Neymar contra Neymar

Curioso que en el caso Neymar, el principal actor no hubiera sido llamado a declarar, pero era cuestión de tiempo. Según ha informado la Cadena Ser, el brasileño tendrá que declarar en la Audiencia Nacional por el caso que lleva su nombre, si se acepta, como parece, la proposición de la Fiscalía en este sentido.

Todo apunta a que será pasado el verano, cuando el Barça haya apurado ya todos los recursos de revisión posibles y que alargarán el proceso previo al juicio hasta después de las elecciones.

Dentro del circo mediático en el que se ha convertido el caso, en el último capítulo aparece Neymar, cuya firma aparece en nueve de los trece contratos en los que se dividió la operación. Es el último que faltaba por aparecer en la Audiencia, después de que por allí hayan desfilado Sandro Rosell, Josep Maria Bartomeu y hasta el padre de Neymar, entre otros muchos.

En el caso están acusados Rosell, Bartomeu y el FC Barcelona como persona jurídica. Serán citados como testigos, Neymar, su padre y los auditores de Deloitte, que en julio de 2013 alertaron del riesgo fiscal de la operación por la forma de ejecutar los pagos, un informe que aseguró desconocer el presidente del Barça en su día.

La novedad del caso estriba en la declaración de Neymar, así como la de los ejecutivos del club a los que Bartomeu, durante su declaración judicial, señaló como responsables a la hora de contabilizar o redactar los contratos. También están llamados a declarar los peritos de Hacienda que detectaron un posible fraude fiscal de casi 13 millones de euros.

Según la información de la SER, el juicio se prolongará durante “tres o cuatro sesiones” antes de que quede visto para sentencia. En total, una semana. Los motivos de la rapidez es la existencia de “pocos acusados y testigos”, por lo que la vista se celebrará en otoño.

Entonces será cuando se dicte sentencia sobre un caso que tuvo un inicio extraño, que derivó en la renuncia de un presidente del Barça (Sandro Rosell), la acusación a su sucesor y que supuso que el Barça fuera la primera  persona jurídica acusada en España por este tipo de delitos.

Todo dio comienzo cuando el socio Jordi Cases presentó en noviembre de 2011 una denuncia sobre el caso, después de que el Barça le negara la información sobre el caso. “Cases decidió ir a los tribunales porque la actual directiva del Barça le trató muy mal cuando pidió explicaciones sobre el fichaje de Neymar”, recuerda Felipe Izquierdo, el abogado de Cases en una reciente entrevista en ‘La Vanguardia’. Por eso, Izquierdo insiste en que la culpa no es de su cliente “sino de aquellos que no respondieron a tiempo a esa consulta de un socio que pedía explicaciones«.

Desde hace meses, el proceso se ha desarrollado a una inusitada velocidad. Cases se retiró de la causa en octubre de 2014, después de conseguir dos documentos, uno firmado por el club y otro por Sandro Rosell, en los que ambos actores se comprometieron a no demandar en el futuro al farmacéutico, que en su día fue amenazado en este sentido con un burofax por parte del club.

Para entonces, la suerte ya parecía echada. Ahora la Fiscalía de la Audiencia Nacional pide dos años y tres meses de cárcel para Bartomeu acusado de un delito de fraude fiscal y siete años y medio para Sandro Rosell (dos supuestos delitos fiscales y administración desleal). El club es considerado autor de tres delitos fiscales. Las multas ascienden a 62,6 millones de euros.

Comparte este artículo

Artículos relacionados

Artículos recientes

Síguenos