El orgullo y la educación

CLICK HERE TO READ IT IN ENGLISH

Quiero hablar lo menos posible de lo que ha sido esta semana para nuestro Blackpool. De entrada solo se me ocurren tres cosas: la primera es que hasta que las matemáticas digan que somos equipo de League One tenemos que seguir luchando con sangre en los ojos; la segunda es que mi orgullo de futbolista no me va a permitir bajar los brazos ni cuando los hayan bajado todos… Y la tercera es hacer entender, en la medida de lo posible, que Lee Clark no tiene toda la culpa de la situación en la que estamos. ¿Tiene responsabilidad? Sin duda, por supuesto. Y él mismo la asume. Pero los que salimos al campo somos los jugadores y si los resultados son los que son será que no merecemos más.

Noto mucha animadversión hacia el entrenador y creo que no se es del todo justo. Desde que llegó no ha parado de trabajar y se podrá estar más o menos de acuerdo con sus ideas, pero a veces parece que si uno se cae cuando está a punto de marcar o perdemos un balón que nos cuesta un gol o rematamos mal un balón que parece fácil la culpa sea suya. O que juguemos en un campo que… Bueno, ya he hablado tanto del campo que no vale la pena repetirse.

Tengo la impresión que a los futbolistas no nos está salpicando toda la situación que se vive en el club y que al entrenador sí se le ha puesto en el mismo saco, cuando las cosas no son muy diferentes a la etapa con Riga. Estoy convencido de que muchos de nosotros no somos malos jugadores. De hecho, sé que tipo de futbolista soy yo y me siento fatal viviendo lo que vivimos. Pero ahora mismo no merezco más de lo que tenemos porque estamos todos en el mismo saco y hay que saber asumir las responsabilidades. Ya podrían venir Guardiola o Mourinho que si no mejoramos en el campo nuestro nivel no hay milagro que valga.

¿Dónde te has metido?” me preguntó la semana pasada alucinado un amigo. Mi peor temporada en Championship fue un octavo puesto con el Swansea pero a pesar de todo lo que ha sucedido desde agosto me siento honrado de ser jugador del Blackpool porque la grandeza de un club no solo se mide por sus éxitos, sino por su significado en la comunidad y he comprobado día a día hasta qué punto la gente está al lado del equipo. En España estaríamos solos. Aquí no. Y eso dice mucho.

Antes he nombrado a Mourinho. Yo era fan del Mourinho que hizo grande al Chelsea, del que devolvió la Champions League al Inter y hasta del que comenzó en el Real Madrid. Pero a pesar de ser un entrenador extraordinario su actitud hace tiempo que dejó de gustarme. Sus campañas contra los demás entrenadores, los árbitros, los comités… Ese victimismo mal entendido, esa manía persecutoria y ese mal perder no lo puedo comprender. Alguien que gana lo que él ha ganado no tendría que buscarse enemigos donde solo hay rivales y menos aún debería convertir cada partido que no gana en un alegato contra el mundo.

Ayer ganó la Capital One contra el Tottenham. Bien, felicidades, pero eso no me hace olvidar la que montó hace diez días con mi amigo Ashley Barnes. ¿Cómo se atreve a insinuar que es un criminal un jugador de fútbol? ¡El! No voy a rememorar episodios del pasado con jugadores de sus equipos porque yo soy futbolista y sé muy bien las cosas que pasan en el césped, pero todo lo que dijo me pareció horrible.

Ashley es un jugador de mucho carácter y que juega al límite, como la inmensa mayoría en Inglaterra, pero jamás ha ido a hacer daño a nadie. Y si su entrada a Matic fue fea, que sí lo fue, debería darse cuenta todo el mundo que se produjo en un balón que curiosamente tenía él y al que llegó una décima de segundo tarde, lo suficiente para impactar en Matic. Hoy quiero que se mire el vídeo y mañana no. Solo depende de mis intereses… Muy feo. Muy de ese estilo soberbio que tan poco me gusta. Hace algún tiempo Mourinho no vio un pisotón a Messi en Madrid. Fin de la historia.

Bueno no. Fin no. ¿A qué viene pedir que sancionen a Barnes? ¿Y proclamar que Matic tiene suerte de seguir siendo futbolista? ¿Quien lo dice es el mismo que llevó a sus jugadores a la guerra en una final de Copa? Yo por Ashley iría hasta el fin del mundo porque sé de la pasta que está hecho y me molesta muchísimo esta campaña que montó en su contra Mourinho. Llamar criminal a quien con toda la humildad juega su primera temporada en Premier, en un club como el Burnley y sabiendo la repercusión que tienen sus palabras no me parece en absoluto correcto. Que se dedique a seguir ganando títulos. Ya logró la Capital One y muy probablemente conquistará la Premier. Seguirá siendo un excelente entrenador, pero no le iría mal comportarse como una persona al nivel de los deportistas que hay en Inglaterra.

También puede ganar la Champions League, claro, aunque para ello el Chelsea deberá rozar la perfección. Le doy por favorito frente el PSG, pero después de ver el partido del Barça contra el Manchester City, la superioridad del Madrid o la temporada del Bayern intuyo un torneo explosivo a partir de cuartos de final. No puedo pasar por encima el recital del Barça en Manchester. Aquella primera parte fue una lección sobresaliente. Brutal. Pellegrini fue valiente, pero ofrecerle superioridad en el centro del campo a un Barça enchufado es un suicidio. Y cuando ves acelerar a Messi el fútbol pasa a ser arte. Hizo parecer lento a Clichy y con eso se dice todo. Para el City recuperar la pelota era un esfuerzo sobrehumano y cuando lo tenía el campo se le hacía más largo que Oliver y Benji. Tiene al Kun y recuperará a Touré en la vuelta, pero dar por favorito al Barça, a ese Barça que le empequeñeció durante la primera parte, es lo más normal.

Soy un pronosticador lamentable pero mi favorito para el título es el Bayern de Múnich. También es cierto que muchas cosas dependen de los emparejamientos que salgan en cuartos, siempre y cuando se cumpla la lógica en la vuelta de octavos, pero ahora mismo al equipo que veo más preparado es al Bayern y una de las razones es que está mucho más relajado en la Liga de lo que puede estarlo el Barça o el Madrid. O hasta el Chelsea porque en la Premier ningún rival te da descanso.

Nuestra particular Champions sigue en Birmingham este miércoles. Y aunque supongo que no hay apuesta posible a nuestro favor, vamos a seguir peleando hasta el último suspiro. De eso pueden estar todos seguros.

¡¡¡Vamosssss!!!

Comparte este artículo

Share on whatsapp
Share on facebook
Share on twitter
Share on linkedin
Share on email
Share on pinterest

Artículos relacionados

Artículos recientes

Síguenos