvo que aprovechar los réditos de esa temible –esta de verdad, no como la defensa de los Bengals– línea defensiva y poner diecisiete puntos en el marcador. Prater debutó como chutador de los Lions y, haciendo honor a la tradición, falló dos de los tres que tuvo. ¿Qué hacen en Detroit con los kickers? De todas formas, este es el partido que uno esperaría de los Lions de forma consistente. Cuando regrese Calvin Johnson, pueden dar más de un susto. No es un equipo goloso al que enfrentarse.

13- Green Bay Packers (4-2) (Posición de la semana anterior: 13)

Rodgers sacándose un Dan Marino con el falso spike en el mejor estadio en el que podía hacerlo. Esa genialidad –y la tierna inocencia de la defensa de los Dolphins, que no será tan tierna para sus aficionados– dieron la victoria al Pack en Florida. En el partido se pudo ver la clara influencia de un buen QB en la NFL de hoy en día: para mí, los Dolphins no son peor equipo que los Packers, pero estos tienen al mejor QB de la Liga. Y un buen QB te gana partidos que tu equipo ha entregado ya. ¿El mejor quarterback puede llevarte a algo más que una Wild Card este año? Quizá en otro equipo. Los Packers, por mucho que Jordy Nelson y Aaron Rodgers se esfuercen en demostrar lo contrario, son un equipo justito, justito.

14- Carolina Panthers (3-2-1) (Posición de la semana anterior: 14)

¡YA! No todos los días se ve un registro de 3-2-1, así que necesitaba hacer la broma. Broma o como lo queráis llamar, que no tiene ninguna gracia. Necesidad vital, mejor, ¿no? Esos momentos en los que tienes que decir algo, por apropiado o no que sea, y lo sueltas y ya está. Pues el «¡YA!» venía por eso. ¿Nadie más lo ha pensado?… ¿Que queréis que diga algo de los Panthers? Pensaba que sería más interesante lo del ya. La verdad es que hay poco que decir de ellos, quien los haya visto un par de partidos ya sabe prácticamente todo lo necesario de ellos: pueden jugar muy bien –especialmente en defensa– o dejarse ir para luego tratar de remontar al final. No son el equipo que parecía invencible a finales del año pasado, pero tampoco puede esperarse mucho de ellos, especialmente en ataque, con un cuerpo de receptores elegidos al azar de un cásting para anunciar ropa interior y una línea ofensiva que, sin ser la de los Falcons, levanta más sospechas que Andy Reid en un gimnasio. Teniendo en cuenta todo ello, siguen teniendo la NFC South –y, por tanto, una plaza de playoffs– al alcance.

15- Chicago Bears (3-3) (Posición de la semana anterior: 17)

Los Bears son un equipo que tiene bastantes ingredientes para triunfar: unos receptores de los mejores de la Liga, un gran corredor en Forte, un QB especial y una defensa que, sin ser de las mejores, es apañada (especialmente contra la carrera). Aún así, están 3-3, habiendo ganado sus tres partidos fuera de casa. ¿Raro, no? Chicago es un equipo raro. Lo mismo te hace un partidazo –la segunda parte en el Levi’s es para enmarcar, sobre todo en defensa– que se viene abajo. Jay Cutler ya es un poco así, pero cuando tiene el día bueno parece hasta normal que le paguen esa millonada por la que renovó. Los problemas de los Bears van más allá de Cutler, es cierto, pero ayudaría mucho que su QB se hiciera transfusiones cada semana o qué sé yo, un Red Bull. Tiene brazo y tiene talento, pero… La defensa dejó en 13 puntos a Atlanta y Matt Ryan, lo que establece un nuevo récord de puntos conseguidos sin línea ofensiva, previamente en 0 y 15 interceptaciones. Bueno, no me acuerdo muy bien, que alguien se lo pregunte a Eli Manning.

16- New Orleans Saints (2-3) (Posición de la semana anterior: 16)

Los Saints no jugaron este fin de semana, afortunadamente. Digo afortunadamente porque Graham estaba lesionado. El wide receiver tight end cogedor de pelotas favorito de Brees –suena maravilloso– es, a efectos prácticos, como jugar con los ojos cerrados. Puede que te toque jugar ante los Jaguars o los Buccaneers y eso tampoco importe demasiado, pero ante cualquier rival medio decente, los Saints sin Graham y con la defensa que tienen este año son favoritos claros para una derrota. La semana que viene jugarán contra los Lions, en un partido que servirá para saber dónde están unos y dónde están otros. Yo no pondría la mano en el fuego por los Saints, aunque, claro, tampoco por los Lions. Bueno, de hecho, no la pondría por ningún equipo. No vaya a ser.

17- Cleveland Browns (3-2) (Posición de la semana anterior: 19)

Otra victoria de los Browns que nos aleja de ver al verdadero aliciente de Cleveland, Johnny Manziel. Por un año en el que necesitábamos que los Browns fuesen los Browns y resulta que ahora hacen las cosas bien: ponen de titular a Hoyer, lo mantienen a pesar de que el equipo no termina de arrancar y ahora consiguen hasta ganar a los Steelers. Que me devuelvan a mis Browns, esos que en la semana seis habían implosionado ya siete veces. Sólo espero que esto de hacer las cosas como una buena franquicia sea pasajero. Por lo que respecta al partido, Hoyer hace un buen trabajo con los receptores que tiene, a excepción del buen tight end Jordan Cameron. Tate, el corredor, no es gran cosa, pero añadió casi 80 yardas, como Crowell, el otro RB. La gran fuerza de Cleveland se halla en su línea ofensiva que, sin embargo, recibió un golpe tremendo con la lesión de Alex Mack, uno de los mejores center de la Liga, que estará de baja lo que queda de temporada. Defensivamente los Browns son buenos, aunque queda la duda de si aprendieron del desastroso papel en Tennessee o si la inoperancia ofensiva de Pittsburgh fue la clave. Sea como sea, la división aún está al alcance.

18- Kansas City Chiefs (2-3) (Posición de la semana anterior: 20)

Está el tema tan mal por detrás que me veo obligado a subir a los Chiefs un par de posiciones a pesar de no haber jugado este fin de semana. No es que los Chiefs merecieran estar tan abajo, pero su juego y el estado de su división los tiene prácticamente fuera de playoffs. Aún pueden ganar once partidos seguidos y acabar con un 13-3, pero lo más probable para ellos es que acaben cerca del 0.500 y empiecen a hacerse preguntas que deberían haberse hecho ya. Con Chargers y Broncos a este nivel, los Chiefs están a un buen QB de distancia de pelear con ellos la división. Alex Smith no puede ser la solución. La semana que viene, ante los Chargers, pueden demostrar que aún tienen gasolina o empezar a pensar en 2015. Apuesto por lo último.

19- New York Giants (3-3) (Posición de la semana anterior: 15)

Se escapa la división –y la plaza para enero– para los Giants. Eagles y Cowboys, con 5-1, están en otro escalón. Confieso que creía capaces a los de Nueva York de ganar en Philadelphia y acabar con el bulo de los Oregon Eagles, pero fue un repaso en toda regla. 27-0 y Eli volvió a vivir lo que es no tener línea ofensiva. El pass rush de Philly consumió todas las esperanzas que pudieran tener los aficionados de los Giants y la defensa no pudo hacer frente a McCoy ni presionar con asiduidad a Foles, que tenía tiempo de sobras para revisar el correo electrónico antes de lanzar. Sin presión al QB, la secundaria de los Giants quedó al descubierto como lo que es. ¿Hay aún esperanza para ellos? Dejadme que use el calendario para resolver dudas: visita a Dallas, reciben a Colts, viajecito de turismo a Seattle, luego vienen los 49ers y por último los Cowboys. Pinta a un 3-8 o un 4-7 de manual.

20- Houston Texans (3-3) (Posición de la semana anterior: 22)

Si en la discusión de MVP no está JJ Watt, es que algo mal hay en este premio. Si sigue jugando así y el MVP acaba en Peyton Manning por los registros de sus equipos, es que hay algo aún peor en este premio. En esta NFL, un defensive end como Watt no te va a dar diez victorias, pero que alguien me diga un único jugador que juegue mejor en su posición de lo que JJ Watt juega en la suya. Sólo uno. Contra los Colts llevó su tercer balón hacia la zona de anotación, desvió pases, capturó a Andrew Luck (esquivo como pocos y con una línea ofensiva mejorada) y lució también parando la carrera. No hay nada que se le resista: puede jugar en cualquier lugar de la línea y ser el mejor jugador de su puesto. Es un jugador de época y tiene la desgracia de que los Texans tienen a Fitzpatrick como antes tenían a Matt pick-six Schaub. Watt se merece algo mejor. En cuanto al equipo, compitió tras un 21-0 en el primer cuarto y podrían haberse dejado llevar como los Buccaneers –y más siendo un jueves, que apetece poco jugar–, pero sacaron el orgullo y estuvieron cerca de ganarlo. Sólo por esa competitividad y por JJ Watt merecen subir un par de escalones. Estando en la AFC South, aún puede haber alguna esperanza de luchar por la Wild Card.

21- Atlanta Falcons (2-4) (Posición de la semana anterior: 21)

Los Falcons perdieron en casa en un partido feo ante los Bears. Aún así, después de verlo, quedé fascinado con que consiguieran 13 puntos. Esa línea ofensiva es pésima. Un segundo después del snap, había cuatro hombres por sistema encima de Ryan y este conseguía sacar la pelota en rutas cortas. Si quería más tiempo, tenía que escapar del pocket. La conexión con Julio Jones es fantástica, pero el recorrido del equipo es tan corto como el tiempo que tiene el QB para lanzar. Por buenos mimbres que haya en el ataque, va a ser imposible que remonten su situación cuando el front seven rival puede abusar continuamente de tus protectores. Y más cuando tu defensa no está a la altura en ningún aspecto. Tanto es así que quizá el único equipo contra el que la línea ofensiva de Atlanta podría aguantar serían los mismos Falcons. La temporada pinta mal y es una pena para ellos.

22- Miami Dolphins (2-3) (Posición de la semana anterior: 23)

Hay que ser poco espabilado, por decirlo suavemente, para ser defensa y relajarte cuando quedan diez segundos para el final y vas ganando. Hay que ser bastante limitado para hacerlo, además, cuando el QB rival es Aaron Rodgers. Después dirán que lo de jugar sesenta minutos es un tópico y luego te despistas un segundo y pierdes un partido que tenías ganado. Porque los Dolphins habían ganado ya a los Packers: 24-20, posesión a falta de tres minutos y los de Wisconsin sin tiempos muertos. A Rodgers le quedaron dos minutos para anotar un TD. Un catch salvador de Nelson en cuarto down fue la primera estocada a los Dolphins, que además habían parado el reloj con un tiempo muerto antes de esa jugada por no tener el personal adecuado. Pues, aparte de regalar unos segundos valiosísimos a Green Bay, les dieron tiempo para planificar una buena jugada hacia su mejor receptor. Una decisión increíble del head coach de Miami. Luego, un falso spike de Rodgers pilló despistados a los angelitos de la defensa. Un TD de Quarless dio la victoria al Pack a falta de tres segundos, coronando el sinsentido. Y cargándose, de paso, un muy buen partido de los Dolphins. Se valieron de las lesiones de Green Bay, pero tuvieron buenos momentos de fútbol, momentos en los que pareció que los Patriots tendrían rival en la AFC East. Será que no.

23- Pittsburgh Steelers (3-3) (Posición de la semana anterior: 22)

Los Steelers no bajan más porque no creo que sean peores que los equipos que hay por abajo ni en talento ni en registro, pero con su actuación contra los Browns se han ganado un viaje al centro de la Tierra. Menudo partido. Tampoco es que venga muy de sorpresa a los que hayan seguido a los Steelers, aunque nadie se esperaba tal varapalo. La ofensiva sólo pudo anotar 10 puntos y siete de ellos llegaron cuando tenían nula importancia. Y no es porque no tengan buenos jugadores: Brown es un playmaker como pocos en su posición, Bell es un sensacional corredor y Big Ben es Big Ben. Da la sensación que la selección de jugadas del coordinador ofensivo no se ajusta a lo que el equipo necesita. Pittsburgh necesita más contribución ofensiva, no sólo porque con diez puntos vas a ganar un partido de cada cien, sino porque su defensa ya no está en condiciones de aguantar a los rivales en puntuaciones bajas. Cleveland debería ser la referencia de Pittsburgh estos días, por irónico que pueda sonar: ganar, aunque sea feo, aunque corras la pelota cincuenta veces. Balones a Bell e intentar que Brown la líe en alguna jugada aislada. Apretar los dientes en defensa y sacar la victoria. Tener a Ben lanzando 42 veces la pelota (50% completos) es tirar el partido.

24- Buffalo Bills (3-3) (Posición de la semana anterior: 24)

El sueño de liderar la AFC East fue bonito mientras duró. La derrota ante los Patriots despierta a aquellos aficionados que pensaban que este podría ser su año. No puede ser el año de ningún fan cuyo equipo tenga a Kyle Orton de QB titular. O juegas en los Seahawks o tu única esperanza es que haya equipos peores que el tuyo al que ganar, que los hay. Incluso mejores: los Bills han ganado a Bears y a Detroit. Fuera de casa. Con EJ Manuel en Chicago. Yo ya me he convertido a la fe Manuelista. Mientras tanto, los Bills siguen siendo un equipo con suficiente talento como para dar un golpe de mano a la AFC East, si no fuese por su QB. Como alguien dijo una vez sobre los Texans, Buffalo está a un QB de ser un buen equipo.

25- New York Jets (1-5) (Posición de la semana anterior: 27)

Los Jets suben un par de posiciones a pesar de la derrota y lo hacen debido a que, durante algo más de un cuarto, parecieron el equipo que aspiran a ser. Bien en defensa ante la todopoderosa ofensiva de los Broncos y en ataque Geno Smith estuvo bien, especialmente en el drive del primer TD, que cerró con un muy buen pase. Tiene destellos, pero, como pasa con su equipo, no es suficiente. Entre él y Vick prefiero a Geno, como mínimo es joven y aún puede progresar. Vick ya sabemos lo que ofrece y no puede ser la solución al problema que tienen en esa posición los Jets. Del partido mejor no decir demasiado: cuando tienes la profundidad justa en la secundaria, enfrentarte a Peyton y sus secuaces suele terminar mal. Pudo ser peor, si sirve de consuelo.

26- Saint Louis Rams (1-4)  (Posición de la semana anterior: 25)

343 yardas permitidas por aire a Colin Kaepernick. Con esto bastaría para hablar esta semana de los Rams. Si tu línea defensiva, que sería el profeta del passrushismo, no consigue crear presión, estás vendido. Y lo estás aún más cuando tu secundaria es justa, siendo amable. Boldin cogía balones ayer como si estuviera en las prácticas. Ofensivamente les falta talento para anotar con asiduidad y defensivamente están irreconocibles. No sé si Jeff Fisher va a tener tiempo para trabajar una temporada entera con su QB titular, pero como los Rams no remonten el vuelo, ni que sea ligeramente, pinta muy crudo. Sobre todo porque tiene talento, en teoría, para hacer muchas más cosas de lo que están haciendo. Estar en la división más dura del fútbol no es la situación ideal, pero los Rams están jugando mal, simple y llanamente.

27- Minnesota Vikings (2-4) (Posición de la semana anterior: 26)

¿Alguien ha hablado ya con Teddy? Después de un debut muy positivo ante los Falcons, volver y tener enfrente a los Lions fue como pasar de high school a la NFL. Los Lions tienen pass rush, algo que los Falcons desconocen, vete a saber por qué. Quizá en Atlanta esté prohibido por alguna ley, la misma ley que prohíbe poner a cinco tíos a defender correctamente a su QB. Bueno, no hablemos más de los Falcons. La línea ofensiva de los Vikings se encontró con tíos que querían pasar por encima de ellos y no supieron qué hacer, desconcertados. Se ve que alguno se acercó al árbitro a decir «¿no te da pena el pobre chaval? Se llama Teddy. Mira qué piernicas, si es que se lo van a comer. ¿Te he dicho ya que se llama Teddy? Va, pita falta o algo. Rushing his piernicas. Ahora porque el uniforme es lila, pero ya verás mañana qué morados. ¿Cómo que no se ven los morados porque es negro? ¡Racista hijo de p». Bridgewater fue interceptado tres veces y va cogiendo el ritmo a lo que es ser rookie en este deporte. Las cosas van a una velocidad que ni Chip Kelly en el Madden dándole a la hurry up offense todo el rato. Cansino, Chip. Que con tanto snap cansas. Pesado, coño.

28- Washington Redskins (1-5) (Posición de la semana anterior: 28)

Si de algo servirá esta temporada para los Redskins es para saber que Cousins no es el QB franquicia que algunos días pareció ser. Es buen jugador y si se le pulen defectos puede ser titular en algunos equipos (en la AFC East sería como la llegada de Jesucristo), pero técnicamente comete fallos imperdonables. La segunda interceptación, la que le cuesta el partido a Washington, es demoledora: mala colocación de pies, mal lanzamiento y mala ubicación de la pelota. No es la primera vez que le pasa –ante los Giants dio un recital– y no siempre le sale mal, pero ante defensas que conceden pulgadas en vez de yardas no puedes bajo ningún concepto arriesgar la victoria de tu equipo de esa manera. Respecto al resto del equipo: jugaron bien, tan bien como se le puede pedir a un equipo sin más esperanzas que una buena posición de draft y perdieron por su QB y tan bien como se le puede pedir a un equipo de su talento. Lo inteligente para Washington sería dejar que Cousins acabara la temporada, tratar de hacer un trade y esperar a la temporada próxima para poner de titular a RGIII. En su temporada de novato lo hizo bien y no tiene sentido enviarlo ahora a quemarse, como si fuese la segunda venida de Shanahan, cuando la temporada está más perdida que Andy Reid en un gimnasio.

Creo que he hecho esa broma ya.

29- Tennessee Titans (2-4) (Posición de la semana anterior: 30)

¡Victoria de los Titans! ¡Ante los Jag…! Bueno, a win is a win, como se suele decir. No voy a engañar a nadie: no vi el partido. En vez de eso, voy a enumerar una serie de cosas más interesantes que ver una tarde de domingo un Jaguars-Titans: salir a la calle, salir a la calle sin rumbo, salir a la calle a llorar, escuchar Coldplay mientras lloras en la calle, llorar más, escuchar el último disco de Coldplay, llorar aún más, pensar «Yo pensaba que en Parachutes tenían talento, os lo juro», ver fotos de EJ Manuel mientras suena ‘Fix You’, beber agua para evitar la deshidratación, actualizar Twitter cada diez segundos, cada cinco, cada segundo, cerrar Twitter, cagarte en @Jack, recordar los tiempos en los que no tenías Twitter, pensar en qué hacías en los andenes del metro cuando no tenías móvil, beber un poco de agua y llorar un poco más. No sé si ha quedado claro. El volumen 2 me lo reservo para la vuelta. Si no queréis volver a leer toda esa retahíla de tonterías, enviad donaciones. O no leáis los Rankings. Pero eso haría llorar al niño Manuel. ¿Quién es el niño Manuel? Me alegro de que hayáis hecho la pregunta. En la religión Manuelista, el niño Manuel es el resultado de la inseminación, vía el Espíritu Incompleto, de su madre, la señora Noveoalreceptorabierto. Su padre es el Dios Interceptación, que lo envía a la Tierra. Su misión es evitar que los niños lancen pelotas correctamente a su receptor. Es pecado mortal. De necesidad.

30- Oakland Raiders (0-5) (Posición de la semana anterior: 31)

Buen partido el de los Raiders. Me gustaría colocarlos más arriba, sobre todo porque ya no está Dennis Allen, el QB novato que tienen es prometedor y sus colores molan. Especialmente por esto último. El caso es que estuvieron a pocas yardas de conseguir el empate ante San Diego. De hecho, los Raiders estaban en posición de FG cuando intentaron un pase profundo con algo más de un minuto por delante y perdiendo 31-28. El pase, enviado a un receptor en doble cobertura, fue interceptado. Perder es parte del aprendizaje, Derek. Y en Oakland te vas a hinchar. Si perdiendo fuese la mejor manera de aprender, Derek Carr sería como mínimo la fusión de Unitas, Montana y Manning para la temporada que viene. A Brady lo dejo fuera por acabado y por guapo. No es envidia, es que me gustaría ser igual de guapo y por eso no lo incluyo, si fuese feo iría el primero en la lista. Eso no es envidia. Dejando de lado esto último, poner en jaque a una de las grandes defensas de la Liga es prueba de que los Raiders son un equipo a tener en cuenta para el futuro. Eso si tienen algo de cabeza y no dan 158 millones al año al primer agente libre que pase por allí la próxima primavera.

31- Jacksonville Jaguars (0-6) (Posición de la semana anterior: 32)

Como premio por ser el primer equipo en llegar al 0-6, los Jaguars suben de posición. Es lógico. Han ido reduciendo el margen de sus derrotas desde que pusieron a Bortles como QB titular. Probablemente no tenga nada que ver, ya que la producción ofensiva de Jacksonville es equiparable a la de una manada de gatos diciendo «miau» y tal, muy bonitos, sí, pero no anotarán puntos ante tíos de 890 kg. Ante los Titans se quedaron a sólo dos puntos. Como no he visto el partido, sólo puedo imaginar cómo sería el final. Ahí va: Jacksonville gana por 14-8 a falta de un minuto. ¿Por qué los Titans tienen ocho puntos? Porque fallaron un extra-point y luego anotaron un safety. Lo de ir a por dos es algo que nunca pasa. A ver, que sigo: iban 14-8, a falta de un minuto. Posesión para ellos en la yarda 1 de los Titans. Bortles, con aura celestial, pide el snap haciendo la sombra de la serpiente con sus dos manos. Justo en el momento en el que la bola sale del center, un torrente de agua proveniente de la piscina que tienen los Jaguars (jugaban en Tennessee, pero se llevan la piscina al campo rival) cae en la bola, evitando que Bortles pueda cogerla. Un defensa de los Titans, que sé yo, Whitehurst, coge la pelota y la retorna para TD. 14-14. El kicker de los Titans, eh… Whitehurst (este es otro, se llama Kevin, es hermano) lanza, pero un defensa de los Jaguars, Evin Whitehurst (es una familia grande), bloquea el punto extra. Posesión para los Jaguars a falta de 30 segundos. Bortles recibe el snap, ve al receptor abierto y, cuando va a lanzar, escucha a su madre decir «tienes la comida en la mesa, no te lo vuelvo a decir», él contesta «mamá, que soy un QB», «ya te voy a decir yo lo que eres. QB ni pollas», «mamá, no digas pollas» y, mientras discuten, el defensive end de los Titans, Vin Whitehurst, logra el strip fumble y lo recupera para TD. Al llegar allí, escucha una voz que dice «Evin, ven para aquí» y él contesta «no, señora, yo soy Vin. Evin está allí, con Kevin e In», pero la mujer se las sabe todas «no me vengas con esas, Evin. Que QB ni pollas». Esto último desconcierta a Vin Whitehurst, que pierde la pelota en la yarda uno y esta cae hasta la end zone, donde la madre de Bortles la recupera. Safety para los Titans y victoria por 16-14.

32- Tampa Bay Buccaneers (1-5) (Posición de la semana anterior: 29)

¡Bienvenidos, Buccaneers! Tengo que decir que hay fans de los Jaguars que me han enviado correos incendiarios diciendo que esto era un ultraje y tal. Por mucho 0-6 que llevéis, no os merecéis estar en última posición. Esta vez el honor es para los Buccaneers, el equipo que ha encajado 28 puntos en el primer cuarto y se fue 35-0 al descanso. Claro que sí, campeones. Lovie Smith estará de contento… A decir verdad, su cara tampoco cambia mucho. Pero estará enfadado, supongo. O quizá lo tiene todo planeado. En resumen: no hay nada que decir del partido de los de Tampa Bay porque no lo jugaron. Sí, metieron 17 puntos al final, y qué. Tampa Bay parecía mejor de lo que su registro indicaba, pero ya van dos palizas: una ante los Falcons y otra ante los Ravens. No hubo peor equipo este fin de semana que ellos, a pesar de los esfuerzos de los Steelers. Puedes ser un mal equipo o simplemente peor que tu adversario, pero perder de esta manera dos partidos es signo de algo más. Como mínimo los Jaguars lo intentan, luego si les cae agua de la piscina que les hace perder el partido ya es otra cosa.

Comparte este artículo

Artículos relacionados

Artículos recientes

Síguenos