NFL Power Rankings, Semana 4

power rankings

Con los Patriots en Kansas City terminó ayer la cuarta semana de competición en la National Football League. En AM14 ofreceremos semanalmente los ránkings actualizados en función del estado de forma de los treinta y dos equipos que componen la Liga.

1- Seattle Seahawks (2-1) (Posición de la semana anterior: -)

Semana de descanso para los del estado de Washington. A pesar de la derrota ante San Diego y de la victoria en la prórroga ante los Broncos, los Seahawks parecen el equipo más preparado para llegar al primer domingo de febrero vestidos de corto. Este fin de semana tendrán que enfrentarse a los Redskins, contra los que no tendrían que pasar apuros.

2- Denver Broncos (2-1) (Posición de la semana anterior: -)

También descansaron los Broncos de Manning. Una semana para reflexionar tras la derrota en Seattle y que les vendrá de fábula para preparar el siguiente partido, contra el equipo que ocupa la tercera posición del ránking.

3- Arizona Cardinals (3-0) (Posición de la semana anterior: -)

¿49ers? ¿Seahawks? No, los Cardinals de Bruce Arians son los que lideran la temible NFC West. Aun teniendo en cuenta las múltiples lesiones que tienen, especialmente en defensa, los del desierto no hincan la rodilla ante nadie. Precisamente la enfermería y un quarterback que se encuentra lejos de los mejores de la Liga pueden dificultar un camino que, por ahora, está inmaculado. El partido contra Denver pondrá a prueba el límite y las aspiraciones de este equipo.

4- San Diego Chargers (3-1) (Posición de la semana anterior: -)

Una derrota por un punto en la primera semana de la Liga ante los Cardinals es lo único que se interpone entre los Chargers y el mejor registro de la Liga. Rivers continúa a un nivel sensacional y la defensa ha dado un paso adelante. Eso y la poca competencia que van a tener en la AFC los convierte en un firme candidato a llegar vivos a finales de enero.

5- Cincinnati Bengals (3-0) (Posición de la semana anterior: -)

Bye week para los Bengals. Fabulosos en defensa y contundentes en ataque, lideran cómodamente una división donde sólo los Ravens pueden amenazar su trono. ¿Por qué están quintos, entonces? Porque, con su registro de 3-0, no puedo situarlos más abajo. Lo único que separa a los de Cincinnati de ser un equipo temible es su quarterback, Andy Dalton. El juego de tierra lo está eximiendo de responsabilidad por el momento, pero cuando lleguen los tiempos difíciles y los Bengals dependan de él para ganar, muy probablemente pasará lo mismo que cada año. A casita en primera ronda o, como mucho, en la Divisional. Los Patriots los pondrán a prueba en la semana entrante.

6- Baltimore Ravens (3-1) (Posición de la semana anterior: -)

Sensacional victoria para los del otro Harbaugh (el que tiene una Super Bowl y menos fama) ante unos decepcionantes Panthers. La ofensiva de los Ravens está a un nivel espectacular apoyada en un Steve Smith que machacó a su antiguo equipo. La defensa, por otro lado, está muy bien afinada y tendrán un buen examen este fin de semana ante los Colts.

7- Detroit Lions (3-1) (Posición de la semana anterior: -)

¿Será este el año de los Lions? ¿Podrá Caldwell obrar el milagro? Muy probablemente, no. Aún así, Detroit pinta mejor de lo que lo ha hecho en años (a pesar de que suele comenzar bien la Liga para acabar fuera de los playoffs en la última semana). Gran front-seven y un Stafford del que se ven muchas más luces que sombras en estas primeras semanas. Cuando está en forma, hace unos lanzamientos que sólo él parece capaz de hacer. Eso, y que tienen a Calvin Johnson, claro. El batacazo tremendo de los Bears, el equipín que son los Packers y la reconstrucción de Minnesota sin Peterson y con Bridgewater les deberían proporcionar la división. Sin embargo, no es la primera vez que tienen la división a tiro y la cagan estrepitosamente. Son los Lions, al fin y al cabo. Unos Bills inmersos en un cambio de QB les esperan.

8- Green Bay Packers (2-2) (Posición de la semana anterior: -)

¿Os imagináis unos Packers bien entrenados y con defensa? Yo tampoco. Si están en esta posición, a pesar de todos los pesares que achacan a este equipo, es por Aaron Rodgers, el mejor QB de la Liga. Como viene siendo habitual, trituró a los Bears en el Soldier Field. El problema viene cuando Rodgers se sienta y entra la unidad defensiva. Estando en la NFC, poco futuro tienen estos Packers si no avanzan en este aspecto. Minnesota será su próximo rival. Una victoria ante un rival divisional puede ser clave en esta NFC North. Ah, y despierta, Lacy.

9- San Francisco 49ers (2-2) (Posición de la semana anterior: -)

Qué difícil es jugar al football, sin un buen QB, sin un buen QB. Que me perdonen Los inhumanos por esta versión cutre de su cutre canción, pero no se me ocurre nada mejor para describir el juego de los Niners. Ha vuelto Gore, gracias a Dios, y la defensa se comió a unos Eagles que fueron incapaces de anotar con su ataque y que no cruzaron el centro del campo hasta el último cuarto. Sin embargo, cuando la defensa se sentaba y Kap recogía los snaps, San Francisco temblaba. Es ya su tercer año y Kaepernick se asemeja más a un running back con un brazo de quince metros cuadrados que al QB que necesitan los 49ers si quieren llegar (y avanzar) al juego de campeonato. Por cierto, alguien debería poner el marcador de tiempo restante en tamaño veinte por veinte para que así Colin no gaste tiempos muertos y quite años de vida al sith de los Harbaugh.

10- Indianapolis Colts (2-2) (Posición de la semana anterior: -)

¿Por qué van antes que los Eagles, que los derrotaron en casa hace dos semanas? Porque son mi equipo y los Eagles son una mentira. Ahora seriamente, los Colts llevan dos semanas endosando palizas y los entrenadores por fin han entendido que, con Andrew Luck, es mejor poner la pelota en el aire que dársela a Richardson para que apenas pase de la línea de scrimmage. Eso sí, han sodomizado a los Jaguars y a los Titans, dos equipos peores que el ébola, pero que, al fin y al cabo, son rivales de división. El otro son los Texans, pero a no ser que logren clonar a JJ Watt, difícilmente lograrán ganar la paupérrima AFC South. Que tampoco se crezcan los fans de los Colts: sin Mathis y con menos pass rush que la selección nacional de yoga, o Luck hace alguna proeza o la ronda Divisional parece el partido más lejano que pueden alcanzar. Con suerte. Los Ravens visitarán Indianapolis este domingo en un encuentro que puede definir a los dos equipos.

11- Philadelphia Eagles (3-1) (Posición de la semana anterior: -)

Chip Kelly es el entrenador en jefe más abrazable de la Liga. Con sus dibujitos plastificados en cartulina que quiere hacer pasar por su playbook, ha convertido a los Eagles de un mal equipo a un mal equipo que lanza snaps muy rápido. Los Eagles son extenuantes de ver y de defender. Con ese ritmo consiguen extenuar a las defensas y lograr sus remontadas en las segundas partes, pero alguien debería decirles que, para cansar a los defensas, hay que mantenerlos en el campo más de dos o tres minutos por ataque. El otro día, ante San Francisco, fueron incapaces de lograr primeros down con asiduidad. A Foles se le empiezan a ver sus grandes limitaciones y si el juego de tierra no funciona, estos Eagles tienen mal pronóstico.

12- New England Patriots (2-2) (Posición de la semana anterior: -)

A Tom Brady cada año se lo ponen más difícil. Le van quitando piezas clave y como él sigue ganando y llevando a los Pats bien lejos en la post-temporada, el equipo de entrenadores lo reta de nuevo. No obstante, Brady ya tiene una edad y posiblemente sus mejores jugadas están ya en el pasado. Estos Patriots son más vulnerables que nunca y su inoperancia ofensiva ha llegado a cotas que parecían inalcanzables hace unos años. Sin embargo, mientras siga él como QB, es imposible descartarlos como contendientes. Belichick, perro viejo, tiene los recursos suficientes como para capear la AFC East con facilidad.

13- Carolina Panthers (2-2) (Posición de la semana anterior: -)

Los Panthers comenzaron la temporada con un gran 2-0 y mostrándose como el equipo que acabó 2013 más en forma de toda la Liga. Una defensa durísima y un ataque que, si bien no tiene más playmakers que su inconsistente QB, respondía. Ahora bien, llevan dos semanas consecutivas perdiendo, pero no ajustadamente, sino derrotas duras. Pittsburgh los arrasó en Carolina, corriendo como demonios entre tackles. El domingo, los Ravens y su ex Steve Smith los doblegaron por arriba. Por suerte, en la NFC South nadie quiere llevarse la división.

14- New Orleans Saints (1-3) (Posición de la semana anterior: -)

Que el 1-3 no os engañe: los Saints son un buen equipo. Simplemente, no son ese gran equipo de antaño. Y no lo son, principalmente, porque la defensa está rindiendo a un nivel penoso. Los Cowboys, sin ser nada del otro mundo, abusaron una y otra vez de la secundaria y Murray corría como si no hubiese linebackers. Rob Ryan se llevó muchos aplausos por su temporada en 2013 como coordinador defensivo, pero este curso, con en teoría más talento en la unidad, los Saints parecen tan perdidos como antes de su llegada. O se ponen las pilas o ni Brees ni Graham van a sacar las castañas del fuego esta vez.

15- Dallas Cowboys (3-1) (Posición de la semana anterior: -)

Qué duro es ser Tony Romo. Pones a tu equipo con 3-1 y aún así te colocan decimoquinto en el ranking, por debajo de los Saints a los que trituraron el domingo por la noche. Los Cowboys, aún teniendo en cuenta su registro, son un equipo con muchas deficiencias. Corren muy bien la pelota (cuando a Murray no le da por dejarla ir) y Romo, a pesar de su leyenda, es un muy buen quarterback. Dez Bryant no es Megatron, pero tampoco es manco. Sin embargo, su defensa es lo que los hace descender muchos peldaños. Ni defienden bien por aire ni son dominantes contra la carrera. La victoria contra los Saints es, probablemente, un espejismo. Aún así, su división es de las más abiertas: los Redskins son los únicos que parecen descartados para luchar por ella y tanto Eagles como Giants tienen igual o más problemas que ellos. Quizá dejen el 8-8 por primera vez en cuatro años.

16- New York Giants (2-2) (Posición de la semana anterior: -)

La eterna melancolía de Eli Manning. Rey de las interceptaciones el año pasado, ha comenzado bien esta temporada bajo el nuevo sistema ofensivo. El jueves, los Giants jugaron mejor que en años. Eso sí, tenían a los Redskins delante con un Cousins que deshinchó en una noche un globo que iba a hacer caer (sin segundas) a RGIII. El pequeño y menos comunicativo de los Manning encontró en su tight end un aliado de lujo y, cuando Eli está fino, que se aparten los demás. Gran victoria de los Giants que los coloca de lleno en la lucha por la división.

17- Houston Texans (3-1) (Posición de la semana anterior: -)

No me puedo creer a un equipo en el que JJ Watt lleva más touchdowns que Andre Johnson y que Arian Foster juntos. Tampoco puedo considerar candidato a algo más que ganar la AFC South a una ofensiva liderada por Ryan Fitzpatrick, un tío que lleva una barba bíblica en el pleno septiembre tejano. El 3-1 es tan engañoso como buena noticia: si a estas alturas de la temporada han conseguido ganar 3, en su división pueden llegar fácilmente a las ocho victorias o nueve y luchar por una Wild Card. Pero que alguien le regale una maldita maquinilla de afeitar al quarterback, por el amor de JJ Watt. ¿Habrán probado a poner al número 99 de QB? Pone a Houston 15-1.

18- Chicago Bears (2-2) (Posición de la semana anterior: -)

Qué felices serían en Chicago si los Packers o Aaron Rodgers no existieran. Y si Cutler tuviese algo de sangre en las venas, los Bears habrían llegado a algún Super Bowl seguro. ¿En 2014? Parece imposible. Rodgers es letal, pero la defensa de los Bears existe en el limbo. Y, claro, si Cutler hace un ídem cada vez que ve a los de Wisconsin delante, no ayuda. Uno empieza a pensar que, en otra división, Chicago podría ganarla año tras año. Aunque bueno, quizá cuando Rodgers se retire las cosas sean de otra manera. ¿Qué deben quedar? ¿10 o 15 años? Minucias. Mientras, los Bears harían bien en encontrar un QB que no sea magnífico sólo a ratos y desastroso en otros. Es difícil encontrar a un QB con más talento que Cutler, pero no es tan difícil encontrar a uno que sea bueno (no maravilloso, simplemente bueno) consistentemente. Y que no confunda a los de verde con los de su equipo.

19- Kansas City Chiefs (2-2) (Posición de la semana anterior: -)

Ganar 41-14 a los Patriots no está al alcance de todos los equipos. Ni a estos Patriots. Jamaal Charles es un animaal (perdón) y viniendo de una lesión que nos habría dejado a los humanos unas dos o tres semanas de baja, reposo y PlayStation, vuelve a la semana siguiente para meterle tres anotaciones a los de Nueva Inglaterra. ¡Incluso Alex Smith pareció un buen QB! La defensa frenó de lleno a los de Brady, al cual interceptaron dos veces. Arrowhead y Andy Reid sonreían. Bueno, Andy Reid nunca sonríe, pero ya me entendéis. Este año, sin embargo, no lo van a tener nada sencillo en la AFC West con los Broncos tirando como siempre y los Chargers en su mejor forma en años. No pondría la mano en el fuego por un equipo dirigido en ataque por Alex Smith en la vida.

20- Atlanta Falcons (2-2) (Posición de la semana anterior: -)

Ryan y Jones (con el permiso de White) son una pareja demoledora. No por nada los Falcons son el segundo mejor equipo por aire. Aunque alguien debería explicarles que en el football no todo es ataque. Por desgracia, también hay que defender de vez en cuando. Y los Falcons no saben. Trigésima peor defensa (de 32) por aire y vigésimo-octava contra la carrera. Minnesota, con un QB que debutaba como titular, les cascó 41 puntos. Minnesota, que no metía 41 puntos desde… En la vida, vaya. Afortunadamente, en su división están los Saints, que tampoco saben defender, los Panthers, que no saben atacar y los Buccaneers que… Pobres.

21- Pittsburgh Steelers (2-2) (Posición de la semana anterior: -)

¿Os acordáis de los Steelers cuando su defensa sembraba el caos? Esa unidad, junto a la sobriedad de Big Ben, hacían de los Steelers el equipo al que nunca te querías enfrentar. Esos tiempos han pasado y es ahora el ataque el que saca las castañas del fuego o muere en el intento. La derrota ante los Buccaneers es tan anecdótica como preocupante. Un equipo de la talla de Pittsburgh no puede permitir lo que ocurrió en los últimos minutos del encuentro del domingo. Y menos en casa y ante un rival como Tampa Bay. Con unos Ravens en plena mejora y unos Bengals extraordinariamente sólidos, la AFC North está muy complicada para los Steelers.

22- Buffalo Bills (2-2) (Posición de la semana anterior: -)

Que los Bills estén 2-2 con EJ Manuel de QB titular no es una hazaña muy distinta a lo que hacía Jesucristo multiplicando los panes y los peces. Qué malo es Manuel, por el amor de Dios. Aunque tampoco era bueno en la universidad, claro. Elegirlo en primera ronda en el Draft de 2013 y encomendarle un equipo talentoso es enviar a la basura las posibilidades de la plantilla en una división muy débil. Por suerte, para la semana siguiente Kyle Orton va a sentar a Manuel en el banquillo. Es Kyle Orton, sí, un tipo que no pasaría de un suplente sospechoso en la mayoría de franquicias. No obstante, comparado con el bueno de EJ, los Bills parecen haber encontrado a Manning. Después de saber que EJ iba a ser suplente, han llegado a los oídos de la policía de Buffalo diversas llamadas que afirman haber visto a Sammy Watkins saltar de alegría de portal en portal.

23- Miami Dolphins (2-2) (Posición de la semana anterior: -)

O London Dolphins, como sus fans quisieran llamarlos a partir del domingo. Los aficionados se han agolpado en el aeropuerto esperando el regreso de su equipo para pedirles que se vuelvan para la capital inglesa. Por fin los Dolphins jugaron bien tanto atacando como defendiendo y Tannehill se asemejó al QB que algunos dicen ver en él. Quizá la bronca con Philbin es lo que necesitan los Dolphins cada semana. Eso sí, que tampoco lance nadie las campanas al vuelo. El rival eran los Raiders, que es tanto como decir que jugaban contra un grupo de amigotes vestidos de uniforme. Aún así, hay motivos para la esperanza: los Patriots están titubeantes. Es el momento de dar un golpe a la AFC East.

24- Cleveland Browns (1-2) (Posición de la semana anterior: -)

Los Browns me parecen mejor equipo de lo que su ránking indica. No son inferiores a Bills, Dolphins o Texans. Su competitividad los ha mantenido vivos hasta el último momento en todos los partidos que han disputado. Ganaron a los Saints y estuvieron a punto de hacer lo propio con Steelers y Ravens. Sin embargo, su división la tienen muy complicada. No sólo por el 0-2 actual, sino porque los otros tres equipos parecen igual o mejores que ellos. Hoyer, por otro lado, tampoco ofrece la confianza suficiente como para pensar que puede liderar a los Browns a ocho o nueve victorias más. Y, en su división, quizá con 9 victorias no les baste para llegar a Wildcard. Quizá gracias a todo ello podamos ver a Manziel de titular algunos partidos. No está preparado, pero ¿y lo divertido que puede ser viéndolo huir de los linebackers? Qué poco sentido del espectáculo, Browns.

25- New York Jets (1-3) (Posición de la semana anterior: -)

¿Es Geno Smith tan, tan, tan malo o es el staff al que hay que culpar? Los Jets, como pasaba el año anterior, son un buen equipo globalmente. Espléndida defensa contra la carrera, más que aceptable por aire y saben correr la pelota mejor que casi cualquier equipo en la Liga. Lo que les falta es un juego efectivo por aire en una competición que decapita y tritura sin piedad a los equipos sin un buen QB. O sin un plan eficiente, claro. Que se lo digan a Philip Rivers. Geno Smith combina detalles muy serios con errores infantiles en la lectura y con malos lanzamientos. Uno empieza a perder la esperanza con él. Por mucho que Rex Ryan no sea el mejor HC de la Liga, si Geno Smith no da un paso adelante este va a ser, seguramente, su último año como titular en la Liga. Y por detrás está Vick con los dientes afilados como un perro. Bueno, quizá no es la mejor comparación.

26- Minnesota Vikings (2-2) (Posición de la semana anterior: -)

Si en Buffalo hubo llamadas a la policía al ver a Watkins feliz, estas se quedaron en nada al ver el número de alarmas y llamadas al 091 en el estado de los lagos. Miles de aficionados contactaron asustados con los servicios de emergencia. Reproducimos una de sus llamadas:

-Hay un señor extraño detrás del center de mi equipo que lanza bien la pelota. Por favor, es urgente.

-No se preocupe, es un quarterback.

-¿Un qué?

Quarterback.

-¿Existen? Molly, ¡que existen los quarterbacks! ¡Que no era una leyenda!

Qué bien se vive con un QB, ¿eh? Eso debieron pensar los fans de los Vikings. Acostumbrados a tipos como Ponder o Cassel, Bridgewater pareció la reencarnación de Unitas. De los QB rookies, el osito Teddy demostró lo que muchos decían al terminar la temporada universitaria: es el mejor. Tal como pintó en su primer partido como titular, los Vikings pueden haber conseguido el mayor robo del draft. Aunque alguien debería darle proteínas o algo. Tiene unas piernas que como lo pille un buen linebacker en una de sus tiernas escapadas puede enviar cada uno de sus fémures a Estados distintos. Su lesión en el tobillo lo deja como duda para el partido contra los Packers.

27- Saint Louis Rams (1-2)  (Posición de la semana anterior: -)

Con los Rams me pasa como con los Browns: buenos equipos en divisiones que no pueden ganar. En el caso de los Rams se suma, además, la baja de Bradford (el chico redefine el concepto de ser de cristal) y la decepción que produce ver una unidad defensiva que tenía todos los visos para ser dominante. Quizá lo mejor para ellos sea mantenerse en este perfil bajo y optar a una de las mejores elecciones de draft del año siguiente para gastarla en un QB. Esperar a Bradford, a estas alturas, es un riesgo inasumible en una división que también promete comerse con patatas a un QB rookie. Aunque viendo la gestión de las rondas obtenidas por RGIII, uno tampoco ve demasiada esperanza para ellos a medio plazo.

28- Washington Redskins (1-3) (Posición de la semana anterior: -)

Los Skins muy probablemente irían 0-4 si no fuese porque tuvieron la suerte de enfrentarse a los Jaguars. Las malas elecciones de Cousins y las pérdidas de pelota acabaron con ellos el jueves pasado ante los Giants, pero el problema va más allá de Kirk. El equipo de Washington, como se les llama ahora por la polémica con su nombre, es muy discreto tanto en ataque como en defensa. Los problemas de lesiones de Robert Griffin III lo complican todo aún más, pero tampoco con él lucían bien. Tienen esta temporada para decidir si el hombre en el que invirtieron tanto puede realmente ser su jugador franquicia o no. Rectificar es de sabios.

29- Tennessee Titans (1-3) (Posición de la semana anterior: -)

Machacados por Indy, como cabía esperar, los Titans tienen un largo camino por delante. Locker, que se lesiona con una ligera brisa, no es la solución. Ni estando sano parece nada más que un suplente decente. Whitehurst no lo hizo mal y sus números se habrían beneficiado más si sus receptores supieran lo que es coger una pelota, pero tampoco puede ser más que un parche hasta final de año. Mettenberger debutó, con 2/5 y una interceptación. Tiene maneras, aunque ponerlo como titular esta temporada sería quemarlo sin necesidad: no está preparado.

30- Tampa Bay Buccaneers (1-3) (Posición de la semana anterior: -)

El milagro de la jornada. Los Buccaneers, que por no ganar empatan en los entrenamientos, dieron la sorpresa y doblegaron a los Steelers en Pittsburgh. En el apartado de buenas noticias, Mike Glennon no pareció malo. En el de malas: la elección número uno del Draft se complica. Y eso es a todo lo que parecen aspirar los Buccaneers. Lovie Smith tiene mucho trabajo por delante. Si le dejan.

31- Oakland Raiders (0-4) (Posición de la semana anterior: -)

Hubiesen estado en la posición treinta y dos si no fuese porque, mientras escribo estas líneas, me ha llegado un correo en el que se podía leer que habían echado a Dennis Allen. ¡Por fin! Ahora ya sólo les falta tener un campo decente, alguien que pueda correr la pelota, una defensa que no deje al rival correr como si fuese agua y tiempo para el rookie Carr. ¿Que tiene problemas cuando hay un blitz? Normal, es un novato. A pesar de ello, hay material en él para convertirlo en un buen QB con paciencia y con un buen técnico. Veremos.

Adios, majo.
Adiós, majo.

32- Jacksonville Jaguars (0-4) (Posición de la semana anterior: -)

Este iba a ser el año en el que los Jaguars dieran un golpe en la mesa, pero la mesa les ha vuelto a dar el golpe a ellos. Les queda un mundo para ser competitivos. Son jóvenes, sí, pero en la NFL la paciencia es tan escasa como una buena acción defensiva no acompañada por un flag por holdingillegal contact o por defender correctamente. Bortles debutó como titular y demostró que aún está más crudo que las posibilidades de su equipo de conseguir más de cuatro victorias. No os preocupéis por sus fans (alguno habrá, supongo), que tienen piscina en el estadio.

Comparte este artículo

Artículos relacionados

Artículos recientes

Síguenos