NFL Power Rankings, Semana 10

power rankings
Rodgers aún sigue lanzando touchdowns desde su casa

Cuando esta noche ya va a comenzar la semana 11 de la NFL, llegan los Power Rankings de la semana diez. Diréis que es tarde, pero nadie aún se ha atrevido a publicarlos un jueves. ¿Que es por qué todos los medios ya lo han hecho? Puede ser, ¿pero quién dice que no es el mejor día para sacarlos, eh? Bueno, basta de excusas: la semana que viene volverán a su día habitual (martes/miércoles), a no ser que estos tengan un éxito inesperado. Que va a ser que no. Vamos allá con la versión exprés de los Power Rankings.

1- New England Patriots (7-2) (Posición de la semana anterior: 1)

Espero que en esta Bye Week de la que han gozado los Patriots hayan tenido insomnio todos sus jugadores, lesiones musculares y apariciones de la virgen que les diga que tienen que perder el próximo partido. Sí, juegan contra los Colts. Si Brady y su equipo llegan sanos, puede ser una escabechina. Ojalá Gronkowski dislocándose la cadera foll en un mal salto. Fair play ante todo.

2- Denver Broncos (7-2) (Posición de la semana anterior: 2)

Victoria fácil, otra más, para los Broncos, esta vez ante el único equipo de la NFL que continúa sin ganar y que casualmente es compañero de división: los Raiders. Manning añadió cinco pases más de TD a su colección y a este paso, si continúa jugando un par de años más, va a dejar su marca en aproximadamente 1050 pases de anotación. La defensa volvió a un nivel óptimo después del descalabro ante los Patriots. La mejor prueba: dejaron a McFadden en 14 yardas por tierra. Y fue el jugador de Oakland que más yardas llevó la pelota en acarreos. En resumen, a los Broncos cuando les salen bien las cosas desde el principio no sufren. Las dos derrotas sufridas por Denver han sido contra Seattle y New England. Habrá quien diga que eso no es preocupante. En mi opinión, mucho.

3- Arizona Cardinals (8-1) (Posición de la semana anterior: 3)

Los Cardinals cumplieron contra los correosos Rams (que ya se habían cargado a Seattle y San Francisco) el día en el que perdieron a Palmer para todo el año. Perdieron o palmaron. Ojo ahí a la broma de nivel. Os hago esperar hasta el jueves por este tipo de cosas. En realidad os ahorro sufrimiento al obligar a que os informéis por otras vías. El caso es que con la victoria los Cardinals se ponen a un pasito de playoffs. Aunque no sean el mejor equipo de la NFC West en mi opinión, han hecho los deberes. Con 8-1, aunque pierdan tres o cuatro partidos más (que los pueden perder perfectamente viendo el calendario que se les aproxima), tienen un pie y medio en la post-temporada. Y habrá que ver con qué seed. En su campo serán un hueso muy duro.

4- Detroit Lions (7-2) (Posición de la semana anterior: 4)

El partido contra Miami es el típico que los Lions podrían haber perdido en cualquier otro año. Incluso a principios de este. Los Dolphins son un equipo que ha ido creciendo a lo largo del año y llegaban muy en forma a Detroit, pero acabaron sucumbiendo en el último cuarto. La vuelta de Calvin Johnson (113 yardas, 1 TD) ayudó enormemente a Stafford y la defensa volvió a estar extraordinaria, permitiendo únicamente un TD a los Dolphins, los que venían de arrasar a San Diego. Me sigo manteniendo: Detroit es, hoy por hoy, el equipo a vigilar en la NFC.

5- Philadelphia Eagles (7-2) (Posición de la semana anterior: 5)

Los Eagles abusaron de los Panthers, posiblemente una de las grandes decepciones de 2014 junto a Saints y Bears. Mark Sánchez se divirtió por aire en un día en el que ni unos ni otros quisieron poner la pelota por tierra. El marcador final de 21-45 no debería esconder que en el comienzo del último cuarto el encuentro iba ya 7-38. Este partido habrá servido para que todos aquellos que desconfiaban de Mark Sánchez se den cuenta que el factor diferencial en Philly está en las bandas, no detrás del center. Y también servirá para que Foles tenga algo más de prisa en volver de su lesión. No sólo el ataque sigue funcionando, sino que lo hace mejor que cuando estaba él. Mención especial a los equipos especiales de los Eagles. Para aquellos que disminuyan la importancia de esta faceta del juego, ver a Philadelphia les abrirá los ojos. Gran mérito de los entrenadores.

6- Indianapolis Colts (6-3) (Posición de la semana anterior: 6)

(Suena el himno americano) Chicos, el domingo tenéis que ir a por todas. Luchad por todos aquellos que jamás vieron ganar a los Colts contra los Patriots de Brady (alguno habrá), luchad por los que murieron de infartos cada vez que Manning o Luck eran interceptados por la defensa de los Pats (unas treinta y cuatro veces por partido, más o menos), luchad por todas aquellas veces en las que éramos favoritos y caímos derrotados por paliza contra los cabrones de Bill Bellichick. Es vuestra oportunidad. Quizá sea la última.

Ahora en serio, los Colts se juegan la posibilidad de tener una semana de descanso en enero. Al haber perdido contra Denver, una derrota contra los Pats los alejaría en registro y en los tie-breakers de esa posibilidad. Mientras que una victoria no asegura nada, una derrota los condena. Va, porfa, ganad.

7- Seattle Seahawks (6-3) (Posición de la semana anterior: 7)

El 17-38 final hará pensar a alguno que los Seahawks han vuelto a su mejor forma contra los Giants. ¿Y si os digo que iban 17-17 antes de empezar el último cuarto? A los Giants les pasó por encima Marshawn Lynch (cuatro veces, además, 28 puntitos de su autoría) y aún no se explican del todo bien lo que sucedió en los últimos quince minutos de partido. Hasta ahí, los Giants habían interceptado dos veces a Wilson y Eli, con un grupo de receptores discreto, había triturado la secundaria de Seattle, aunque parezca una broma de mal gusto. Todo se quedó en nada porque los Seahawks corrieron nada más y nada menos que ¡350 yardas!. Habéis leído bien. El problema para Seattle es que un día así acarreando el balón no lo volverán a tener a no ser que alguien descubra la máquina del tiempo y viajen a 1950.

8- Green Bay Packers (6-3) (Posición de la semana anterior: 9)

Irse 42-0 al descanso es posible. Hacerlo habiendo lanzado seis TD también lo es. Todo es posible cuando implica a los Packers contra los Bears, el rival favorito de Rodgers. No hay que entrar en grandes detalles: quien haya visto anteriores partidos de los Bears ya sabrá qué clase de defensa son y qué clase de ataque poseen. Es difícil sacar conclusiones respecto a los de Wisconsin: ante un equipo así, es casi de esperar esa cascada de puntos. Especialmente cuando tienes a Rodgers de QB y aún más cuando enfrentas a Cutler contra Green Bay, una historia que daría para varias telenovelas.

9- Dallas Cowboys (7-3) (Posición de la semana anterior: 10)

Volvió Romo que, sin estar del todo recuperado, fue más que suficiente para vencer a los Jags en Londres. En media parte ya lo tenían más que encarrilado y sólo tuvieron que acabar el trámite en un césped que no ha soportado demasiado bien las tres semanas de NFL. Quizá deberían vigilar ese tema si quieren tener allí una franquicia. El espectáculo en la ciudad inglesa lo puso Dez Bryant, inconmensurable después de una mala semana ante los Cardinals, y que no tuvo piedad de una defensa blandita. La victoria sirve para que los Cowboys se enganchen a la división tras dos partidos consecutivos perdiendo y recuperen la estela de Philadelphia, que no cede. Pero cederá. ¡Cederáaaaaa!

10- Cleveland Browns (6-3) (Posición de la semana anterior: 16)

Habrá quien diga que ver a los Browns 6-3 y liderando la división en la semana diez es una sorpresa. Yo creo que habría que relativizarlo. Es cierto que los Browns han sido tan nefastos desde su regreso a finales de los noventa que cualquier cosa que sea verlos arriba sorprende, pero estos Browns son un equipo muy serio, especialmente en defensa. Lo que los ha tenido alejados hasta ahora de ser líderes es la ausencia de buenos jugadores en ataque (sea por lesiones o por falta de calidad) y algunos partidos desconcertantes que, por suerte, han tenido también todos sus compañeros de división. Hoyer no va a ser un Hall of Famer a no ser que haya una evolución inesperada en su juego, pero tiene mucho mérito conseguir mover un ataque que todo el talento lo concentra en su línea ofensiva. Por suerte para ellos, Josh Gordon vuelve la semana siguiente y Jordan Cameron también volverá pronto. Mientras tanto, tienen una defensa sensacional que los coloca, de momento, en playoffs.

11- Kansas City Chiefs (6-3) (Posición de la semana anterior: 12)

No fue una victoria brillante la de los Chiefs en Buffalo, pero sí una muy trabajada ante un equipo muy complicado de vencer. En uno de esos partidos en los que las defensas son las protagonistas (esperable viendo el repertorio ofensivo de ambos equipos), los de Kansas consiguieron poner catorce puntos en el marcador en el último cuarto y se llevaron 17-14 un partido que entrado en el último período parecía perdido. Y más teniendo en cuenta que Alex Smith no es el más indicado para llevar a cabo remontadas. Kansas lleva ya unas semanas muy fuerte y en la lucha por la wildcard ahora mismo son los más constantes.

12- Pittsburgh Steelers (6-4) (Posición de la semana anterior: 8)

Los Steelers son uno de los equipos más complicados de prever de la Liga, que estando como está este año ya es mucho decir. Si pueden triturar a unos Colts que venían en racha y hacer lo propio la semana siguiente con los Ravens, después no pueden tirar un partido como el de Nueva York este domingo. Vale que los Jets tienen un equipo como para hacer algo más que el 1-8 con el que salieron al campo, pero no es excusa. Los de Pittsburgh parecieron confiarlo todo a Big Ben y desmerecer los demás aspectos del juego y lo pagaron muy caro. Los Jets sí que estaban preparados para jugar contra su rival y redujeron a la nada la ofensiva acerera en la primera mitad. La defensa de Pittsburgh, que no es capaz de responder como lo hacía antaño, no pudo sostener el disparate ofensivo y para cuando los Steelers intentaron meterse en el partido ya era demasiado tarde. En la AFC North, un partido así es la diferencia entre llegar a enero o quedarse en el camino.

13- Miami Dolphins (5-4) (Posición de la semana anterior: 13)

Ganar en Detroit era una heroicidad para un equipo que mucho me temo se va a acordar todo el invierno del fake spike que permiten a Rodgers en casa. Sólo sucumbieron al final y ante una bestia como Calvin Johnson. La defensa hizo su trabajo, pero el ataque que sometió a San Diego no apareció en toda la noche. Es cierto que no era nada fácil ante un front seven como el de Denver, aunque esta es la clase de partidos que distinguen a un buen equipo de un contendiente y a un buen QB de un QB franquicia. O elite, como se dice estos años.

14- San Diego Chargers (5-4) (Posición de la semana anterior: 14)

Los aficionados de los Chargers no podrán más que esperar que su equipo haya aprovechado bien la semana de descanso que han tenido para recargar (lo he vuelto a hacer) pilas. Los de San Diego empezaron la temporada amenazando el trono de Denver en la AFC West y han llegado a la bye week viéndose adelantados por los Chiefs y con un calendario de aúpa por delante. Si regresan a su nivel, tienen aún margen.

15- Baltimore Ravens (6-4) (Posición de la semana anterior: 18)

Los Ravens volvieron a la senda del triunfo tras dos derrotas consecutivas y lo hicieron ante unos débiles Titans, que en ataque son unas madres. La defensa de Baltimore se sintió cómoda y los de Tennessee no consiguieron anotar más allá del primer cuarto. El corredor Forsett encontró en la línea defensiva de los Titans su mejor aliado y corrió para 112 yardas y dos TDs. La victoria les permite seguir agarrados a la esperanza de playoffs, pero tienen mucho que mejorar y, principalmente, ningún rival divisional se lo va a poner nada fácil. No transmiten buenas sensaciones estos Ravens. Eso sí, yo vuelvo a decir que en playoffs son un rival tan bueno como cualquiera.

16- New Orleans Saints (4-5) (Posición de la semana anterior: 15)

Me veo obligado a poner aquí a los Saints aunque estén jugando muy lejos del nivel al que nos tenían acostumbrados. Aún así, con ese paupérrimo 4-5 que exhiben en su registro, les da para ser líderes holgados de la peor división del fútbol americano este año. Ya ni el domo es inexpugnable y unos Niners con más problemas que tipos en plantilla se hicieron con la noche de Nueva Orleans. Y eso que los de San Francisco les dieron oportunidades de sobra para hacerse con el partido y este acabó en la prórroga. Los Saints estarán deseando que acabe ya la temporada regular. En post-temporada son muy peligrosos; sin embargo, alejados del SuperDome palidecen y no deberían llegar ni a la Divisional.

17- San Francisco 49ers (5-4) (Posición de la semana anterior: 19)

Los Niners siguen lejos de playoffs, pero una derrota en Nueva Orleans los habría matado. Empezaron bien el partido, como casi siempre, y la segunda parte fue un despropósito, como también casi siempre. Sólo tres puntos anotados en treinta minutos estuvieron, de nuevo, a punto de dar al traste con el partido y con las esperanzas de ver a los de rojo y oro en post-temporada, lo que continúa siendo bastante complicado viendo cómo está tanto la conferencia (Green Bay, Detroit, Eagles, Cowboys y Seahawks van a luchar por cuatro plazas y todos ellos tienen mejor registro y juegan mejor que los Niners ahora mismo) como la división. De todas formas, teniendo dos partidos por delante ante Seahawks y uno ante Cardinals, siguen dependiendo de ellos mismos para todo. Y eso les hace muy peligrosos.

18- Cincinnati Bengals (5-3-1) (Posición de la semana anterior: 11)

Lo que sucedió el jueves por la noche no es más que a lo que te arriesgas teniendo un jugador como Andy Dalton de QB. En uno de los peores partidos jugados por un QB que se recuerda (para mí el peor, pero la defensa de los Browns es buena), Naranjito hizo todo aquello que un QB no debe hacer. Quizá se dejó un fumble, pero debió ser lo único. No conectó con sus receptores -y AJ Green ya había vuelto- y estos tampoco parecen tener ninguna fe en él. Su lenguaje corporal fue el típico cuando las cosas no salen bien y su tendencia de ir a peor cuando esto sucede se vio de nuevo probada. Dalton es el típico jugador que no va a desentonar en el 80% de partidos que juegue en temporada regular e incluso va a parecer uno muy bueno en alguno de ellos, pero, como el desodorante barato, te va a abandonar cuando más lo necesites. No se puede construir una franquicia entorno a él. Como mínimo no una que quiera hacer algo más que irse a casa en la primera ronda de playoffs.

19- Buffalo Bills (5-4) (Posición de la semana anterior: 17)

Los Bills tenían la victoria ante los Chiefs y se les escapó en poco más de cuatro minutos. Es una pena, porque su defensa había hecho un trabajo magnífico durante todo el encuentro. La ofensiva continúa siendo el talón de Aquiles de un equipo que parece que corre demasiado poco la pelota para tener al QB que tiene. Vale que si tienes a Manning, Brady, Luck, Brees o similares puedes confiar en el talento de tu quarterback, pero Orton no va a ser el jugador que te saque de apuros normalmente. Y menos cuando Watkins está tocado. Las aspiraciones de este equipo no deberían ser otras de conseguir un buen QB en el draft y poner algún nombre más en su cuerpo de receptores. Y entonces habrá que tener cuidado con ellos. Se acerca el día en el que los Patriots no ganarán la AFC East. Que sea pronto.

20- Houston Texans (4-5) (Posición de la semana anterior: 21)

En Houston estarán rezando a la Virgencita de JJ Watt (tiene que existir) que Mallett sólo se parezca a Fitzpatrick en el nombre de pila. De Ryan a Ryan, y pick porque me toca. Esta semana le habrá venido de perlas al ex de los Pats para familiarizarse con una ofensiva que, quitando la línea que protege al QB, debería producir más de lo que ha hecho hasta ahora. Los Browns no parecen el mejor rival ahora mismo contra el que debutar, pero tampoco esperemos de Mallett que juegue tan mal como Andy Dalton. Bueno, es que si fuera pelirrojo ya no estaría en Texas. Lo habrían quemado ya hace años. La defensa de los Texans también estará pidiendo a Dios no tener que sostener más a un ataque infame.

21- Minnesota Vikings (4-5) (Posición de la semana anterior: 22)

Descansaron los Vikings y bien que lo agradecerán las piernas de Teddy Bridgewater. Este fin de semana visitan a Chicago, lo que también podría equipararse a tener una bye week. Los playoffs quedan demasiado lejos, pero si algo están demostrando los de Minnesota es que hay esperanza para el futuro.

22- New York Giants (3-6) (Posición de la semana anterior: 24)

Los Giants van a destiempo. Esto es así. Tienen una secundaria especialista en interceptar balones y en hacer sufrir a los wide receivers rivales, hecho que en esta NFL pass-happy está entre lo más valorado. Sin embargo, el domingo, a pesar de interceptar dos veces a Wilson, decidieron no defender la carrera. El coordinador defensivo y sus jugadores debieron escuchar eso de que ahora sólo se consigue ganar pasando y pasaron, valga la redundancia, de ensuciarse por cuatro yardas mal contadas. Pa qué. Ya lanzarán la pelota, que es como se ganan los partidos. Que ya no estamos en los setenta. Y decidieron hacerlo ante un equipo que corre la pelota mucho mejor de lo que la lanza y que abusó de ellos. Ceder 350 yardas en carrera en 2014 es como encontrarse un dinosaurio comprando un abono para el metro. Estos Giants lo han conseguido. Felicidades.

23- Carolina Panthers (3-6-1) (Posición de la semana anterior: 20)

Lo de los Panthers no tiene nombre. Bueno, sí: un ataque de mierda horroroso, en el que no juega bien ni Newton (tampoco tiene a nadie a quién pasarle la pelota y su línea ofensiva es ofensiva) y una defensa que no se aguanta por ningún lado. A la mezcla le añades unos Eagles que van hipervitaminados y te sale una paliza en toda regla. Los mantengo relativamente arriba (se merecen ir a la 33) porque aún con este registro tienen cerca a los Saints. Un disparate, vale, pero es lo que hay. Aunque como sigan así van a ganar más bien poco. Bueno, contra sus rivales de división, que son iguales o peores que ellos.

24- Atlanta Falcons (3-6) (Posición de la semana anterior: 26)

Victoria para los Falcons después de más semanas de las que le quedan a su head coach por delante, más o menos. Como no podía ser de otra forma, vino ante un rival divisional, los amigos de Tampa. Fue un partido de los que duele ver con dos equipos con tantas deficiencias, de esos en los que te gustaría que el árbitro saldara todo con un abrazo y un apretón de manos entre los dos equipos y a casa. Los Falcons no están del todo descartados en la lucha por los playoffs, pero necesitarían jugar cada semana contra los Buccaneers para tener esperanzas reales. Sobre todo porque si hay algún equipo que no puede aprovecharse de la línea ofensiva de los Falcons es Tampa. Bueno, ellos y la propia defensa de los Falcons.

25- Saint Louis Rams (3-6)  (Posición de la semana anterior: 25)

Va a haber cambio de QB en Saint Louis después de que Austin Davis vaya a peor semana tras semana. También es cierto que los Cardinals sólo han permitido lucir a un QB en toda la temporada (Manning) y que en ataque se mueven con tanta facilidad como un coche sin ruedas. Hill será el nuevo titular en un cásting que seguramente acabe con ninguno de ellos en la plantilla la próxima temporada o como el substituto del próximo QB si Bradford no renegocia el contrato o lo cortan por cobrar demasiados millones para estar lesionado siempre.

26- New York Jets (2-8) (Posición de la semana anterior: 29)

Demasiado tarde, Jets. Ganar a uno de los equipos más en forma de la NFL y cortar una racha de ocho derrotas consecutivas está muy bien, pero de poco sirve cuando has tirado toda la temporada a la basura en partidos que deberías haber ganado. Vick jugó bien ante los Steelers, pero tampoco creo que el registro de los Jets hubiese cambiado mucho de haber jugado él los diez partidos. Rex Ryan sigue pendiendo de un hilo mientras los de Nueva York van a necesitar un nuevo QB para iniciar algo. Defensa tienen para ello.

27- Washington Redskins (3-6) (Posición de la semana anterior: 27)

Descanso para los Redskins, que seguramente continúen con lo de poner a RGIII con la temporada ya perdida. ¿Para qué? No sé, son los Redskins. Si hicieran alguna cosa con lógica sería desconcertante. Van a conseguir que los aficionados echen de menos a ¡McCoy!. En Washington todo es posible.

28- Chicago Bears (3-6) (Posición de la semana anterior: 23)

Que los Bears no tienen una gran defensa es algo que sucedía desde el año pasado. Que Cutler es un buen QB con una tendencia demasiado acentuada a ser interceptado es una realidad, una realidad que se ve aumentada contra Green Bay. Lo que no puede ser, jamás, es que seas humillado por tu rival de toda la vida. Un 42-0 al descanso debería ser inadmisible. No sólo para ellos, sino para cualquier equipo de la NFL. Y más cuando juegas contra un equipo contra el que te debería hervir la sangre. Sí, habrá quien diga que con tanto jugador proveniente de la agencia libre, las rivalidades importan poco. Es frustrante ver a un equipo que tiene talento hacer el ridículo tan frecuentemente. Y eso empieza por su QB: podrá quejarse de una línea ofensiva poco más que transparente, pero su falta de sangre es enervante y cuando la combina con sus felices interceptaciones uno se pregunta si vale la pena seguir confiando en él. Desde luego que los problemas de Chicago van mucho más allá de Cutler, pero él empieza a ser uno. Y de los gordos.

29- Tennessee Titans (2-7) (Posición de la semana anterior: 28)

Siete puntos ante los Ravens no es mucho más de lo que cabría esperar de un QB rookie que debutaba como titular. Quizá es menos de lo que Whitehurst habría conseguido, pero los de la tierra de Jack Daniels necesitan ver si Mettenberger es algo más que un jugador decente. No tendrán la respuesta a su pregunta después del partido en Baltimore, donde Zack apenas había recibido el snap cuando ya tenía a un par de millones de defensas vestidos de morado encima de él. En las próximas semanas se irá pidiendo más de él. Por el lado positivo, la defensa fue capaz de aguantar a Baltimore hasta el colapso definitivo del ataque. Los Titans necesitan como el aire volver a jugar contra los Jaguars.

30- Jacksonville Jaguars (1-9) (Posición de la semana anterior: 30)

Con los Jaguars uno tiene la sensación de que necesitan dos o tres años más para ser de verdad un equipo que luche por los playoffs de forma consistente. Volvieron a combinar momentos de buen fútbol con otros en los que desaprovecharon ocasiones que te van a hacer pagar casi todos los equipos de la Liga. Su defensa, ante un Romo tocado, fue de gelatina y su ataque no tiene aún calidad para seguir el ritmo de anotaciones del rival. Quizá en un tiempo sean lo que prometen, pero si hay algo de cierto en esta Liga es que el tiempo es el bien más preciado. La paciencia no dura para siempre y aguantar un equipo perdedor durante años es una proeza. Aunque mejor será eso que empezar de nuevo. En eso sí tienen experiencia y hasta ahora los resultados son conocidos. En el listado de incógnitas está Bortles, al cual se le va a comenzar a pedir más de lo que está produciendo.

31- Oakland Raiders (0-9) (Posición de la semana anterior: 31)

Si llegan al 0-10, me resignaré y tendré que ponerlos últimos. Aún tengo recientes las humillaciones que sufrió Tampa (las que se empeñan en repetir los Bears) y el rival del domingo pasado, los Broncos de Manning, no era para nada propicio. Los Raiders se van asomando al abismo de una temporada sin ninguna victoria y eso teniendo en cuenta que habrá una franquicia en Los Angeles más pronto que tarde no es una buena noticia para los sufridos aficionados de los de negro y plata.

32- Tampa Bay Buccaneers (1-8) (Posición de la semana anterior: 32)

McCown fue el que se puso detrás del center esta vez y volvió a evidenciar que, como con Glennon, los Buccaneers tienen un problema terrible en esa posición. Como mínimo tienen a Mike Evans y van a tener una elección de draft muy alta, así que quizá el año que viene con un buen sorteo puedan dar algo más de guerra. La situación de su división no va a durar para siempre.

Comparte este artículo

Artículos relacionados

Artículos recientes

Síguenos