NFL Power Rankings, Semana 13

- ¡Qué espalda tienes, Aaron! ¿Vas mucho al gimnasio? - Bueno, me cuido. - Se nota, se nota. ¿Te gusta mi gorrito? Puedo coserte uno a ti. Se me da muy bien coser. Eso y otras cosas.  - Me tengo que ir.  - Vete, vete, no cojas frío.
– ¡Qué espalda tienes, Aaron! ¿Vas mucho al gimnasio?
– Bueno, me cuido.
– Se nota, se nota. ¿Te gusta mi gorrito? Puedo coserte uno a ti. Se me da muy bien coser. Eso y otras cosas.
– Me tengo que ir.
– Vete, vete, no cojas frío. Nos vemos en febrero. O antes, si quieres. Llámame, ¿vale?

Se nota que ya ha llegado diciembre: los mejores equipos de la Liga están entonados y aquellos que no lo son tanto empiezan a desinflarse paulatinamente por el desgaste de la temporada. Ha sido la semana del Thanksgiving, con tres muy buenos partidos, y también del Patriots-Packers, un encuentro que bien podría volver a repetirse esta temporada visto lo visto. Vamos allá:

1- Green Bay Packers (9-3) (Posición de la semana anterior: 2)

 Partidazo el que se jugó en el Lambeau Field el domingo por la noche. Los Packers recibían a los Patriots y, pese a comenzar muy fuertes, el final estuvo muy apretado. Green Bay estuvo magnífico en todos los aspectos del partido. Cuesta recordar un día en el que la defensa de los Patriots haya parecido tan perdida ante un ataque. Rodgers tuvo todo el tiempo del mundo para lanzar y pareció imparable, no necesitó ni la ayuda de Lacy ni al mejor Nelson, cubierto por Revis toda la noche. Mis dudas respecto a los Packers estaban en defensa y, si bien es cierto que en algunos drives los Patriots atravesaban el campo como si fuesen en coche, respondieron bastante bien en general. Presionaron mucho a Brady y Tom, como casi todos los QBs, odia ser presionado y empieza a ver fantasmas disfrazados de pass rushers. El factor campo hay que tenerlo en cuenta, pero viendo cómo están los Packers, pinta a que van a jugar en casa las dos rondas de playoff.

2- New England Patriots (9-3) (Posición de la semana anterior: 1)

Los Patriots pudieron haberse llevado el partido perfectamente de haber anotado un TD en su último drive. No fue así y ya está bien que no lo fuese, ya que Green Bay fue superior durante casi todo el partido. Aún así y con Brady teniendo un día malo para ser él, los de Bill Belichick estuvieron a un TD de ganar a uno de los rivales más fuertes de la Liga y fuera de casa. Ese es el poder de los Patriots, nunca puedes darlos por muertos. Su defensa sucumbió a Rodgers -y cuál no, claro- e incluso hubo alguna jugada en la que parecía que los jugadores de la línea defensiva de los Pats tenían miedo a acercarse demasiado por si los esquivaba y se escapaba. New England tiene la suerte de tener una buena secundaria para cubrir el campo, pero no se le pueden dar tantos segundos a Rodgers como ellos hicieron. Puede que se vuelvan a ver en febrero. Desde luego, en la AFC no parece haber ningún equipo capaz de ganar en Foxborough.

3- Denver Broncos (9-3) (Posición de la semana anterior: 3)

No, tampoco los Broncos creo que sean capaces de llevarse la victoria en Nueva Inglaterra. El domingo ganaron a Kansas en Arrowhead, una buena victoria sin el lustre del año pasado, principalmente porque Peyton jugó uno de sus partidos más discretos en bastante tiempo. Por suerte, el corredor de segundo año C.J. Anderson arrasó con la defensa de los Chiefs durante todo el partido. Eso sí, da la sensación de que Denver ha bajado un par de escalones en ataque, aunque la baja de Julius Thomas es crucial para Manning. Es en defensa donde los Broncos han mejorado respecto al año pasado y es la defensa la que tuvo el partido bajo control en Kansas. También hay que decir que cuando delante tienes a Alex Smith defender se convierte en una tarea más fácil: sólo tienes que vigilar a Jamaal Charles, algún screen y tener un ojo en Bowe por si acaso. Los Broncos sufren contra buenos ataques por aire y está claro que Kansas City no lo es. La victoria permite a los Broncos seguir soñando con la seed 1 (tienen perdido el tie-breaker con los Patriots, así que tienen que ganar uno más que ellos) y sacudirse a un rival divisional de encima.

4- Seattle Seahawks (8-4) (Posición de la semana anterior: 5)

 Los Seahawks no pueden ser el número uno del ránking porque ni son primeros de división ni han sido consistentes en juego durante los tres primeros meses de temporada (¡tres meses han pasado ya!), pero llevan dos partidos seguidos que tendrían que hacer temblar a todos sus rivales en la conferencia nacional. La pregunta no es ya si van a llegar a playoff, sino que ahora es hasta dónde. Victorias por 19-3 a Arizona y a San Francisco en semanas consecutivas son motivos para ilusionarse con ellos. Mucho mérito especialmente esta última: en semana corta, viniendo de jugar contra Arizona y en el Levi’s Stadium. El partido estuvo muy desigualado desde el principio, por mucho empeño que pusiese la defensa de San Francisco. La unidad defensiva de Seattle humilló al ataque niner y Kaepernick quedó expuesto de nuevo con dos interceptaciones a Sherman, al que le pone mucho jugar contra San Francisco. A Crabtree también se le vieron las costuras, claro, pero es que alinear a Crabtree con Sherman y encima lanzar hacia él es un suicidio. En ataque, Russell Wilson hizo el partido que tendría que haber hecho Kaepernick: seguro con la pelota, extendiendo jugadas y poniendo el balón en las manos de sus receptores y no en la de los corners rivales. Ojo a Seattle.

5- Arizona Cardinals (9-3) (Posición de la semana anterior: 4)

Derrota muy dura de los Cardinals en Atlanta. Dura porque es la segunda en dos partidos y dura porque es contra los Falcons. ¡Los Falcons! ¡El líder de división que entraba al partido con 4-7! Es cierto que la baja de Palmer está haciendo daño, más por el hecho de que su suplente sea Stanton que por su baja en sí, pero esta derrota la carga a lomos la defensa de los Cardinals, especialmente Peterson. Vale que si tu ataque es raquítico, como lo ha sido toda la temporada el de Arizona, la premisa es no perder la pelota y ahora con Drew Stanton siendo interceptado varias veces por partido las cosas van a ser más complicadas. Eso es así, pero cuando concedes 189 yardas a un receptor lo más probable es que acabes perdiendo. Y esas yardas recibió Julio Jones el domingo, cubierto casi siempre por Patrick Peterson. Como dijo Arians tras el partido: si vas a ir de gallito, no puedes hacer esa puta mierda de partido. Así lo dijo, en español puro y duro, con acento del desierto de Arizona. Los Cardinals van a sufrir para mantener la división, pero dependen de ellos mismos: van a recibir a Kansas City y a Seattle y en la última semana viajan a la Bahía de San Francisco. Calendario duro, sí.

6- Philadelphia Eagles (9-3) (Posición de la semana anterior: 6)

Los Eagles demostraron en Dallas un par de cosas: que siguen estando muy bien entrenados y que los Cowboys no son tan fieros como pintaban. Lo primero era conocido y lo segundo se intuía. Philadelphia no tiene más talento que Dallas, especialmente en ataque, pero aprovechan al máximo las debilidades de los rivales y aprovechan muy bien las virtudes que tienen. Y eso con Mark Sánchez de QB, ojo. Habrá quien diga que si los Jets, que si Rex Ryan y que si la abuela fuma, pero Sánchez es un QB normalito, normalito. Siendo generoso. En el sistema de Chip Kelly, hasta Foles parecía un futuro Hall of Famer. Ataque muy dinámico, gran línea ofensiva, fantástico corredor y que la pelota no esté mucho rato en las manos del QB. Una receta simple, pero muy bien ejecutada. Y una defensa feroz y competitiva como pocas a pesar de su talento y muy oportunista. Los de Chip Kelly son un equipo muy difícil de batir, aunque tienen las patas muy cortas: en cuanto los pillen Green Bay, Arizona (sin Stanton, claro) o Seattle se van a marchar a casita.

7- Detroit Lions (8-4) (Posición de la semana anterior: 7)

Ante una sequía de puntos, recibir a Chicago es una panacea. Y eso que el partido empezó con un 14-3 para los Bears y moviendo la pelota sin problemas en el Ford’s Field. Poco duró: Calvin Johnson puso el 14-10 con una recepción que sólo pueden hacer él, Gronkowski y Superman y a partir de ahí todo fue de bajada para los Lions, que necesitaban la victoria para quedarse a la estela de los Packers. Mientras estén a un partido de distancia de Green Bay tienen no sólo la división a tiro, sino una de las dos primeras seeds de la NFC. Stafford tuvo suficiente con lanzar a Johnson y alternarlo con dar la pelota al corredor para vencer a una defensa de broma. No, no es que la ofensiva de los Lions sea buena de repente: volverá a su nivel en cuanto una defensa decente aproveche lo mucho que le gusta lanzar a Stafford a dobles y triples coberturas. Algo tiene que cambiar en ese ataque. Mientras tanto, en defensa otro arranque lento que pasará desapercibido por la victoria abultada final. Cuidado con eso en enero.

8- Indianapolis Colts (8-4) (Posición de la semana anterior: 8)

Partido muy plácido para los Colts, justo el rival que mejor se ajusta a su ataque. Y eso que en la primera jugada del partido Luck perdió un fumble que llevó a tres puntos de Washington, pero fue esa jugada y un pase rebotado que acabó en interceptación lo único que salió mal en ataque a los Colts. Bueno, eso y Trent Richardson, con 8 acarreos para una fenomenal ganancia de 12 yardas. ‘Boom’ Herron, el otro running back de Indy ahora que Bradshaw no está, hizo 88 yardas en 8 acarreos, incluyendo un TD de 49. No hay mucho más que se pueda decir ni excusarlo todo en una línea ofensiva que, sin ser dominante, tampoco es desastrosa. A Trent le falta visión y atacar los espacios con seguridad. En relación a lo demás, Luck se divirtió con bombas a la secundaria y el tight end Coby Fleener junto al receptor rookie Moncrief tuvieron su gran fiesta abusando de la defensa (?) de Washington. Por lo que respecta a la defensa, la baja de Vontae por concusión a mitad del partido deja bien claro que ante QBs de medio pelo puede funcionar, pero ante grandes ataques pasará como el día de los Patriots. Los Colts se ven obligados a hacer blitzes repetidamente porque no pueden meter presión al QB con un simple four-man rush y quedan expuestos ante tight ends y corredores. Falta mucho talento en esa unidad para que los Colts puedan ser considerados algo más que aspirantes a ganar la AFC South.

9- San Diego Chargers (8-4) (Posición de la semana anterior: 17)

Menudo final que nos regalaron Chargers y Ravens en Baltimore. Rivers MVP, ¿no? Sin esas semanas extrañas en las que San Diego flotó en la nada, no sólo Rivers sería un candidato tan bueno como cualquiera para ser MVP, sino que los Chargers estarían codo con codo con los Patriots (y les queda un partido pendiente en California) y luchando con Denver por la división. Los Chargers son un muy buen equipo, un equipo que cuando hace clic se vuelve imparable en ataque y suficientemente bueno en defensa como para dar guerra a cualquiera. El 34-33 final tras ir 20-30 a pocos minutos del final sabrá a gloria en San Diego, especialmente tras el último drive de manual del ataque. No obstante, San Diego bordeó con la tragedia y ganó uno de esos partidos de los que perderás nueve de cada diez veces que lo intentes. Llevan un par de semanas al límite (la pasada los Rams se quedaron a dos yardas de ganar el partido) y es preocupante, pero para un equipo que parecía muerto hace un mes es una buena señal mostrar síntomas de vida como esa magnífica remontada en un estadio en el que es muy difícil llevarse la victoria cuando la temporada regular va despidiéndose.

10- Dallas Cowboys (8-4) (Posición de la semana anterior: 9)

Llega a tener Dallas de entrenador a Chip Kelly y la escabechina podría haber sido histórica. Con el talento que tienen los Cowboys en ataque, quedarse en diez míseros puntos ante los Eagles es de juzgado de guardia y habla bastante mal de los que hay en el banquillo. Romo lanzó dos interceptaciones y seguro que algunos lo culparán y empezarán a hablar de sus registros en diciembre, pero para mí están equivocados: sigue siendo un gran QB lastrado por un staff decente como mucho y una defensa muy blandita. Todos aquellos que lanzaban campanas al vuelo con el milagro de la defensa de Dallas durante las primeras semanas ahora ya no tienen tanto motivo para alabar al Señor. En la NFL un día u otro te van a acabar exponiendo y los Cowboys ya llevan destapados unas buenas semanas. Chip Kelly lo aprovechó, cómo no, y destrozó por tierra y aire a los de Texas. Dallas sigue siendo un buen equipo, pero con esa defensa se van a quedar cortos en la post-temporada. Y está por ver si van a llegar finalmente. De los últimos seis partidos disputados, han ganado 3 (a Giants, a Jaguars en Londres y a Giants de nuevo en NY) y han perdido tres (Redskins, Cardinals, Eagles). Y las tres derrotas en casa. Mala dinámica para un equipo que suele entrar en malas dinámicas el último mes de competición. Y no creo que sea porque bajen el nivel, es que los demás lo suben y ellos no.

11- Cincinnati Bengals (8-3-1) (Posición de la semana anterior: 12)

El empate ante los Bengals de hace unas semanas ya no se ve tan mal, ¿no?  Cincinnati ganó a Tampa en un partido espantoso y que contó con la versión terrible de Naranjito en un horario extraño. Dalton lanzó tres INT en la primera parte y si no llega a ser porque el ataque de Tampa tiene menos punch que un peluche de feria el partido podría haber acabado muy mal para ellos. Y estuvo a punto de hacerlo: un challenge ilegal de Marvin Lewis (ya había pasado la barrera de los últimos dos minutos del partido, cuando sólo los árbitros tienen potestad de hacer challenge) sacó a los Buccaneers del rango de field goal a pocos segundos para el final. Ha habido bastante polémica con esto último y de si Marvin debería tener alguna consecuencia. A mí me parece correcto lo que hizo: su equipo podría haber perdido el partido por un error arbitral, ya que Tampa tenía doce hombres en el campo en el momento del snap. Y habría sido una derrota clave, ya que todos sus demás compañeros de división sucumbieron. Los Bengals están ahora 1.5 partidos por encima de todos ellos y faltan 4 por jugarse. Lo tienen bastante de cara.

12- Pittsburgh Steelers (7-5) (Posición de la semana anterior: 10)

Los Steelers se mantienen arriba en los Rankings debido a que tienen dos partidos por delante contra los Bengals, justo los dos partidos que tienen que ganar si quieren ser líderes de división. Sin embargo, tal como jugaron el domingo, deberían irse bastante más abajo. Fueron destrozados por los Saints en el Heinz Field, los mismos Saints que venían de perder contra todo el mundo. Big Ben jugó a un nivel muy diferente al de hace unas semanas, pero es que su línea ofensiva tampoco se lo puso fácil. Sólo Le’Veon Bell se puede salvar de un ataque que, a pesar de poner un montón de yardas totales, sólo empezó a funcionar cuando el partido ya estaba prácticamente perdido en el último cuarto. Y hacer eso ante los Saints es muy peligroso, un equipo que pone centenares de yardas en cada encuentro y que se ve penalizado por una efectividad bastante mediocre a la hora de convertir ese puñado de yardas en puntos. El domingo, Brees explotó como quiso la maltrecha secundaria de Pittsburgh y puso 5 TDs por aire mientras Mark Ingram corría sin oposición. Los Steelers son un equipo desconcertante y frustrante: cada semana ofrecen una cara diferente. En este proceso de auto-descubrimiento, se están dejando la división y la salud de sus aficionados. Ahora mismo, ganar a Bengals dos partidos es posible, pero no parece probable.

13- Baltimore Ravens (7-5) (Posición de la semana anterior: 14)

Los Ravens dijeron prácticamente adiós a la división en un partido que tenían controlado hasta los últimos minutos. Jugaron un buen partido tanto en defensa como en ataque, pero hincaron la rodilla en el peor momento. Flacco no fue elite, pero no perdió la pelota y Forsett siguió a lo suyo en un final de temporada muy positivo para él. En defensa nunca encontraron una respuesta a Rivers en eso tan típico que hacen tras semana que bien podría resumirse con un bend-but-not-break, que consiste en ir cediendo terreno y hacerse fuertes en la red zone. Con Rivers lo tuvieron más complicado, pero aún así no ganaron el partido de milagro. De milagro y por las 14 flags en contra, claro. Ahora, con 1.5 partidos menos que Bengals y un 2-0 contra ellos, tienen que ganar todo lo que les queda y esperar que los Bengals cedan o que sus rivales de conferencia bajen el pie del acelerador. Siendo un equipo de la AFC North, parece imposible que ganen 4 partidos seguidos, así que u ocurre un milagro o van a tener que ver los playoffs en casa. Baltimore es el mejor equipo de su división, pero tiene todos los males de sus compañeros: son inconstantes, imprevisibles y frustrantes. Esas dos derrotas ante Bengals son una losa demasiado pesada, aunque nada está acabado aún (Cinci tiene que jugar contra los Steelers dos veces, Browns y Broncos). Los Ravens tienen por delante a Dolphins, Jags, Texans y Browns. Un 3-1 es lo mímimo exigible a un equipo que aspira a playoff, pero con un 10-6 y teniendo perdidos tie-breakers con rivales directos no sé si va a bastar.

14- Miami Dolphins (7-5) (Posición de la semana anterior: 15)

Aquí siempre he defendido la defensa de Miami como artífice del éxito del equipo. Ha sido así casi toda la temporada y las cinco derrotas bien pueden explicarse por la inoperancia del ataque (no siempre, claro, que pregunten a Manning) en momentos clave. El lunes, sin embargo, fueron dominados en todas las facetas por los Jets. Ganaron los Dolphins con un TD en los instantes finales, pero la actuación de Miami fue muy preocupante. No sólo porque los Jets iban 2-9 (al fin y al cabo es un equipo con más potencial que ese), sino porque no supieron corregir algo que se dio durante todo el partido: ni supieron atacar una defensa muy débil quitando la línea defensiva ni fueron capaces de parar el ataque unidimensional de los Jets.

15- Kansas City Chiefs (7-5) (Posición de la semana anterior: 11)

Con Alex Smith es imposible recortar desventajas de 14 puntos. Técnicamente no, pero coincidirás conmigo que prácticamente imposible sí. Y tampoco ayuda mucho que casi todas las jugadas ofensivas consistan en pasar el balón a Jamaal Charles ni que sus receptores sean anónimos hasta en su casa. Tampoco es que Alex Smith fuera a ver abiertos a los mejores receptores de la historia, pero como mínimo ya es un principio. La parquedad del ataque de Kansas City los hace depender demasiado de una defensa que el día que no está a tope los condena y que ni en su mejor forma sería capaz de limitar a Denver a menos de veinte puntos (como mínimo mientras el ataque de los de Andy Reid sea tan previsible). Y eso que Manning no tuvo un buen día. Fue el corredor C.J. Anderson el verdugo, corriendo para más de 160 yardas en 32 acarreos. Encajando 200 yardas por tierra no vas a ganar ningún partido cuando tu ofensiva consiste en correr 100 yardas y pasar para otras 100 más. Pinta a que se van a jugar todo en la última semana contra los Chargers en Arrowhead.

16- Buffalo Bills (7-5) (Posición de la semana anterior: 18)

En un duelo de equipos ofensivamente sospechosos, ganó la mejor defensa. Los Bills, a la chita callando, son uno de los conjuntos más infravalorados de la Liga. Especialmente porque su QB es Kyle Orton y eso no es nunca una buena noticia. El partido de Orton fue casi calcado al de Hoyer a excepción de que el primero lanzó para un TD, pero los Bills contaron con un mejor juego de carrera y un pass rush brutal. Por desgracia para ellos, van a cerrar el año enfrentándose a Denver y luego viajando a Green Bay, Oakland y Nueva Inglaterra. Con ocho victorias no van a llegar a playoff y más de esas no van a conseguir con ese QB que tienen, por mucho que su defensa sea espectacular. Con un buen sorteo de draft que incluya a algún QB pueden dar un susto el año que viene en la AFC East. Eso sí, no tienen primera ronda porque la enviaron a Cleveland por Sammy Watkins.

17- San Francisco 49ers (7-5) (Posición de la semana anterior: 13)

Colin, está bien que digas que no tienes miedo a lanzar a Sherman. Es comprensible y además es tu deber si te preguntan en rueda de prensa. Sin embargo, en el partido ves con cuidado, hombre. Si vas a lanzar a la zona de Sherman, o tu pase es exquisito o en el mejor de los casos va a ser incompleto. Y si lanzas dos melones, Sherman los va a coger y te va a joder. Eso ocurrió dos veces durante el partido del jueves. La defensa de San Francisco está capacitada para todo, quizá su secundaria sufriría con grandes pasadores, pero estos grandes pasadores también sufrirían el front seven de los de rojo y oro. Sin embargo, con este ataque no van a ir a ningún lado. La derrota ante Seattle los deja casi fuera de playoff y el casi es porque si ganan los cuatro partidos que faltan, incluido uno en Seattle, pueden hasta ganar la división, pero es que a día de hoy no sólo eso parece imposible, sino que meter 20 puntos es una quimera. El coordinador ofensivo, Greg Roman, está recibiendo toneladas de amor estos días de parte de sus aficionados, aunque el problema va mucho más allá de eso: con un head coach con las semanas contadas y un QB que tiene mucho más brazo que talento, el cambio en San Francisco va a ser importante la próxima temporada.

18- Atlanta Falcons (5-7) (Posición de la semana anterior: 22)

Los Falcons volvieron a 2012, cuando la vida aún les sonreía, y ganaron con solvencia a los Cardinals, líderes de la NFC hasta esa noche. Primera victoria que logran ante un rival que no es de la NFC South y en el momento adecuado, ya que los Saints empiezan a dar señales de vida también. La conexión Julio Jones – Matt Ryan funcionó a la perfección y en defensa se aprovecharon de las bajas de Fitzgerald y Ellington para reducir a un ataque que ya es de por sí bastante limitado y que encima está dirigido por Stanton. Incluso pudieron correr el balón ante una defensa hermética contra la carrera que concedió a Jackson un partido de más de cien yardas. No sé si van a poder mantener el nivel durante el mes de diciembre, pero lo que tienen por delante no va a ser fácil: visita al Lambeau (paliza inminente), reciben a Steelers (a ver qué Steelers se presentan), luego viajan al Superdome y cierran la temporada en casa ante Carolina. Yo sólo les veo capaces de ganar el último partido, sinceramente. Aunque tampoco parecían capaces de ganar a los Cardinals y ahí están.

19- New Orleans Saints (5-7) (Posición de la semana anterior: 23)

Los Saints son los tuertos en el país de los ciegos. El 4-0 de los Falcons en la NFC South me obliga a ponerlos por delante (eso y que Nueva Orleans da menos confianza que un banquero vendiendo un producto financiero), pero los Saints son claramente favoritos para llevarse la división. Y no sólo porque son mejor equipo, sino porque tienen un calendario por delante muy favorable: reciben a Carolina, viajan a Chicago, reciben a Atlanta y cierran la temporada en Tampa. 4 partidos que deberían ganar sí o sí. Ganando a Atlanta ya prácticamente se meten en playoff, porque dudo mucho que los Saints pierdan ante Panthers y Tampa. El domingo contra los Steelers volvimos a ver la buena cara de los Saints y no necesitaron ni a Graham para partir en mil pedazos a la secundaria de Pittsburgh. Con Mark Ingram y Drew Brees tuvieron suficiente. El partido dejó otra bonita batalla dialéctica entre Sean Payton y Rob Ryan, que vuelven a dar síntomas de lo bien que se llevan. Rob también se ha abierto una cuenta en LinkedIn al parecer. Con esa defensa dudo que puedan pasar a la Ronda Divisional, aunque nunca hay que descartar a los Saints y menos con esa capacidad que tienen para poner cada semana ingentes cantidades de yardas. Si consiguen mejorar la eficacia en la red zone… Cuidado.

20- Cleveland Browns (7-5) (Posición de la semana anterior: 16)

Todas estas semanas rezando han dado fruto: Johnny Manziel al fin jugó el domingo. Los Browns estaban dejando para la historia otra exhibición ofensiva que los tenía con 3 puntos en el último cuarto y Pettine se acabó cansando de Hoyer. Normal. Es que Hoyer es muy malo. Bueno, como mínimo en estas condiciones. Si tienes que remontar o superar una defensa que se ha comido tu game plan, Hoyer te va a servir de poco. Él es más de dar la pelota al corredor, gestionar ventajas y fallar el 50% de sus pases. 18/30, 192 yardas y 2 INT costaron la titularidad al bueno de Brian. Manziel logró un TD y poco más en realidad, pero la chispa que dio al ataque ya es mucho más de lo que ha conseguido Hoyer en toda su carrera. La apuesta por Manziel debe ser clara, aunque mejor lo dejamos para otra semana, ya que en esta próxima van los Colts a Cleveland y Manziel es el típico QB que puede destrozar la defensa de los Colts corriendo. Prefiero al triste de Hoyer para esta semana. Por favor, Pettine, espera una semanita más. Tampoco es que te vaya de una derrota, ¿no? Con lo desigualada que está la AFC North…

21- Houston Texans (6-6) (Posición de la semana anterior: 19)

Estaba claro que todo lo que necesitaba Fitzpatrick para sacar el Hall of Famer que lleva dentro era ser sentado por Mallett. El destino nos ha permitido volver a disfrutar de Ryan tras la lesión del otro Ryan. Incluso JJ Watt cogió otro TD en una genial recepción para seguir con su campaña para MVP. Una campaña que, a no ser que Rodgers afloje, la tiene perdida de antemano. La verdad es que los Texans están a un buen QB y a un par de piezas en la secundaria de ser un equipo a temer en su conferencia. El partido ante los Titans no servirá para sacar muchas conclusiones (al fin y al cabo, Fitzpatrick lanzó seis TD), pero esta clase de partidos son los que perdían el año pasado. Pinta a que el año que viene van a ser un equipo de 9-10 victorias (sí, contando que están en la AFC South eso tampoco es demasiado problema) y eso sin que Clowney, su elección número uno, haya jugado prácticamente en toda la temporada. Por cierto, ovación para DeAndre Hopkins. Espectacular partido el suyo. Me da miedo pensar que puede hacer lo mismo con los Colts en unas semanas.

22- Saint Louis Rams (5-7)  (Posición de la semana anterior: 20)

A los Rams les han sobrado las primeras semanas de Liga. Sin ellas y con un buen QB, la NFC West sería ahora como el Abismo de Helm. Con la de talento que tienen, especialmente en defensa, son el típico equipo que quieres evitar a toda costa ahora que se acercan los playoffs y ya no tienen nada que perder. Ante los Raiders se divirtieron, con un 38-0 al descanso y un 52-0 final. Lo que se dice un partido igualado, vamos. Un enorme partido de Tre Mason (lo que me gustaba este chico en Auburn, menudo final de temporada hizo) y una defensa que abusó de los de Oakland fueron suficientes en un partido en el que los Rams no hubieran necesitado ni tener QB. Los Rams pueden tener la llave de la NFC West, ya que reciben a los Cardinals en un par de semanas. Ojo.

23- Chicago Bears (5-7) (Posición de la semana anterior: 21)

Durante el primer cuarto, los Bears fueron el equipo al que aspiran ser: firmes en ataque y decentes en defensa. El efecto se difuminó en esos quince minutos, puesto que en el segundo cuarto encajaron 21 puntos y metieron 0. Nada sorprendente para un conjunto que durante todo el año ha sido eso, un 21-0 en bucle. Con un ataque que tiene a nombres como Marshall, Jeffery, Forte o incluso Cutler, la producción ofensiva de Chicago es inaceptable. No sé si los actuales entrenadores durarán mucho, pero no se están ganando el puesto. Especialmente sangrante es ver a Matt Forte corriendo en cinco ocasiones para un total de seis yardas. En defensa no tienen talento para hacer milagros, pero sí para ser mucho más competitivos. No es que los Cowboys, Eagles o Colts, por decir tres ejemplos, tengan defensas mucho más potentes ni talentosas que la de Chicago y los resultados hasta ahora son bien diferentes.

24- Minnesota Vikings (5-7) (Posición de la semana anterior: 25)

Hacía 28 años que los Vikings no bloqueaban un punt y lo llevaban a la end zone para un TD. El domingo lo hicieron dos veces. Para eso están los Panthers, claro que sí. Después tuvieron suficiente con gestionar esa ventaja ante un ataque menos eficiente que quemar hielo. En ataque, Teddy cumplió lanzando para dos TD y sin entregar la pelota al rival. 31 puntos con 210 yardas de ataque total debe ser algún tipo de récord. Hay que dar crédito al staff de Minnesota: en el primer año del entrenador en jefe, Mike Zimmer, han conseguido cinco victorias más de las que cabría esperar.

25- New York Giants (3-9) (Posición de la semana anterior: 24)

Gracias, Giants. Vosotros sois el equipo que ilumina la cara de los aficionados sin esperanza, sois el equipo que viaja por América tratando de evitar que un niño de los Jaguars vaya a dormir llorando maldiciendo a su padre por haberlo hecho de esa franquicia, sois un equipo tan generoso que os dejáis remontar 21 puntos por uno de los peores ataques de la Liga (penúltimos en yardas por partido y en puntos por partido) y lo hacéis a vuestra manera. Como sabíais que los Jaguars no iban a lanzar 4 TD ni jugando cuatro partidos seguidos, pensasteis que lo mejor era regalar un par de fumbles a la defensa y que ellos fueran los que anotaran. Gracias de nuevo. Alejar a los Jags de la primera elección del draft me gusta como aficionado de los Colts. Ojalá podáis seguir repartiendo alegrías allá por donde vayáis. ¿Vuestros aficionados? Ellos disfrutan con vuestra generosidad, seguro. Seguro.

26- Carolina Panthers (3-8-1) (Posición de la semana anterior: 26)

Who you gonna call? Carolina Panthers! Con esta versión de la canción de los Ghostbusters se podrían presentar cada semana los Panthers a jugar. Resuelven todos los males del equipo contrario. Es la versión sureña de los Giants, aunque para que los Panthers metan 21 puntos en una parte hace falta que esa parte dure seis días y diez minutos, más o menos. Podríamos echarle la culpa al frío, pero eso sería hacer un feo a los Panthers. Como el ataque nunca ha funcionado y la defensa también se ha rendido, sólo quedaban los equipos especiales por hacer de las suyas. Y así fue: dos punts bloqueados que costaron 14 puntos a los de Carolina. Ron Rivera ya se está abriendo un perfil en LinkedIn.

27- New York Jets (2-10) (Posición de la semana anterior: 27)

Rex Ryan sabe que se va a ir a final de temporada a no ser que todas las estrellas se alineen. Y ni aún así, me temo. Supongo que por eso debía querer dejar un partido para el recuerdo. Para lo que me queda en el convento, me cago dentro ya sabéis cómo acaba el refrán. Y el lunes los Jets jugaron el partido que le gustaría jugar cada semana a Rex, lanzando la pelota sólo 13 veces en todo el partido (récord esta temporada en la NFL, nadie había lanzado menos) y corriendo más de treinta. Y el plan le funcionó durante más de tres cuartos, pero al final este es un deporte en el que hay que pasar y en el que las reglas cada vez más favorecen el pase y no la carrera. Hace treinta años, Rex podría haberse hecho de oro con esa mentalidad, pero ahora está abocado al fracaso. Vale que Geno Smith no sea el mejor QB de la Liga, pero es que tengo la sensación de que si Aaron Rodgers jugara en los Jets sólo diríamos que es el mejor QB de la NFL entregando el balón a su corredor. Sí, es cierto que Rex no canta las jugadas en ataque, que su especialidad es la defensa, pero no me creo que el plan de partido no sea consensuado y que la prioridad máxima de Rex Ryan no sea tomar los mínimos riesgos con el pase y correr la pelota para no estropear el trabajo de su defensa.

28- Washington Redskins (3-9) (Posición de la semana anterior: 28)

Si uno mira las estadísticas de McCoy, con 392 yardas, 3 TD y 0 INT, pensaría que la respuesta a la posición de QB está clara. Incluso el único fumble que perdió (cometió 4 en total) que fue recuperado para TD no fue culpa suya, sino de un playcalling horroroso en 4 & inches. Aún así, la mayoría de esas estadísticas vinieron cuando ya poco importaba y ante una secundaria sin Vontae Davis (y que sin Vontae cede igualmente miles de yardas a tight ends y a running backs) y McCoy tardó demasiado en deshacerse de la pelota en algunas ocasiones. Sería injusto, eso sí, cargarle los muertos a él de la derrota ante los Colts. Esa recae en una secundaria de broma en la que los receptores corrían libres sin oposición. 5 TDs encajados en jugadas de más de treinta yardas es básicamente todo lo que necesitas saber de la defensa de los Redskins. Van a necesitar bastante más que un cambio de QB para volver a ser competitivos. A ver si le dejan a Jay Gruden, porque mucho mérito tampoco ha hecho.

29- Tampa Bay Buccaneers (2-10) (Posición de la semana anterior: 29)

Menos mal que Tampa iba 2-9 y no 7-4 en ese último drive del domingo, porque perder un partido por tener doce hombres en el campo es para cortar cabezas a más de uno y de dos. Los Buccaneers habían hecho el partido que tenían que hacer para ganar: interceptar a Naranjito Dalton y poner en el marcador algunos puntos. Ya está, no había más. Con 16 puntos tenían el partido ganado y estaban bien dentro del campo de los Bengals en el momento en el que al coordinador ofensivo no se le ocurre revisar lo que tiene en el campo. No tenían timeouts e iban en no huddle, ¿pero cuántas veces habrán practicado algo así en los entrenamientos? Esta clase de drives en los últimos minutos tendrían que salir casi de forma automática. Una pena por Tampa, porque pocos partidos más van a tener la oportunidad de ganar hasta 2018 más o menos. Es probable que Lovie Smith se quede un añito más y quizá tengan suerte con el QB que elijan en el draft (otra cosa que no sea elegir un QB sería un disparate) y con sólo eso ya podrán entrar a disputar una división que, a no ser que cambie mucho la cosa de un año para otro, es de lo peor de la NFL. Casi tanto como la AFC South, sí. De hecho abogo para que el año que viene se enfrenten estas dos divisiones.

30- Jacksonville Jaguars (2-10) (Posición de la semana anterior: 32)

Un bañito en la piscina, al sol de Florida, una derrota de tu equipo y un pick six de Bortles. Eso es todo lo que un aficionado espera y desea cuando va a ver a su equipo. El guión se estaba cumpliendo a la perfección: 21-0 de los Giants (21-3 al descanso) y faltaba sólo Bortles acudiendo a su cita semanal con su programa de ayuda a las defensas. Sin embargo, algo se torció al descanso y los Jaguars salieron al campo yendo a por la remontada. ¡Los Jaguars remontando 21 puntos! Una barbaridad, sí. Lo mejor es que lo lograron: 24-25 al final para los Jags, una victoria que sólo podrían haber conseguido así ante los Browns o ante los Giants. Manning se intercambió los papeles con el bueno de Blake Bortles y perdió dos fumbles para ayudar en la medida de lo posible a Jacksonville a alejarse de la primera elección del draft, cosa que yo como fan de los Colts celebro y mucho. Ahora en serio, la defensa de los Jaguars es bastante más peligrosa de lo que uno puede creer viendo su registro y es que, como en el caso de otras franquicias, es un ataque bastante lamentable el que suele condenar a la derrota a los Jags. Si Bortles mejora y le dan un par de armas en forma de receptores de dos metros con manos de geisha, Jacksonville bien puede acercarse a playoffs en años venideros. En la AFC South es posible.

31- Tennessee Titans (2-10) (Posición de la semana anterior: 31)

Que Fitzpatrick te haga 6 TD ya debería ser suficiente como para que te hicieras una idea de la clase de día que tuvieron los Titans. Para más inri, Mettenberger se lesionó y tuvo que entrar Locker, que hizo un fabuloso 6/12 con un TD y dos INT. Es el futuro, claramente. Bueno, tampoco quiero ser injusto: la línea ofensiva de los Titans es todo aquello que no tiene que ser una línea ofensiva y si encima tienes a JJ Watt delante, pueden pasar muchas cosas y casi todas perjudiciales para ellos.

32- Oakland Raiders (1-11) (Posición de la semana anterior: 30)

38-0 al descanso y 52-0 final. Poco más puede decirse. Los Raiders hasta el momento habían competido tan bien como habían podido, habían merecido ganar encuentros que se les escaparon y venían de sorprender a los Chiefs, pero hacer el ridículo de esta manera te envía a la última posición de cabeza. En ataque estaba claro que iban a sufrir ante los Rams, pero en defensa también fueron dominados. Les falta aún bastante talento en ambas líneas como para poder ser una amenaza real, aunque nada es excusa para un partido como el del domingo.

Comparte este artículo

Share on whatsapp
Share on facebook
Share on twitter
Share on linkedin
Share on email
Share on pinterest

Artículos relacionados

Artículos recientes

Síguenos