Neymar, ya

Hace ahora dos veranos, Neymar hizo el petate y se fue a París dejando en la cuenta bancaria del Barça 222 millones de euros. Con esa cifra y emulando viejos tiempos, salió el presidente del club a buscar repuestos y se trajo, dejándose los millones, el gusto y las ganas, a Coutinho y Dembélé. Hoy, Coutinho está cedido en el Bayern para ver si recupera su nivel, Dembélé parece más preocupado de ir al ambulatorio a recoger el parte de baja para dedicarse al Fortnite que de jugar al fútbol y Neymar quiere volver al club del que ahora sabe que no debió salir jamás.

La afición y la opinión pública se muestra dividida ante el posible regreso del brasileño. Muchos sufren un ataque de dignidad y preferirían cortarse un dedo que acoger de nuevo a Neymar. Otros dudan de su profesionalidad y no pocos no acaban de ver cómo encajar al crack con la delantera actual.

Personalmente, ficharía a Neymar con los ojos cerrados. ¿Por qué? Porque he acabado por convencerme de que la junta actual no hará que regrese el Barça que añoro. Ni quieren ni les gusta. Consolidado el derribo iniciado por Rosell, los que mandan ahora no van a retomar la estrategia de club, así que he sufrido un ataque de pragmatismo y, mientras no haya un giro de timón, apuesto por gente que pueda resolver partidos. Y Neymar –a diferencia de Gomes, Ardas, Boatengs y Vidales– lo es.

Así que Neymar ya, por favor.

Comparte este artículo

Share on whatsapp
Share on facebook
Share on twitter
Share on linkedin
Share on email
Share on pinterest

Artículos relacionados

Artículos recientes

Síguenos