Todo listo para la Final Four

Después de un ritmo frenético de partidos jugados durante los últimos diez días (64 en total), los cuatro supervivientes del “bracket” o cuadro más popular que existe en el menú deportivo estadounidense tienen nombre propio: Florida, Wisconsin, Connecticut y Kentucky.

El próximo fin de semana tendrá lugar la final a cuatro en North Texas. Los Gators de Florida abrirán la primera semifinal contra los Huskies de Connecticut, precisamente el rival que logró endosarles la última derrota el pasado mes de diciembre. La segunda semifinal la disputarán Wisconsin -el único otro equipo que ha vencido a los Gators esta temporada- y los Wildcats de Kentucky, verdugos de Louisville (actual campeón) y Wichita (imbatidos antes de alcanzar el cuadro final). ¿Cómo se presentan cada uno de los candidatos a esta Final Four?

Florida. Haciendo honor a su ranking de número uno, los Gators se presentan en North Texas con un balance de 30 victorias consecutivas desde que fueron noqueados por el que será su próximo rival en la semifinal: los Huskies. Azotados por un sinfín de lesiones y sanciones, tan sólo tres de sus jugadores han logrado estar disponibles durante los 38 encuentros disputados. Su líder es el controvertido Scottie Wilbekin, que pese a haber tenido un inicio de temporada ciertamente convulso, fruto de una suspensión, ha acreditado 67 puntos durante los 140 minutos que ha disputado en el torneo de la NCAA. Los de Florida tienen en la defensa uno de sus mayores activos: sólo han permitido anotar a sus rivales una media de 55 puntos por partido, en éste torneo.

Connecticut. El pasado día 2 de diciembre infligieron la última derrota cosechada por los Gators merced a un triple sobre la bocina de Shabazz Napier. El duelo Napier vs Wilbekin marcará el devenir de esta semifinal al tratarse del desafío individual más excitante de toda la Final Four. Los Huskies, que casi se vieron apeados en la ronda de 64 contra St.Joseph’s, han dado la sorpresa eliminando a Iowa State y, sobre todo, haciendo lo propio con Michigan State el pasado domingo, con una actuación desbordante de Napier, brazo ejecutor con 25 puntos anotados.

Wisconsin. Su química especial y espíritu de grupo les proporciona serias opciones para ser campeones. Su gran referencia es Frank Kaminsky, un gigante de siete pies capaz de encestar triples desde cualquier posición y de liberar espacio para los aleros Traevon Jackson, Ben Brust y Josh Gasser. Es en el perímetro donde este equipo constituye una gran amenaza: cualquier jugador de la plantilla tiene capacidad para encestar triples, como se vio en el partido ante Arizona.

Kentucky. Su camino a la Final Four ha sido, sin duda, el más difícil de todos y uno de los más complicados en la historia del torneo. Los Wildcats han eliminado a tres de los equipos que el año pasado compitieron en la final a cuatro, incluyendo al vigente campeón (Louisville) y uno de los grandes favoritos del torneo (Wichita St). Tienen un grupo de jugadores con mucho talento y de gran capacidad competitiva donde sobresale Aaron Harrison, autor del triple contra Michigan que valió la semifinal. En caso de victoria el próximo domingo, serían los campeones con mayor número de derrotas en los últimos 26 años de la NCAA.

Comparte este artículo

Share on whatsapp
Share on facebook
Share on twitter
Share on linkedin
Share on email
Share on pinterest

Artículos relacionados

Artículos recientes

Síguenos