Moyes, “the chosen one”

Era el elegido, “the chosen one” se podía leer en una de las pancartas que colgaba de una gradería de Old Trafford. Después de 27 años al frente del club, Sir Alex Ferguson decidió poner un punto y final a su exitosa etapa como manager del Manchester United y pasar el testigo a otro escocés con dilatada experiencia en la Premier League, el hasta entonces entrenador del EvertonDavid Moyes.

Siguiendo la estela de otros ilustres escoceses que en su día contribuyeron a moldear equipos legendarios que han marcado la historia del club –Busby y Ferguson–, la labor de Moyes estaba bien clara: activar la transición en el mercado de verano y armonizar las nuevas adquisiciones con la base veterana del equipo. Su gestión, en este apartado, fue calamitosa. Las dudas, indecisiones y los continuos cambios de rumbo marcaron los movimientos en el mercado estival. Pasaron de centrar su objetivo en jugadores técnicos, del perfil de Cesc y Thiago, a acabar haciéndose con un jugador de características más físicas y de menos control, como Fellaini, prácticamente inédito en lo que va de temporada.

Eliminados de la FA Cup y de la Copa de la Liga hace escasas semanas y con una lamentable derrota en el partido de ida de los octavos de final de la Champions League, el desenlace de la presente temporada tiene todos los números para acabar en un fracaso estrepitoso. El United afronta, en el próximo mes, tres partidos clave en nueve días –contra el Liverpool, Olympiakos y Manchester City– que tendrán un efecto directo en el futuro de David Moyes. Una derrota contra el Liverpool marchitaría todas las opciones de alcanzar el cuarto puesto que da acceso a la Champions League (están a once puntos y restan once partidos por jugar) y sería el peor escenario para una directiva con un ambicioso proyecto de reconstrucción. El coste de quedar fuera de la máxima competición europea supondría una merma de cerca de 30 millones de euros para la tesorería del club y un gran inconveniente para el plan de inversión previsto en el equipo.

La familia Glazer, propietaria del club, tiene pensado destinar una cantidad cercana a los 200 millones de euros para esta nueva etapa post Ferguson. Hace tiempo que el renovado departamento de scouting está trabajando en el seguimiento de los objetivos, con la figuras de Toni Kroos y Ilkay Gündogan como principales objetos de deseo. El proceso de reconstrucción también afectará a las salidas, como la ya confirmada de Nemanja Vidic –fichado por el Inter de Milán– y las más que posibles de Rio Ferdinand, Patrice Evra, Chicharito” Hernández y Kagawa. El último en sumarse al descontento con la trayectoria del equipo ha sido Robin Van Persie, de quien se rumorea que podría forzar un cambio de aires al no encontrarse cómodo en el sistema del nuevo entrenador.

El total de esa inversión puede traducirse en la incorporación de seis o siete jugadores para el próximo verano. Lo que todavía está por ver es si el señor Glazer se decide a poner todo ese dinero en las manos de un entrenador con un futuro muy incierto. Y es que tener el aval de tu antecesor en el cargo, que además es una leyenda viva del club, ya no vale ni para otorgar un año de calma en la cada vez más impaciente Inglaterra. Serán los nuevos tiempos.

Comparte este artículo

Share on whatsapp
Share on facebook
Share on twitter
Share on linkedin
Share on email
Share on pinterest

Artículos relacionados

Artículos recientes

Síguenos