NFL Power Rankings, Semana 16

Sólo queda ya una semana de competición y por la parte de la NFC todo ha quedado bastante decidido. En la AFC la seed número seis está aún muy abierta, con varios candidatos: San Diego, Baltimore, Kansas y Texans.

Richard Sherman invitando amablemente a ser interceptados en Seattle a todos los equipos que quieran llegar a la Super Bowl. Desde que llegó a la Liga en 2011, no hay nadie con más interceptaciones que él. Ni con más swag.
Richard Sherman invitando amablemente a ser interceptados en Seattle a todos los equipos que quieran llegar a la Super Bowl. Desde que llegó a la Liga en 2011, no hay nadie con más interceptaciones que él. Ni con más swag. A Patrick Peterson siempre le quedará Twitter.

Vamos con los ránkings:

1- New England Patriots (12-3) (Posición de la semana anterior: 1)

Ni un error impropio de Brady cuando quedaban pocos minutos para el final sirvió para que los Jets ganasen a los Patriots. Y eso que el partido estuvo muy apretado y después de ese error de Brady tuvieron posesión en buena posición para anotar un field goal que les habría dado media victoria. Ni así: sack a Geno, pierden yardas y fallan el intento, entregando la victoria a los Pats, que mantienen así su idilio eterno en la AFC East. Hay que decir que los Jets han sido un rival muy difícil para los de Belichick tanto en Boston como en Nueva York (o Nueva Jersey, para ser más precisos). Rex Ryan ha marcado el camino para los que quieran seguirlo en playoff y cuenten con un QB algo más eficiente que Smith (eso vale para Alex o para Geno). Aunque también les digo a esos equipos que quieran cargarse a los Pats en playoffs que o bien atropellan a Gronkowski con un tanque en la semana del partido o parar el ataque dirigido por Brady va a ser complicado. Menuda conexión, menudos dos jugadores. La capacidad de ganar estos partidos feos que tienen los Patriots los convierte en aspirantes no sólo a ganar la AFC, sino a ganar la Super Bowl.

2- Seattle Seahawks (11-4) (Posición de la semana anterior: 2)

¿Richard Sherman o Patrick Peterson? ¿Había alguna duda? Los Hawks dieron un golpe de efecto, otro más en estas últimas semanas en las que están a su mejor nivel, en Arizona, el escenario de la Super Bowl de febrero. ¿Presagio? No hay nadie mejor que Seattle ahora mismo en la NFC. La defensa estuvo fabulosa en el desierto, aunque tuvieron toda la ayuda de un ataque al que las lesiones, especialmente en la posición de QB, han dejado cojo. Los corredores de Arizona tampoco tuvieron mucha más suerte que Lindley, el QB, y sólo pudieron producir 29 yardas en 15 intentos. La sorpresa positiva en los Seahawks y lo más alentador para ellos sabiendo que enero se avecina es la demostración de poder del ataque: Wilson sensacional por tierra y por aire, Lynch manteniendo su momento de forma y el tight end Willson demostrando cada día que pasa que es uno de los receptores más infravalorados de la NFL. Seattle crujió a Arizona a base de grandes jugadas al más puro estilo Arians. Con una victoria ante los correosos Rams en la última semana, los Hawks serán la seed número 1 de la NFC. Y ya sabéis lo que eso significa.

3- Green Bay Packers (11-4) (Posición de la semana anterior: 4)

Los Packers jugaron bastante mejor en ataque de lo que sus veinte puntos finales cuentan. Este partido en el Lambeau podría haberse ido hasta los 150 puntos tranquilamente. No fue hasta el final que Rodgers lanzó un pase de TD que evitó que se fuera de vacío por segunda semana consecutiva. Jugar en diciembre no es nada sencillo para ningún equipo, aunque Tampa sea un destino bastante más tranquilo que Buffalo. Lacy hizo parte del trabajo y la otra parte la defensa, que secó completamente a los Buccaneers, especialmente por tierra. Tampoco es que parar a Tampa sea un milagro defensivo, pero todas las buenas actuaciones son de agradecer por parte de una defensa que entrará a playoffs como una de las más sospechosas de la post-temporada. No es que tengan nivel Colts o nivel Falcons, pero desde luego lejos de ser top 10. Eso sí, si Rodgers se entona, no hay nada imposible para este equipo. Incluso ganar en Seattle. De hecho, creo que los Packers son unos rivales más complicados para los Patriots que los Seahawks en una hipotética Super Bowl. Eso no quiere decir que para mí Seattle no sea favorito ante Green Bay: tal como están, se pueden comer a cualquiera. Hasta a Andy Reid (si no hago mi referencia semanal al señor Reid sus abogados me denuncian). Green Bay tiene que ganar como sea a Detroit la semana que viene, la ventaja de campo es crucial para ellos. La buena noticia es que seguramente lo hagan.

4- Denver Broncos (11-4) (Posición de la semana anterior: 3)

Peyton Manning es tan grande que se encargó de regalar los playoffs a los Bengals y la primera victoria en un partido importante para Andy Dalton desde que iba al instituto. Interceptado hasta en cuatro ocasiones, Peyton recordó a Jay Cutler, comparación que nunca es buena, o al mismo Naranjito. Pareció derrotado y sin fuerzas en los instantes finales, esos en los que se ha especializado durante toda su carrera. Y eso que en el tercer cuarto él y Sanders se aliaron de forma magnífica para poner a los Broncos por delante después de una primera parte horrible en todas las facetas. Un partido en el que la defensa de Denver y sus equipos especiales lucieron muy por debajo de lo que se espera de ellos, especialmente de una defensa en la que se ha invertido mucho esta temporada para que sea dominante. Sin embargo, las críticas van a ir al QB después de un mes bastante flojo de Peyton, aunque hay que decir que todo parte de un énfasis excesivo en la carrera que podía romper el ritmo de Manning, como comentamos en estos rankings hace unas semanas. El lunes, Manning se vio obligado a lanzar más de cuarenta pases cuando desde el partido en Foxborough venía lanzando 20 o menos. Presionado mucho por la defensa de los Bengals y sin la ayuda del juego de carrera al verse por debajo casi todo el partido, el 18 dio bastantes motivos a sus detractores para seguir diciendo que está acabado. Personalmente creo que muchas de las críticas se basan en las estadísticas más que en el juego, ya que Manning ya lleva un tiempo jugando de forma algo discreta. No obstante, yo no lo daría por acabado aún. Eso sí, sigo pensando que Denver es candidato a sorpresa de las negativas en playoff. Por no hablar de que ganar en Foxborough un hipotético campeonato de la AFC parece ahora imposible.

5- Dallas Cowboys (11-4) (Posición de la semana anterior: 7)

Los Cowboys ganaron la división en una noche de homenaje propio y por parte del rival. Romo batió el récord de yardas de Aikman, Murray se quedó a poco de batir el de yardas en un año de Emmitt Smith y la defensa se comió a uno de los mejores ataques teóricamente de la Liga. Fue la noche perfecta en Jerry’s Land y los Colts fueron los perfectos acompañantes, más preocupados de no dejar de aplaudir que de competir. Romo lanzó con tranquilidad, Murray se reservó, Bryant se lució y Witten y Terrance Williams se unieron a la fiesta. Este partido no debería servir para sacar demasiadas conclusiones de lo que es capaz de hacer Dallas y puede que tampoco sirva para conseguir una semana de descanso en enero, pero sí que es un buen empujón de moral y un título divisional que no es poco. Las opciones de Dallas en playoff van a depender mucho del rival que les toque en primera ronda, puesto que no creo que sean un equipo capaz de ganar a los mejores de la NFC (Green Bay y Seattle, aunque sé que ganaron a los Seahawks el panorama ha cambiado desde entonces), pero sí son capaces de derrotar a otros como Lions, Cardinals o el esperpento que salga de la NFC South.

6- Detroit Lions (11-4) (Posición de la semana anterior: 6)

Los partidos de los Lions se han comprimido durante gran parte del año en el último cuarto. Es entonces cuando un ataque que no funciona durante 45 minutos se pone las pilas y remonta gracias a que su gran defensa los ha mantenido vivos. El domingo en Chicago volvieron a las mismas, jugando contra un equipo dirigido desde la posición de QB por Jimmy Clausen. Al final, 10 puntos en el último cuarto solventaron la papeleta y se fueron con 20-14 a casita para preparar el duelo final contra Green Bay, pero es descorazonador lo de los Lions. Esencialmente en ataque, porque la defensa aguanta bien el tipo. Stafford sigue siendo un jugador frustrante, apilando yardas y estadísticas, pero muy lejos en mi opinión de lo que parecía que iba a ser y lo que ya no creo que llegue a ser. Joique Bell es el único que está funcionando estas semanas (gran TD el suyo para ganar el partido) y ello unido a que tienen a dos grandes receptores como Calvin Johnson y Golden Tate facilita las cosas para acabar remontando, pero no dan buenas sensaciones. Tampoco los que están en la banda, la verdad. Los Lions tienen un equipo potencialmente aspirante a todo, con un front seven espectacular y una secundaria que aprovecha bien las rentas de los siete de delante. Sigo pensando que si se entonan va a ser muy, muy difícil echarlos de playoff y por ello son el equipo más peligroso por el lado de la NFC. Sin embargo, son igual de capaces de tumbar a Green Bay el domingo como de caer el primer partido de playoffs. No creo que ganen el domingo en Wisconsin y con ello se irán a la seed 5 o 6 (dependiendo de lo que haga Arizona en San Francisco, ya que ganó el duelo directo con Detroit) y eso les puede llevar a Dallas o a Carolina/Atlanta.

7- Arizona Cardinals (11-4) (Posición de la semana anterior: 5)

Los Cardinals, por mucho next man up que entonen, están tocados. Llevan así ya varias semanas, desde la caída de su QB titular Palmer y se han unido lesiones clave en ataque como la de Fitzgerald o Ellington. Stanton, el QB suplente, no era ninguna maravilla (tampoco Palmer, aunque en este ataque funcionase bien), pero su lesión también la están notando unos Cardinals que parece que se van a inclinar por el novato Logan Thomas para el último partido. Thomas es una buena promesa, muy interesante, pero debutar en San Francisco con la temporada a sus espaldas no es plato de buen gusto. El problema el domingo estuvo en la defensa, lo único que había funcionado de manera consistente en Arizona durante toda la temporada: cedieron 596 yardas totales (para contextualizar, la franquicia no encajaba tantas yardas desde 1958. Entonces eran los Chicago Cardinals. Ataque deficiente, 596 yardas encajadas en defensa, Chicago… Todo encaja. Para los Cardinals sólo queda definir su rival, que muy probablemente será el menos malo campeón de la NFC South. Escenario ideal para ellos. Lo de tener que viajar a Seattle después quizá no lo sea tanto. Paso a paso.

8- Pittsburgh Steelers (10-5) (Posición de la semana anterior: 9)

La victoria ante los Chiefs no fue bonita, pero los Steelers ya están en playoff y muy posiblemente acaben con la seed número tres si ganan a Cincinnati en la Ciudad del Acero. Y eso que el ataque, el que había puesto números de infarto en algunos partidos y en el que están dos de los mejores jugadores ofensivos de la Liga (Bell y Brown), no funcionó ni por tierra ni por aire. Fue la defensa la que hizo vibrar más a los aficionados, como antaño. Los Chiefs ya son aficionados de hacer mejores a las defensas rivales, con esos grandes pases de cinco yardas. Si Charles no funciona, los Chiefs tienen menos recorrido que un bolígrafo Bic y de ello se aprovecharon los de Pittsburgh. Gran presión la que ejerció la defensa sobre Alex Smith, las cosas como son. No me gustaría nada encontrarme a Pittsburgh por el camino. Y a Denver creo que tampoco le va a gustar.

9- Indianapolis Colts (10-5) (Posición de la semana anterior: 8)

Los Colts no se jugaban nada en Dallas y quedó demostrado bien pronto. El primer drive de Dallas se comió casi medio cuarto de reloj, un drive en el que una falta ridícula de Freeman costó siete puntos a los Colts cuando Dallas se disponía a sacar al punter. En la siguiente serie, el primer ataque de Indianápolis, los Colts corrieron la pelota en los tres downs, a pesar de afrontar distancias de más de diez yardas en cada uno de ellos, y en vez de dejar que el primer pase lo lanzara Andrew Luck lo pusieron en las manos de McAfee, el punter, en un fake punt desde su propia 20 que fue muy bien ejecutado pero que acabó dejando caer el receptor de Indy totalmente solo. La siguiente jugada fue el 14-0. Básicamente en eso se resume el partido de los Colts, un equipo que nunca pareció querer ganar el partido excepto Andrew Luck, que acabó el encuentro con malas estadísticas, pero siendo el mejor de largo de su equipo. Los Colts son uno de los peores equipos que entrará en playoff este año: sin pass rush, sin poder defender la carrera y con una secundaria que, excepto Vontae Davis, es de nivel de instituto. A eso hay que unir un juego de carrera inexistente que convierte a los Colts en un conjunto que depende para todo de Luck y que sin él probablemente tendría uno de los peores registros de la Liga. Indy parece uno de esos ejemplos claros de one and done para este año.

10- Cincinnati Bengals (10-4-1) (Posición de la semana anterior: 11)

Confieso que veía más probable la segunda venida de Jesucristo que una victoria de los Bengals contra los Broncos el lunes por la noche. ¿Se ha vuelto elite Andy Dalton de la noche a la mañana? Más quisieran los aficionados de los Bengals. Cincinnati volvió a ganar porque su juego de carrera funcionó de nuevo, porque la defensa estuvo muy fina (tanto presionando a Manning como leyendo sus pases) y porque Andy Dalton no tuvo demasiada implicación en el juego. Y, la razón más importante de todas, porque Manning jugó un mal partido. Cuando el ataque de Denver despertó en el tercer cuarto, la ofensiva de los Bengals pareció tan perdida como siempre que hay un partido importante. Luego, Peyton cometió alguno de sus peores errores de toda la temporada concentrados en un único cuarto y los de Naranjito pudieron hacerse con la victoria y la cuarta aparición en playoff consecutiva asegurada. Ahora sólo queda saber si jugarán contra los Colts (si pierden contra Pittsburgh) o contra un rival que puede ir de los Chargers a los Chiefs pasando por Baltimore o incluso Texans. Llegar a la divisional ya sería un logro increíble con Naranjito de QB.

11- San Diego Chargers (9-6) (Posición de la semana anterior: 14)

¿Es Rivers buenísimo o no? Depende de la parte que mires. Si es la primera, Philip es un QB normalito. Si ves la segunda, que no sea MVP parece un ultraje. Los Chargers hacen homenaje a su nombre y funcionan por corriente alterna. Ahora sí, ahora no, ahora TD, ahora 3&out. Contra Ravens y Niners les ha servido para remontar en los instantes finales (en el caso de San Francisco, en la prórroga), pero eso en playoffs es tan peligroso como dejar a Kap en campo abierto. Sí, safety de San Diego, quedarte mirando a Colin no es la mejor opción cuando viene a 180 km/h. ¿Es la nariz lo que le da esa aerodinámica para correr a velocidad de caza? Bueno, dejando a un lado a Kap, la segunda parte de Rivers y el ataque de San Diego omitirá los problemas que tiene este equipo, los que le han llevado a jugarse todo o nada en Kansas City el próximo domingo. Y no tengo nada claro que vayan a ganar a los Chiefs. Pero nada. Por suerte si pasan no jugarán contra los Colts en la Wild Card. Nos hubieran metido 120 puntos aproximadamente.

12- Baltimore Ravens (9-6) (Posición de la semana anterior: 12)

¿Qué les pasa a los Ravens? Lo de este equipo es demencial. Los Texans no son un rival apetecible, son duros y van a mejor (gran trabajo del entrenador), pero el partido del domingo lo tenían que ganar sí o sí los Ravens. Ahora se han complicado la vida de una manera absurda, especialmente después de la victoria de los Bengals ante los Broncos. Si los Steelers ganan a Cincinnati el domingo y San Diego gana en Kansas, los Ravens estarán fuera de playoff. Y los dos escenarios, sobre todo el primero, son probables. El partido en Houston fue un absoluto desastre, con Flacco jugando el peor partido que yo le recuerdo, un juego de carrera inexistente sólo unas semanas después de exhibiciones por tierra de Forsett y una defensa que sufrió con Foster y que no se aprovechó lo suficiente de jugar contra Keenum.

13- Philadelphia Eagles (9-6) (Posición de la semana anterior: 10)

Los Eagles son ya desde el domingo un equipo eliminado de la post-temporada. Dallas puso la puntilla, pero todo el trabajo lo hicieron los propios Eagles perdiendo ante los Redskins. El colapso al final de la temporada ha estropeado lo que estaba siendo un esfuerzo encomiable de un equipo con mucho más registro que talento. La baja de Foles quizá haya sido importante, pero poco cambia de un equipo dirigido por Nick a uno en el que el QB es Mark Sánchez. Son dos jugadores decentes como mucho y, lo que es peor, ninguno de ellos se adapta a lo que pide esa ofensiva que trajo Chip Kelly desde Oregon. No van a llegar a Mariota, el universitario también de Oregon que muy probablemente se declare elegible para el draft, pero sería muy interesante que sería capaz de hacer ese jugador en Philadelphia. Hablando del partido del sábado, DeSean Jackson tuvo su pequeña venganza (pequeña porque los Redskins son un equipo mediocre) y trinchó a sus antiguos compañeros. El verdadero drama estuvo en ataque: Mark Sánchez no hizo un mal partido, pero sí un nefasto final. Con estos jugadores te expones a ello. Además, Cody Parkey falló un par de field goals sencillos que habrían suavizado el final del partido en Washington. Parkey estuvo en los Colts este verano. No sé si veis la relación. Bien hecho, chico. Aunque puede que te cueste el trabajo…

14- Kansas City Chiefs (8-7) (Posición de la semana anterior: 15)

La derrota en Pittsburgh era casi una sentencia de muerte a las esperanzas de Kansas de llegar a playoffs y así ha sido. Aún pueden clasificarse, pero necesitan ganar a San Diego (puede pasar), que los Browns sin Manziel y sin Hoyer ganen a unos Ravens que necesitan ganar para meterse (quizá sin Hoyer ni Manziel jueguen mejor, ojo) y que los Jaguars ganen a los Texans. Vaya, que están más fuera que la calle. Ganar en Pittsburgh no es nada fácil y realmente no hay mucho que se pueda recriminar a los Chiefs, si acaso la falta de valentía en ataque habitual, con demasiados pases sencillos que la defensa rival acepta gustosamente. En defensa aguantaron bien, pero al final un ataque comandado por Big Ben y con actores de lujo como Bell o Brown te va a acabar haciendo daño. A Kansas no le irían mal un par de receptores, pero dudo que Alex Smith les hiciese mucho caso. No es que jugase un mal partido, pero cuando lanzas más de 30 pases (31) para más de 300 yardas (311) y no anotas ni un sólo TD… Algo falla.

15- Miami Dolphins (8-7) (Posición de la semana anterior: 16)

El final de temporada no ha sido bueno en Miami. Una pena, porque los Dolphins pueden competir con cualquier equipo: ganaron a los Pats, estuvieron a punto de ganar a Green Bay y a Denver, ridiculizaron a San Diego… No son peores que la mayoría de equipos que van a entrar a playoffs en su conferencia, excepto Patriots, Broncos y quizá Pittsburgh. Ya se ha anunciado que Philbin seguirá y creo que es una buena decisión, aunque van a necesitar más progreso para el año que viene (8-8 el año pasado, 8-8 o 9-7 en esta). Hay potencial, desde luego: Tannehill es un muy buen QB (ese último cuarto contra Minnesota fue espectacular), la defensa es sólida y Lamar Miller ha sido uno de los mejores corredores esta temporada aunque su nombre haya salido menos que el de Andy Dalton cuando se habla de buenos QBs. El año que viene va a ser clave para los Dolphins.

16- Buffalo Bills (8-7) (Posición de la semana anterior: 13)

Qué manera de morir la de los Bills en este 2014. Ganaron a Packers cuando nadie lo esperaba y si vencían a Oakland tenían muchas posibilidades de acabar el año con 10-6 ya que hubiesen jugado contra los suplentes de New England, ya clasificados con la seed 1. Los playoffs pasaban por la Bahía y allí se quedaron. Es una pena, pero también se adapta a la realidad de este equipo necesitado de un QB sobre el que construir el ataque, un ataque que ya tiene a un superdotado como Watkins, pero poco más. El problema más evidente de los Bills es en la posición de QB (ojo, que Orton no ha hecho mal año tampoco para ser un parche), pero necesitan ayuda con urgencia en su juego de carrera. La defensa no tuvo su noche más gloriosa en Oakland, al conceder demasiadas yardas por tierra (140), pero tampoco el playcalling ayudó mucho. Tuve la sensación de que cada vez que cantaban un blitz contra Carr, este sufría; pero también tuve la sensación de que no blitzearon suficiente viendo la eficacia que habían tenido. Aunque también es cierto que con esa línea defensiva capaz de crear pass rush hasta a un QB detrás de la Gran Muralla china la necesidad de blitzes que expongan a tu defensa es menor. Buffalo va a ser uno de los equipos a controlar el año que viene si toman las decisiones adecuadas en ataque y retocan un par de aspectos en defensa. Cuidado, Brady, que te van a quitar tu división.

17- Houston Texans (8-7) (Posición de la semana anterior: 19)

Foster lanzando pases de TD era lo que le faltaba a un equipo en el que JJ Watt es uno de los receptores de TDs más destacados. Está claro: que tus mejores jugadores hagan de todo. Sorprendente victoria -y muy merecida, la verdad- de los Texans ante los Ravens en un partidazo de la defensa tejana. Por segundo partido consecutivo, hay que decir, ya que los Colts sufrieron como Colts la semana pasada. Un Colt sufriendo como un Colt es una expresión totalmente acertada. Los Texans tuvieron que llamar al samurai Case Keenum, el QB que jugó el año pasado varios partidos y perdiendo todos, y el chaval no lo hizo mal teniendo en cuenta el tiempo que llevaba en la plantilla y la defensa que tenía delante. El trabajo de los entrenadores este año ha sido absolutamente sensacional. Los Texans aún tienen alguna posibilidad de meterse en playoff: tienen que ganar a Jaguars (la parte fácil) y esperar a que Baltimore pierda contra Cleveland y que San Diego pierda contra los Chiefs.

18- San Francisco 49ers (7-8) (Posición de la semana anterior: 18)

Si queremos, podemos. Pero no nos sale de la polla“. Un momento. ¿Se puede decir polla en televisión? Bueno, esto tampoco es televisión. Así que polla. La frase entrecomillada no es mía, sino del también colaborador de AM14 y sufridor aficionado de los Niners Chus Abascal, también conocido como el señor 1×1 por su dominio de esta multiplicación. 1×1 es más o menos lo que consiguen anotar los de San Francisco en las segundas partes de sus encuentros. El sábado se comieron a San Francisco en una primera mitad fantástica (28-7) y hasta que Philip Rivers decidió que esto lo ganaba él por sus cojones su polla pareció que los jugadores de rojo y oro estaban haciendo el mejor homenaje posible a Harbaugh. La segunda parte de Rivers fue la polla, el manual del buen QB, no lo hubiera parado ni Seattle (Seattle tampoco lo paró en las primeras semanas de competición, claro), pero a San Francisco se le debe pedir más que un TD de carrera de 90 yardas de Kap en toda la segunda mitad. Este domingo, último partido de la era Harbaugh en San Francisco. Ha sido la polla. Vale, ya paro. Soy como un niño pequeño. La culpa no ha sido mía.

19- Atlanta Falcons (6-9) (Posición de la semana anterior: 20)

Enorme e inesperada (para mí al menos) victoria de los Falcons en el SuperDome en un partido crucial para ambos equipos. Acabó ganando el que tiene las ideas más claras, que ahora mismo es Atlanta. La defensa de los Falcons no es ninguna maravilla, especialmente con ese pass rush más transparente que el aire, pero jugaron muy bien ante los Saints. Al otro lado de la pelota no hay tantos problemas, excepto la línea ofensiva, y Matt Ryan, el hombre con dos nombres de pila y ningún apellido, hizo un partido brutal en el momento clave, apoyándose en el retornado Julio Jones. Les queda el partido final en Atlanta contra los Panthers: el que gane, se mete en playoffs. Yo apostaría por los Falcons, porque a pesar de tener una defensa horrible los Panthers lo equilibran con un ataque muy difícil de ver. Sin embargo, como hacer predicciones en esta división es inútil y este es más un partido de playoff que de temporada regular, habrá que sentarse a verlo y disfrutar. Tanto un equipo como el otro son candidatos claros como ninguno para el one and done tan temido.

20- Saint Louis Rams (6-9)  (Posición de la semana anterior: 21)

Beckham Jr fue demasiado para la secundaria de los Rams. Y eso que la línea defensiva de los Rams tendría que haberse zampado sin masticar a la línea ofensiva de los Giants, pero no fue así. La defensa de los Rams mostró su otra cara, la que no ponen ante los rivales de más entidad, y fue sorprendida por unos Giants que jugaron muy bien en ataque. En ese lado de la pelota no tienen tanto potencial lo de Saint Louis. Hill es un buen QB suplente, poco más; Tre Mason me gusta mucho, pero aún es un novato y pondría mejores números si el juego por aire fuese una amenaza real; y Kevin Britt no me da mucha confianza como principal receptor del equipo y no sé por qué razón el staff encargado de la parte ofensiva de los Rams no trata de involucrar más en el juego a Tavon Austin. Vale que Austin con espacios vuela, pero se le dan muy pocos balones. Quizá con un QB titular que pueda mantenerse sano durante toda una temporada (no, Bradford no es la respuesta) lo veamos más. Un QB y un cornerback de calidad para la temporada que viene son buenos deseos para Santa Claus.

21- Carolina Panthers (6-8-1) (Posición de la semana anterior: 23)

Los Panthers se aprovecharon del hundimiento Brown (parece una metáfora de alguna empresa de inodoros. Curiosa palabra inodoro, ¿es de origen japonés? Lo parece) y del no menos hundimiento de los Saints para liderar la división a falta de un partido. Es más, se lo van a jugar todo en Atlanta contra los Falcons en un partido que decidirá quién es el ganador de la peor división del fútbol desde los tiempos de Jesucristo. No les hizo falta demasiado: algunas carreras buenas de Cam (incluida una para TD en una jugada muy bien diseñada), Benjamin y Cotchery haciendo alguna gran jugada y luego Stewart magnífico corriendo la pelota, siguiendo el ejemplo de los Bengals la semana pasada. En defensa, ni Manziel ni Hoyer fueron amenazas y tendrán que practicar muy mucho para parar a Ryan y un juego por aire que si tuvieran los Browns ya serían campeones de la Super Bowl sin haber llegado ni a enero. No voy a apostar por nadie porque es la NFC South, pero apuesto por Falcons. Sí, soy incoherente, pero si has llegado hasta la posición 23 es que tampoco te importa demasiado. Si te importa, lo siento. No quiero perder a uno de los dos lectores. Puedo cambiar. De verdad.

22- Cleveland Browns (7-8) (Posición de la semana anterior: 22)

Muchos temían que Johnny Manziel quedara destrozado tras el primer golpe de un defensa en la NFL tras alguna de sus escapadas. Bueno, pues el domingo no sólo fueron uno, sino dos defensas de los Panthers los que lo interceptaron como si fuese uno de sus pases cuando Manziel se escapaba hacia la banda. Al levantarse notó la lesión y muy probablemente ahí haya acabado su primera temporada en la NFL. No demostró demasiado en los minutos que tuvo, nada diferente a lo que hizo contra los Bengals excepto no ser interceptado dos veces. Aunque sigo creyendo que Manziel triunfará, la papeleta para los Browns es importante: Hoyer se queda sin contrato y no debería seguir, puesto que ya se ha visto lo que es capaz de hacer (y lo que no, que es más importante); Manziel, por su parte, ha jugado sólo dos partidos, pero no ha dejado nada que haga presagiar un gran futuro. ¿Irán los Browns a por otro QB en el draft o esperarán que Johnny diga la suya? Me imagino que serán las dos: un QB novato en una de las últimas rondas del draft y a ver que hace Johnny con una offseason como Brown. Si aciertan con la elección de QB y consiguen un par de receptores más para acompañar a Gordon, los Browns pueden dar el salto que les falta.

23- Minnesota Vikings (6-9) (Posición de la semana anterior: 24)

Qué cerca estuvieron los Vikings de ponerse 7-8 ganando a Miami en Florida. Ese último cuarto que los dos equipos disputaron intercambiándose el liderato fue antológico, incluyendo hasta un punt bloqueado que acabó en safety. Teddy Bridgewater está cada día mejor dirigiendo a un ataque tan joven como prometedor y empieza a parecer lo que muchos apuntaban que sería antes del draft. La defensa venía jugando bastante bien, pero colapsó en el último cuarto, sucumbiendo al vertiginoso ritmo del partido. Hay muchas razones para ser optimista en Minnesota, tantas como grados bajo cero hay una mañana cualquiera en las Twin Cities. Dale a Minnesota un left tackle en primera ronda del draft, un buen corredor vía sorteo o agencia libre (está claro que gastarse 10 millones al año en un corredor ya no es rentable) y un poco de ayuda para la secundaria y te queda un equipo muy apañado. Quizá aún por debajo de Green Bay y Detroit, pero por encima de la media de la NFC. Y si Teddy sigue creciendo aún se cargarán a Detroit.

24- New York Giants (6-9) (Posición de la semana anterior: 25)

Mira que Evans (el receptor de Tampa Bay) me gusta, pero qué temporada la de Beckham Jr, especialmente el final. Es casi abusar. No sé yo si le va a dar para ganar el Offensive Rokie of the Year, pero cerca andará, aunque Zack Martin de los Cowboys merecería el premio tanto o más que el propio Odell. Premios a un lado, el ataque de los Giants tuvo su día más lúcido en mucho tiempo. Manning estuvo impecable, de Beckham ya hemos hablado e incluso el corredor novato Andre Williams tuvo más de cien yardas en carrera. El ataque por tierra de los Giants no estaba muerto, estaba de parranda. Mención especial también a Randle, que está haciendo un muy buen año (es su tercera temporada como profesional), pero está totalmente eclipsado por el novato de las recepciones imposibles. ¿Habrá cambio en el head coach de los Giants o estas victorias están influyendo en la decisión? ¿Coughlin se retirará facilitando las cosas o se quedará para un año más? Hay ciertas dudas en el futuro de Nueva York. Plantilla hay para mejorar lo de este año.

25- New Orleans Saints (6-9) (Posición de la semana anterior: 17)

La temporada de los Saints ha sido uno de los mayores fracasos que recuerdo en la NFL en los últimos años. No sólo a nivel de registro, sino porque incluyo acabando la temporada con menos victorias que derrotas se habrían colado en playoffs. Y ni así. Tenían la oportunidad de ganar la división casi cada semana: hace no mucho les visitó Carolina (un equipo de 3 victorias y 8 derrotas cuando aterrizaron en el SuperDome) y les humilló 41-10; esta semana fue el turno de Atlanta, que se llevó la victoria en Louisiana por 30-14. Los Saints llevaban más de un año sin perder en casa hasta noviembre de este año y desde entonces han perdido los cinco partidos que han jugado en casa (San Francisco, Cincinnati, Baltimore, Carolina y Atlanta) y sólo han ganado dos y fuera de casa (Pittsburgh (!!!!!!!) y Chicago). Tienen calidad de sobras, especialmente en ataque, para hacer mucho más de lo que hacen. En defensa ni eran tan buenos el año pasado ni son tan malos ahora, pero la involución es tan absoluta que Rob Ryan va a acabar discutiendo con Sean Payton vía Skype. Hablamos de un equipo que venía muy cargado de salary cap y con aspiraciones de Super Bowl, ojo. Brees el año que viene va a cobrar, por dar un ejemplo, 25 millones con 36 años y en Nueva Orleans no se habla de empezar a buscar un sucesor. Sólo empezar.

26- Chicago Bears (5-10) (Posición de la semana anterior: 26)

Jimmy Clausen tuvo a su equipo más cerca de ganar un partido que Cutler la gran mayoría de semanas. ¿Motivo de alegría? No mucho, la verdad. Si Cutler no es la respuesta, Clausen no es bueno ni para hacerse la pregunta. Tampoco importa mucho, ya que en la Windy City eso es casi lo de menos. Con la de luchas internas que hay, chivatazos y puñaladas, lo más importante para Chicago va a ser hacer limpieza y confiarse a un nuevo staff, que seguramente va a ir acompañado de un nuevo General Manager. Los Bears tienen más talento en ataque del que demuestran sus números, pero la situación de Cutler parece ya insostenible y la defensa es indefendible, así que van a ser una de las grandes incógnitas del próximo año. Demasiadas cosas tienen que cuajar y hacerlo de la forma adecuada para que los Bears vuelvan a competir en una división en la que tiene tres rivales que son mejores que ellos y que van a mejorar seguramente este invierno y primavera.

27- New York Jets (3-12) (Posición de la semana anterior: 27)

Partidazo de los Jets, las cosas como son. Es por partidos como estos los que me resulta tan complicado criticar a Rex Ryan: enorme entrenador. Ya es difícil incomodar a los Patriots en un partido, ni me quiero imaginar cómo debe ser en dos partidos en una misma temporada. Los Jets lo han logrado y se quedaron a muy poco de ganar en Meadowsland este domingo en una exhibición de la defensa, muy diezmada por lesiones. Incluso Geno Smith jugó un buen partido y cuajó una de sus mejores primeras partes en toda su carrera ante una defensa muy complicada y con poca ayuda del juego de carrera. La etapa de Rex acabará este año, pero muy probablemente lo veamos de entrenador jefe el año que viene en otro de los equipos desahuciados que tiene la NFL y espero que tenga más suerte que en NY porque es un entrenador que se la merece. Excepto si tiene que enfrentarse a los Colts o acaba en la AFC South. Ojalá Jim Irsay decidiera llevarlo a Indianápolis.

28- Washington Redskins (4-11) (Posición de la semana anterior: 28)

Los Redskins siguen siendo una franquicia dirigida por las malas decisiones de su propietario, pero con una victoria ante los Eagles la realidad no duele tanto. Aunque sea la victoria número cuatro de quince posibles. Hay más cosas positivas: RGIII, ArGiZrí para los que sabemos inglés, jugó bastante bien. No bien nivel 2012, pero comparado con el resto de su temporada parece que el sábado jugase Tom Brady. Bueno, tampoco nos pasemos. La verdad es que conectó bien con DeSean Jackson que ya es bastante, aunque me temo que Jackson salió al partido con pegamento en las manos y habría recibido pases hasta de Hoyer si hubiera hecho falta sólo por joder a su ex-equipo. Los Redskins necesitan un verano de tranquilidad, confiar en RG3 y ver qué puede hacer Jay Gruden con algo más de talento en defensa y una buena planificación con RG3.

29- Oakland Raiders (3-12) (Posición de la semana anterior: 29)

Los Raiders son muy interesantes de ver. Y sería la polla genial ver a Jim Harbaugh dirigiéndoles el año que viene. Ganaron a los Bills, esos que venían de ganar a Green Bay dejándolos totalmente secos en ataque, y sumaron su tercera victoria de las últimas cinco semanas (Kansas, San Francisco y ahora Buffalo, no precisamente los peores de la Liga). La línea del equipo es claramente ascendente aunque haya por ahí desastres inexplicables como el 52-0 ante los Rams. Derek Carr es definitivamente el hombre que tienen que mantener en esa posición. Comete errores de novato, lógicamente, pero muestra unas cosas que ninguno de los otros rookies este año ha demostrado, excepto quizá Bridgewater. Tiene un poso y una madurez en el pocket inusual. Además es preciso y está leyendo cada vez mejor las situaciones que le plantean las defensas. Pocos QBs han jugado mejor esta temporada contra Buffalo y muchos de ellos peor, entre ellos Rodgers o Peyton Manning. A eso le sumas la bestia que es Khalil Mack y Oakland ya tiene dos jugadores sobre los que construir ataque y defensa. Tiene poco más, cierto, pero con un buen entrenador y buenas elecciones en offseason durante un par de temporadas pueden dar el salto a competir por la división.

30- Jacksonville Jaguars (3-12) (Posición de la semana anterior: 30)

Tercera victoria de los Jaguars y posiblemente última, ya que juegan contra los Texans en la última semana y estos necesitan ganar como sea. Eso y que son bastante mejores que los Jags, claro. Los aficionados pudieron disfrutar en una placentera noche de jueves en la piscina de su equipo batiendo a un rival divisional, algo que es difícil de ver en Jacksonville. Bueno, di rival divisional o di rival a secas, que los Jaguars no ganan ni en el Madden. No fue un buen partido en ataque, pero sí estuvieron finos en defensa y aprovecharon las pocas oportunidades que tuvieron cuando se acercaron al campo de los Titans. Esa línea defensiva de los Jags es bastante mejor de lo que puede parecer. Con la victoria, los Jaguars se alejan de la primera elección del draft, aunque puede que no necesiten esa posición para reforzarse como deben. Con Bortles de cara al futuro (no ha hecho el año que se esperaba de él, pero tampoco ha sido un fracaso considerando el nivel del equipo y es la elección 3 del actual draft) y un equipo muy joven en general, los Jaguars están a la espera de que su apuesta por la juventud dé resultados ya el año que viene. Lo veo complicado, pero, ojo, ya no son el peor equipo de la división ni de la Liga. Eso es una mejora clara.

31- Tampa Bay Buccaneers (2-13) (Posición de la semana anterior: 31)

20-3 y lo mejor para Tampa fue el resultado. Es un milagro que llegaran a sólo un TD el último cuarto, porque ni hicieron nada en ataque ni estuvieron especialmente bien en defensa. Especialmente bien refiriéndome a lo que debería ser una buena defensa, porque respecto al nivel habitual de Tampa la verdad es que sí que estuvieron algo mejor. Aún así, ni pararon a Rodgers, Cobb y Nelson ni a Lacy, que corrió todo lo que quiso hasta que se lesionó o lo reservaron (o ambas cosas). Tampa fue un desastre el domingo y eso no va a cambiar, como mínimo, hasta septiembre. Ya pueden ir buscando un buen QB.

32- Tennessee Titans (2-13) (Posición de la semana anterior: 32)

Los Titans llevan una temporada tan horrorosa que no eran favoritos en el partido que tenían que disputar ante los Jaguars. Hasta ahí ha llegado una franquicia que sí que tiene bastante más pasado que el que pueda tener Jacksonville. Whitehurst volvió a ser el QB titular después de que Locker y Mettenberger se lesionasen (el animal mitológico favorito en Tennessee es un QB sano) y lo hizo bastante bien. Además, hay que tener en cuenta que el juego por tierra de los Titans es tan potente como un coche tirado por dos gatos, con lo que el mérito de Whitehurst es doble. Está claro que la posición de QB va a necesitar alguna adición, sea Mettenberger el elegido para ser titular o no, pero los Titans necesitan bastante más que un QB. Este año tenemos varios ejemplos de equipos muy buenos con QBs discretos (Bills, Browns, Chiefs, Arizona…) y Tennessee es simplemente un mal equipo en general. Si dependiera de mí me centraría en otras áreas y luego solventaría en la agencia libre el tema quarterback. Se ha hablado de Cutler y, si el precio es razonable, sería interesante. Aunque claro, su contrato no es precisamente de QB para ayudar a crecer a Mettenberger.

Comparte este artículo

Share on whatsapp
Share on facebook
Share on twitter
Share on linkedin
Share on email
Share on pinterest

Artículos relacionados

Artículos recientes

Síguenos